PUBLICIDAD
Última actualización web: 05/12/2022

Grupo de formación multifamiliar en un Hospital de Día de Psiquiatría.

Autor/autores: Eduard Palomer
Fecha Publicación: 01/03/2009
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Introducción: En septiembre de 2007, en Barcelona, se inició el grupo de formación multifamiliar conformado por familiares y usuarios con TMG, provenientes tanto del hospital de Día del Centre-Fòrum, como del proyecto EMILIA. Objetivo: Compartir las experiencias y los conocimientos sobre la enfermedad mental y los servicios de salud mental, así como buscar que familiares y usuarios tengan una participación más activa en el proceso de tratamiento y recuperación de la enfermedad mental.

Método: A partir de la metodología de Life long learning se han hecho semanalmente sesiones estructuradas con temas que se han modificado según las aportaciones del grupo sobre las experiencias compartidas.

Resultados: Participaron 14 familiares (32% del HD y 24% del proyecto EMILIA) y 16 usuarios (43. 8% proyecto EMILIA, 37. 5% usuarios HD y un 18. 8% proveniente de ambos). El 56. 3% diagnosticados de esquizofrenia, 31. 3% trastorno bipolar y 18. 5% trastorno esquizoafectivo. La evaluación ha permitido conocer cómo los usuarios y familias valoran esta formación como un lugar de intercambio de conocimiento y experiencias, así como un espacio que permite ampliar la red social de apoyo. Por otra parte, el grupo ha permitido el reconocimiento de las capacidades, la solidaridad y la socialización entre los participantes.

Conclusiones: El grupo multifamiliar ha cumplido con el objetivo de formar y proporcionar tanto a usuarios como a familiares, conocimientos sobre la enfermedad mental, la importancia de la implicación familiar en el proceso de tratamiento y los diferentes recursos de la red sanitaria en salud mental.

Palabras clave: tratamiento


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-4279

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

GRUPO DE FORMACIÓN MULTIFAMILIAR
EN UN hospital DE DÍA DE PSIQUIATRÍA

Paz Flores, Tecelli Domínguez, Aurelia Ortells, Roser Izquierdo, Eduard Palomer,
Eithene Ní Laocha, Carmen Masferrer
hospital de Día de Psiquiatria del Centre Fòrum de l'Hospital del Mar. Centre de Salut
Mental. Sant Martí Sud. IAPS-IMAS-FIMIM. Barcelona.

INTRODUCCIÓN
La atención a la población con enfermedad mental constituye uno de los principales
problemas sociales y sanitarios de la sociedad actual (Álvarez, 2002). Según datos del
informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2004, el 10% (500 millones)
de la población mundial sufre un trastorno mental en algún momento de su vida y se
estima que el 1% (50 millones) de la población mundial padece en estos momentos una
enfermedad mental grave (OMS, 2004).
En un contexto social de creciente exigencia y complejidad, las personas con
enfermedad mental comparten las necesidades comunes propias de todo ser humano,
aunque debido a sus problemas de salud, tienen necesidades particulares, al ser en su
mayoría altamente vulnerables y dependientes de su red social de apoyo, sobre todo de
su familia (Modelo de atención a personas con enfermedad Mental Grave, 2006).
Los familiares de los pacientes con trastorno mental también se ven afectados por la
enfermedad, ya que ésta genera situaciones complejas, tales como la dificultad en las
relaciones familiares, el empobrecimiento de la calidad de vida y el aislamiento social
que interfiere con el funcionamiento laboral, escolar y en el propio hogar (Rascón y
cols. , 1997).
Cuando una persona con enfermedad mental vive con su familia o mantiene un estrecho
contacto con ella, ésta tiene una importante responsabilidad en la recuperación. Con
relación a esto, Basteiro (1999) dice que, "así como una persona puede enfermar como
portavoz de la angustia de una red social, que a continuación lo excluye y margina, sólo
podrá intentar rehabilitarse socialmente dentro de una red de apoyo que lo estimule y
acompañe en este proceso".
Las experiencias con seguimientos más cercanos al paciente que involucran a la familia
y que ofrecen recursos adecuados más allá del tratamiento farmacológico exclusivo y
con una intervención psicosocial activa, se han mostrado eficaces para reducir el
número de ingresos, mejorar el pronóstico y bienestar de los pacientes (Robinson &
cols. , 1999; Mascaró, 2007).
Antecedentes:
El proyecto EMILIA (Empowerment of Mental Illness Service Users: Lifelong
Learning, Integration and Action1) es un proyecto de investigación multicéntrico que
forma parte del sexto programa marco de la Unión Europea. En él participan 18 instituciones de
12 países de la Unión Europea. Los responsables de este proyecto en España (Barcelona)

son: la Fundació Institut Municipal d'Investigació Mèdica (FIMIM) y L'Institut
Municipal d'Assistència Sanitària (IMAS), más concretamente el CSM Sant Martí Sud
y el Centre Fòrum-Hospital del Mar, que participan en el proyecto como un
demonstration site, donde se llevan a cabo intervenciones formativas a usuarios y
familiares (Palomer, Izquierdo y Flores, 2007). El objetivo del proyecto EMILIA, es
capacitar a usuarios, familiares y profesionales de salud mental para conseguir la
integración social y laboral de las personas afectadas por trastornos mentales graves.
1

Para todo lo referente al proyecto EMILIA véase la página de Internet: http://www. emiliaproject. net/

En septiembre de 2007 se inició un grupo de formación multifamiliar conformado por
usuarios vinculados al proyecto y sus familiares y/o allegados. La formación duró 6
meses. Su objetivo era compartir experiencias e intercambiar conocimientos sobre la
enfermedad mental y los servicios de salud mental, así como buscar implicación y una
participación más activa de familiares y pacientes en el proceso de tratamiento de la
enfermedad mental.
Durante los 6 meses que duró la formación, algunos familiares y usuarios del Hospital
de día de psiquiatría del Centre-Fòrum se fueron incorporando al grupo. Al finalizar la
formación del proyecto EMILIA, se planteó una nueva modalidad de grupo
multifamiliar, pero como parte del servicio prestado del hospital de Día. Actualmente,
el grupo sigue activo y se reúne semanalmente.
OBJETIVOS
1) Formación de usuarios y familiares.
2) Compartir las experiencias y los conocimientos sobre la enfermedad mental y
los servicios de salud mental
3) Buscar que tanto familiares y usuarios tengan una participación más activa en el
proceso de tratamiento y recuperación de la enfermedad mental.
MÉTODO
A partir de la metodología de Lifelong learning (LLL) (Commission of the European
Communities, 2001), se han llevado a cabo semanalmente sesiones estructuradas con
temas que se han modificado en función de las necesidades del grupo.
La evaluación trimestral es cualitativa.
Descripción del grupo:
El grupo multifamiliar está compuesto por familiares y pacientes con trastorno mental
grave, provenientes tanto del hospital de Día del Centre-Fòrum, como del proyecto
EMILIA.
El grupo se lleva a cabo cada semana en el Centre-Fòrum del hospital del Mar. La
duración de las sesiones es de 2 horas con un descanso intermedio de 10-15 minutos.
El grupo es abierto. Cualquiera que esté interesado puede participar o dejar de participar
en el momento que lo crea oportuno, con lo cual, el número de usuarios y familiares
puede ser variable en cada sesión.
Los profesionales que participan en la organización y coordinación del grupo
multifamiliar son: una psicóloga, una enfermera y una psiquiatra,
Criterios de inclusión:
1) Ser familiar, amigo o persona referente de pacientes con trastorno mental grave,
usuarios de servicios de salud mental; 2) Estar interesados en compartir experiencias y
conocimientos con relación a los trastornos mentales y los servicios de salud mental.
Los criterios de exclusión son los del grupo del proyecto EMILIA y del hospital de día.

RESULTADOS
Participantes: De un total de 14 familiares de personas con trastorno mental que
asisten regularmente al grupo multifamiliar, el 32% proceden del hospital de Día de
psiquiatría del Centre-Fòrum y 24% del Proyecto EMILIA. El 35. 7% son hombres y
64. 3% mujeres, con un promedio de edad de 51. 21 años.

De un total de 16 usuarios, el 43. 8% viene al grupo de parte del proyecto EMILIA,
mientras que el 37. 5% son usuarios del hospital de Día y un 18. 8% proviene tanto del
hospital de Día, como del proyecto EMILIA. El 56. 3% son mujeres y el 43. 8%
hombres, con un promedio de edad de 37 años. El 56. 3% tiene esquizofrenia, 31. 3%
trastorno bipolar y 18. 5% tiene trastorno esquizoafectivo.
La evaluación ha permitido conocer cómo los usuarios y familias valoran esta
formación como un lugar de intercambio de conocimiento y experiencias, así como un
espacio que permite ampliar la red social de apoyo. Por otra parte, el grupo ha permitido
el reconocimiento de las capacidades, la solidaridad y la socialización entre los
participantes.
Como parte del proceso de la formación, entre los temas tratados en las sesiones, los
usuarios y familiares destacan como más relevante la oportunidad de hablar sobre la
dificultad que implica sobrellevar la enfermedad y cómo afecta ésta en las relaciones
familiares, la importancia de favorecer la comunicación para mejorar la convivencia y la
posibilidad de disminuir la emoción Expresada (Leff y Vaugh, 1985). Por otro lado, se
hizo insistencia en la necesidad de tener más información sobre cómo actuar en
situaciones de crisis.
El grupo les ha dado la oportunidad de compartir experiencias, entender la enfermedad,
y tener una actitud más tolerante al tener información directa. Además, han aprendido
que no están solos y que hay problemas en común con otras familias y por ello es
importante escuchar las experiencias de otras familias que comparten las mismas
situaciones. De esta manera, se identifican con la vivencia de otros, se dan cuenta de
que no son los únicos, que no están solos, caen en la cuenta de que tienen muchas cosas
en común y sobre todo, que pueden ayudarse unos a otros, además de comprender más
la problemática a través de la escucha de los que han vivido una experiencia similar a la
suya

CONCLUSIONES:
El grupo multifamiliar ha cumplido con el objetivo de formar y proporcionar tanto a
usuarios como a familiares conocimientos sobre la enfermedad mental, la importancia
de la implicación familiar en el proceso de tratamiento y los diferentes recursos de la
red sanitaria en salud mental.
El grupo ha promovido la solidaridad, la comunicación y la socialización entre usuarios,
familiares y profesionales.
A diferencia de los usuarios de hospital de Día, los usuarios del proyecto EMILIA
tuvieron una mayor implicación y participación en el grupo. Esta diferencia
significativa, la atribuimos a la previa vinculación de los usuarios al proyecto. No
obstante, a todos les ha sido de gran utilidad escuchar las experiencias de los que viven
cotidianamente la enfermedad mental.
Los roles que tenían en un principio tanto usuarios como familiares cambia y de ser
meramente receptores de información pasa a tomar conciencia de que ellos mismos
podían considerarse expertos y podían aportar múltiples conocimientos al grupo sobre
tener la enfermedad o vivir con un paciente.
La modalidad de "grupo abierto" tiene como ventaja que cualquiera puede asistir o dejar
de asistir en el momento que lo crea oportuno sin que tenga una obligación o
compromiso, pero, por otro lado, existen algunas desventajas: el tiempo que se ocupa
presentando cada día a las personas nuevas y el número amplio de asistentes que hace

que no puedan expresarse algunos participantes por sentirse inhibidos ante un grupo tan
grande.
DISCUSIÓN
El grupo multifamiliar de este estudio, a diferencia de otros grupos multifamiliares no
tenía un fin terapéutico sino de formación-capacitación. No obstante, nos hemos
apoyado en la teoría y la amplia experiencia de los grupos multifamiliares de García
Badaracco (1998), a partir de lo cual, podemos comprobar resultados similares en
relación a la utilidad de generar un espacio de encuentro para intercambiar
conocimiento, fomentar el diálogo, el aprendizaje mutuo y la comunicación entre
familiares y usuarios de servicios de salud mental.
Los pacientes y sus familiares necesitan un contexto adecuado para expresar sus
dificultades personales. Este contexto está posibilitado por la presencia de los "otros",
capaces de contener los aspectos más regresivos y carenciales que el sufrimiento mental
encierra y que permiten poder pensar lo impensable y sentir lo indecible. La "locura
particular" pasa a ser la "locura de todos" (Mascaró, 2006). De esta manera, las sesiones
multifamiliares generan un clima psicológico en el que se facilita la convivencia y la
posibilidad de pensar, la resolución de conflictos y el aprendizaje recíproco. Además, se
crea un ambiente de solidaridad que permite aliviar el estrés psicosocial crónico que
viven las familias y pacientes con enfermedades mentales graves, como lo son la
esquizofrenia y el trastorno bipolar (García Badaracco, 1998).
El intercambio de experiencias de unos pacientes con otros nos ha enriquecido a todos.
A su vez, los diálogos que se han generado ayudaron a que los familiares escucharan y
entendieran los problemas de sus hijos enfermos a través de éstos o de otros hijos
presentes en el grupo. De esta manera, como argumenta García Badaracco (1998), el rol
fijo de cada integrante de una familia -el paciente y los otros "sanos"-, que tanto cuesta
modificar en la terapia familiar, se flexibiliza en el contexto del grupo multifamiliar
gracias a los aportes de todos los integrantes" (García Badaracco, 2000).
De forma similar a lo que menciona García Badaracco (1998) sobre los grupos
numerosos, en nuestro grupo multifamiliar, la mayoría coincidió en que la cantidad de
personas que asistía cada semana era excesiva y por ello, preferían hacer la discusión de
los temas en grupos pequeños, porque de esta manera podían participar aquellos que les
resultaba difícil hablar delante de los demás y que se sentían inhibidos ante el grupo en
su totalidad. Aunque muchos pacientes se animaban a intervenir en estas condiciones,
mucho más que en los grupos pequeños (García Badaracco, 1998).
La oportunidad que tienen las familias de contar su propia historia es muy importante
porque normalmente en la psicoeducación se les da información, pero rara vez se les
brinda un espacio donde puedan elaborar su propia vivencia. En este sentido,
coincidimos con Jon Read quien dice que: "Muchas familias obtendrán mayores
beneficios si les ayudamos a comprender qué ha pasado en su caso particular, que si les
decimos que dejen de pensar, o sentir acerca de ello porque se trata de una enfermedad"
(Read y cols. , 2006).
Consideramos que la diversidad de personas que asistieron al grupo enriqueció de forma
considerable el aprendizaje grupal, debido a la multiplicidad de puntos de vista que se
pudieron aportar en relación a una misma temática. Es por esto, que resulta interesante
conformar un grupo donde no haya criterios de exclusión por el diagnóstico, la
procedencia de los usuarios, la edad o el tiempo de evolución de la enfermedad. Aunque
por otra parte, agrupar a un colectivo con características similares permite enfocar la
formación a las necesidades específicas que comparten, como argumentan Miller y
Mason (En: Johannessen y cols. , 2008): "las intervenciones deberían basarse en los

estados clínicos de los pacientes y los protocolos de tratamiento deberían construirse
para que sean adaptados a las fases de la enfermedad". No obstante, el objetivo de la
formación de nuestro grupo, no era psicoeducar, sino intercambiar conocimientos a
partir de la propia experiencia de enfermedad y el uso de servicios. Por ello, pensamos
que el encuentro entre familiares y usuarios que están en diferentes etapas del proceso
de recuperación y que tienen una evolución distinta de la enfermedad, resulta
sumamente enriquecedor y aporta otro tipo de elementos útiles, donde la información y
habilidades que se transmiten unos a otros, suelen ser más recordados y despiertan
mayor interés que las transmitidas por los profesionales.
A pesar de que el grupo multifamiliar de este estudio no tenía una finalidad terapéutica,
podemos decir que hubo momentos en los que algunos familiares y usuarios con historia
mas larga de enfermedad y por tanto, con más experiencia, pudieron dar soporte y
brindar seguridad a otros familiares (sobre todo a los de hospital de Día). El hecho de
haber vivido anteriormente una situación similar hizo que algunos familiares que
estaban pasando por el momento crítico de incertidumbre mejoraran sus expectativas,
al comprobar que muchos otros usuarios del grupo habían pasado por circunstancias
iguales o peores y que con el paso del tiempo se había logrado un grado considerable
de estabilidad. Algo similar describe Mascaró (2006) en un estudio de un grupo
multifamiliar en el cual, se pudo observar que los padres "más antiguos", eran los que
asumieron funciones co-terapéuticas: "qué mejor que una madre o un padre que pasó
por situaciones de intenso sufrimiento psicológico, para comprender y transmitir una
esperanza a otros padres en un momento de crisis" (Mascaró, 2006). Por su parte,
Chamberlin (En: Read y cols, 2006) destaca la utilidad de los grupos de personas en
situaciones similares, donde una persona que sabe que el otro ha tenido experiencias
parecidas y las ha superado, reflexiona y extrae valiosas conclusiones. De hecho, es
habitual que los participantes afirmen que han recibido más ayuda práctica en estos
grupos que la que nunca han recibido dentro del sistema de salud mental (Chamberlin,
En: Read y cols, 2006). En pocas palabras, "estos grupos resultan ser de gran apoyo y
ofrecen esperanza, así como consejo de primera mano" (Miller y Mason En:
Johannessen y cols. , 20082008), "son la principal fuente de sentimiento de pertenencia
y aceptación, además de que ofrecen un entorno en el cual se favorece la socialización y
se amplia la red social de apoyo, sobre todo a aquellos que viven solos o que tienden al
aislamiento" (Álvarez, 2002).
La participación en grupos puede proporcionar apoyo y ánimo para adoptar un rol
activo en las tomas de decisiones y ayudar de esta manera al establecimiento de
objetivos de vida realistas y prácticos. Es importante tener contacto con otras personas
que puedan estar en distintos puntos del proceso de recuperación, ya que pueden
ofrecerles apoyo y esperanza a aquellos que se sienten bloqueados, perdidos o
demoralizados en su propio proceso de recuperación (Addington en: Johannessen,
2008). En muchas ocasiones la red informal resulta ser la única forma de apoyo real con
la que cuentan los pacientes (Chamberlin en: Read y cols, 200


AGRADECIMIENTOS
Agradecemos ampliamente la colaboración y ayuda de los usuarios y familiares que participaron en el
grupo

REFERENCIAS
Addington, J y Addington D. (2008) tratamiento en grupo específico según la fase en un programa de
psicosis precoz. En: Johannessen, J. O. et. al. Evolución de las psicosis. Barcelona: Heder.
Álvarez, E. (2002). Intervenciones psicosociales en el tratamiento de la esquizofrenia. Anales de
psiquiatría 18(1):18-26.
Basteiro, S. M. (1999) Trabajo con familias y rehabilitación. psiquiatría Pública, 11(2): 107-113.

Chamberlin, J. (2006) Servicios dirigidos por los usuarios. En: Read, J. , Mosher, L y Bentall, R. (Eds)
Modelos de locura. Barcelona: Herder
Commission of the European Communities. Making a European Area of Lifelong Learning. Bruselas
2001.
Palomar, P. , Izquierdo, R y Flores, P (2007) Per la inclusió social i laboral dels malalts mentals.
Presentació del projecte Emilia. Revista del COPC/203.
García Badaracco, J. (1998) "Psicoanálisis multifamiliar para el abordaje de la patología mental grave en
particular, la esquizofrenia". En: IX Curso anual de esquizofrenia: "Psicoterapias combinadas en la
esquizofrenia y otras psicosis". Madrid, 28 y 29 de noviembre de 2003.
García Badaracco, J. (2000). psicoanálisis Multifamiliar. Los otros en nosotros y el descubrimiento del sí
mismo. En: http://www. babelpsi. com. ar/textosbiblioteca/badaraccointroduccion. pdf.
Leff, J. , y Vaugh, C (1985). Expressed emotion in families, Guilford Press, New York. 7-25.
Mascaró, N. (2006) La constitución de un grupo multifamiliar en una institución pública. AMSR Revista
internacional online. , 5(2): 1-6.
Mascaró, N. (2007). crisis y Contención: El grupo multifamiliar. AMSA. ASMR Revista Internacional
On-line, 6(2): 1-9.
Miller, R. , y Mason, S (2008) Intervenciones psicosociales especficas según la fase para el primer
episodio de esquizofrenia, En: Johannessen, J. O. et. al. Evolución de las psicosis. Barcelona:
Heder.
modelo de atención a personas con enfermedad Mental Grave. (2006). Documento de Consenso,
Madrid.
Organización Mundial de la Salud (OMS). (2004). Promoción de la Salud Mental. Informe compendiado.
Francia.
Rascón, M. L. , Díaz, R. , Jiménez, J. l. y Reyes, C. (1997) La necesidad de dar atención a los familiares
responsables del cuidado de pacientes esquizofrénicos. Suplemento de la revista Salud Mental, 20,
55-64.
Read, J. , Mosher, L y Bentall, R. (Eds) (2006) Modelos de locura. Barcelona: Herder.
Robinson, D. G, Woerner, M. G, Alvir, J. M, Geisler, S. , Kooren, A. , Sheitman, B. , Et Al. (1999).
Predictors of treatment response from a first episode of schizophrenia or schizoaffective disorder.
The American Journal of Psychiatry, 156:544-549

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar