PUBLICIDAD-

Psicosis desde el origen

Autor/autores: Silvia Cañas Fraile , Maria Dolores Sánchez García, Alicia Gómez Peinado, Paloma Cano Ruiz
Fecha Publicación:
Área temática: Esquizofrenia, Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

Medicos Psiquiatras

RESUMEN

Introducción: La esquizofrenia es un trastorno psiquiátrico con múltiples causas tanto genéticas, inmunes, ambientales de varios tipos, que aumentan todas ellas la vulnerabilidad y predisposición al trastorno. Entre ellas destacarían las infecciones prenatales, siendo por tanto un potencial factor de riesgo prevenible en nuestro medio.

Material y método: Revisión bibliográfica del tema y búsqueda de artículos recientes sobre esquizofrenia en guías y revistas de psiquiatría.

Resultados: Tras analizar diversos estudios se ha puesto de manifiesto que las infecciones prenatales, donde el sistema nervioso todavía no se ha desarrollado por completo, podrían ser un factor de riesgo para el desarrollo de la esquizofrenia en el adulto en individuos genéticamente predispuestos. Infecciones como la gripe, rubeola, toxoplasma y VHS tipo 2 están relacionados con aumento de riesgo, sobre todo durante la primera mitad de la gestación. Conclusiones: Las infecciones prenatales, especialmente en el primer trimestre y en el periodo periconcepcional, constituyen factor de riesgo en individuos con vulnerabilidad para el desarrollo de esquizofrenia. Es importante la concienciación en la población gestante de la influencia de estas infecciones en el posible origen de los episodios psicóticos.

Bibliografía: - Babulas V, Factor-Litvak P, Goetz R y cols. Prenatal exposure to maternal genital and reproductive infections and adult schizophrenia. Am J Psychiatry 2006; 163(5): 927- 929. -Brown AS, Susser ES. In utero infection and adult schizophrenia. Ment Retard Dev Disabil Res Rev 2002; 8(1): 51-57.

Palabras clave: Esquizofrenia, Embarazo, Infección


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7601

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

PSICOSIS DESDE EL ORIGEN
Silvia Cañas Fraile, María Dolores Sánchez García, Alicia Gómez Peinado, Paloma Cano Ruiz
complejo Hospitalario Universitario de Albacete
silviacf88@hotmail. com

RESUMEN
Introducción: La esquizofrenia es un trastorno psiquiátrico con múltiples causas tanto genéticas,
inmunes, ambientales de varios tipos, que aumentan todas ellas la vulnerabilidad y
predisposición al trastorno. Entre ellas destacarían las infecciones prenatales, siendo por tanto
un potencial factor de riesgo prevenible en nuestro medio. Material y método: Revisión
bibliográfica del tema y búsqueda de artículos recientes sobre esquizofrenia en guías y revistas
de psiquiatría. Resultados: Tras analizar diversos estudios se ha puesto de manifiesto que las
infecciones prenatales, donde elsistema nervioso todavía no se ha desarrollado por completo,
podrían ser un factor de riesgo para el desarrollo de la esquizofrenia en el adulto en individuos
genéticamente predispuestos. Infecciones como la gripe, rubeola, toxoplasma y VHS tipo 2 están
relacionados con aumento de riesgo, sobre todo durante la primera mitad de la gestación.
Conclusiones: Las infecciones prenatales, especialmente en elprimer trimestre y en el periodo
periconcepcional, constituyen factor de riesgo en individuos con vulnerabilidad para el desarrollo
de esquizofrenia. Es importante la concienciación en la población gestante de la influencia de
estas infecciones en el posible origen de los episodios psicóticos

INTRODUCCIÓN
La esquizofrenia es un trastorno psiquiátrico con múltiples causas tanto genéticas, inmunes,
ambientales de varios tipos, que aumentan todas ellas la vulnerabilidad y predisposición al
trastorno. Entre ellas destacarían las infecciones prenatales y periconcepcionales, siendo por
tanto un potencial factor de riesgo prevenible en nuestro medio.
La infección materna durante el embarazo con Toxoplasma gondii, rubeola, (CMV), el virus del
herpes simple (VHS) y otros microorganismos (infecciones TORCH) durante mucho tiempo han
sido conocidos por estar asociados con el retraso mental, hipoplasia cerebral, ventrículomegalia
y otras anormalidades del cerebro y del comportamiento en la descendencia.
La teoría del neurodesarrollo de la esquizofrenia postula anormalidades en el desarrollo
neurológico temprano como una posible causa de la enfermedad. La evidencia empírica para
esta teoría proviene de estudios de cohorte de nacimiento que demuestran retrasos en hito de
motor, y los déficits en la función cognitiva pre mórbida en futuros casos de esquizofrenia.
En consecuencia, varios estudios han investigado los vínculos entre la infección materna durante
el embarazo y riesgo de esquizofrenia en los hijos adultos.
Estudios más recientes han utilizado medidas objetivas para determinar la exposición a la
infección durante el período prenatal a nivel individual. Los resultados de estos estudios merecen
mayor atención, ya que pueden proporcionar una mejor comprensión de la verdadera naturaleza
de esta asociación.

Es cierto que se ha implicado a varias infecciones maternas prenatales con mayor riesgo de
esquizofrenia en los hijos adultos, pero cuestiones como el momento de la infección prenatal o
cualquier vínculo entre la infección prenatal y anomalías cerebrales estructurales y funcionales
asociados con la esquizofrenia, aun no están determinadas. Estas cuestiones son importantes
porque podrían proporcionar pistas importantes a la relevancia de las infecciones prenatales en
la etiología de los trastornos psicóticos adultos.
Por lo tanto, las asociaciones entre la infección prenatal y resultados del desarrollo neurológico
en los hijos son de gran interés en la investigación epidemiológica y preclínica actual.
Los hallazgos de los últimos estudios proporcionan una nueva visión de la naturaleza de la
asociación entre la infección materna prenatal y la psicosis en la descendencia.

OBJETIVOS
Analizar los factores relativos a infecciones maternas durante la gestación y periodo
periconcepcional relacionados con aumento de riesgo de desarrollo de esquizofrenia en el adulto.

Describir el riesgo de cada una de las infecciones prenatales realcionadas con la esquizofrenia.

MATERIAL Y MÉTODOS
Búsqueda de datos epidemiológicos y estudios en diferentes bases de datos como Pubmed,
Cochrane sobre la información disponible respecto al tema relacionado con infecciones
prenatales/periconceocionales y esquizofrenia.
Uso de los términos (prenatal OR periconceptional OR maternal) AND (infection) AND
(schizophrenia).
análisis y lectura crítica de los resultados obtenidos.

RESULTADOS
Se han utilizado variables como la determinación de infección materna de forma clínica y/o
mediante serología. Según criterios serológicos, se obtuvieron los siguientes resultados:
-Infección por VHS: se ha demostrado aumento del riesgo de

esquizofrenia en el adulto tras exposición al VHS-tipo 2 durante el
embarazo de forma estadísticamente significativa. Estos estudios
utilizaron niveles elevados de anticuerpos IgG contra VHS-2 para definir
la exposición, que es la seropositividad. Se ha observado hasta un 50%
más de riesgo de la esquizofrenia de adultos para la exposición prenatal
a HSV-2.
Figura 1: VHS-2

-El riesgo se disminuye ligeramente (pero estadísticamente significativo) sólo después de
ajustar por los antecedentes familiares de enfermedad mental (Mortensen et al. 2010).

-T. gondii: Se observó que niveles elevados de anticuerpos IgG maternos a T. gondii está
asociado con un mayor riesgo de psicosis esquizofrénica a partir de dos cohortes (Brown et
al 2005; Mortensen et al. , 2007). Un estudio de la cohorte PDS (Brown et al 2005) encontró
un aumento de más del doble en el riesgo de SSD para alto titulo materno de anticuerpos
IgG (1:128) durante la última etapa del embarazo, en comparación con bajo título
(<1:16), con una odds ratio (OR) de 2, 61 y el 95% intervalo de confianza (IC) 1, 00 a 6, 82.
Hallazgos similares (OR 1, 79) se observaron en el estudio danés (Mortensen et al. , 2007),
que también sugirió que la IgG materna elevada para T. gondii se asoció específicamente
con el riesgo de la esquizofrenia. Un estudio que incluyó el mayor número de casos (n =
219) y controles a la fecha investigó la exposición prenatal a tres serotipos específicos de T.

gondii. La infección por T. gondii tipo I (de los tres serotipos) se informó de que se asocia
con mayor riesgo de psicosis afectiva (más de cinco veces).

Figura 2: T. gondii

-Gripe: Basado en estudios de cohorte de nacimiento se vió un aumento en el riesgo de
esquizofrenia de siete veces para la exposición durante el primer trimestre y un aumento de
tres veces el riesgo de la exposición durante la primera mitad del embarazo (Brown et al.
2004a) sin significación estadística. No hubo un aumento en el riesgo de la exposición al
final del embarazo. El segundo estudio fue de la cohorte de nacimiento NCPP y analizó
muestras de sangre materna recogidas en la entrega de anticuerpos IgG contra el virus de
la gripe B y reportó un aumento no significativo del 70% en el riesgo de la esquizofrenia en
los hijos adultos (Ellman et al. 2009).

-Las citocinas inflamatorias: Un estudio de la cohorte NCPP sugirió que las citoquinas
inflamatorias pueden mediar riesgo de psicosis relacionada con la infección prenatal (Buka
et al. 2001b). Entre los 27 casos de psicosis afectiva y no afectiva y 54 controles
emparejados, Buka et al. (2001b) encontraron que significa factor de necrosis tumoral (TNF)
- nivel fue significativamente mayor en las madres de casos. Además, los hijos adultos de
las mujeres con tanto informe clínico de la infección trimestre tercero y el nivel de TNF-
elevada eran ocho veces más propensos a desarrollar psicosis. Sin embargo, este análisis
se basa en una pequeña muestra. Un estudio similar sobre la base de la cohorte PDS reportó
un aumento de casi el doble en media y la mediana de los valores de interleucina (IL) -8
durante mediados y finales del embarazo en las madres de casos SSD (Brown et al. , 2004b).
Esta asociación se mantuvo sin cambios en el análisis restringido a los casos de solamente
esquizofrenia.

-Respecto a las infecciones no TORCH, estudios daneses para la infección durante el
embarazo se objetivaró un mayor riesgo de esquizofrenia en la descendencia [riesgo relativo
(RR) 1, 39; IC del 95%: 1, 18 a 1, 62; Nielsen et al. 2011]. Sólo la infección en el segundo
trimestre fue estadísticamente significativa (RR 1, 72; IC del 95%: 1, 15 a 2, 46). Es de
destacar que la infección materna en cualquier momento pasado (antes, durante o después
del embarazo combinado) también se asoció con un mayor riesgo de la esquizofrenia (RR
1, 24; IC del 95%: 1, 16 a 1, 33). La infección materna durante el embarazo no fue
significativamente diferente de la que antes o después del embarazo en términos de riesgo
de la descendencia de la esquizofrenia (Nielsen et al. 2011).
-En la cohorte Copenhagen Perinatal, la infección bacteriana durante el primer trimestre se
asocia con un aumento de casi el doble de riesgo de esquizofrenia en el seguimiento a la
edad de 34 y 47 años (Sorensen et al. , 2009). También se incrementó el riesgo, sin
significación estadística, para la exposición en el segundo trimestre a las infecciones
bacterianas. No hubo un aumento significativo en el riesgo para las infecciones virales. Sin
embargo, se utilizaron amplias definiciones de infección bacteriana y viral en esta cohorte.

-Con relación a las infecciones respiratorias, en un análisis de toda la cohorte PDS, se informó
de que la infección respiratoria materna durante el segundo trimestre está asociado con un
riesgo dos veces mayor de esquizofrenia en la descendencia adulta (Brown et al. 2000). La
mayoría de los casos fueron por una infección del tracto respiratorio superior. En una cohorte
danesa se observó que la infección respiratoria materna superior durante cualquier
momento durante el embarazo se asoció con un mayor riesgo de hasta tres veces, de la
esquizofrenia en la descendencia hasta los 47 años.

