PUBLICIDAD
Última actualización web: 28/11/2021

Depresión y consumo de cannabis: A propósito de un caso

Autor/autores: Ana Mª Rico de la Cruz
Fecha Publicación:
Área temática: Adicciones .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Psicóloga especialista en Psicología Clínica

RESUMEN

Se presentan los resultados a término de un caso de un varón de 18 años, que acude a Salud Mental por sintomatología depresiva. Niega antecedentes personales ni familiares de psicopatología. Refiere que desde hace un año ha comenzado a sentirse más triste con pérdida de interés por los estudios y las actividades lúdicas. En la entrevista reconoce consumo abusivo de cannabis diario. Refiere estado de ánimo triste, apatía, anhedonia, llanto frecuente y patrón de sueño desorganizado. Durante la evaluación se plantea el diagnóstico diferencial entre depresión y posible síndrome amotivacional. Los objetivos del tratamiento fueron el abandono del consumo y la mejora del estado de ánimo del paciente. El tratamiento consistió en 10 sesiones de frecuencia quincenal de una hora de duración. Se estableció una sólida alianza terapéutica desde la evaluación. El abandono del consumo de cannabis se trabajó a través de la entrevista motivacional, mientras que la depresión se trató a través de técnicas cognitivo conductuales, tales como realización de actividades placenteras y reestructuración cognitiva. La última sesión se dedicó a la evaluación del tratamiento y a la prevención de recaídas, en la que se comprobó el reajuste de la nueva situación emocional con buen funcionamiento personal y social y el abandono del consumo de cannabis. A los tres meses, se realizó una entrevista de seguimiento telefónico, dónde se constató la estabilización anímica del paciente.

Palabras clave: depresión, cannabis, entrevista motivacional

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7791

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

DEPRESIÓN Y CONSUMO DE CANNABIS: A PROPÓSITO DE UN CASO
Ana Mª Rico de la Cruz
ana_3187@hotmail. com

RESUMEN
Se presentan los resultados a término de un caso de un varón de 18 años, que acude a Salud
Mental por sintomatología depresiva. Niega antecedentes personales ni familiares de
psicopatología. Refiere que desde hace un año ha comenzado a sentirse más triste con pérdida
de interés por los estudios y las actividades lúdicas. En la entrevista reconoce consumo abusivo
de cannabis diario. Refiere estado de ánimo triste, apatía, anhedonia, llanto frecuente y patrón
de sueño desorganizado. Durante la evaluación se plantea el diagnóstico diferencial entre
depresión y posible síndrome amotivacional. Los objetivos del tratamiento fueron el abandono
del consumo y la mejora del estado de ánimo del paciente. El tratamiento consistió en 10
sesiones de frecuencia quincenal de una hora de duración. Se estableció una sólida alianza
terapéutica desde la evaluación. El abandono del consumo de cannabis se trabajó a través de la
entrevista motivacional, mientras que la depresión se trató a través de técnicas cognitivo
conductuales, tales como realización de actividades placenteras y reestructuración cognitiva. La
última sesión se dedicó a la evaluación del tratamiento y a la prevención de recaídas, en la que
se comprobó el reajuste de la nueva situación emocional con buen funcionamiento personal y
social y el abandono del consumo de cannabis. A los tres meses, se realizó una entrevista de
seguimiento telefónico, dónde se constató la estabilización anímica del paciente.

INTRODUCCIÓN
El consumo de cannabis suele iniciarse en la adolescencia. En las últimas décadas ha quedado
demostrada la relación entre el consumo de ciertas sustancias psicoactivas y algunos trastornos
mentales. Más específicamente el consumo de cannabis se relaciona con trastornos psicóticos,
depresión y ansiedad. Se ha comprobado que existe una comorbilidad entre el abuso de cannabis
y la depresión. Sin embargo, aún no se puede concretar si la depresión puede predisponer al
consumo de cannabis (hipótesis de la automedicación), o por el contario, el abuso de esta
sustancia puede inducir las alteraciones en el estado de ánimo. La mayoría de los estudios,
consideran que en la gran mayoría de los casos existe una insatisfacción personal previa antes
del consumo, lo que puede relacionarse con la sintomatología depresiva posterior. Por otro lado,
nos encontramos con el concepto acuñado por Smith en 1968 de síndrome amotivacional. Dicho
síndrome se caracteriza por síntomas como disforia, disminución de la atención, intensa
anhedonia, apatía y alteraciones en la memoria. Siendo mantenidos en el tiempo y muy
frecuentemente observados en dichos consumidores. Por lo tanto, se deberá tener en cuenta
este síndrome a la hora de establecer un diagnóstico diferencial con otros cuadros como
episodios depresivos o distimia.

