PUBLICIDAD-

Eduard Munch: entre la psicosis y el alcohol.

Autor/autores: Hector Dario Gigena Parker
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Adictivos, Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Edward Munch es considerado uno de los primeros pintores expresionistas, dado que plasmaba sentimientos en su arte dejando atras la pintura naturalista. Padecio de multiples carencias y situaciones traumaticas en su infancia temprana que lo marcaron profundamente.

En su arte queda plasmada su psicopatologia, sobretodo en lo referido a temas como la ansiedad, el duelo, la angustia, la mujer, el alcohol, etc. Justamente se hace incapie en el alcoholismo del autor y como esto influyo su obra, especialmente analizando la comorbilidad con la depresion con sintomas psicoticos que padecio.

Palabras clave: Alcoholismo, Expresionismo, Psicosis


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2305

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Eduard Munch: entre la psicosis y el alcohol.

(Eduard Munch: between psychosis and alcohol. )

Gigena Parker*; Hector Dario; Delgado Pich**; Maria Cristina.

* Gaia Nova. Centro Medico Privado para el Estudio y tratamiento de Adicciones.

** Tully Hill Rehabilitation Center. New York

PALABRAS CLAVE: alcoholismo, psicosis, Expresionismo.

(KEYWORDS: Alcoholism, Psychosis, Expressionism. )

[2/2/2003]


Edward Munch es considerado uno de los primeros pintores expresionistas, dado que plasmaba sentimientos en su arte dejando atras la pintura naturalista. Padecio de multiples carencias y situaciones traumaticas en su infancia temprana que lo marcaron profundamente. En su arte queda plasmada su psicopatologia, sobretodo en lo referido a temas como la ansiedad, el duelo, la angustia, la mujer, el alcohol, etc. Justamente se hace incapie en el alcoholismo del autor y como esto influyo su obra, especialmente analizando la comorbilidad con la depresion con sintomas psicoticos que padecio.


A Edward Munch (1863 - 1944) se lo considera como el primer expresionista nórdico- alemán. El intentaba reflejar en su arte la afectividad y los pensamientos de la naturaleza humana y mostrarlas de esa manera en las obras. En su arte Edward Munch dejo pasmado su rechazo al realismo de sus predecesores, los llamados pintores “naturistas”. Lo verificamos en esta frase que se le atribuye:
"No se pintarán más interiores con gente que lee y mujeres que tejen. Se pintarán hombres que viven, respiran y sienten, que sufren y aman. La gente comprenderá que se es algo casi sagrado y se quitará el sombrero como si estuviese en una iglesia".
Munch nació en Löten, Noruega, el 12 de diciembre de 1863. Su padre era médico militar que pertenecía a una familia de altos funcionarios, artistas e intelectuales. Pese a su condición privilegiada en la sociedad noruega de la época, el pequeño Edward sufrió inusuales situaciones traumáticas. Se sabe que su padre, hombre de carácter melancólico y expulsivo, lo llevaba a sus visitas como medico de trabajadores pobres. Fue espectador de innumerables padecimientos humanos –teniendo en cuenta que la Tuberculosis era epidémica e incurable-. Además conoció los rigores de la pobreza, incluso algunos biógrafos aseguran que vio a algunos pacientes morir de hambre. Siendo niño estas escenas, en principio ajenas, se confirman en una serie de tragedias desafortunadas en su propia vida, ya que con solo 5 años pierde a su madre por la tuberculosis. Como una profecía fatal suceden otras muertes como la de su hermana Sophie de 14 años, por la misma enfermedad. Posteriormente Laura, su otra hermana, muere en un manicomio. Y a todo esto su padre tiene frecuentes crisis nerviosas que lo dejan al borde de la psicosis. Este muere siendo Edward muy joven, por lo que queda completamente desamparado. Como se puede leer en su diario "así, viví entre muertos, primero mi madre, mi hermana, mi abuelo y mi padre -sobre todo con él- todos los recuerdos, las cosas más pequeñas vuelven a mi memoria".
El miedo a la muerte y a la pobreza lo acosaron e inspiraron durante toda la vida. El mismo recordaría el ambiente de su hogar durante la infancia: “ La enfermedad y la demencia eran los angeles negros guardianes de mi cuna. Durante mi infancia, siempre tuve la sensación que se me trataba en forma injusta, carente de una madre, enfermo, y con la amenaza de un castigo en el infierno pendiente sobre mi cabeza”.
Munch se ha convertido en una persona extremadamente vulnerable e hipersensible: “No soporta el olor de las flores y las mismas risas de las mujeres le desazonan, pues le traen el recuerdo de su madre muerta”(1). Para librarse de todo no elige la muerte, se hunde en sus dolencias y da lugar a que su mano febrilmente se dedique a estampar una serie de cuadros en los que el dolor y la desesperación son las características mas destacadas.

 

Este pintor y grabador noruego plasmó en su pintura todo el conflicto interior y la angustia de su grave enfermedad mental. Posiblemente padeciera un trastorno esquizofrénico, según los biógrafos, o al menos una grave depresión psicotica. Poco después encuentra en el alcohol posiblemente la anestesia que necesitaba. Pero sabemos, como suele ocurrir, que el cuadro empeoro con el consumo crónico de alcohol y hacia el final de su vida vemos plasmada en su obra la influencia del deterioro psicomotriz secundario al alcoholismo.

 

Su obra, la enfermedad y el alcohol.

Toda su obra es una muestra cabal de sus pesares en una historia de vida tortuosa. Hay dos características que perdurarían toda la vida de Munch y harían inconfundibles a sus obras:

1) Pocos artistas han logrado describir estados afectivos profundos internos como lo hizo Munch, cada obra logra transmitir una atmósfera psicológica intensa. A la mujer siempre la pinta con colores intensos y llamativos, a los rostros blancos, y a la naturaleza con colores aterradores e irreales, como sacados de un espacio fantasmagórico y onírico. Como Brueguel o Bosch, sus imágenes son monumentos a la muerte, pero a diferencia de ellos que tienen una intención burlona y moralizadora, en Munch todo es seriedad, renuncia, dramatismo y horror.

 

2) La niña enferma fue pintada en 1899. Y Munch falleció en 1944. En ese periodo tan extenso todas sus obras se ven como inacabadas, con desintegración de las formas y poco detallista. No respeta la fidelidad de los colores que pinta. Se diría que esto se acentúa en sus ultimas obras cuando se dedica a los autorretratos, que aparecen muy imperfectos. Se ha dicho que este fenómeno es debido al deterioro por el alcohol, que se manifiesta en sus pinceladas imprecisas y fallas groseras en la conformación de las obras. Muchos de sus cuadros hoy famosos han sido abandonados por el pintor a la intemperie, con restos de insectos, suciedad y grafittis.
Su maestro Chistian Krohng diría: “Pinta o más bien contempla las cosas de una manera diferente a los demas artistas. Solo ve lo esencial y esto es también lo que pinta. Todos los cuadros de Munich quedan en general inconclusos, como la gente se complace en decir. Los cuadros, sin embargo están terminados. Son su obra. Una obra de arte esta completa cuando el artista ha dicho todo lo que quería con el corazón. ”

Nos detendremos en algunas obras en particular, interesantes por la relación del autor como su enfermedad mental y el alcoholismo.

 

Unas horas mas tarde

Cada mujer que pinta merece una interpretación y diagnostico en particular. En “La Pubertad” esa criatura se debate dolorosamente entre ser niña y mujer. En los cuadros fúnebres se ve el dolor y la angustia de la mujer ante la muerte y la perdida definitiva. En “El día después”, vemos a una mujer abandonada en un lecho, con los ojos profundamente cerrados. En primera instancia diríamos que esta muerta, pero hay un detalle que revela que la muerte no ha pasado por aquí: la pierna derecha esta flexionada, de un modo que no sugiere la muerte. El resto, inequívocamente nos lleva a pensar en el final: un brazo caído al costado de la cama, los ojos profundamente cerrados, la posición de la cabeza, las botellas vacías de la mesa…Que nos quiere hacer ver el pintor?, la transición entre la vida y la muerte?. Seguramente esta mujer ha intentado suicidarse con una sobreingesta de alcohol, sobretodo si recordamos que Munch frecuentaba mujeres del ambiente bohemio y de la noche, quienes seguramente padecían trastornos psicológicos, como lo demuestra esta obra. Hemos usado recurrentemente este cuadro en las presentaciones sobre comorbilidad entre el trastorno Limite y las adicciones, sobre todo por el patrón sugerente de un intento de autoeliminación a través del uso caótico, episódico y excesivo de sustancias psicoactivas múltiples, que terminan produciendo una desconexión de la realidad no deseada, un acting out.

 

Pero este cuadro también tiene relación con su propio alcoholismo, dado que este tema se presenta con frecuencia en su obra. Existen múltiples cuadros en los que aparece retratado entre otros alcohólicos melancólicos, en tabernas lúgubres y decadentes, o retratado junto a varias botellas de vino. Una anécdota sobre su afección adictiva la relata su gran amigo, el Dr. Linde, quien se encontraba con Munch cuando le encargo retratar a sus hijos. El medico expreso su opinión de que las pinturas de Munch ofrecían la prueba de la desconcentración progresiva del artista, por sus líneas desgarradas y cada vez más inciertas. Se sabe que esto desencadeno una intensa reacción de ira por parte del pintor, quien negaba su padecimiento y el deterioro que este le producía.

 

Autorretratos

Realizo mas de 50, todos con características similares. Sus rasgos aparecían muy difusos, tras un velo de humo, o con las orbitas vacías. Como diría Alonso Fernández, pareciera que el pintor se negara a ser observado por los demás. Aun más denota un interés en observar el mismo al mundo. Prueba inobjetable de su carácter esquizoide y excéntrico.
En particular hay un cuadro: “Entre el reloj y la cama” pintado dos años antes de morir, donde el artista vuelve a los simbolismos de su juventud, el reloj, que denota el paso inexorable del tiempo y la cama ambos representando una vez mas a la muerte. Una figura de mujer desnuda, vieja obsesión no atenuada por los años. Y sobre todo el mismo Munch, con aspecto de enfermo mental crónico, y una vestimenta que le da un aspecto de encarcelado. Hasta parece haberse retratado una mueca en sus labios, muy similar al “hociquillo” esquizofrénico, que se observa en pacientes crónicos. La rigidez en su postura hace pensar en los fenómenos posturales de la enfermedad. En fin, poco después de haber pintado esta extraña escena, Edward Munch, ansioso, luchando contra sí mismo, obseso por la mujer y por la muerte; fallecia apaciblemente a consecuencia de una embolia.

 

Historial médico de Munch

Edward Munch tuvo múltiples y prolongadas internaciones para recuperarse del alcoholismo y sus depresiones. Se conocen varios ingresos en sanatorios psiquiátricos: Le Havre (1890), Suiza (1900), Bad Elgersburg (Turingia, 1905) o Copenhague (1909).

A lo largo de su vida, recibe diferentes diagnósticos:

 

1889 - Sufre una "grave enfermedad" que le obliga a internarse dos meses en Le Havre (Francia). Durante la convalecencia pinta La Primavera, repetición del tema de La niña enferma.
1891 - Se traslada dos meses a Niza "por enfermedad".
1904 - Consumo de alcohol a raíz de discrepancias con su mecenas, el Dr. Max Linde, de Lubeck.
1905 - En Bad Elgersburg (Turingia) trata de curarse de "neurastenia y alcoholismo".
1908 - A pesar de haber conseguido, después de varios escándalos, el aprecio de museos y coleccionistas privados, el desorden de su vida y el dolor precoz lo empujan a recluirse entre 1908 y 1909 en una clínica danesa, de donde sale con una serie de autorretratos . Este episodio fue diagnosticado como "Colapso nervioso". Podemos considerar esta fecha como el punto que divide la obra de Munch en dos periodos.
1909 - Seis meses en un sanatorio de Copenhague (donde pinta La enfermera, cuadro conservado actualmente en Bergen).
1930 - enfermedad de los ojos.

 

Frases de Munch sobre la enfermedad:

"La enfermedad, la locura y la muerte son los ángeles negros que custodiaron mi cuna y me acompañaron durante toda la vida"
"Sin el miedo y la enfermedad mi vida sería como un bote sin remos"
"Me daba miedo mi propia sombra a la luz de la luna"
"Me hallaba al borde de la locura- no faltó mucho"

 

Bibliografía

Center for substance abuse treatment: Treatment improvement protocol 9. S. A. M. H. S. A. 1994.

Daley; Moss y Campbell: Dual Disorders. Hazelden. 1993.

Evans, K; Sullivan, J. M. : Step study counselling with the dually diagnosed client. Hazelden. 1990.

Mahieu, E: Cuadros clínicos psiquiátricos y neuropsicopatologicos del alcoholismo. Revista Vertex. N 13. 1993.

Cortejoso, L: Edward Munch enfermo: La mujer, la soledad y la muerte. Primera parte. Revista Capitulo entre consultas. Año 2. N 14. 1988. A. P. Americana de publicaciones. Buenos Aires.

Cortejoso, L: Edward Munch enfermo: La mujer, la soledad y la muerte. Segunda parte. Revista Capitulo entre consultas. Año 2. N 15. 1988. A. P. Americana de publicaciones. Buenos Aires.

Lujan, N. : El enfermo Edward Munch. Revista Capitulo entre consultas.
N 1. 1994. A. P. Americana de publicaciones. Buenos Aires.

Di Stefano, E: Munch. El impresionismo y los inicios de la pintura moderna. Editorial Planeta Di Agostini.

Cobb, N: O morbido e o belo. Edward Munch: Pintor da vida da alma moderna. www. rubedo. psc. br. Artigos.

Lande, M: The life of Edward Munch. www. edward-munch. com

 






Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!