PUBLICIDAD
Última actualización web: 23/10/2021

El existencialismo. El egoísmo. El único y la conducta psicopática.

Autor/autores: Jorge Eduardo Montesinos Balboa
Fecha Publicación: 01/03/2007
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se presentan las ideas del filosofo Max Stirner. Se establecen analogías entre estas ideas y diversas elaboraciones psicológicas. Se retoman aspectos de la obra de Stirner, que pueden servir para justificar conductas psicopáticas y así confrontarlas con las conclusiones de otros filósofos; para señalar al egoísmo radical como una falacia. Al mismo tiempo se aprovechan dichas conclusiones como guía en ámbitos pedagógicos y terapéuticos.

Palabras clave: Conductas psicopáticas, Egoismo, Existencialismo, Max Stirner

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3708

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El existencialismo. El egoísmo. El único y la conducta psicopática.

Jorge Eduardo Montesinos Balboa.

Médico Especialista en psiquiatría. Maestro en Educación. Certificado Consejo Mexicano de psiquiatría. psiquiatra adscrito en el hospital General de Zona Nª 1 del IMSS de Tapachula Chiapas México.

PALABRAS CLAVE: Max Stirner, Egoismo, Conductas psicopáticas, existencialismo.

(KEYWORDS: Max Stirner, Egoism, Psychopathic behaviors, Existetialism. )

Resumen

Se presentan las ideas del filosofo Max Stirner. Se establecen analogías entre estas ideas y diversas elaboraciones psicológicas. Se retoman aspectos de la obra de Stirner, que pueden servir para justificar conductas psicopáticas y así confrontarlas con las conclusiones de otros filósofos; para señalar al egoísmo radical como una falacia. Al mismo tiempo se aprovechan dichas conclusiones como guía en ámbitos pedagógicos y terapéuticos.

Abstract

The philosopher Max Stirner ideas are presented in this work. Analogies between his ideas and diverses psychological lucubrations are made. Some Stirner`s conclusions can be used to explain psychopathic behaviors. Stirner`s conceptions are confronted with others philosophers` points of view in order to point out the radical egoism as a fallacy. At same time the latest philosophers` concepts could be useful as a guide in pedagogical therapeutical environments.



Introducción

En la actualidad se presenta una nueva opción para las personas que se encuentran insatisfechas o son contrarias a las terapias psicológicas y psiquiátricas. Se trata del asesoramiento filosófico. (1)

Conviene recordar que de no existir un rechazo franco al tratamiento psiquiátrico ò psicológico, estos cuentan con aproximaciones, que tienen como sustrato la filosofía, específicamente las visiones de la fenomenologìa y el existencialismo. (2)

El enfoque existencial explora aspectos de diagnóstico, tratamiento e investigación. Hay ejemplos de artículos que utilizan esta metodología. (3) (4)

En trabajos recientes, D Yalom presenta en forma de novela, las ideas de algunos filósofos como Nietzche y Shopenhauer. (5) (6)

Se ha hecho cotidiano que médicos y psiquiatras, se enfrenten a dilemas importantes, lo que incluso ha generado recientemente, el desarrollo de nuevas áreas como la bioética.

. La filosofía es imprescindible en la comprensión del mal. Revisar aspectos sobre este tema, es ineludible, si aspiramos a ofrecer una orientación pedagógica o realizar una terapia.

Sabato cree que la educación que damos a nuestros hijos procrea el mal porque lo enseña como bien: la piedra angular de nuestra educación se asienta sobre el individualismo y la competencia nos dice. (7)

A decir de Baudrillard, en esta época ya no somos capaces de creer, sino de creer en el que cree. Ya nos somos capaces de amar, sino únicamente de amar al que ama. Es ahora cuando resulta mejor ser controlado por otro que por uno mismo y es mejor ser oprimido, explotado, perseguido, manipulado por otro que por uno mismo. (8) 

Según J Kristeva, el hombre actual está a punto de perder la capacidad de representar y juzgar el cosmos y a los otros y esto desemboca directamente en enfermedades psicosomáticas, corrupción y vandalismo. Para juzgar al mal nos dice, se requiere de la libertad. (9)

Para opinar acerca del mal y la libertad, conviene conocer a uno de los autores que ha sido relacionado junto a Nitezche con algunos de los grandes problemas que afectan al hombre en la actualidad. Se trata de Max Stirner.  