BREVE HISTORIA CLÍNICA
Motivo de consulta
Se trata de un chico de 18 años, que es derivado por su Médico de atención Primaria a Salud
Mental por presentar sintomatología ansiosa y depresiva desde hace 4 meses. El médico le había
prescrito medicación antidepresiva, pero el paciente se negaba a tomar algún tipo de
psicofármaco.
Antecedentes personales
Antecedentes psicopatológicos: El paciente había recibido tratamiento psicoterapéutico en el
ámbito privado, dos años antes, por problemas de conducta en el hogar, tales como negarse a
acatar los límites y normas impuestos por sus progenitores, heteroagresividad verbal hacia sus
padres, discusiones y peleas con hermano e iguales, absentismo escolar… Aunque este
tratamiento fue abandonado, tanto el paciente como su familia consideraban que estos
comportamientos disruptivos habían cesado.
Antecedentes toxicológicos: El inicio del consumo de cannabis comenzó a los 16 años en relación
al consumo de sus amigos y de su hermano mayor. Desde entonces está consumiendo sin
periodos de abstinencia. La dosis ha aumentado a lo largo de estos años a 3 porros al día.
También existe un consumo de alcohol de fines de semana.
Antecedentes familiares
Con respecto a los antecedentes familiares, tanto el paciente como sus padres negaban la
existencia de antecedentes familiares de interés. A lo largo del tratamiento, reconocieron que la
madre del paciente había sufrido hacia unos dos años un episodio depresivo. Al explorar este
hecho, señalan como precipitante ciertos conflictos conyugales, que habían podido resolver
satisfactoriamente. Es de destacar, que este episodio depresivo ocurrió justo antes del inicio de
los problemas conductuales del hijo, por lo que pueden tener relación.

El paciente convive con sus padres y con dos hermanos mayores que él. Todos aseguran que
existe una buena dinámica familiar.
Enfermedad actual
El paciente refiere que desde hace 4 meses ha comenzado a encontrarse más decaído y triste.
Su familia se fue dando cuenta de este cambio de humor, aunque el paciente intentaba disimular.
Reconoce que desde los 16 años es consumidor de cannabis, consumo que ha ido aumentando
en frecuencia en el último período de su vida. Hace dos meses, intentó dejar de consumir, estuvo
una semana sin consumir cannabis. A raíz de este breve período sin consumo, tanto el paciente
como sus padres consideran que se produjo un empeoramiento anímico, unido a un aumento
del nivel de activación, llegando a sufrir varias crisis de pánico. Todo esto generó una vuelta al
consumo de cannabis anterior. En los últimos dos meses, ha abandonado los estudios, las
relaciones sociales y ha perdido la motivación para realizar actividades que antes le resultaban
satisfactorias como jugar al fútbol y salir con los amigos. Así mismo, durante las primeras
sesiones, se queja de la pérdida de capacidad para disfrutar de las actividades que antes le
resultaban placenteras. Al preguntarle por sus creencias sobre el origen de esta sintomatología
lo relaciona con el consumo de cannabis y con una ruptura de pareja.
Como factores de protección es de destacar el adecuado apoyo familiar y social que manifiesta.
Exploración física
No se requirió la realización de exploración física.
Exploración funciones psíquicas
A la exploración psicopatológica se encontraba consciente, orientado en tiempo, espacio y
persona y colaborador. Discurso fluido y coherente. Presentaba un estado de ánimo depresivo,
llanto ocasional, marcada anhedonia y apatía. Elevado nivel de ansiedad subjetiva y manifiesta,
que le había generado varias crisis de ansiedad. No alteraciones en la forma, contenido ni curso
del pensamiento. No alteraciones en la sensopercepción. Patrón de sueño desorganizado.
Pérdida de apetito. instinto de vida conservado, negando ideas de muerte.


INFORME DEL LABORATORIO, TEST Y PRUEBAS REALIZADAS
Se pasaron los siguientes cuestionarios psicométricos:
-Cuestionario de depresión de Beck: 22 (depresión moderada)
-Escala de ansiedad de Hamilton: 29 (ansiedad moderada)

DIAGNÓSTICOS DIFERENCIALES
Se presentan tres posibles diagnósticos diferenciales: un trastorno depresivo comórbido al uso
de sustancias, dónde ambos trastornos tienen una etiología diferente, un trastorno de ánimo
inducido por sustancias y/o un síndrome amotivacional por cannabis. Es de destacar que el
consumo de cannabis se inició un año y medio antes de comenzar a sufrir la sintomatología
depresiva, sin producirse en ese tiempo sintomatología compatible con un trastorno depresivo.
Con respecto al síndrome amotivacional, se puede descartar este diagnóstico, ya que el paciente
no cumplía todos los criterios y además se produjo un empeoramiento del estado de ánimo
cuando el paciente abandonó el consumo.

DIAGNÓSTICO DEFINITIVO
-Dependencia de cannabis
-Episodio depresivo moderado

TRATAMIENTO, TERAPIAS APLICADAS
El tratamiento consistió en 10 sesiones de una hora de duración y de frecuencia quincenal. La
primera entrevista duró una hora y media ya que consistió en la evaluación del paciente
individual y familiar, así como la realización de las pruebas psicométricas.
Se establecieron los siguientes objetivos del tratamiento:
-Establecimiento de una alianza terapéutica, dónde generar un clima de confianza y seguridad
que permita al paciente la expresión de sus preocupaciones y de su malestar.
-Eliminación o reducción de la sintomatología depresiva y ansiosa.
-Desaparición del consumo de cannabis.
El inicio de la intervención estuvo marcado por el establecimiento de la alianza terapéutica, a la
vez que se llevó a cabo la entrevista motivacional, con el objetivo de hacerlo reflexionar sobre
el consumo perjudicial de cannabis. Se fueron trabajando ciertos conflictos familiares, de los que
no se había hablado al inicio de la intervención. Para ello se realizaron 3 sesiones familiares, en
las que se explicitó los sentimientos de rabia del paciente hacia sus padres, y en especial hacia
su madre, cuando sufrió el episodio depresivo, ya que fue vivido por él como una especie de
abandono, sintiéndose sólo e incomprendido. Fue capaz de reconocer cómo a raíz de este
episodio, comenzaron los problemas de conducta que fueron seguidos del consumo de cannabis.
En las entrevistas individuales, se llevaron a cabo técnicas cognitivo conductuales, tales como
un programa de activación conductual así como estrategias de reestructuración cognitiva que
también permitieron el reconocimiento de ciertas distorsiones cognitivas y cómo estaban
influyendo en su estado de ánimo.
Tras estas diez sesiones, se llevó a cabo una última entrevista para valorar los resultados y
trabajar la prevención de recaídas.

EVOLUCIÓN
En la entrevista de seguimiento se pudo comprobar la mejoría anímica del paciente, que también
fue refutada por sus padres. Así mismo, este mantenía la abstinencia desde hacía dos meses.
En cuanto a la dinámica familiar, se había podido reparar los sentimientos de abandono que
había padecido el paciente. De igual modo, los padres cambiaron la visión que hasta entonces
tenían de su hijo, pudiendo situarse en una posición más comprensiva hacía él.
Actualización sobre el tema
Cada vez existen más investigaciones que están demostrando la relación entre el consumo de
cannabis y la depresión, en una etapa evolutiva tan crítica e importante como es la adolescencia.
Bovasso (2001) encuentra que las personas con diagnóstico de consumo abusivo de cannabis
tienen una frecuencia 4 veces mayor de presentar síntomas depresivos, con respecto a los no
consumidores. Degenhart y cols. (2003), Arendt y cols. (2004), Libby y cols. (2005) y
Hayatbakhsh y cols. (2007) encuentran una asociación entre el inicio precoz (menores de 15
años) y el uso regular de cannabis, con la aparición de depresión al inicio de la edad adulta. Por
otro lado, metanálisis realizado por Moore y cols. , (2007) concluye que el consumo de cannabis
iniciado en la adolescencia y mantenido durante unos años está relacionado con la aparición de
un cuadro depresivo en la edad madura.

BIBLIOGRAFÍA
1. American Psychiatric Association (2002):DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los
trastornos mentales- Texto revisado. Barcelona: Masson.
2. Belloch, A. , Sandín, B. y Ramos, F. (1995). Manual de psicopatología. Madrid: McGraw Hill.
3. Bleichmar, H. Droga y depresion. Un camino a doble vía. Proyecto Hombre, 10: 6.
4. Bovasso GB (2001). cannabis abuse as a risk factor for depressive symptoms. Am J
Psychiatry; 158(12):2033-7.
5. Hayatbakhsh MR, Najman JM, Jamrozik K, Mamun AA, Alati R y Bor W (2007). cannabis and
anxiety and depression in young adults: a large prospective study. J Am Acad Child Adolesc
Psychiatry; 46(3):408-17.
DEPRESIÓN Y CONSUMO DE CANNABIS: A PROPÓSITO DE UN CASO
XVIII Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www. interpsiquis. com - febrero 2017. Psiquiatria. com
6. Libby AM, Orton HD, Stover SK y Rigges PD (2005). What came first, major depression or
substance use disorders? Clinical characteristics and substance use comparing teens in a
treatment cohort. Addict Behav; 30(9):1649-62.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar