Última actualización web: 23/09/2020

Consumo de sustancias en pacientes con esquizofrenia.

Autor/autores: N. Vicente , H. Díaz, Enriqueta Ochoa Mangado
Fecha Publicación: 08/06/2010
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Introducción: El consumo de sustancias psicoactivas parece ser más frecuente en la esquizofrenia que en la población general. Objetivo: Valorar en nuestro medio la prevalencia de consumo de sustancias psicoactivas en sujetos con esquizofrenia. Material y Métodos: Se estudian los 60 pacientes con esquizofrenia según los criterios CIE-10, atendidos en el Centro de Salud Mental de Torrejón de Ardoz durante 1999.

Son evaluados mediante entrevista estructurada y escalas estandarizadas sobre consumo y abuso de sustancias que incluye variables sociodemográficas y toxicológicas. Resultados: Existe elevada prevalencia de consumo de drogas en esta población, que supera el 28%, siendo el alcohol y el cannabis las drogas más consumidas.

Palabras clave: Esquizofrenia; consumo de drogas; Alcohol; Cannabis.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6162

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Consumo de sustancias en pacientes con esquizofrenia.
FUENTE: PSIQUIATRIA. COM. 2001; 5(4)

N. Vicente*, H. Díaz** y E. Ochoa***.
* psiquiatra. Jefe de Distrito del Servicio de Salud Mental de Torrejón de Ardoz. Madrid (España).
** psiquiatra. Servicio de Salud Mental de Alcalá. Madrid (España).
*** psiquiatra. Servicio de psiquiatría. hospital Ramón y Cajal. Universidad de Alcalá. Madrid (España).
Correspondencia:
Dra. Enriqueta Ochoa
Servicio de psiquiatría. hospital Ramón y Cajal.
Crta Colmenar Km 9, 100
28034 Madrid (España).
Tel. : +34 913368391
Fax: +34 913368390
E-mail: eochoa@hrc. insalud. es
PALABRAS CLAVE: esquizofrenia, consumo de drogas, alcohol, cannabis.
KEYWORDS: Schizophrenia, drug use, alcohol, cannabis. )

Resumen
Introducción: El consumo de sustancias psicoactivas parece ser más frecuente en la esquizofrenia que en la
población general. Objetivo: Valorar en nuestro medio la prevalencia de consumo de sustancias psicoactivas en
sujetos con esquizofrenia. Material y Métodos: Se estudian los 60 pacientes con esquizofrenia según los criterios
CIE-10, atendidos en el Centro de Salud Mental de Torrejón de Ardoz durante 1999. Son evaluados mediante
entrevista estructurada y escalas estandarizadas sobre consumo y abuso de sustancias que incluye variables
sociodemográficas y toxicológicas. Resultados: Existe elevada prevalencia de consumo de drogas en esta
población, que supera el 28%, siendo el alcohol y el cannabis las drogas más consumidas.

Abstract
Introduction: Drug dependence is common in schizophrenia. Objetive: We investigated the prevalence of
psychoactive substance use (excepting to tobacco) in schizophrenia in our city. Material and methods: The sample
consisted the 60 outpatiens with schizophrenia according to ICD-10, atending in Center of Mental Health of
Torrejón de Ardoz during 1999. They were evaluated with a structured interview and standardized rating scales
for substance use, abuse and dependence, and sociodemographical, clinical and toxicological characteristics were
evaluated too. Result: There were a higher prevalence (28%) of drug in schizophrenics, The alcohol and cannabis
are the most used.

