PUBLICIDAD-

Salud mental. Camino a la comunidad.

Autor/autores: Guillermo Barrientos de Llano
Fecha Publicación: 01/01/2002
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El modelo de atención de las enfermedades mentales mayores, es el centrado en la institución hospitalaria, para las enfermedades menores, que podemos definir como de nivel neurótico, es el centrado en la terapéutica individual o de pequeños grupos, en el consultorio psiquiátrico o del psicólogo clínico. En ambos, el tratamiento, dirigido a la recuperación de la salud mental del paciente individual es la meta máxima.

Palabras clave: comunidad


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-1805

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Salud Mental. Camino a la comunidad.

Guillermo Barrientos de Llano.

Hospital Universitario Clínico Quirúrgico "10 de Octubre". Ciudad Habana. (Cuba)

[otros artículos] [19/2/2002]



El modelo de atención de las enfermedades mentales mayores, es el centrado en la institución hospitalaria, para las enfermedades menores, que podemos definir como de nivel neurótico, es el centrado en la terapéutica individual o de pequeños grupos, en el consultorio psiquiátrico o del psicólogo clínico. En ambos, el tratamiento, dirigido a la recuperación de la salud mental del paciente individual es la meta máxima.

El cuadro epidemiológico de salud enfermedad mental se modifica producto de nuevas necesidades de adaptación a un medio cada vez mas hostil, que determina; migraciones de amplios sectores poblacionales, favorece la pobreza de estratos sociales cada vez mas amplios, provoca el hacinamiento, el desempleo, bajos niveles educacionales y otros elementos que devienen en condicionantes de situaciones de riesgo y de trastornos mentales. De este modo aumenta la prevalencia de: adicciones al alcohol y drogas, trastornos de estrés postraumático, depresión, conducta suicida otros trastornos que difícilmente encuentran solución en el modelo clásico de atención. A ellos se unen los derivados de las edades avanzadas a los que llegan cada vez mas individuos y las tensiones propias de la vida moderna.

El desarrollo de la terapéutica psiquiatrita psicofármaco lógica, técnicas de rehabilitación y reaserción social del paciente de larga evolución, modifican el interno de las grandes instituciones psiquiatricas, que se hacen cada vez mas inoperantes e imposible defender y sostener, con concepciones científicas.

Es así por primera vez que los grandes movimientos históricos dirigidos a la superación de esta institución enajenante, cuentan con algo mas que sus buenos propósitos humanistas y de defensa de los derechos de los pacientes internados. Desde Pinel, hasta el fin del siglo XX, pasando por la Reforma Italiana y su extensión por el mundo, es solo en los finales de ese siglo y en el inicio de la actual centuria donde la psiquiatría se desenajena. Alcanza su objetivo fomentar la salud mental de la población, protegerla, prevenir las situaciones de riesgo, atender al enfermo y lograr su integración social, sin tener que recurrir a la exclusión del enfermo mental y recluirlo en instituciones separadas de su medio social.

El camino hacia la comunidad de las acciones de salud mental, aun encuentra resistencias por parte de los que medran con los intereses del modelo caduco. La débil conceptualizacion de las alternativas propuestas, la insuficiente divulgación de las experiencias exitosas de servicios comunitarios han determinado la poca voluntad política y falta de confianza de los decidores en el campo de la salud publica. Todo este cuadro se complementa con la política neoliberal en el campo de la salud, donde se la valora mas como un producto de actividad económica, que como un derecho del individuo y obligación del estado. Se reduce la psiquiatría publica, y se fomentan modelos privados no asequibles a todos. La participación de la población se dirige a abaratar gastos en servicios de baja calidad.

Existen experiencias que demuestran la factibilidad del nuevo modelo asistencial centrado en la comunidad.

Existen modalidades terapéuticas de comprobada eficacia, que se aplican en el nuevo escenario de trabajo. Las acciones de promoción y protección de la salud mental con la participación de la comunidad, han demostrado ser capaces de modificar el cuadro epidemiológico de salud enfermedad-mental en poblaciones expuestas a mayores riesgos.

Los prometedores avances en la neurociencias y las ciencias sociales en el campo de la conducta humana, permiten la permanencia del paciente mas grave, libre de síntomas, en su propio medio social. Se hace posible, entonces, la rehabilitación psicosocial en la comunidad. Se reduce la carga emocional y económica de la familia por tener en ella un enfermo mental. El propio paciente se puede reintegrar o integrar al proceso de producción social. Comienza el camino hacia la comunidad dela salud mental, con la base que le da la reconocida “cientificidad” de los aspectos biológicos del comportamiento humano, con el desarrollo de las ciencias sociales, que son capaces de acercarse a la esencia de ese comportamiento en el laboratorio del medio social, evitan se pierda la integralidad del hombre como ser social.

Las técnicas actuales de psicoterapia son posibles de evaluar desde la modificación que producen en los neurotransmisores, hasta los cambios conductuales en su medio por el paciente, incluyendo su percepción y satisfacción consigo mismo. Los modernos procesos de comunicación social, de intervención comunitaria en salud mental, parten ahora de un diagnostico confiable del cuadro epidemiológico de salud-enfermedad mental. La investigación cualitativa, la investigación acción, se constituyen en instrumento básico, para la evidencia de la situación y de la evaluación de las acciones.


Queda solo la toma de conciencia y el actuar consecuente, de los que tienen por la profesión escogida, contribuir al bienestar, la salud mental de todos y cada uno de los integrantes de la población en el radio de acción de su practica cotidiana y con ello el lograr la voluntad política para que el camino hacia la comunidad de la salud mental sea realidad universal y no un caleidoscopio, donde cada cual ve la imagen que mas le conviene.

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!