-Sobre la infección urinaria, genital/reproductiva, se dilucida que la infección materna genital
durante el período periconcepcional (30 días antes y después de la última menstruación) se
asoció con un aumento de cinco veces el riesgo de esquizofrenia en los hijos adultos en la
cohorte PDS (Babulas et al. 2006), no encontrando aumento del riesgo durante el embarazo.
En otro estudio, el ingreso en el hospital por infección genital durante el embarazo se asocia
con un riesgo dos veces mayor de la esquizofrenia en la descendencia (Nielsen et al. 2011),
también en la infección gonocócica materna según un estudio de cohorte del Copenhagen
Perinatal durante cualquier momento del embarazo se asoció con mayor riesgo (de una a
tres veces) de esquizofrenia según la edad de 47 años (Sorensen et al. 2009). En un estudio
realizado en Finlandia no se encontró ninguna asociación significativa entre la hospitalización
materna con pielonefritis durante el embarazo y riesgo de esquizofrenia en la descendencia
(Clarke et al. 2009).

Respecto al desarrollo de esquizofrenia en los hijos y el momento del embarazo donde se produce
la infección, la mayoría de la literatura no llega a un momento claro, aunque en líneas generales
se observa que el mayor riesgo se encuentra durante la infección en el primer trimestre de
gestación.

tabla 1: Momento de infección y aumento del riesgo de esquizofrenia

Momento
exposición
Periconcepcional
1º trimestre

2º trimestre
3º trimestre y
parto

Aumento de
riesgo

Infección
Gonococo
Gripe
Infección
bacteriana
Gripe
Infección
respiratoria
VHS-2
T. gondii

Estudio

5
7
2

Babulas 2006
Brown 2004
Sorensen 2009

3
2

Brown 2004
Brown 2000

1. 5
2

Buka 2008
Mortensen 2010

Si tenemos en cuenta otros factores de riesgo que determinen un aumento del riesgo de
esquizofrenia en el adulto, hablamos de parto pretérmino, comportamiento sexual materno
durante embarazo. En un estudio finlandés informan de la evidencia de una interacción entre la
historia familiar de psicosis y pielonefritis materna durante el embarazo (Clarke et al. 2009). En
un análisis estratificado, la diferencia de riesgo entre los expuestos y los no expuestos a la
infección prenatal en el grupo con antecedentes familiares de psicosis fue cinco veces mayor.
En sujetos con esquizofrenia expuestos a infecciones prenatales se han observado anomalías
estructurales cerebrales tales como aumento del volumen ventricular, aumento de la longitud
del septum cavum, reducción del volumen cortical y déficits en la función ejecutiva en la edad
adulta, pero no se ha demostrado que la infección prenatal produzca de por sí estos cambios.
No se encontró evidencia de una asociación entre infección prenatal por VHS-1 o CMV y la
enfermedad psicótica en el adulto. Hubo algunos indicios de que las citoquinas inflamatorias
pueden mediar el riesgo de enfermedad psicótica asociada con la infección prenatal.
Estos estudios sugieren que durante el neurodesarrollo se produce un riesgo de alteraciones
neuronales que aumentarían el riesgo de esquizofrenia. Los mecanismos por los que las
infecciones prenatales interfieren con el desarrollo fetal y contribuyen al riesgo de la
esquizofrenia pueden incluir: la interferencia directa con el desarrollo neurológico por agentes
infecciosos o anticuerpos, autoinmunidad, implicación de mediadores de infección aguda,
alteración del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal, activación del sistema inmune innato y
efectos de las citoquinas inflamatorias, y la interacción entre el huésped y el genoma del microbio
y/o factores ambientales.


CONCLUSIONES
Las infecciones prenatales,  especialmente en el primer trimestre y en el periodo
periconcepcional, constituyen un factor de riesgo en individuos con vulnerabilidad para el
desarrollo de esquizofrenia.
Los agentes infecciosos incluyen desde VHS-2, rubeola, toxoplasma, virus de la gripe, infecciones
del tracto respiratorio y genitales maternas.
Es importante la concienciación en la población gestante de la influencia de estas infecciones en
el posible origen de los episodios psicóticos.

BIBLIOGRAFÍA:
-Babulas V, Factor-Litvak P, Goetz R, Schaefer CA, Brown AS. Prenatal exposure to maternal
genital and reproductive infections and adult schizophrenia. American Journal of Psychiatry.
2006; 163:927­929.

-Brown AS, Begg MD, Gravenstein S, Schaefer CA, Wyatt RJ, Bresnahan M, Babulas VP,
Susser ES. Serologic evidence of prenatal influenza in the etiology of schizophrenia. Archives
of General Psychiatry. 2004a; 61:774­780.

-Brown AS, Cohen P, Harkavy-Friedman J, Babulas V, Malaspina D, Gorman JM, Susser ES.
A. E. Bennett Research Award. Prenatal rubella, premorbid abnormalities, and adult
schizophrenia. biological psychiatry. 2001; 49:473­486.

-Brown AS, Deicken RF, Vinogradov S, Kremen WS, Poole JH, Penner JD, Kochetkova A, Kern
D, Schaefer CA. Prenatal infection and cavum septum pellucidum in adult schizophrenia.
Schizophrenia Research. 2009a; 108:285­287.

-Brown AS, Derkits EJ. Prenatal infection and schizophrenia: a review of epidemiologic and
translational studies. American Journal of Psychiatry. 2010; 167:261­280.

-Brown AS, Hooton J, Schaefer CA, Zhang H, Petkova E, Babulas V, Perrin M, Gorman JM,
Susser ES. Elevated maternal interleukin-8 levels and risk of schizophrenia in adult offspring.
American Journal of Psychiatry. 2004b; 161:889­895.

-Brown AS, Schaefer CA, Quesenberry CP, Jr. , Liu L, Babulas VP, Susser ES. Maternal
exposure to toxoplasmosis and risk of schizophrenia in adult offspring. American Journal of
Psychiatry. 2005; 162:767­773.

-Brown AS, Schaefer CA, Quesenberry CP, Jr. , Shen L, Susser ES. No evidence of relation
between maternal exposure to herpes simplex virus type 2 and risk of schizophrenia?
American Journal of Psychiatry. 2006; 163:2178­2180.

-Brown AS, Schaefer CA, Wyatt RJ, Goetz R, Begg MD, Gorman JM, Susser ES. Maternal
exposure to respiratory infections and adult schizophrenia spectrum disorders: a prospective
birth cohort study. Schizophrenia Bulletin. 2000; 26:287­195.

-Brown AS, Vinogradov S, Kremen WS, Poole JH, Bao Y, Kern D, McKeague IW. Association
of maternal genital and reproductive infections with verbal memory and motor deficits in
adult schizophrenia. Psychiatry Research. 2011; 188:179­186.

-Brown AS, Vinogradov S, Kremen WS, Poole JH, Deicken RF, Penner JD, McKeague IW,
Kochetkova A, Kern D, Schaefer CA. Prenatal exposure to maternal infection and executive
dysfunction in adult schizophrenia. American Journal of Psychiatry. 2009b; 166:683­690.

-Buka SL, Cannon TD, Torrey EF, Yolken RH. Maternal exposure to herpes simplex virus and
risk of psychosis among adult offspring. biological psychiatry. 2008; 63:809­815.

-Mortensen PB, Norgaard-Pedersen B, Waltoft BL, Sorensen TL, Hougaard D, Torrey EF,
Yolken RH. Toxoplasma gondii as a risk factor for early-onset schizophrenia: analysis of filter
paper blood samples obtained at birth. biological psychiatry. 2007; 61:688­693.

-Sorensen HJ, Mortensen EL, Reinisch JM, Mednick SA. Association between prenatal
exposure to bacterial infection and risk of schizophrenia. Schizophrenia Bulletin.
2009; 35:631­637.

-Wright P, Takei N, Murray RM, Sham P. Seasonality, prenatal influenza exposure, and
schizophrenia. In: Susser E, Brown AS, Gorman JM, editors. Prenatal Exposures in
Schizophrenia. American Psychiatric Press; Washington DC: 1999. pp. 89­112.

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!