Introducción
El consumo de sustancias entre los pacientes diagnosticados de psicosis esquizofrénica, posee un marcado interés
en la práctica clínica, ya que muchas de estas sustancias provocan reactivación de la sintomatología psicótica,
aumento de los trastornos de conducta y peor cumplimiento terapéutico. Esto ocasiona un aumento del numero
de reagudizaciones y de ingresos psiquiátricos, y da lugar al hecho de que el consumo de drogas constituye una
de las mayores complicaciones de los trastornos psicóticos (Tsuang y col 1982, Negrete y col 1986, Caton y col
1989, Drake y col 1989, Sevy y col 1990, Castaneda y col 1991, Soni y Brownlee 1991, Peralta y Cuesta 1992,
Zisook y col 1992, Bartels y col 1993, Seybil y col 1993, Drake y col 1996, Weawer y col 1999).
Diversos estudios epidemiológicos encuentran elevadas tasas de prevalencia para el abuso de sustancias
(exceptuando el tabaco) entre los pacientes psicóticos, que oscilan entre el 25 y el 58%. Así el estudio ECA refiere
que la prevalencia de abuso de sustancias asociado a la esquizofrenia es del 47% (Reiger y col 1990). Las tasas
de comorbilidad entre psicosis y dependencia de sustancias encontradas entre los pacientes esquizofrénicos que
reciben tratamiento en régimen de ingreso oscilan entre el 15 y el 60% (Brady y col 1991a, Kovasznay y col
1993), mientras que en pacientes en tratamiento ambulatorio se encuentran alrededor del 30% (Mueser y col
1990, Barbee y col 1989, Dixon y col 1991, Fowler y col 1998).
Estudios en nuestro país, como el realizado entre los pacientes psicóticos atendidos en el Centro de Rehabilitación
de Alcalá (Madrid) encuentran que el 53% consume algún tipo de sustancias (exceptuando el tabaco), con
repercusión en el tratamiento de rehabilitación en el 30% de los casos (Fernández 1998). Otro estudio
ambulatorio en nuestro país encontró una elevada prevalencia en el momento del estudio o con anterioridad, de
consumo de alcohol (45%), cannabis (33%) y cocaína (9%), y cumplían criterios de dependencia actual o pasada
para el alcohol el 20%, para el cannabis el 22% y para la cocaína el 9% de la muestra (Arias y col 1997).
Estos estudios epidemiológicos demuestran la frecuente coexistencia entre esquizofrenia y consumo de
sustancias. Independientemente de las relaciones causales que se puedan establecer con la aparición conjunta de
los trastornos psiquiátricos y la toxicomanía, las interrelaciones que se producen entre ambas patologías
determinan la necesidad de realizar un diagnostico dual, cuando se presenta, ya que estos enfermos constituyen
una población muy heterogénea con unas necesidades muy específicas.
Por ello, el objetivo del presente estudio es conocer la prevalencia del consumo de tóxicos entre los pacientes
diagnosticados de psicosis esquizofrénica que siguen tratamiento ambulatorio en nuestro medio.

Material y métodos
Para la realización del estudio se han valorado todos los pacientes diagnosticados de esquizofrenia que siguen
tratamiento en el Centro de Salud Mental de Torrejón de Ardoz durante el periodo de 1999. De todos los casos se
han recogido variables sociodemográficas, variables en relación con la psicosis (edad de inicio de la esquizofrenia,
tipo de la misma, tratamiento, nivel de cumplimiento del mismo, numero de episodios, numero de ingresos), y
variables toxicológicas (edad de inicio del consumo de tóxicos, tipo de tóxico, frecuencia del consumo,
considerándose consumo regular cuando este se producía durante al menos un mes de forma continuada). Se
valoró también la situación clínica global.
Se realizó una estadística descriptiva y un análisis de comparación de medias mediante la t de Student para las
variables cuantitativas y mediante la chi cuadrado para la comparación de variables cualitativas o 1a prueba
exacta de Fisher si aquella no era aplicable. Se usó el paquete estadístico SPSS.

Resultados
La muestra total de pacientes con esquizofrenia atendida en nuestro centro durante 1999 se compone de 60
pacientes, y todos ellos participaron en el estudio. Del total de la muestra (60 en total), 17 (28%) pacientes
consumen o han sido consumidores habituales de tóxicos (excluyendo tabaco) (tabla I).

tabla I. Consumo de sustancias.

Las características de la muestra total se describen en la tabla II. Existe un predomino de varones (75%), solteros
(78%), que conviven con su familia de origen (77%) y con una situación laboral muy desfavorable (sólo el 7% se
encuentra en situación laboral activa). La características sociodemográficas de los 17 (28%) pacientes que han
sido o son consumidores habituales de tóxicos se describen también en la misma tabla I. Este subgrupo se
diferencia del total por ser todos varones y tener menor edad. En el resto de variables sociodemográficas no
presentan características diferenciadas respecto al total de la muestra.

Tabla II. Variables sociodemográficas.

En la tabla III se describen algunas de las características de la esquizofrenia, en el total de la muestra (n= 60) y
en el subgrupo consumidor de tóxicos (n= 17). La edad media de inicio en ambos grupos fue la misma (23 años),
sin presentarse entre los grupos diferencias significativas respecto al número de episodios psicóticos (4 de
media), número de ingresos (3 por término medio), o grado de cumplimiento del tratamiento (88% en ambos
grupos). El motivo del ingreso en el 43% de los casos de la muestra total se relaciona con la reagudización de la
psicopatología, mientras que en el subgrupo de consumidores de sustancias, los ingresos se relacionaron en el
47% con el consumo de sustancias y las consecuencias negativas que se originaron por reagudización de la
sintomatología o por alteraciones secundarias directamente relacionadas con el consumo.

Tabla III. Datos en relación con la esquizofrenia.

En la tabla IV se describen los datos del consumo en el subgrupo consumidor de sustancias. Se muestra que en
estos 17 pacientes consumidores de sustancias, el tóxico más consumido era el alcohol y/o el cannabis. Cuatro
pacientes habían utilizado de forma regular heroína, aunque ninguno de ellos lo hacía en el momento de la
evaluación. La cocaína había sido consumida de forma regular por 4 pacientes, de los que 2 de ellos continuaban
con su consumo regular, junto con alcohol y cannabis. La edad media de inicio de consumo habitual de estas
sustancias fue a los 17 años. El 41% de los pacientes continuaban con el consumo regular e importante en el
momento de la evaluación. Solo uno de ellos había recibido tratamiento en los Centros específicos de atención a
Drogodependientes.

Tabla IV. Datos de consumo.

Discusión
La prevalencia de abuso de sustancias en nuestra muestra es del 28%, cifra que debe ser comparada con otros
estudios, que encuentran que la prevalencia para la asociación de trastornos psiquiátricos y trastornos por uso de
sustancias oscila entre el 25 y el 58% (Fisher y col 1975, Alterman y col 1982, Regier y col 1990). Entre los
pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, como son el objeto de nuestro estudio, las diversas revisiones refieren
que puede presentarse un trastorno por uso de sustancias (alcohol y drogas ilegales) en el 50% de los casos, que
alcanza el 70% si se incluye la dependencia a nicotina (Andreasson y col 1987, Brady y col 1990, Dixon y col
1991, Shaner y col 1993, Ziedonis y col 1994). En nuestra muestra la prevalencia de consumo (28%) es menor
que la señalada por otros autores, pero es una cifra nada desdeñable. Al igual que en el resto de los estudios,
esta asociación es más frecuente entre los varones, siendo en nuestra muestra el 100% de los consumidores.
Entre los varones el 37% era consumidor habitual, cifra mucho más semejante a la que encuentran los diversos
estudios.
Las drogas más consumidas son el alcohol y el cannabis, al igual que en otros estudios (Barbee y col 1989, Arias y
col 1997, Fowler y col 1998), las cuales se consumen conjuntamente, dado que el consumo de cannabis en los
esquizofrénicos es poco frecuente que se realice de forma aislada; en más del 50% de los casos se asocia a
consumo de alcohol (Allebeck y col 1993, Mathers y Ghose 1992). En el estudio ECA (Regier y col 1990), la
prevalencia a lo largo de la vida de alcoholismo entre pacientes esquizofrénicos fue del 33, 7%, y el alcohol fue la
droga elegida por los pacientes esquizofrénicos después del cannabis.
Los estudios en dependientes de cocaína encuentran que el 53-68% de los consumidores han experimentado
experiencias paranoides transitorias en relación con el consumo (Brady y col 1991b, Satel y col 1991), aunque no
se refiere un aumento de los casos de esquizofrenia. Entre los esquizofrénicos parece estar aumentado
ligeramente el consumo de cocaína (Arias y col 1997) o incluso no estarlo (Fowler y col 1998), como ocurre en
nuestra muestra.
Las tasas de prevalencia de esquizofrenia entre consumidores de opiáceos son equivalentes a la población general
(Ochoa y Vicente 1996). Los opiáceos, habitualmente, no son sustancias usadas por los pacientes esquizofrénicos,
excepto cuando las consumían previamente a la psicosis (Arias y col 1997, Fowler y col 1998).
Es muy importante realizar una adecuada historia toxicología, incluyendo en ocasiones el control de tóxicos en
orina, la valoración exhaustiva de la psicopatología, y los antecedentes familiares, tanto psiquiátricos como de
abuso de sustancias, los cuales son imprescindibles para establecer el diagnóstico correcto (Shaner y col 1993,
Hall y Farrell 1997), dado la tendencia a minimizar estos consumos, los cuales son muy importantes, tanto por su
elevada prevalencia, como por las repercusiones que provocan en el curso de la psicosis.
El abordaje terapéutico es más complicado que el tratamiento de cada uno de los trastornos de forma
independiente (Rubio 1998). Las dificultades surgen porque el tratamiento psicofarmacológico más indicado para
el trastorno psicótico puede tener repercusiones negativas sobre el cuadro adictivo, así debe tenerse en cuenta la
alta sensibilidad a los antipsicóticos que presentan este tipo de pacientes. También ha de considerarse la
posibilidad de mayor incumplimiento terapéutico (Martinez Arévalo y col 1995, Miner y col 1997), aunque esto no
es obsevado en nuestra población.
Los pacientes con diagnostico dual, por la sintomatología psicótica concomitante que presentan, tienen
dificultades para poder incorporarse a los programas específicos de deshabituación para drogodependientes, y así
en nuestro estudio, solo un paciente había hecho uso de ellos. También es complicado el tratamiento desde los
dispositivos de atención psiquiátrica, fundamentalmente cuando deben ser abordados desde los programas de
rehabilitación de enfermos crónicos, por los trastornos de conducta propios de los pacientes adictos con
diagnóstico dual y que, por lo tanto, requieren de intervenciones terapéuticas que aborden sus necesidades
específicas (Perez de los Cobos y Casas 1995, Hall y Farrell 1997, Bradizza y Stasiewicz 1997, Meisler y col 1997).

Conclusiones
El perfil sociodemográfico de la muestra de pacientes esquizofrénicos atendidos en nuestro medio se corresponde
con varón en el 75% de los casos, soltero que convive con su familia de origen y se encuentra en situación de
incapacidad laboral. La edad media de inicio de la esquizofrenia es de 23 años, con una media de 4 episodios y
han precisado ingreso en 3 ocasiones, el motivo del ingreso en el 43% de los casos esta en relación con la
reagudización de la psicopatología.
El consumo de sustancias se produce en el 28% de los pacientes. El alcohol y el cannabis son las sustancias más
utilizadas, muchas veces conjuntamente. En el momento de la evaluación ningún paciente consumía heroína,
aunque 4 de ellos lo habían hecho en el pasado y casi siempre asociado a otras sustancias. En el último mes han
permanecido abstinentes el 59% de los casos.
En relación con el perfil sociodemográfico de los pacientes consumidores de sustancias, hay que reseñar que el
100% de los casos son varones, con un nivel educativo inferior a EGB en el 70% de los casos y están solteros el
76%. En esta muestra no se han encontrado diferencias en relación con el número de episodios psicóticos, ni con
los ingresos psiquiátricos entre los pacientes consumidores y no consumidores de sustancias.
La comorbilidad entre los trastornos psicóticos y el consumo de drogas es muy elevada, lo que plantea
importantes problemas en la práctica clínica. Por ello su correcto diagnóstico y tratamiento constituyen un reto
para el profesional.

Bibliografía
Allebeck P, Adamsson C, Engstrom A. cannabis and schizophrenia: a longitudinal study of cases treated in
Stockholm Country. Act Psychiatr Scand 1993; 88: 21-4.
Alterman AI, Erdlen FR, Laporte DJ, Erdlen FR. Effects of illicit drug use in an inpatient population. Addictive
Behaviors 1982; 7: 231-41.
Andreasson S, Allebeck P, Engström A, Rydberg U. cannabis and schizophrenia. A longitudinal study of swedish
conscrits. Lancet 1987; 2: 1483-6.
Arias F, Padín JJ, Fernádez MA. Consumo y dependencia de drogas en la esquizofrenia.
Actas Luso-Esp Psiquiatr 1997; 25: 379-89.
Barbee JG, Clark PD, Crapanzano MS, Heintz GC, Kehec CE. alcohol and substance abuse among schizophrenic
patients presenting to an emergency psychiatric service. J Nerv Ment Dis 1989; 177: 400-7.
Bartels SJ, Teague GB, Drake RE, Ciark RE, Busli PW, Noordsy DL. Substance abuse in schizophrenia: Service
utilization and costs. J Nerv Ment Dis 1993; 181: 227-32.
Bradizza CM, Stasiewicz PR. Integrating substance abuse treatment for the seriously mentally ill into inpatient
psychiatric treatment. J Subst Abuse Treat 1997, 14: 103-11.

Brady KT, Anton R, Ballanger JC Lydiard RB, Adinoff B, Selander J. Cocaine abuse among schizophrenic patients.
Am J Psychiatry 1990; 147: 1164-7.
Brady KT, Casto S, Lydiard RB. Substance abuse in an inpatient psychiatric sample. Am J Drug alcohol Abuse
1991a; 17: 389-97.
Brady KT, Lydiard RB, Malcolm R, Ballenger JC. Cocaine induced psychosis. J Clin Psychiatry 1991b; 52: 509-12.
Castaneda R, Galanter M, Lifshutz H, Franco H. Effect of drug abuse on psychiatric symptoms among hospitalized
schizophrenics. Am J Drug alcohol Abuse 1991; 17: 331-20.
Caton CL, Gralnick A, Bender S. Young chronic patients and substance abuse. Hosp Community Psychiatry 1989;
40:1037-40.
Dixon L, Haas G, Weiden P, Sweeney J, Frances A. Drug abuse in schizophrenic patients: clinical correlates and
reasons for use. Am J Psychiatry 1991; 141: 224-30.
Drake RE, Mueser KT, Clark RE. The longitudinal course of substance disorder in persons with severe mental
illness. Am J Psychiatry 1996; 66: 42-51.
Drake RE, Osher FC, Wallach MA. alcohol use and abuse in schizophrenia: a prospective community study. J Nerv
Ment Dis 1989; 177: 408-14.
Fernandez JA. tratamiento psicosocial para la integración de personas con trastorno dual. patología Dual.
Comunidad de Madrid. Agencia Antidrogas. Ed. Delos, 1998.
Fischer DE, Halikas JA, Baker JW, Smith JB. Frecuency and patterns of drug abuse in psychiatric patients. Dis Nerv
System 1975; 36: 550-3.
Fowler IL, Carr VJ, Carter NT, Lewin TJ. Patterns of current and lifetime substance use in schizophrenia.
Schizophren Bull 1998; 24(3): 443-55.
Hall W, Farrell M. Comorbidity of mental disorders with substance misure. Br J Psychiatry 1997; 171: 4-5.
Kovasznay B, Bromet E, Schwartz JE, Ram R, Lavelle J, Brandon L. Substance abuse and onset of psychotic
illness. Hosp Comnmunity Psychiatry 1993; 44: 567-71.
Martínez Arévalo MJ, Varo JR, Aguinaga M, Calcedo A. Consumo de cannabis y alcohol como factores de riesgo en
la evolución a corto plazo de la esquizofrenia. Act Luso-Español Neur Psiquiatr 1995; 23: 184-92.
Mathers DC, Ghodse BH. cannabis and psychotic illness. Br J Psychiat 1992, 161: 648-53.
Meisler N, Blankertz L, Santos AB, McKay C. Impact of assertive community treatment on homeless persons with
co-occurring severe psychiatric and substance use disorders. Community Ment Health J 1997; 33: 113-22.
Miner CR, Rosenthal RN, Hellerstein DJ, Muenz LR. Prediction of compliance with outpatient referral in patients
with schizophrenia and psychoactive susbstance use disorders. Arch gen Psychiat 1997; 54: 706-12.
Mueser KT, Yarnold PR, Bellack AS. Prevalence of substance abuse in schizophrenia: Demographic and clinical
characteristics. Schizophr Bull 1990; 16: 31-56.
Negrete JC, Knapp WP, Dougias DE, Smith WB. cannabis affects the sevcrity of schizophrenic symptoms: results
of a clinical survey. Psychol Med 1986; 16: 515-20.
Ochoa E, Vicente N. esquizofrenia en una población de adictos a opiaceos en tratamiento con naltrexona.
psiquiatría Biológica 1996, 3, 85-9.
Peralta V, Cuesta MJ. Influence of cannabis abuse on schizophrenic psychopathology. Acta Psyquiat Scan 1992,
85: 127-30.
Pérez de los Cobos J, Casas M. Toxicomanías y trastornos psíquicos concomitantes: El consumo de drogas en la
esquizofrenia. En: Nuevas Perspectivas en psiquiatría Biológica. Ed: Cervera S, Martínez-Villa E. Eurograf,
Pamplona, 1995; 677-93.

Regier DA, Farmer ME, Rae DS, Locke BZ, Keith SJ, Judd LL, Goodwin FK. Comorbidity of mental disorders with
alcohol and other drug abuse. Results from the epidemiologic Catchment Area (ECA) study. JAMA 1990, 264:
2511-8.
Rubio Valladolid G. tratamiento de los trastornos psiquiátricos comórbidos con las patologías adictivas. Patología
dual. Eds. Gráficas Delos 1998; 105-22.
Satel SL, Edell WS. Cocaine induced paranoia and psychosis pronesses. Am J Psychiatry 1991; 148: 1708-11.
Seibyl JP, Satel SL, Anthony D, Southwick SM, Krystal IH, Charney DS. Effects of cocaine on hospital course in
schizophrenia. J Nerv Ment Dis 1993; 181:31-7.
Sevy S, Kay SR, Opier LA, Van Praag HM. Significance of cocaine history in schizophrenia. J Nerv Ment Dis
1990; 178: 642-8.
Shaner A, Khalsa ME, Roberts C. Unrecognized cocaine use among schizophrenic patients. Am J Psychiatry 1993;
150: 758-62.
Soni SD, Brownlee M. alcohol abuse in chronic schizophrcnics: implications for management in the community.
Acta Psychiatr Scand 1991; 84: 272-6.
Tsuang MT, Simpson JC, Kronfol Z. Subtypes of drug abuse with psychosis. Demographic characteristics, clinical
features, and family history. Arch gen Psychiatry 1982; 39: 141-7.
Weaver T, Renton A, Stimson G, Tyrer P. Severe mental illness and substance misuse. BMJ 1999; 318: 137-8.
Ziedonis DM, Kosten TR, Glazer WM, Frances J. Nicotine dependence and schizophrenia. Hosp Community
Psychiatry 1994; 45: 204-6.
Zisook S, Heaton R, Moranville J, Kuck J, Jernigan T, Braff D. Past substance abuse and clinical course of
schizophrenia. Am J Psychiatry 1992; 149: 552-3.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana