PUBLICIDAD-

Ansiedad y padres de neonatos en situación de hospitalización.

Autor/autores: Carmen Martínez Orihuela , Rafael Ávila Garrido, Matilde Lozano Luzón
Fecha Publicación:
Área temática: Ansiedad, Trastornos de ansiedad y relacionados con traumas y factores de estrés .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Carmen Martínez Orihuela, 75483722E; Rafael Ávila Garrido, 75142947S; Matilde Lozano Luzón, 75152094P.

RESUMEN

Introducción: La ansiedad es una reacción emocional acompañada de sentimientos negativos, como tensión, aprensión y nerviosismo, asociados a una activación del sistema nervioso autónomo. La llegada de un nuevo miembro a la familia suponen la aparición de numerosos cambios, que en situaciones de hospitalización aumentan, pudiendo producir ansiedad. Objetivo: Valorar el padecimiento de ansiedad en padres de neonatos hospitalizados.
Método: Estudio descriptivo, transversal. Realizado durante el período comprendido entre Marzo y Mayo de 2015, a 80 padres, a los que se les aplicó la Subescala de ansiedad de la escala de ansiedad y depresión de Goldberg.
Resultados: Un 18, 75% de los participantes no contestaron positivamente a 2 o más de las cuatro primeras preguntas obligatorias. Se les dejo de preguntar por el resto de cuestiones, no presentan ansiedad. A un 81, 25% de los participantes se les realizaron todas las preguntas, de los cuales un 12, 30% no presento ansiedad, ya que afirmativamente a 3 preguntas y un 87, 70% si presento ansiedad al contestar 4 o más preguntas de forma afirmativa. Conclusiones: Según los resultados de la encuesta la mayoría de los padres de neonatos en situación de hospitalización presentaron ansiedad. Son múltiples los factores que pueden producir ansiedad en esa situación, la llegada del niño, el estar hospitalizado, la enfermedad, etc. Es importante contribuir a reducir o evitar la aparición de ansiedad en padres de neonatos en situación de hospitalización, pues contribuirá a conservar o mejorar su estado de salud.

Palabras clave: Padres, Recién nacido, Salud Mental, Ansiedad.


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7497

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

SÍNDROME DE COLON IRRITABLE: SUS IMPLICACIONES TERAPÉUTICAS EN PSIQUIATRÍA

Patricia Bernal García, María José Muñoz Algar, Sandra García Font
patriciabernal@hotmail. es
Colon irritable. antidepresivos. Hipersensibilidad visceral.

RESUMEN
INTRODUCCION: EL SII es uno de los trastornos funcionales digestivos más frecuentes. Es
característico una combinación de síntomas gastrointestinales recurrentes, crónicos, no
explicables por anomalías estructurales o bioquímicas(1). Factores psicosociales participan
alterando el papel modulador del SNC .

TRAMIENTO PSICOFARMACOLOGICO: El uso de antidepresivos es cada vez más frecuente en
esta patología , tanto los antidepresivos tricíclicos como los ISRS. También se han utilizado los
ansiolíticos para el control sintomático. Los receptores 5-HT3 Y 5-HT4 están implicados en la
sensibilidad y motilidad intestinal.
tratamiento PSICOLOGICO: Se ha visto que la psicoterapia y la hipnoterapia son útiles en
pacientes con síntomas intermitentes o asociados a situaciones de estrés.
CONCLUSIONES: Los antidepresivos tricíclicos han resultado efectivos en el alivio del dolor
abdominal. siendo más eficaces en pacientes con predominio de diarrea . Los ISRS lo serían en
los casos de estreñimiento (2). El mecanismo fisiopatológico esencial en esta enfermedad es la
hipersensibilidad visceral por lo que el tratamiento debe estar dirigido a modelos terapéuticos
que tengan acción sobre ésta. La selección del tratamiento en cada paciente debe tener en
cuenta el signo predominante.



INTRODUCCION: EL SII es uno de los trastornos funcionales digestivos más frecuentes. Es
característico en el una combinación de síntomas gastrointestinales recurrentes, crónicos, no
explicables por anomalías estructurales o bioquímicas (1). Se manifiesta por dolor o molestia
abdominal que se asocia con la defecación y/o con un cambio en el hábito intestinal. Los
mecanismos fisiopatológicos que se han implicado son las alteraciones de la motilidad intestinal
y el aumento de la sensibilidad visceral. Factores psicosociales participan alterando el papel
modulador del sistema nervioso central (2). Es la consecuencia de un trastorno en la regulación
de la integración de factores fisiológicos de tipo periférico, relacionados con la motilidad,
secreción y la sensibilidad y de factores psicosociales con acción a nivel central. La prevalencia
es muy alta, pero varia considerablemente dependiendo de la zona geográfica evaluada y aún
más de los criterios empleados para su diagnóstico. De acuerdo a los subtipos, el 37, 4% será
SII con estreñimiento, el 14, 3% SII con diarrea, el 29, 7% SII con mezcla de estreñimiento y
diarrea y el 18, 7% SII inclasificables. La hinchazón abdominal es uno de los síntomas más
frecuentes. No obstante no se conocen cuales son los mecanismos y los factores precipitantes
que están relacionados con este síntoma. Los pacientes con hinchazón eran más frecuentemente
del subtipo SII-E; la intensidad de los síntomas, incluido el dolor, era mayor cuando existía
hinchazón y padecían más ansiedad, depresión y somatización (3). La asociación entre SII y los
trastornos psiquiátricos es bien conocida por los médicos pero la naturaleza de esta relación no
está tan clara. La investigación sugiere la importancia de la interacción cerebro-intestino en este
síndrome (4)

TRAMIENTO PSICOFARMACOLOGICO: El uso de antidepresivos es cada vez más frecuente
en esta patología. El triptófano es esencial en la patogénesis del SII
ya que podría estar relacionado con un metabolismo del triptófano alterado con aumento del stress oxidativo y
deficiencias de triptófano y de AhR ligandos (5). Los fármacos antidepresivos tricíclicos han
mostrado efecto en el tratamiento del SII en varios estudios controlados con placebo,
consiguiendo un alivio del dolor abdominal Estos agentes ejercerían su acción a través no sólo
de sus efectos psicotropos, sino también a través de sus efectos analgésico central y
neuromodulador. Presumiblemente los tricíclicos serían más eficaces en pacientes con
predominio de diarrea por su efecto anticolinérgico, mientras que los inhibidores de la
recaptación de la serotonina serían más aconsejables en pacientes con predominio de
estreñimiento, aunque su eficacia está aún por demostrar (6).
Así como los tricíclicos pueden mejorar los síntomas globales de SII no hay una fuerte evidencia de la eficacia de los ISRS.
Aunque no es recomendable el uso de éstos de forma rutinaria su uso es seguro y no incrementa
el riesgo de efectos secundarios, por lo tanto se deberían usar cuando hay estreñimiento y se
busque tener menos efectos adversos sobre todo anticolinérgicos, sedantes, convulsionantes e
hipotensores o haya patología cardiovascular y con un trastorno asociado tipo ansiedad o fobia.

Se deben usar antidepresivos en escenarios donde no haya habido respuesta terapéutica con
terapias convencionales y también en los que tengan comorbilidad con patologías psiquiátricas
(7). También se han utilizado los ansiolíticos para el control sintomático debiendo restringirse a
aquellos pacientes que presenten ansiedad dado que no son eficaces para el control de los
síntomas del SII y generan dependencia. La nueva aproximación conceptual al SII sugiere la
eficacia de tratamientos que dirijan su acción hacia la hipersensibilidad visceral ya que se ha
visto que es un mecanismo primordial en la génesis de la sintomatología de esta patología. Los
receptores 5-HT3 Y 5-HT4 están implicados en la sensibilidad y motilidad intestinal y están
siendo de interés en las investigaciones farmacológicas. Hace unos años se desarrolló Tegaserod,
un fármaco agonista parcial de los receptores 5-HT4, que aceleraba el transito oro-cecal, siendo
efectivo en pacientes con SII con predominio de estreñimiento (8), pero fue retirado del mercado
por los efectos adversos cardiovasculares (coronarios y cerebrales). La Prucaloprida, un agonista
completo de los receptores 5-HTA4 es un pro cinético para el tratamiento sintomático del
estreñimiento crónico. Alosetron, un fármaco antagonista selectivo 5HT3, ha sido efectivo para
el alivio del dolor y de la diarrea en el SII con predominio de diarrea, pero también fue retirado
por efectos adversos, en especial la colitis isquémica. La eluxadolina es una combinación de un
agonista de receptores opioides mu y de antagonistas de los receptores opioides delta. Está
diseñado para tratar pacientes con colon irritable con diarrea, sin el riesgo de estreñimiento. Los
fármacos activos sobre los subtipos de receptores de opioides y de los receptores de
neuroquinina, parecen ser los más prometedores (9) en el subtipo de diarrea. El pentapéptido
P-317 también parece un fármaco prometedor en este subtipo (10). La Tandospirona un
ansiolítico no benzodiacepínico del grupo de las azapironas, comercializado sólo en China y Japón
es eficaz en pacientes con SII con diarrea y ansiedad (11)
tratamiento PSICOLOGICO: Es bien reconocido que el la presencia de acontecimientos
estresares vitales y de factores psicológicos predicen una peor evolución de la enfermedad así
como que la severidad de los síntomas psicológicos se asocia directamente con la severidad de
los síntomas del SII (12). Se ha visto que la psicoterapia y la hipnoterapia (1) son útiles en
pacientes con síntomas intermitentes o asociados a situaciones de estrés. La terapia cognitivo
conductuales la más apropiada en aquellos pacientes que están muy angustiados por los
síntomas y que están abiertos a la idea de que los factores psicológicos juegan un rol importante
en sus dificultades y que están deseando participar en este enfoque terapéutico. La terapia
cognitivo conductual es tan eficaz como el tratamiento antidepresivo y sus beneficios duran más.
Combinando esta terapia con tratamiento antidepresivo se puede tener una mejor respuesta. La
hipnoterapia centrada en el intestino ha resultado ser una intervención efectiva.

Este enfoque consiste en inducir una estado hipnótico usando una variedad de técnicas, incluyendo una
relajación progresiva para crear imágenes relacionadas con el control de los síntomas y la
normalización de la función intestinal (16). Se ha sugerido que la psicoterapia y la hipnoterapia
serían útiles en pacientes con síntomas intermitentes o asociados a situaciones de estrés; sin
embargo su eficacia no ha sido establecida de forma definitiva por razones metodológicas (17).

CONCLUSIONES: Los antidepresivos tricíclicos han resultado efectivos en el alivio del dolor
abdominal, siendo más eficaces en pacientes con predominio de diarrea, por su efecto
anticolinérgico . Los ISRS lo serían en los casos de estreñimiento. El mecanismo fisiopatológico
esencial en esta enfermedad es la hipersensibilidad visceral por lo que el tratamiento debe estar
dirigido a modelos terapéuticos que tengan acción sobre ésta. La opción de tratamiento
psicológico dependerá de cada paciente. Algunos preferirán un tratamiento no farmacológico.
Algunos manifestarán una preferencia por la hipnoterapia y ciertamente el éxito de la terapia
cognitivo conductual va a depender de la motivación del paciente (18). La perspectiva actual en
el tratamiento de este síndrome contempla primero establecer una buena relación médicopaciente e individualizar la selección terapéutica en función del síntoma predominante

BIBLIOGRAFÍA
1. Garrigues Gil V, Ortiz Bellver V. "Perspectivas actuales y futuras del tratamiento del
síndrome del intestino irritable". Rev Clin Esp 2003; 203 (9):445-6

2. Hayee B, Forgacs I. "Psychological approach to managing irritable bowel syndrome. BMJ
2007; 334:1105-9

3. Mearin F, Rey E, Balboa A. "Trastornos funcionales y motores digestivos". Gatroentereol
Hepatol. 2014; 37(supl3):3-13

4. Lydiard R. "Anxiety and the irritable bowel syndrome: Psychiatric, Medical, or both?". J Clin
Psychiatry 1997; 58 (suppl 3).

5. Berstadt et al. "Trytophan: essential for the pathogenesis of irritable bowel syndrome?"
Scandinavian journal of Gastroenterology 2014,  49:12, 1493-

1498, DOI:10. 3109/00365521. 2014. 936034
6. Clouse RE. "Antidepressants for functional gastrointestinal syndromes". Dig Dis Sci
1994; 39:2352-63

7. Xie C, tang Y, Wang Y, Yu T, Wang Y, Jiang L et al. 2015. "Efficacy and Safety of
Antidepressants for the treatment of Irritable Bowel Syndrome":A meta-Analysis. PLOS ONE
10(8):e0127815. doi10. 1371/journal. pone. 0127815.

8. Prather CM, Camilleri M, Zinsmeister AR, McKINZIE S, Thomforde G. " Tegaserod accelerates
orocecal transit in patients with constipation-predominant syndrome". Gastroenterology 2000:118:463-8
irritable bowel

9.Deiana S, Gabbani T, Bagnoli S, Annese V. "Emerging drug for diarrhea predominant irritable
bowel

syndrome. Expert

Opin

Emerg

Drugs. 2015

Jun; 20(2):247-61.

doi

10. 1517/14728214. 2015. 1013935. Epub 2015 Mar 3.
10. Zielinska M, Chen c, Mokrowiecka A, Cygankiewicz AL, Zakrzewski PK, Salaga M, MaleckaPanas E, Wlaz P, Krajeewska WM, Fichna J. "Orally administered novel cyclic pentapeptide P317 alleviates symptons of diarrhea-predominant irritable bowel syndrome. J Pharm
Pharmacol. 2015 Feb; 67(2):244-54, doi: 10. 1111/jphp. 12335. Epub 2014 Dec 17.
11. Lan L, Chen YL, Zhang H, Jia BL, Chu YJ, Wang J, Tang SX, Xia GD. "Efficay of tandospirone
in patients with irritable bowel syndrome-diarrhea and anxiety"World J Gatroenterol 2014
Aug 28; 20 832):11422-8, doi: 10. 3748/wig. v20. i32. 11422.
12. Creed F. "The relationship between Psychosocial Parametersand Outcome in Irritable Bowel
Syndrome"Am J Med 1999; 107(5A):74S-80S
13. Fukudo S, Morishita J, Watanabe S, Kawabata K, Ishizu N, Tanaka Y et al. "Evidence of
dopamine release during hypnotic analgesia under visceral stimulation in humans".
Gastroenterology. 2014; 146 Suppl 1:S-57-8
14. Akehurst R, Kaltenhaler. " Treatment of irritable bowel syndrome: a review of randomized
controlled trials". Gut 2001; 48:272-82
15. Camilleri M. "Management of the irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2001; 120:65268
16. Bu¨Hussain Hayee. Ian Forgacs. "Psychological approach to managing irritable bowel
syndrome". BMJ 2007; 334:1105-9 doi:10136/bmj 39199. 679236. AE
17. Talley NJ.

Owen B, Boyce P, Paterson K. "Psychological treatments for irritable bowel

syndrome: a critique of controlled treatment trials". Am J Gastroenterol 1996; 91:277-83.
18. Hutton J. "Cognitive behaviour therapyfor irritable bowel sybdrome"Eur J Gastroenterol
hepatol 2005. ; 17:11-4.

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!