Stirner con su obra, es de los que directa e indirectamente más ha influido en la cultura Occidental, Gonzáles Anleo escribe que: uno cree estar leyendo a Stirner cuando ve el silogismo implícito en la teoría del entitlement que ha soliventado a tantos jóvenes de nuestra era de prosperidad “está ahí lo deseo, luego tengo derecho” (10)

Si la importancia de su pensamiento pudiera medirse por la celebridad de quienes afectó, conviene mencionar algunos; Nietzche, Marx, Engels, Dostoievsky, Sartre, Camus, Heiddeger y Bruno Traven. A pesar de esto la obra de Stirner ha sido silenciada, menospreciada y aún ignorada por muchos. (11)
El psiquiatra existencialista Binswanger exploró sus propuestas. (11)

Los análisis hechos acerca de su obra, han sido realizados principalmente desde enfoques sociológicos y políticos.
Se debe enfatizar que el trabajo de Stirner está dirigido al individuo y no a la colectividad; incluso él declara que su propósito y su hecho no son políticos ni sociales, sino dirigidos a la mismisidad y hacia mí, tienen un propósito y un hecho egoístas.  

Lo antes descrito hace pensar que es necesario revisar algunas de las ideas de Stirner y guarda importancia analizarlo desde la visión de la psiquiatría porque, como se intentará demostrar:

Se anticipó al psicoanálisis en algunas de sus propuestas.
Sus planteamientos muestran analogías con el constructo de la teoría cognitiva.

Su idea del egoísmo a ultranza sirve para el análisis de los dilemas bioéticos.

Su obra tiene gran importancia para la psiquiatría con enfoque existencial.

Los planteamientos que elabora, pueden servir de ejemplo para las cogniciones que justifican las conductas psicopáticas

En la terapia, se presentan pacientes que elaboran o utilizan argumentaciones parecidas a las que expone Stirner y pueden ser consideradas nihilistas. Es conveniente saber si dentro de su obra, existen elementos que eviten llegar a dicho extremo. Si no se encuentran dichos elementos, tiene valor buscar en otros autores, ideas que puedan orientarnos durante la terapia en un dialogo socrático, conocer argumentos de grandes filósofos, de la altura del mismo Stirner, puede ayudarnos a argumentar en contra de su ideas y permitirnos un profundo análisis de las mismas.  

Esta búsqueda tiene gran importancia porque leer a Stirner: “Puede resultar sin duda infeccioso, para alguien que está llegando apenas a la mayoría de edad”. (12)
Con un sentido preventivo – educativo no se trataría de evitar su lectura, sino de contar con elementos valorativos que permitan orientar al paciente.


Stirner. Datos biográficos

Johann Caspar Schmidt era el verdadero nombre de quien como pseudónimo utilizó el de Stirner, nació en Bayeruth Alemania en 1806, sus amigos le llamaban Strirner por su alta frente (Stirn).

Estudió filosofía y filología clásica, trabajaba como profesor en una escuela para jóvenes de familias adineradas.

Perteneció al grupo de los jóvenes Hegelianos, grupo que se escindió en los que seguían a Marx y el de los libres al cual se adhirió. Los libres piensan en la revolución de las conciencias a través de una crítica negativa atea y carente de reglas. Muy pronto iría más allá de estos y se mostraría aún más radical.

Sus escritos son pocos; el más importante motivo de este trabajo es “El único y su propiedad” que publica en Octubre de 1844 en Munich. En 1845 el libro fue secuestrado bajo la acusación de ser una blasfemia y proponer la destrucción del Estado, justificar la mentira, el perjurio, el asesinato y el suicidio: En Noviembre el Ministro permitió que volviera a circular. Recibió severas críticas, las mas importante de Marx y Engels en “La ideología alemana” obra dedicada en gran parte a denostar al Único.

A pesar de su éxito inicial se hundió en el olvido público. Victima de la pobreza, su esposa le abandonó vivió en la miseria con las ganancias de algunas traducciones. Estuvo encarcelado en 1854 y 1855, por las deudas que no pudo pagar, murió el 25 de Julio de 1856, resultado de la picadura de un insecto.  

La obra dejó de ser citada y cayó en el olvido hasta que uno de sus biógrafos lo redescubre a finales del S XIX, revisado por algunos pocos, vuelve a ser citado con frecuencia en la década de los sesenta del siglo pasado. (11) (12) (13)

Stirner es incluido dentro de los escritores existencialistas, también es considerado uno de los fundadores del anarquismo individualista, como ejemplo Sabato lo menciona junto a Nietzche, en una de sus novelas (14)

Es el individualista más extremo de la historia de la filosofía, su propuesta es el egoísmo. En la teoría del egoísmo se propone que el fin de cualquier individuo es su felicidad. El egoísmo psicológico es la doctrina de que el motivo determinante aunque a menudo disimulado de toda acción voluntaria, es el deseo del bienestar personal. (15) En su obra “el hombre rebelde” Camus analiza al “único y su propiedad” y a Stirner, lo considera previo a Nietzche, aunque nos dice que el nihilismo de Stirner queda satisfecho y el de Nietzche, no. (16)

Para Sichère, el rebelde es un héroe de sacrificios, que toma sobre sí el peso del mal y naufraga en medio de las fuerzas que él mismo ha suscitado, (9)


El único y su propiedad

Se trata de la obra mas conocida de Stirner, es presentada a manera de aforismos. Casi toda la crítica hecha al autor se basa en esta obra. Diferentes críticos lo relacionan con; el anarquismo, el existencialismo, el individualismo, el nihilismo e incluso con el fascismo, le han considerado incluso un solipista moral.  

La variedad de interpretaciones acerca del único y la lectura de este, recuerdan a la descripción de una “obra abierta” en el sentido que Eco explica en su trabajo del mismo nombre. (17)

El mismo Stirner dejó a la interpretación del lector su obra, sin importar que el resultado llevara a las consecuencias mas radicales, él así lo plasmó: “¿Escribo quizá por amor a los hombres? ¡Eh no! Escribo porque quiero hacer a ideas que son mis ideas, un sitio en el mundo, si previese que esas ideas tenían que arrebatarme la paz y el reposo, si en esas ideas que siembro vienen los gérmenes de guerras sangrientas y una causa de ruina para muchas generaciones, no las esparciría menos. Haced de ellas lo que queráis; es asunto vuestro y por ello no me preocupo”.

A continuación se transcribirán algunos de los aforismos del “único y su propiedad” y se intentará relacionarlos con diversos enfoques de la psiquiatría, para después tratar de encontrar una respuesta a la posición egoísta que evite visualizar de manera positiva conductas psicopáticas. Los aforismos podrían ser utilizados por más de un enfoque psiquiátrico.

Es necesario mencionar que para Stirner, originados del “mongolismo”, hay varios ídolos, nacidos de ideas eternas y son estas ideas por ejemplo; Dios, la religión, la sociedad, la historia, el progreso, el liberalismo, el humanismo, la libertad, los derechos del hombre. Diferencia entre el Hombre en el que se refiere a la especie y el hombre en el que apunta al individuo.

Habla del Yo al que define como absoluto “nada prevalece sobre mí” dice. Diferencia su Yo del de Fichte, al que considera un yo final, absoluto el yo de Stirner es perecedero, para Fichte el Yo es todo, para Stirner mi Yo es el que destruye todo. Yo soy el único, el egoísta. (11)


El único. El egoísmo

Elabora una definición negativa del egoísta: ¿Qué se entiende por egoísta?, el que en lugar de vivir para una idea, es decir, para alguna cosa espiritual y sacrificar a esta idea su interés personal, ¡sería el contrario a este último!

Dios es un ególatra. Dios, la humanidad, el pueblo, se ocupan solo de sí mismos.

Yo basaré pues mi causa sobre mí; soy, como Dios, la negación de todo lo demás, soy para mí, todo, soy el único. Lo divino mira a Dios, lo humano mira al hombre. Mi causa no es divina ni humana, no es lo verdadero ni lo bueno, ni lo justo ni lo libre, es lo mío; no es general sino única, como soy único.

El hombre maduro obra para con el mundo, según su interés y no según un ideal. Es más práctico que el joven.

El mundo es mío, es propiedad. Yo lo refiero todo a mí. El egoísta no se apega nunca a una cosa por el amor de una cosa, sino por el amor de sí mismo: La cosa debe servirle. Lo que persigue mi egoísmo es lo que me es útil a mí. el autónomo y el autócrata.

Al interés personal toca decidir y no al principio de amor, a las razones de sentimiento como, caridad, indulgencia, benevolencia o siquiera equidad o justicia. (11)


El único y la psicodinamia

Las frases hacen pensar en el súper – yo, en el ello, en formaciones reactivas y sublimaciones.

Son ellas (ideas, representaciones, esencias) las que reemplazan a los mandatos paternos y las que gobiernan nuestra vida.

Habla de un egoísta involuntario, que no se da cuenta de su egoísmo; es aquel que se humilla para ser ensalzado, es decir para satisfacer su egoísmo.

Lo que es para mí un asunto de conciencia, equivale a decir, yo tengo eso por sagrado.

La moralidad se convierte en sagrada y uno se pregunta a si, ¿por acaso la moralidad nuestra no sería una ilusión? Los bárbaros no son más que como niños, solo piensan en proveer sus necesidades, es indiferente a sus fantasmas; pero acaba por sucumbir a ellos y ser regido por pensamientos. Su jerarquía es la dominación del pensamiento.

Aprended a conocer lo que sois realmente, abandonad la hipocresía, vuestra insensata manía de ser lo que no sois. Todos vuestros actos, todos vuestros esfuerzos, son egoísmo no confesado, secreto, oculto, disimulado, se hace el bien por el amor del bien, como si la recompensa no estuviera contenida en la satisfacción misma que procura una buena acción.

Hace falta oponerse a la antigua cura de almas, de la tutela, en una palabra, del principio que quiere que se haga de nosotros alguna cosa, ya sea cristianos, súbditos o libertados y hombres. (11)


El único y lo cognitivo

Aquí es necesario aclarar, que la importancia que el autor la da a las ideas y al pensamiento, tiene como fin desterrar las ideas nacidas del “mongolismo” y yendo aún más al extremo, busca acabar con cualquier pensamiento.

Somos los servidores de nuestro pensamiento. Solo por el hecho de creer tu primer pensamiento, crees en ti el pensador, porque no piensas en tanto no has tenido un pensamiento.

Al porvenir le están reservadas estas palabras “Yo soy poseedor del mundo de los objetos y soy poseedor del mundo de los pensamientos”

Mi pensamiento que no me conduce, sino que yo conduzco es el que me es propio.

Para el pensamiento como para la sensación, para lo abstracto como para lo concreto tengo ante todo necesidad de mí, Yo el único

Y en realidad en cuanto hombre, yo no tengo mas que pensamientos mientras que, en cuanto Yo, estoy además sin pensamiento.

El comienzo de mi pensar no es mi pensamiento, soy yo; también soy yo igualmente su objeto, y todo su curso no es mas que el curso de mi goce de mí. (11)


El único y la bioética

Dice Juliana Gonzáles que en nuestro tiempo se produce la paradoja –o la ambivalencia- de que la medicina misma contribuya, en una significativa medida, al incremento del sufrimiento moral de la muerte y la deshumanización del morir. (18)

Los aforismos de Stirner pueden ayudarnos en la reflexión ética y bioética.

Nos dice que los sofistas: Reconocen en el espíritu la verdadera arma del hombre contra el mundo; lo que les hace apreciar la flexibilidad dialéctica, la destreza oratoria, el arte de la controversia. El espíritu es para ellos, la inteligencia la infalible razón. Luego Sócrates le da importancia a la inteligencia, pero esta debe aplicarse a un objeto y este debe ser “el bien”, así Sócrates funda la ética.

El liberalismo es poner la moral y con ella al Hombre por legislador, habiendo quitado a Dios. El bien no es mas que la ley y moralidad es igual que legalidad. La moralidad no es mas que una vana fachada de legalidad. Además exige la intención, debe uno llevar en sí la regla y el dogma El rudo puño de la moral, no tiene misericordia, para la noble esencia del egoísmo. Buenos y malos, no tienen significación mas que en un mundo moral.

La cura de almas, mi alma y mi espíritu, deben estar moldeados según lo que conviene a los demás y no según lo que pudiera convenirme a mí. mismo. El filántropo no lleva en su corazón a los hombres sino al Hombre. La filantropía es un amor celeste, espiritual, clerical. Necesita hacer florecer en nosotros al Hombre, aún cuando nosotros, pobres diablos, tuviéramos que reventar. Los padres de la iglesia revolucionaria, son pedagogos, cortaban el cuello a los hombres, para servir al Hombre.

El pensamiento moderno, no ha hecho mas que, transformar los objetos existentes en objetos imaginarios en ideas. Libertado el malo, se ha guardado el mal. Para el egoísta, toda cosa no será más que un medio, cuyo fin es en último análisis el mismo. Si somos hombres, esta cualidad es lo menos en nosotros y no tiene significación, ser un hombre es una cualidad, aplicaría a una de mis propiedades y no a mí. La moralidad es incompatible con el egoísmo porque no es a mí, sino al hombre que soy al que concede un valor. Respecto a los derechos del hombre, nos dice: Se quisiera ver a cada Hombre, gozar de todos los bienes, simplemente porque lleva el título de Hombre, pero, Yo solo tengo lo que me procuro.

Si se reconoce a los recién nacidos el derecho a la existencia, ese derecho les pertenecerá; si no se les reconoce (como entre los espartanos y los romanos) no les pertenecerá.  

No reconozco otra fuente de derecho que Yo y no Dios, ni el Estado, ni la naturaleza, ni siquiera el hombre, con sus eternos derechos del hombre.

No conozco obligación de amar, porque es natural y agradable amar, tengo simpatía por todo lo sensible; lo que le aflige, me aflige y lo que le alivia me alivia; yo podría matarlo, no puedo martirizarlo. Yo no tengo deberes para con los otros, como no tengo deberes para conmigo: Por ejemplo el deber de conservación opuesto al suicidio. (11)

El único y el existencionalismo

El aforismo con que finaliza este apartado podría haber sido escrito por Sartre.

Yo no soy ni Dios ni el hombre, yo no soy ni la esencia suprema, ni mi esencia, y en el fondo, es todo uno que yo conciba la esencia en mí o fuera de mí.

Tener una idea un ideal y ser su fiel servidor (patria, ciencia, familia) es un sacerdocio que por su papel pedagógico, podría llamarse dominismo. Las ideas solo son victoriosas cuando dejan de estar en contradicción con los intereses personales, es decir cuando dan satisfacción al egoísmo.

Exhortar a las gentes a que abatan todas las barreras humanas es injustificable, porque el Hombre no tiene barreras y límites, yo los tengo, es cierto, pero son mías, me conciernen y ellas solo pueden ser derribadas por mí. Yo no puedo ser un Yo humano, porque soy yo y no puramente hombre.

No tengo vocación y no sigo ninguna, ni siquiera la de ser hombre.

Es en toda mi naturaleza, es decir en mi, donde está escrita mi ley.

Si yo baso mi causa sobre Mí, el Único, ella reposa sobre su creador efímero y perecedero que se devora el mismo y puedo decir:
Yo he basado mi causa sobre Nada. (11)


El único y la conducta psicopática

Si se utiliza el descriptor de rasgos psicopáticos de Marietàn, encontraremos características de los grupos A y B, en los aforismos de Stirner. (19)

Se refuerza la posible relación entre lo que expresa el Único y la psicopatía recordando las siguientes frases: Gonzáles Anleo recuerda que los jóvenes siguen el dictado “está ahí lo deseo, luego tengo derecho”. Stirner afirma “lo quiero, luego es justo” y lo que parece el credo del psicópata según Ball “yo creo esto; por tanto, así es” (20)

Con los egoístas la “sociedad humana” ha terminado porque no se tratan mutuamente como hombres y cuando obran lo hacen de un modo egoísta, como un Yo para con un tú o un vosotros radicalmente distintos y opuestos.

La moralidad es incompatible con el egoísmo porque no es a mí, sino solamente al hombre que soy al que concede un valor.

Estado y Yo somos enemigos. El bien de la “sociedad humana” no me llega al corazón.

Al egoísta nada le es sagrado. Hay potencias superiores a la mía; yo seré el enemigo de toda potencia superior. Tengo yo el derecho por mí o contra mí, ningún otro que yo puede ser juez de ello.

Me doy el derecho de matar, desde el momento que no me prohíbo a mí mismo el homicidio y no retrocedo juzgándolo “contrario al derecho”

El derecho egoísta es “Lo quiero, luego es justo”. En manos de Estado la fuerza se llama derecho. En manos del individuo se llama crimen.

Es crimen todo ataque al amor, toda ruptura de una relación sentimental, toda muestra de insensibilidad para con un ser sagrado, infidelidad, apostasía, perjurio, en una palabra toda ruptura radical ¿no sería malvado y criminal? Toda falla del corazón (sentimental) será calificada de crimen inexplicable.

Un yo y un tú, solo pueden establecer relaciones egoístas. (11)


La confrontación de ideas

Se presentan algunas ideas del propio Stirner y conclusiones de otros grandes filósofos, con la intención de que sirvan para desechar al egoísmo radical considerándolo como una falacia y también para que sirvan de material de discusión en el análisis del egoísmo. La corriente filosófica que mas se utiliza en este apartado es el existencialismo.

Según Baumann a pesar de que Stirner propone el gozo y el disfrute de la vida, no lo hizo de un modo ilimitado, porque considera que el mayor goce se produce cuando se disfruta dentro de los límites fijados por el conocimiento propio: Stirner propone que la cultura le ha costado demasiado cara y no puede olvidarla, quedando como esclavo de los apetitos naturales. (12)

Si alguien hubiera leído directamente a Stirner y justificara sus acciones con el único; se le puede mostrar la incongruencia entre los escritos y la vida que llevó el filósofo. Se le deberá hacer ver que un buen filósofo, mas que ofrecernos respuestas, hace preguntas y Stirner; las planteó en todos su trabajo y nos invitó a examinar la realidad y a criticar a quienes nos gobiernan mediante el engaño y de diversas maneras. Insistiendo además en la necesidad de ser honestos con nosotros mismos.

Otros filósofos han expresado conceptos que pueden sernos útiles, en el análisis de estos temas.

Para poder confrontar las ideas del paciente en la práctica psicoterapéutica, es necesario atender los consejos de quien es considerado fundador del existencialismo el danés Kierkegaard: Para ayudar a otro de manera eficaz, yo debo entender más que él; pero ante todo, sin duda, debo entender lo que él entiende. Debe hallar en nosotros un auténtico descanso, al hablar sobre su sufrimiento y debe poder enriquecer su mente con las interpretaciones poéticas que nosotros le sugerimos, sin saber que no compartimos su pasión y queremos librarle de ella. (21)

Collins presenta ideas de Levinas nos dice que para este filósofo; la relación ética consiste en la construcción de un ser que no es para sí mismo, sino para todos, al decir para todos introduce lo social. Es ahí donde se deciden; los preceptos morales, la igualdad de derechos y todo lo demás. Con esta introducción de lo social, limita lo exorbitante de la relación ética e introduce su idea de justicia. Justicia, es la demarcación de límites en la responsabilidad hacia los demás. (22)

Dice Levinas que lo humano del hombre es desvivirse por el otro hombre.

Nabert analiza ideas de Kant pregunta ¿dónde está el mal? ¿a qué motivo antagonista de la ley moral se le podría referir?: La respuesta no se encontraría en la personalidad del hombre en cuanto ser razonable y responsable. Kant rechaza la idea de una rebelión contra la ley erigida en motivo de la elección; hacer de la desobediencia el motivo determinante del libre albedrío, sería el acto de “un ser diabólico”, no el acto del hombre. Para responder a esto Kant recurre a la dualidad entre razón y sensibilidad y a su relación de subordinación, fundada en la supremacía de la razón; el mal no está en el amor de sí como tal, sino en la subordinación del imperativo racional, al amor de sí erigido en regla de la voluntad. Esta inversión se llamará perversión. (23)

Sartre polemiza que la negativa del hombre a tratar al hombre como objeto, proviene de una razón de orden filosófico y lógico: Si se postula un universo de objetos, la verdad desaparece. El mundo del objeto es el mundo de lo probable. El hombre puede existir persiguiendo fines trascendentales, siendo el hombre este rebasamiento mismo y no captando los objetos sino en relación con este rebasamiento, está en el corazón y en el centro de este. No hay otro universo que el universo humano, el universo de la subjetividad humana. Se unen trascendencia y subjetividad, en el sentido de que el hombre no está encerrado en sì mismo sino presente siempre en un universo humano. (24) 

Martin Buber nos explica: Que no se puede conocer al hombre, sin la ayuda del hombre, que realiza en toda su vida y con su ser entero, las relaciones que le son posibles. Que el individualista, se halla montado en una ficción, aunque pretenda creer o crea que se está afirmando como persona en el ser. La alternativa genuina al individualismo y al colectivismo es “el hombre con el hombre”, es una esfera común pero que sobrepasa a ambos, la esfera del entre.

Ocurre en una dimensión a la que solo los dos tienen acceso. No es algo psicológico, es algo óntico; algo que trasciende a ambos y se cierne entre los dos. ¿Qué es el hombre? Es el ser en cuya dialògica, en cuyo “estar en dos – en recíproca – presencia” se realiza y se reconoce cada vez el encuentro del “uno” con el “otro” (25)

Para finalizar este apartado, se revisan ideas existencialistas de Víctor Frankl, creador de la logoterapia. La logoterapia es también conocida como Existezanalyse, viene a ser la aplicación de la filosofía de Max Sheler a la psicoterapia. Debe diferenciarse del Daseinanalyse desarrollado por Binswanger que corresponde a la aplicación de la filosofía de Heiddeger. (26)

En la práctica logoterapèutica se intenta un “diálogo Socrático”, el cual es una enseñanza/aprendizaje que utiliza las experiencias tanto del paciente como del logoterapeuta; este último va formulando preguntas acerca de lo que dice el paciente, son las “logopistas” que deduce de la información que le ofrecen. (27)


Conclusiones

Dice Frankl que muchos pacientes argumentan el supuesto hecho, que todas las acciones humanas obedecen, en última instancia al deseo de ser felices. Explica que el placer no es la meta de nuestras aspiraciones, sino la consecuencia de su realización. ¿qué es el placer?, un estado, responde; sí ese fuera el sentido de la vida, esta carecería de sentido; un materialista podría argumentar que el placer es un proceso cerebral: ¿Acaso para obtener semejante proceso vale la pena, vivir, sufrir, obrar? La alegría solo puede dar un sentido a la vida, si ella misma lo tiene. Y el sentido riguroso de la alegría no se encuentra nunca en ella misma. Recuerda a Kierkegaard que dice “la puerta hacia la dicha se abre tirando hacia fuera”, quien empuja hacia dentro la cierra. (28)

A diferencia de las corrientes terapéuticas llamadas humanistas en que se busca la auto - actualización, en la logoterapia se busca la auto – trascendencia. Si el hombre regresa a si mismo y convierte su actualización en objeto de su reflexión, fracasa en su misión y fracasa su voluntad de sentido; el ser humano solo se puede actualizar hasta llenar de sentido al mundo no a si mismo. Si esta meta se logra, se habrá terminado con la visión egoísta que se está enfrentando.  

Se trata de que los pacientes, encuentren un sentido en su vida: Sentido que no corresponde al que proponen los existencialistas franceses (Sartre, Camus) el cual hay que crear, ya que el mundo nos presentaría la realidad y nosotros con nuestra interpretación de la misma crearíamos un sentido, no es así. Es el sentido como lo proponen los existencialistas alemanes (Heidegger, Frankl) en donde el sentido ya existe y se trata de descubrirlo, cada ocasión nos presenta la oportunidad de hacerlo. (29)


Conclusiones

El trabajo de Stirner provocó escándalo en su época, en la actualidad sus ideas parecen influir en muchos aspectos de la vida del hombre. Las críticas que ha recibido son parecidas a las recibidas por Maquiavelo; ambos autores analizaron aspectos del ser humano que son desagradables para la mayoría de las personas y terminaron siendo víctimas de sus obras. Al ser el Único escrita en primera persona su autor recibió aun un trato peor que el aplicado al político italiano. Quizá fue un héroe que naufragó en medio de las fuerzas que el mismo suscitó, diría Sichère.  

Es probable que Stirner con su trabajo, haya empujado a la civilización a enfrentar límites y libertades prohibidos, llevando a la mente a extremos perversos; promoviendo así un cambio y una respuesta de rechazo hacia él, que recuerda a lo descrito por Ipar en la relación perverso – neurótico. (30) 

Su obra sigue teniendo actualidad, ante la situación mundial en la cual muchas veces, lo que se niega en el discurso se realiza en la práctica pública y privada, lo que influye en la visión del mundo de las personas; situación a considerar principalmente para los jóvenes, de quienes dependerá un posible cambio.  

La obra de Stirner, es una rica veta de análisis: Polémica como la de otros grandes filósofos (Nietzche, Heidegger, Sartre) y que provoca preocupación, por las posibles conductas de quienes los leen e interpretan.

Es de esperar que este documento, provoque interés en quien no conozca las ideas de Stirner, sirva de motivo de reflexión a quien lo lea y coadyuve en la práctica psicoterapéutica de orientación existencial.


Bibliografía

1) Marinoff, L. Mas Platón y menos Prozac. España; Punto de lectura. 2001. 513

2) Ionesco, S. Catorce enfoques de la psicopatología. México; Fondo de Cultura Económica. 1994. p 448

3) www. existencilismo. org. br/jornalexistencial/artigosdepsiquia

4) www. psiquiatria. com/areas/ansiedad. interpsiquis. 2002; 1

5) Yalom, I. Un año con Schopenhauer. Argentina; Emecè. 2004. p 303.

6) Yalom, I. El día que Nietzche lloró. Argentina; Emecè. 2001. p 379.

7) Sabato, E. La resistencia. México; Editorial Planeta Mexicana. 2004. p148.

8) Baudrillard; J. La declinación de las voluntades; En La transparencia del mal. 1ª; Barcelona, 1991. 175 – 182.

9) Sichère, B. Historias del mal. España; Gedisa. 1995. p238.

10)leonxiii. upsam. net/sem-pensamiento/02_socicontra/03-individu

11) Stirner, M. El único y su propiedad. México; Sexto piso. 2003. p401.

12)Baumann, M. L. B. Traven. 1º, México; Fondo de Cultura Económica. 1985. p265.

13) http//www. angelfire. com/zine/BLH/nueve10. html

14) Sabato, E. Sobre héroes y tumbas (IV); En obras completas. 1º, Barcelona, 1986. . p 467 – 523.

15) Runes, D. Diccionario de filosofía. 6º, México; Grijalbo. 1981, p395.

16) Camus, A. La afirmación absoluta; En El hombre rebelde. 1º, Buenos Aires, 1982. p 77 – 96.

17) Eco, H. Obra abierta. Barcelona; Planeta – De Agostini. 1984. p312.

18) Gonzáles, J. El ethos ante la muerte; En El ethos, Destino del hombre. 1º, México, 1996. 111 – 120.

19) Marietan, H. “Descriptor de rasgos psicopáticos”. Alcmeon; 1999. Vol 8 

20) Ball, E. M McCann. trastorno de personalidad antisocial; En Secretos de la psiquiatría. 2º; México, 2002. 228 – 236.

21) Kierkegaard, S. Mi punto de vista. España; Sarpe. 1985. p203.  

22) Collins. J. Responsabilidad; En Heiddeger y los nazis. 1ª, Barcelona; Ed Peña Hermanos. 2004. 86 – 87.

23) Nabert, J. “Nota sobre la idea del mal en Kant; En Ensayo sobre el mal. 1º, Madrid, 1997. 147 – 152.

24) Sartre, J. P. Heiddeger, M. El existencialismo es un humanismo. Carta sobre el humanismo. 1º, México, 1998. p 127.

25) Buber, M. Perspectivas; En ¿Qué es el hombre? 1º, México, 1949. 141 – 151.

26) Fabry, J. Lukas, E. Tras las huellas del logos. Buenos Aires; E San Pablo. 1996. p 201.

27) Fabry, J. B. El diálogo Socrático; En Señales del camino hacia el sentido. 1º, México, 2003. p 25 – 56.

28) Frankl, V. Del psicoanálisis al análisis existencial. En psicoanálisis y existencialismo. 2º, México, 1987. p59 – 296.  

29) Faby. J. B. En b`squeda del sentido: En señales del camino hacia el sentido. 1ª, Mèxico, 2003. p 11 – 23.

30) www. marietan. com/artìculos/articulo26. htm 

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar