PUBLICIDAD
Última actualización web: 10/12/2022

Hábitos alimentarios y peso durante la infancia como factores de riesgo de los TCA.

Autor/autores: Pedro Manuel Ruiz Lázaro
Fecha Publicación: 01/03/2005
Área temática: Trastornos de la Personalidad .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se revisa algunos de los factores de riesgo para los trastornos alimentarios (hábitos alimentarios y peso en la infancia), enfatizando las contribuciones más relevantes. En los estudios de corte, casos-control y prospectivos comunitarios se ha examinado un buen número de potenciales factores de riesgo que incrementan la probabilidad de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria (TCA), un problema de salud prevalente en nuestra sociedad.

Han sido identificados factores conductuales y actitudinales, especialmente la preocupación por el peso excesivo, las dietas; una historia familiar de trastornos afectivos o alimentarios; la presión de los iguales (bromas acerca del peso, la gordura, insultos y comentarios despectivos), entre otros. Los modelos habituales consideran que los factores son aditivos (se suman unos a otros) y sus efectos varían de un periodo del desarrollo a otro; son modelos multifactoriales. Es una necesidad urgente examinar los factores de riesgo y protección para los trastornos de la conducta alimentaria, para diseñar una prevención segura y efectiva.

Palabras clave: Factores de riesgo, Infancia, Peso, Trastornos alimentarios


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2932

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Hábitos alimentarios y peso durante la infancia como factores de riesgo de los TCA.

Pedro Manuel Ruiz Lázaro.

Psiquiatra. Salud. Huesca. Secretario Asociación Española psiquiatría Infanto-Juvenil (AEPIJ). Coordinador grupo ZARIMA prevención. Unidad Mixta de Investigación hospital Clínico-Universidad de Zaragoza.

PALABRAS CLAVE: factores de riesgo, infancia, Trastornos alimentarios, Peso.

(KEYWORDS: Risk factors, Childhood, Eating disorders, Weight. )

 

Resumen

Se revisa algunos de los factores de riesgo para los trastornos alimentarios (hábitos alimentarios y peso en la infancia), enfatizando las contribuciones más relevantes. En los estudios de corte, casos-control y prospectivos comunitarios se ha examinado un buen número de potenciales factores de riesgo que incrementan la probabilidad de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria (TCA), un problema de salud prevalente en nuestra sociedad. Han sido identificados factores conductuales y actitudinales, especialmente la preocupación por el peso excesivo, las dietas; una historia familiar de trastornos afectivos o alimentarios; la presión de los iguales (bromas acerca del peso, la gordura, insultos y comentarios despectivos), entre otros. Los modelos habituales consideran que los factores son aditivos (se suman unos a otros) y sus efectos varían de un periodo del desarrollo a otro; son modelos multifactoriales. Es una necesidad urgente examinar los factores de riesgo y protección para los trastornos de la conducta alimentaria, para diseñar una prevención segura y efectiva.

Abstract

The present report review some risk factors for eating disorders (eating habits, weight in childhood), emphasizing the more relevant contributions found. There is an urgent need to examine risk and protective factors for eating disorders, on which safe and effective prevention can be built.



Introducción

En los estudios de corte, casos-control y prospectivos comunitarios se ha examinado un buen número de potenciales factores de riesgo que incrementan la probabilidad de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria (TCA), un problema de salud prevalente en nuestra sociedad (11).

Han sido identificados factores conductuales y actitudinales, especialmente la preocupación por el peso excesivo, las dietas; una historia familiar de trastornos afectivos o alimentarios; la presión de los iguales (bromas acerca del peso, la gordura, insultos y comentarios despectivos), entre otros.

Los modelos habituales consideran que los factores son aditivos (se suman unos a otros) y sus efectos varían de un periodo del desarrollo a otro (17); son modelos multifactoriales (19, 20).


Objetivo

Revisar algunos de los factores de riesgo para los trastornos alimentarios (hábitos alimentarios y peso en la infancia).


Material y método

Revisión sistemática de la bibliografía nacional e internacional a través de una búsqueda informática y manual, en las bases de datos internacionales y nacionales.


Hábitos alimentarios

Los hombres usan más el ejercicio para el control ponderal mientras las mujeres recurren en mayor medida a las dietas restrictivas. La dieta puede ser el factor de riesgo clave de la diferencia entre los dos sexos para los TCA. Hacer dieta para adelgazar es el más importante predictor de nuevos TCA (8), aunque en un reciente meta-análisis se afirme que los datos sobre la dieta son contradictorios (13).

Y los estudios muestran, de forma consistente, que hacen régimen más mujeres que hombres. Así, lo demuestra nuestra investigación ZARIMA de 1997 en Zaragoza. En una muestra representativa, de 4. 047 adolescentes escolarizados, de 12 a 18 años, 2. 193 chicas y 1. 854 chicos, come alimentos de régimen siempre el 1, 5% de las mujeres adolescentes, y con frecuencia el 9, 4% de las mujeres frente al 0, 9% y 3, 7% de los varones. Piensa hacer régimen para adelgazar el 16, 1% de las mujeres siempre, y el 36, 6% a menudo, frente al 3, 4% y 9, 5% de los varones. El 8, 3% de las mujeres se compromete a hacer régimen siempre, y un 24 % con frecuencia, frente al 2, 4% y 7, 2% de los varones. Ha hecho régimen para adelgazar alguna vez en su vida el 41, 4% de las mujeres adolescentes. Además, se constata otra diferencia genérica: el diferente empleo del ejercicio físico. Hace mucho ejercicio para quemar calorías siempre el 7, 4% de las mujeres, y con frecuencia el 22, 1% de las mujeres, frente al 13, 1% y 28, 4% de los varones (9, 10, 11, 12).

Sólo una pequeña proporción entre el número enorme de chicas, mujeres jóvenes que hacen régimen llegan a ser anoréxicas o bulímicas. En el estudio ZARIMA un cuarenta por ciento lo han hecho alguna vez, y únicamente un cuatro y medio por ciento tiene un TCA, en el momento de entrevistarlas (con criterios diagnósticos estrictos DSM-IV, CIE-10 presentan F50. 0 anorexia nerviosa (AN) un 0, 14%, F50. 2 bulimia nerviosa (BN) un 0, 55% y F50. 9 TCA no especificado un 3, 83%). Actitudes alimentarias alteradas presentan el 16, 32% de las mujeres (IC 95%: 14, 8-17, 9%) y el 3, 3% (IC 95%: 2, 6-4, 2%) de los varones (9, 10, 11, 12).

El hábito de comer solo/a (en solitario) habitualmente puede considerarse un signo de alerta de TCA. En el estudio prospectivo a los 18 meses en 2. 509 chicas de 12 a 21 años navarras se identifica como el mayor factor de riesgo, con una odds ratio de 2, 9 (IC 95%: 1, 9-4, 6)(7). Los factores que incrementan la probabilidad de dieta parecen tener una influencia más importante como factor de riesgo en la BN que en la AN en un estudio caso-control (2, 3).

La influencia de los pares tiene una influencia directa en la restricción alimentaría (19, 20). Hay alguna prueba de la continuidad entre los problemas alimentarios en la infancia y posteriores TCA (22).


Obesidad, peso en la infancia

Dentro de los factores específicos individuales en la características premórbidas se incluye la obesidad en la infancia y adolescencia que predispone especialmente para la bulimia nerviosa, y puede operar sensibilizando a la persona respecto a su forma corporal, lo que le alienta a hacer régimen (2).

La existencia de sobrepeso (cada vez más creciente en la infancia como una de las tendencias de este mundo globalizado) es un factor de riesgo para el desarrollo de TCA. Entre un 7% y un 20% de anoréxicas tienen antecedentes de sobrepeso. Más, entre un 18% y un 40% en el caso de bulímicas. Puede deberse a que la tendencia al sobrepeso desemboca en la dieta y esta sea la desencadenante del TCA (16).

La preocupación corporal y la presión social son importantes factores de riesgo para el desarrollo de TCA entre los adolescentes (18). El tener sobrepeso, un elevado Quetelet ó Índice de Masa Corporal (I. M. C. ), adiposidad, excesivos nalgas y muslos (heredables), puede ser motivo de insatisfacción corporal (14, 15), preocupación y baja autoestima por la apariencia física (1), ante la presión social, ambiental, con burlas y comentarios críticos, desaprobación estética, por los pares o las figuras adultas con influencia (19, 20).

Esta insatisfacción puede llevar a adoptar medidas de control como las dietas restrictivas, normativas entre la población femenina adolescente y joven, que pueden desembocar, unidas a una vulnerabilidad genética y genérica (disfunción serotoninérgica), otros factores ambientales, en un TCA.


Conclusiones

El presente artículo revisa algunos de los factores de riesgo para los trastornos alimentarios (hábitos alimentarios y peso en la infancia), enfatizando las contribuciones más relevantes.

Es una necesidad urgente examinar los factores de riesgo y protección para los trastornos de la conducta alimentaria, para diseñar una prevención segura y efectiva.

Con el estado actual de conocimiento sobre factores de riesgo y protección (resiliencia) en la infancia y adolescencia (limitado, pero cada vez más sólido) ya podemos llevar a cabo programas preventivos efectivos que modifiquen las conductas precursoras de la enfermedad para disminuir la incidencia de TCA, como recientemente hemos demostrado (9).


Bibliografía

1-Burrows A, Cooper M. Possible risk factors in the development of eating disorders in overweigth pre-adolescents girls. Int J Obes Relat Metab Disord 2002; 26 (9): 1268-1273.

2-Fairburn CG, Harrison PJ. Eating disorders. The Lancet 2003; 1 (361): 407-416.

3-Fairburn CG, Cooper Z, Doll HA, Welch SL. Risk factors for anorexia nervosa: three integrated case-control comparisons. Arch gen Psychiatry 1999; 56 (5): 468-476.

4-Halmi K. Changing Rates of eating Disorders: What Does It Mean? (editorial). Am J Psychiatry 1995; 152 (9): 1256-1257.

5-Hoek HW, Treasure JL, Katzman MA. Neurobiology in the treatment of eating disorders. Chichester: John Wiley & Sons; 1998.

6-Lask B, Bryant-Waugh R anorexia Nervosa and Related Eating Disorders I Childhood and Adolescence. 2nd ed. Hove: Psychology Press; 2000.

7-Martínez-González MA, Gual P, Lahortiga F, Alonso Y, de Irala-Estévez J, Cervera S. Parental Factors, Mass media Influences, and the Onset of Eating Disorders in a Prospective Population-Based Cohort. Pediatrics 2003; 111 (2): 315-320.

8-Patton GC, Selzer R, Coffey C, Carlin JB, Wolfe R. Onset of adolescent eating disorders: population based cohort study over 3 years. BMJ 1999; 318: 765-768.

9-Ruiz-Lázaro PM. bulimia y anorexia. Guía para familias. Zaragoza: Certeza; 2002.

10-Ruiz-Lázaro PM. Trastornos alimentarios y género: una visión feminista. En: Elósegui M, González Cortés MT, Gaudó C, editoras. El rostro de la Violencia. Barcelona: Icaria Editorial, 2002 p. 145-181.

11-Ruiz-Lázaro PM. epidemiología de los trastornos de la conducta alimentaria en España. Actas Esp psiquiatría 2003; 31 (2): 85-94.

12-Ruiz-Lázaro PM. Mundo flaco, mundo gordo. Globalización, postmodernidad y conducta alimentaria, 2004 (en prensa).

13-Stice E. Risk and maintenance factors for eating pathology: a meta-analytic review. Psychol Bull 2002; 128 (5): 825-848.

14-Stice E, Shaw HE. Role of body dissatisfaction in the onset and maintenance of eating pathology: a synthesis of research findings. J Psychosom Res 2002; 53 (5): 985-993.

15-Stice E, Whitenton K. Risk factors for body dissatisfaction in adolescent girls: a longitudinal investigation. Dev Psychol 2002; 38 (5): 669-678.

16-Suárez F, Vaz FJ. conducta alimentaria y trastornos alimentarios en población femenina. SEMERGEN 2003; 29 (4): 179-182.

17-Taylor CB, Altman T. Priorities in Prevention Research for Eating Disorders. psychopharmacology Bulletin 1997; 33 (3): 413-417.

18-The McKnight Investigators. Risk Factors fot the Onset of Eating Disorders in Adolescent Girls: Results of the McKnigth Longitudinal Risk Factor Study. Am J Psychiatry 2003; 160: 248-254.

19-van de Berg P, Thompson JK, Obremski-Brandon K, Coovert M. The Tripartite Influence model of body image and eating disturbance: a covariance structure modelling investigation testing the mediational role of appearance comparison. J Psychosom Res 2002; 53 (5): 1007-1020.

20-van de Berg P, Wertheim EH, Thompson JK, Paxton SJ. Development of body image , eating disturbance, and general psychological functioning in adolescent females: a replication using covariance structure modelling in an Australian sample. Int J Eat Disord 2002; 32 (1): 46-51.


21-Vandereycken W, Noordenbos G (1998) The Prevention of Eating Disorders. London: The Athlone Press.

22-Whelan E, Cooper PJ. The association between childhood feeding problems and maternal eating disorder: a community study. Psychol Med 2000; 30: 69-77.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar