PUBLICIDAD
Última actualización web: 15/08/2022

Agresión: una experiencia limite.

Autor/autores: K. Berghout
Fecha Publicación: 01/01/2004
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Aquí les presento, sin aderezos, los diálogos de la película del mismo titulo. Es el relato de nueve profesionales de la salud mental, psiquiatras, enfermeros, psicólogos, alguna vez maltratados por sus pacientes.

Palabras clave: Agresión, Profesionales, Psiquiatría


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2479

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Agresión: una experiencia limite.

(Agression: A limit experience. )

K. Berghout.

Fundación publica para la salud mental. GGz Eindhoven. Países Bajos

PALABRAS CLAVE: Agresión, Profesionales, psiquiatría.

(KEYWORDS: Agression, Professionals, Psychiatry. )

[9/2/2004]


Resumen

Aquí les presento, sin aderezos, los diálogos de la película del mismo titulo. Es el relato de nueve profesionales de la salud mental, psiquiatras, enfermeros, psicólogos, alguna vez maltratados por sus pacientes.

Abstract

Here is presented, without adornments, the conversations of the film with the same title. Nine professionals in the field of mental health – psychiatrists, nurses, psychologists – recount their experience of maltreatment by their patients.

 



Introducción

Los organizadores de esta mesa me solicitaron contar mi experiencia personal sobre la agresión que sufrí por parte de un paciente. Empecé a hablar sobre el tema con enfermeros, médicos y psicólogos que trabajan en mi hospital, GGz Eindhoven. Rápidamente pusieron en mis manos un voluminoso documento titulado “agresión, nuestra preocupación”. Después de leerlo, pensé que al lado de toda aquella teoría seria mucho mas interesante entrevistar a psiquiatras, enfermeros y psicólogos y oír su experiencia con actos agresivos. Hemos realizado una película entrevistando al personal sanitario de la psiquiatría de urgencias. Desgraciadamente, por los problemas y costos que acarrea el traducirla al español, nos hemos tenido que conformar con el texto de los diálogos. Son palabras que sugieren, también, mil imágenes.

A

Pregunta (P)- ¿Cuándo piensas en la agresión como una experiencia limite, que traspasa tus limites, que ocurre?
Respuesta (R)- Angustia, principalmente angustia. Angustia y palpitaciones del corazón, eso es lo que tengo. Siento que mi corazón se mueve violentamente en el tórax, va y viene; eso es lo que casi siempre siento. Y que quiero escapar corriendo. Esto debe de ser por las reglas que tenemos aquí dentro del servicio; cuida en primer lugar de tu propia seguridad, y esto es en mi lugar salir corriendo.

Como el ultimo año. Yo era psiquiatra en una unidad cerrada de agudos. Habíamos internado y aislado a un paciente en una habitación donde tenia que valorar si debía continuar allí . Fui con 8 enfermeros. Esto ya era mucho. El equipo decidió ir con tantos enfermeros. El paciente estaba sentado en la cama. Yo estaba a un metro y medio de distancia. Los enfermeros estaban como un abanico detrás de mi. Yo intentaba conversar con el, pero este hombre estaba completamente psicótico. De repente, sin esperarlo, impulsivamente, salto sobre mi, pero yo fui tan rápido que en un “no-time” salí corriendo hacia fuera. Lo que me sucedió fue un susto tremendo, mi corazón se puso a latir enormemente, duró mas de un cuarto de hora hasta que se calmo. Y lo que mas me llama la atención después de todos los incidentes es que cuando en el coche abandono el terreno del hospital, cierro todas las puertas y ventanas ya que todavía me siento amenazado. Aunque se que no puede ser. Lo que cada vez siento cuando se produce un incidente es que tengo molestias un par de días y luego van desapareciendo; y dejo las puertas abiertas y me atrevo a conducir con la ventana abierta. Esto es lo que me queda de incidentes agresivos

B

Yo pienso que yo todavía no he sido amenazada muchas veces si oigo las historias de otros. Hubo un periodo en el aquí que se rompieron muchas ventanas y eso te produce un sentimiento extraño cuando entras. Pero una vez si que lo sentí, hace 6 ó 7 años, cuando estaba en el pasillo, abajo, al lado de la maquina del café. Venia alguien de fuera que estaba alborotando, agitado, intratable. Yo estaba hablando con un colega y de repente se dio la vuelta, se me acerco y mirándome me dijo: “!Y tu tendrás que vértelas conmigo!”. Y cogiéndome, levanto el brazo cerrando el puño, moviéndose para golpearme. Yo pensaba déjame que nos se me vea, pasar desapercibida para que se olvide de mi. Yo me encogí y el se puso a darle patadas a la maquina del café y yo me puse contenta de que no me hubiese golpeado en la cabeza. Se todavía que pensé, si me hago lo mas pequeña posible no despertare tanta agresividad, o no me alcanzara o se olvidara de mi.

P- Empezaste contando que en un periodo se rompían muchos cristales. ¿ Que recuerdos tienes?
R-Algo como falta de buenos modales. Eso no se hace. Mis normas de comportamiento no se respectan; algo triste, ¿tiene que ser así? ¿No puede ser de otra manera?. Yo tengo estos sentimientos, algo de pandilla de hijos de puta sacar vuestras manos de mis cosas.

C

Del ultimo caso del que todavía me acuerdo perfectamente fue el de un hombre que había sido internado en un estado delirante, muy angustiado. Todavía me acuerdo que estaba en su habitación, ensimismado y de repente empezó a darle patadas a la ventana. El dijo: “no va bien”. Yo le pregunte si podía hacer algo por el, que era lo que pasaba. Entonces comenzó a decir “no va bien, no me encuentro bien”. Y de repente me golpeo en la frente. Todavía me acuerdo de lo rápido que sucedió. Tu recibes un golpe y después piensas, he recibido un golpe. . El golpe no era muy fuerte, por lo menos así lo sentí, no fue así que me caí al suelo. Me golpeo la cabeza, rozándome ya que gire. Te quedas sorprendido, una fracción de segundo, y el segundo golpe puede evitarlo, luego intente cogerle las manos. De una u otro forma que no me acuerdo, dio un tropezón y se cayo al suelo. Entonces me senté a su lado, lo agarre y lo contuve, pero el ya no intentaba golpear solo gritaba. Lo que entonces me llamo la atención es que a pesar de que había mas colegas de guardia yo estaba solo en el pasillo mientras que ellos estaban en la sala. Duro un medio minuto, quizás un minuto hasta que vi andar a alguien, hasta que puede llamar, ¡he, venir a ayudarme!

P- Suena como si estuvieras muy solo en aquel momento
R- Yo andaba por el pasillo y vi lo que pasaba
R-Tu estabas solo, el hombre estaba tirado en el suelo y tu habías sido golpeado. ¿Qué sentimiento te produce?
R- Por un lado un poco de asombro sobre lo fácil que es que te ocurra, a pesar de mucho personal en el servicio, y de que hay algunas habitaciones en las que es posible que te ocurra algo así durante unos minutos. Que nadie te ayuda a pesar de que hay 5 personas de guardia.

D

Era un joven al que tuvimos que aislar. El me consideraba responsable de lo que le había ocurrido. Se lo tomaba muy personalmente. Decía que si sabia donde yo vivía, donde yo estaba, me iría a buscar. Ya me cogería. De esta forma seguía. Lo que yo siento es que me enfado y me pongo agresivo. Yo tenia la idea de que en el momento que me fuera a casa y me lo encontrara, seria la mía.

P- Suena como muy amenazante
R- Ya, se vuelve una cuestión personal. No puedes dejarlo atrás en tu trabajo. Es muy distinto si alguien desde una situación de frustración o debilidad reacciona.

 

 

Entonces no parece que todas las flechas están dirigidas hacia ti, las dejo que me pasen de largo. Por el contrario, si se vuelve una cuestión personal y la gente usa cosas que sabe sobre ti, te golpea mas fuerte

P- ¿Qué fuerte te golpeo a ti?
R- Lo que ocurre es que entonces vas a pensar automáticamente: ¿ que voy a hacer si me ocurre?; ¿que voy a hacer si aparece en mi calle y me llama?. Esta clase de cosas aparecen en tu cabeza. Me acuerdo que cuando volvía a casa después del ultimo servicio no dormía, estaba toda la noche pensando. De aquella no dormí mucho. Cuando montaba en la bicicleta para ir al trabajo pensaba, ahora me lo volveré a encontrar, tendré que verlo, ¿que le voy a decir?. ¿ Que tengo que hacer para no emocionarme y no golpearle con mi propia agresividad?. Porque esas ganas tienes

E

Agresión es en cualquier caso algo que ocurre muchas veces en mi trabajo. Los incidentes varían en carácter y frecuencia. A veces hay semanas muy tranquilas y de repente parece que exploto una bomba y ocurre un incidente detrás del otro. Lo que si siento es que cuanto mas tiempo trabajo aquí empiezas a ver estas cosas como normales. Ya no te asustas y a algunas cosas no les das mucha importancia. Pero si han ocurrido algunas cosas graves que se quedan en mi cabeza, de las que he tenido molestias.

Por ejemplo, lo primero que me viene a la cabeza, ya hace año y medio, había un paciente que era muy ruidoso, verbalmente agresivo, los demás pacientes lo evitaban, le tenían miedo. Habíamos decido con los otros colegas que así no se podía seguir y que había que aislarlo. Pero como yo tenia un buen contacto con el lo podría llevar, hablando, pasillo adelante. Otros dos musculosos colegas me seguían. Todo salió bien hasta que llegamos a la puerta. De una vez se dio la vuelta y me dio un golpe fortísimo en la cabeza, tan fuerte que veía estrellas y me dolió muchísimo. Totalmente impredecible. Yo estuve unos minutos “fuera”. Tarde algo en volver a mis positivos

P- ¿Cuál fue tu reacción primera en ese momento?
R- Me asuste. Yo pensaba orgullosos de mi mismo que conseguiría sin usar medidas drásticas llevar aquel joven a la habitación, estaba perplejo. Pero cuando volví e si, mientras tanto lo habían aislado, me enfade muchísimo, pero también miedo. Yo había hecho una predicción errónea de la situación. Estaba desconcertado, tenia un negrón en mi cara. Sudaba y temblaba, sobre todo en mis manos.
P- ¿Cuánto tiempo tuviste molestias, ya que dices que tenias un negrón en tu cara?, o sea que fue fuerte. ¿Que te produjo entonces y ahora año y medio mas tarde?
R-Tuve durante mucho tiempo molestias en el sentido que después del susto viene el enfado; puñetas, ¡inténtalo otra vez y ya veras lo que es bueno! Mientras que antes tomaba mas riesgos, incluso era un poco naif, ahora miro mucho mas. Hasta por encima de mi hombro cuidándome la espalda. Tampoco entraría solo en acción. Hoy fijo los pacientes antes, ya que me he vuelto desconfiado

F

Yo he sufrido muchas veces agresión. Pienso que son riesgos del trabajo que realizamos en la psiquiatría de urgencias. Debes de partir como enfermero o medico de que ocurrirá muchas veces.

P- Ha habido momentos en el que has vivido un incidente que ha tenido influencia en tu vida?
R- No se así. Ha habido situaciones en las que decimos a posteriori que no las habíamos podido evitar. Por ejemplo un joven de 26 años terriblemente psicótico . Yo intente corregirlo y marcarle los limites, pero no lo conseguimos con lo que solo teníamos como alternativa aislarlo. En el momento que lo intentamos pego con todo lo que encontró a mano. Golpeo todo a su alrededor y era tremendamente agresivo. Por encima era un tipo muy fuerte.

P- ¿Qué te sucedió entonces?
R- Estaba con tres colegas y me dio un golpe, no muy fuerte. En realidad lo tuvimos rapidamente bajo control.
P-Donde te dio el golpe?
R- En la cara.
P-¿Que te produjo?
R- Al principio nada. Después del incidente me di cuenta que me había dado mucho mas fuerte de lo que había pensado. Supongo que serán cosas de la adrenalina del momento. En realidad tuvo suerte ya que me pudo haber costado los dientes. Era un sentimiento de alivio. Pero en el momento en que sucedió no sientes nada, se trata de actuar.
P- Ese es el sentimiento del momento, ¿como es ahora?
R- Año y medio mas tarde. Es un fenómeno extraño que mas tarde pensé. No estas solo, estas con mas personas y es como si el sentimiento no existiría, se trata de actuar. Mas tarde te das cuenta de lo que ha sucedido y es como si el sentimiento se coloreara.
P- ¿Qué color tenia para ti en aquel momento?
R- Principalmente para el joven. He pensado muchas veces sobre el. Si te pones tan loco, lo que a el le pasaba muchas veces, no tenia ningún control. ¿Que puedes hacer con el y mas su familia?. Le hemos perdido la pista
P- Pero que te dio, en el momento que recibiste el golpe?
R- Tuve suerte.

G

Llegamos a su casa y en aquel momento todavía no sucedía nada; estaba tirado en el suelo, muy tranquilo. El hombre se dio la vuelta en un segundo, girando como una hoja en un árbol. No parecía peligroso ya que estaba acostado en el suelo. Se puso de pie y cogió todo lo que pudo agarrar, pesadas estatuillas había en la casa y comenzó a lanzarlas. Yo estaba con otro y en ese momento corrimos hacia la puerta ya que él, por suerte, estaba hacia el otro lado. Cerramos la puerta y en ese momento estrello una figura contra ella. Se rompió un cristal que tenia y que por suerte no llego a alcanzarnos. Era muy angustiante. En aquel momento tenia miedo y comencé a temblar pero ahora me doy cuenta de que soy capaz de pensar aunque tenga miedo. Yo tengo mucho miedo que mi integridad física se dañe, que nadie me dañe de una u otra manera. Yo no puedo creer que sea capaz de pensar de otra forma. Siempre tendré miedo. Tampoco voy a hacer como si no fuese así, tampoco hacia mis colegas. Yo soy simplemente un mieducas, es así, y lo único que puedo hacer es prevenir.

La angustia también era muy emocional. Yo reacciono muy racional. No puedo cambiar. Tampoco quiero tratar con situaciones agresivas, o sea que tengo que prevenirlas.
P- Parece como sin ese momento fueras muy frágil, parece como si dijeras que en aquel momento no tenias ningún control sobre la situación, no podías pensar, simplemente sucedía
R- Yo se que no tengo que continuar una conversación cuando pienso, ahora puede pasar. Entonces no tiene sentido. Lo único que puedo hacer es evitar situaciones en las que puede suceder.

H

Agresión sucede muchas veces. Una de las cosas que mas se me ha quedado es de hace un tiempo, con un joven de 25 años al que había llamado la atención por el uso de drogas. Volvió un día claramente bajos el efecto de drogas. Le volví a llamar la atención ya que aquello era contra todo lo que habíamos acordado con el. Fui a su habitación y luego, dos minutos mas tarde, me ataco por la espalda con lo que nos peleamos. Yo estaba solo en el servicio y lo tuve aproximadamente 5 minutos tirado en el suelo, fijado, hasta que vino la ayuda. Para mi fueron 5 minutos. Mas tarde pende que la cantidad de droga que había usado, mas tarde se supo que había sido cocaína, fue el desencadenante. Te enfadas y también te sientes impotente.

No son situaciones que esperas. Hace 4 años que paso; casualmente esa persona ha sido internada otra vez y tengo que pensar en él por que fue muy violento.
Muchas veces se dice que es cosa del trabajo. El ultimo tiempo va cambiando la mentalidad y se intentan prevenir estas situaciones. Pero antes no era así y tenias que solucionarlo tu solo. Sobre todo por que ese individuo presento un queja contra mi diciendo que lo había tratado muy duramente, mientras que para mi, dicho en blanco y negro, era una cuestión de sobrevivir. La queja se tomo muy en serio.

 

 

Yo fui casi obligado a sentarme con ese individuo para hablar de lo sucedido. Esto hace que te preguntes: ¿ para que lo hago?. Yo de aquella reaccione que si se me obliga a sentarme con ese individuo, y ofrecerle mis excusas, ya que de eso casi se trataba, cojo mis bártulos y me voy a otro sitio. Ya que no es verdad. Al cabo del tiempo todo se va aguando pero aquello me pareció extremo. Demasiado extremo para decir amén. De aquella les dije: el que decide cuando se habla sobre el caso soy yo y si no están de acuerdo se acaba para mi

I

Hay muchos ejemplos de agresión pero el que mas impacto me produjo fue hace ya unos 17 años, cuando trabajaba en la asistencia a drogodependientes. Aquí teníamos un grupo de drogadictos con trastornos de la personalidad y psiquiátricos. Allí me puso un tipo una pistola contra mi cabeza. Me amenazo. Yo estaba en una habitación con aquel hombre. El intentaba recibir medicinas que su medico no le daba y era totalmente imprevisto que sacase un arma de su bolsillo y la pusiera en mi cabeza. Amenazándome con disparar si no hacia lo que quería.

Esta imagen sale otra vez a flote y es la que mas impacto ha tenido de todas las situaciones que aquí han ocurrido. Lo que si todavía se, es que en aquel momento estaba muy tranquilo y concentrado pensando como puedo salir de esta. Yo seguí hablando con el y mirándolo. Era algo espontáneo, no lo había pensado de antemano. Mas tarde en entrenamientos sobre agresión y con la experiencia, aprendes que puede ser un buen método. Era como natural. No entre en pánico ni hice ninguna tontería. Seguí hablando con el y conseguí que sacara la pistola de mi cabeza. Le pedí que la pusiera encima de la mesa, lo que no hizo, la tenia cogida, y le dije que iba a abandonar la habitación.

En realidad bajo la amenaza de la pistola abandone la habitación, y después vino la descarga. Dicho popularmente cagué en 7 colores, pero literalmente por mi pantalón abajo. Ya hace mucho tiempo y ya no tengo los mismos sentimientos, pero todavía me produce algo, ahora también. El sentimiento de angustia y la adrenalina todavía lo siento y respiración corta ahora que hablo. Hay muchas cosas que he aprendido a lo largo de mi carrera para torear con la agresión. Yo estoy mucho mas alerta. Yo se que agresión física no la acepto. Estoy alerta buscando una salida, una vía de escape. Yo quiero ser mas rápido que el paciente al abandonar una habitación. Esta situación fue encendida por lo que me ocurrió. Antes pensaba que algo así jamás me pasaría, ahora se que le puede pasar a cualquiera.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar