Última actualización web: 25/06/2021

Estudio de la influencia del tratamiento antipsicótico sobre los niveles plasmáticos de C3 y C4.

Autor/autores: M.J. Santacruz Abion
Fecha Publicación: 01/03/2013
Área temática: Tratamientos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

OBJETIVO. Influencia del tratamiento con risperidona y clozapina sobre la inmunidad innata representada por los componentes C3-C4 del complemento.

MATERIAL Y METODOS. 45 pacientes en tratamiento con risperidona +Clozapina durante 5. 1 años con diagnostico de esquizofrenia. Se analizo: C3, C4, prolactina (prl) y se calculó los índices: iC3(C3 expuestos antipsicóticos /C3 no expuestos) e iC4(C4 expuestos antipsicóticos /C4 no expuestos).

RESULTADOS. PRL=607. 2±633?UI/ml, C3=133. 7±24. 3mg/dL y C4=28. 5±9. 7mg/dL Los valores de C3 y C4 fueron 15-25% inferiores en pacientes con tratamiento antipsicótico frente a los valores de los pacientes no expuestos; Realizado el test de Kernel para análisis poblacional, se obtuvieron valores de 0. 8±0. 2, 0. 9±0. 3 y 1. 2±0. 4 para las 3 subpoblaciones del iC3 y de 0. 9±0. 3 y 1. 2±0. 5 para las 2 subpoblaciones del iC4, correspondientes al bloqueo producido por risperidona y clozapina de los receptores D2 y HT2a, entre otros, localizados tanto en células del SNC como del sistema inmune, provocando en estas ultimas una alteración (disminución o aumento) de la producción de C3 y C4, en concordancia con los diversos autores que proponen una regulación de la respuesta inmune por neurotransmisores liberados desde el SNC, pudiendo expresar las células del sistema inmune, además, receptores para dichos neurotransmisores, tales como dopamina y serotonina, constituyendo el rol inmunomodulador de los neurotransmisores.

CONCLUSIONES. El tratamiento con risperidona y clozapina altera los niveles plasmáticos de C3 y C4, causando la aparición de 3 y 2 subpoblaciones, respectivamente, y poniendo en evidencia que los receptores dopamiérgicos y serotoninérgicos, principalmente y entre otros, estarían implicados en la modulación de su liberación.

Palabras clave: risperidona, clozapina

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-4874

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

PREVALENCIA DE DÉFICIT DE ACIDO FÓLICO EN PACIENTES CON SINTOMATOLOGÍA
DEPRESIVA
Lozano Ortíz R, Santacruz Abion MJ, Marín Lacasa R, Pascual garcía A, Sebastián Pérez F y Freire
Santos I


OBJETIVO
El origen de la depresión es complejo, influyendo en su aparición tanto factores genéticos como
biológicos o psicosociales. No habiéndose descubierto, todavía, ningún biomarcador para la depresión,
el conocimiento de la etiología de la sintomatología nos puede ayudar a su prevención y/o tratamiento.
De entre los factores ambientales que lo causan, uno de los más importantes, junto a la vitamina b12, lo
constituye los niveles elevados de homocisteína en sangre, cuyo seguimiento se puede realizar a través
de los niveles plasmáticos de ac fólico1, 2, 3.
Estudios previos sugieren que aproximadamente un tercio de los pacientes con severa depresión pueden
presentar deficiencia de ac fólico y su tratamiento con aportes del mismo puede ayudar a su
recuperación1, 2, 3. Existen, no obstante, dificultades en la interpretación de sus niveles séricos, habiéndose
sugerido que la homocisteinemia es una medida más sensible de la deficiencia funcional de folatos y
vitamina b12. Además otros estudios describen y sugieren la existencia de una relación entre la
deficiencia de folatos y el metabolismo de serotonina, dopamina y noradrenalina, los cuales se hayan
íntimamente relacionados con los trastornos del animo1, 2, 3, 4, 5.
Por lo tanto, mediante la realización del presente trabajo nos propusimos valorar la prevalencia de déficit
de ac fólico, como marcador subrogado de homocisteinemia, en pacientes con sintomatología depresiva,
lo que ha constituido nuestro objetivo.


MATERIAL Y METODO
muestra de 109 pacientes provenientes de las consultas externas de psiquiatría del hospital Real Ntra Sra
de Gracia en Zaragoza, edad media 60. 7±14. 1 años, (rango=33-86), 69% mujeres; diagnóstico según CIE
10 de distimia, F34, 35% (n=38), trastorno ansioso-depresivo, F41, 48% (n=52) y otros 17% (n=19). En
tratamiento con antipsicóticos atípicos 84%, (clozapina 26% y risperidona 24%), ISRS, 24%
(escitalopram, 50%), benzodiazepinas, 26%, eutimizantes 29% (sales de litio 15% y acido valproico 8%)
y 20% pacientes sin tratamiento farmacológico.
Se analizó en muestra de sangre: vitamina b12, ácido fólico, urea, TSH, T4 libre, ferritina y, parámetros
metabólicos y hematológicos de rutina.
Con los datos de ácido fólico, en suero y en hematíes, junto a la correspondiente hosmocisteinemia,
obtenidos de Bottiglieri T2, se estableció como niveles óptimos de ac fólico sérico, valores superiores a 8
mcg/L correspondientes a una homocisteínemia inferior a 10 Mol/L.
El estudio estadístico para identificar subpoblaciones fue llevado a cabo mediante el test de Kernel
(análisis de densidad de Kernel para función gaussiana) y el análisis de significación estadística mediante
la prueba "t" de Student.
RESULTADOS
Vit B12 428. 5±213. 4 pg/ml; ac. fólico 7. 5±3. 5 ng/ml; urea 37. 6±17. 2 mg/dL; TSH 2. 6±2 µUI/mL; FT4
1. 1±0. 3 ng/dL y ferritina 109. 3±96. 7 ng/ml.
El 61 % de los pacientes presentaban ac fólico sérico inferior a 8 ng/ml y, por tanto , de acuerdo a las
datos de Bottiglieri2, valores de homocisteinemia superiores a 10 Mol/L. Realizado el test de Kernel
sobre los valores de ac fólico, los pacientes se distribuyeron en 3 subpoblaciones, la 1ª, 61% (6. 2±2. 8),
la 2ª, 35% (9. 7±4. 5) y una ultima, 4%, con valores >15 ng/ml. (P < 0. 0001). Figura 1.

Paralelamente, un 15% pacientes presentaron una ferritina >200 ng/ml y, después de la aplicación del
test de Kernel, dos subpoblaciones con valores medios de 75 y 302 ng/ml, respectivamente, Figura 2;

finalmente otro 10% de los pacientes presentaron valores de TSH > 42. 6±2 µUI/mL y dos
subpoblaciones con valores medios de 1. 25 y 5. 8 µUI/mL, respectivamente, Figura 3. Para ambos
parámetros, ferritina y TSH, por tanto, las curvas poblacionales fueron bimodales, siendo las diferencias
entre las correspondientes subpoblaciones de los valores ferritina y TSH, respectivamente,
estadísticamente significativas (p<0. 001).

DISCUSION


Varios estudios caso-control, realizados desde los años 1960, han mostrado una alta prevalencia de
déficit de folatos y vit B12 en la depresión 6 y, más recientemente, que los niveles plasmáticos totales de
homocisteína se muestran como un sensible marcador de la deficiencia de folatos y vitamina b12,
habiéndose observado altas concentraciones de homocisteína en pacientes deprimidos2.
Puesto que los síntomas depresivos en muchos casos se asocian a otras enfermedades, el conocimiento de
su etiología conduciría a su prevención y el conocimiento de su patogénesis a su cura. Aunque
probablemente existen múltiples causas genéticas y ambientales asociadas a depresión, algunas
evidencias conducen a hipotetizar que dichos factores genéticos y ambientales elevan los niveles de
homocisteína, causando alteraciones vasculares en el cerebro y/o alteraciones de los neurotransmisores
dando lugar a la aparición de depresion3.
Como ya comentamos en la introducción, estudios previos sugerían que la deficiencia de ac fólico puede
presentarse hasta en un tercio de los pacientes con depresión severa7 siendo, en nuestro caso, de
aproximadamente el doble, un 60% frente a 29%, si bien es cierto que el valor limite adoptado por
nosotros para considerar déficit de ac fólico como posible causa de síntomas depresivos, fue de 8,
superior a otros estudios. En este subgrupo de pacientes, el tratamiento con aportes de folatos puede
ayudar a su recuperación8. Pero, no obstante, siempre hay que tener en cuenta que la medida del nivel de
ac fólico en suero no es más que una medida indirecta de la homocisteinemia que refleja más fielmente el
déficit funcional de folatos9.
Mas allá de lo expuesto anteriormente, algunos pacientes con niveles de ac fólico en el limite u
ocasionalmente con valores normales, también tiene elevados los niveles plasmáticos de homocisteína,
aunque en algunos casos pueda deberse a déficit de vitamina b12.
Finalmente, además de todo lo expuesto anteriormente, y después de las correcciones por edad, sexo,
función cognitiva, actividad física, comorbilidades e historial farmacológico, mediante análisis
multivariante, también se observó que la concurrencia de déficit de vitamina B6 con niveles bajos de
folatos y la concurrencia de anemia con bajos niveles de vitamina B6 o folatos se asocian con la
presencia de síntomas depresivos10.


CONCLUSION
Hasta el 60% de los pacientes con sintomatología depresiva en nuestra consulta de psiquiatría tenia
niveles plasmáticos de ac fólico < 8 ng/ml y, por extensión, homocisteinemia >10 Mol/L.
La medida de ac fólico en plasma nos sirve para idenficar a aquel subgrupo de pacientes con síntomas
depresivos subsidiarios de recibir suplementos de folatos.


REFERENCIAS
1. Selhub J. The Many Facets of Hyperhomocysteinemia: Studies from the Framingham Cohorts. J Nutr
136:1726S-1730S, June 2006
2. Bottiglieri T, Laundy M, Crellin R, Toone BK, Carney MW, Reynolds EH. Homocysteine, folate,
methylation, and monoamine metabolism in depression. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2000; 69(2):22832.
3. Folstein, Liu MT, Peter I, Buel J, Arsenault L, Scott T, Qiu WW. The Homocysteine Hypothesis of
Depression. Am J Psychiatry 2007; 164:861-867.

4. Coppen A, Bolander-Gouaille C. Treatment of depression: time to consider folic acid and vitamin B12. J
Psychopharmacol. 2004; 19 (1): 59-65.
5. Taylor MJ, Carney SM, Goodwin GM, Geddes JR. Folate for depressive disorders: systematic review
and meta-analysis of randomized controlled trials. J Psychopharmacol. 2004; 18 (2): 251-6
6. Alpert JE, Mischoulon D, Nierenberg AA, Fava M: Nutrition and depression: focus on folate. Nutrition
2000; 16:544-546
7. Marengoni A, Cossi S, De Martinis M, Calabrese PA, Orini S, Grassi V: Homocysteine and disability in
hospitalized geriatric patients. Metabolism 2004; 53:1016­1020.
8. Selhub J, Jacques PF, Bostom AG, Wilson PW, Rosenberg IH: Relationship between plasma
homocysteine and vitamin status in the Framingham study population: impact of folic acid fortification.
Public Health Rev. 2000; 28:117­145.
9. Selhub J, Jacques PF, Wilson PW, Rush D, Rosenberg IH: Vitamin status and intake as primary
determinants of homocysteinemia in an elderly population. JAMA. 1993; 270:2693­2698.
10. Pan WH, Chang YP, Yeh WT, Guei YS, Lin BF, Wei IL, Yang FL, Liaw YP, Chen KJ, Chen WJ.
Co-occurrence of Anemia, Marginal Vitamin B6, and Folate Status and Depressive Symptoms in Older
Adults. J Geriatr Psychiatry Neurol. 2012; 25(3):170-8.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar