PUBLICIDAD
Última actualización web: 02/07/2022

La influencia de los medios de comunicación en la imagen corporal.

Autor/autores: Yolanda M. Vélez
Fecha Publicación: 01/01/2002
Área temática: Trastornos de la Personalidad .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

En los tiempos modernos los profesionales de la salud nos enfrentamos a alteraciones en la salud de las personas por las dietas de moda y la influencia de los medios de comunicación.

El mensaje que reciben es “solo los delgados pertenecen al mundo de la belleza los está llevando a desarrollar graves trastornos en su salud, tanto física como psicológicamente.

¿Cómo los medios de comunicación están irrumpiendo en la autodefinición corporal tras los esquemas de aceptación, belleza y pertenencia?

¿Cómo reforzar autoestima para una autodefinición y crear autoconciencia y desarrollo personal con las capacidades que se posee?

Esta información qué impacto social tiene: Gente enferma y obsesionada con la delgadez.

Palabras clave: imagen corporal

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-1946

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

La influencia de los medios de comunicación en la imagen corporal.

Yolanda M. Vélez; Eduardo Herrasti.

Comunidad terapéutica Tabiyat, S. C.
Barrilaco 396. Lomas de Chapultepec
México, D. F.

[otros artículos] [4/2/2002]


Resumen

En los tiempos modernos los profesionales de la salud nos enfrentamos a alteraciones en la salud de las personas por las dietas de moda y la influencia de los medios de comunicación.

El mensaje que reciben es “solo los delgados pertenecen al mundo de la belleza los está llevando a desarrollar graves trastornos en su salud, tanto física como psicológicamente.

¿Cómo los medios de comunicación están irrumpiendo en la autodefinición corporal tras los esquemas de aceptación, belleza y pertenencia?

¿Cómo reforzar autoestima para una autodefinición y crear autoconciencia y desarrollo personal con las capacidades que se posee?

Esta información qué impacto social tiene: Gente enferma y obsesionada con la delgadez.

Los medios de comunicación han llegado a todos lados. Abuso de la tecnología para vender. Hemos hecho de la tecnología nuestro valor de vida

Valor actual: ser productivo económicamente no con tu vida.

¿Dónde están los valores? . Una vida fácil – disfrutar del momento . Con tal de ser aceptado hago cualquier cosa . Fragilidad emocional . Manipulación comercial alimenticia.

Mucha gente viviendo de valores sociales y no de valores personales. despersonalización – falta de identidad – vida superficial. Piensan que su garantía de ser querido es estando delgados – Desde el inconsciente Inmoralidad social porque no favorecen la toma de decisión personal; aprovechando la necesidad de ser querido.

Tratamiento:

. Fomentar un amor a la vida . Reforzar el yo de manera saludable . Enfocarse a la salud

Si no saben tomar decisiones por sí mismos son fácil presa de la publicidad porque no hay análisis crítico que cuestione la información que recibe. Mundo light

Tenemos que cuestionarnos:

¿Los valores de la sociedad actual le permiten al hombre alejarse o contactarse consigo mismo? ¿Para qué sirve nuestra profesión en este mundo actual? ¿Qué aporta? ¿A quién está beneficiando?

Nosotros como profesionales podemos ayudar a redefinir ese concepto

Distanciamiento de la persona consigo misma

anorexiasíntoma de la sociedad que estamos viviendo

Crear una nueva conciencia de sentido de vida

¿Quién quiere perder su belleza física por un embarazo? conflicto de su ser. Figura = aceptación, pertenencia, garantía de ser querido

anorexia ligada a la esquizofrenia, pérdida de contacto con la realidad. Creando sociedad enferma

¿Quién no está delgado, de qué se está perdiendo?

La objetividad para distinguir se pierde.

Hasta el hospital – muriendo – amor a la vida

Modificando de fondo: - estructura misma de familia - Concepto de vínculo - Sociedad en cambio

Golpes psicológicos muy fuertes dentro de la familia

Promoción de los laboratorios farmacéuticos

Ante la globalización , ¿dónde está el valor individualidad?

 



Hoy en día en que la moda es estar delgado, los gordos sufren un aislamiento social y emocional que es probablemente la parte más dura de sobrellevar y la que con más frecuencia los impulsa a tratar de bajar de peso y digo tratar porque muchas veces a eso queda reducido su esfuerzo.

Se ponen a dieta por recomendación del médico, arrastrados por la crítica de amigos y familiares u obligados por un sentimiento de culpa y generalmente no lo hacen una vez sino que lo intentan en múltiples ocasiones.

En el mercado existen cientos de libros sobre dietas y múltiples productos que supuestamente sirven para adelgazar. Hay píldoras para quitar el hambre, edulcorantes sin calorías y reductores “milagrosos”. Se anuncian métodos supuestamente naturales y otros que desde luego no lo son.

Algunos dicen que adelgazar es el resultado de una actitud mental o una forma de enfrentar la vida, otros buscan apoyo en los que sufren el mismo problema y se unen a congregaciones que combinan ritos casi religiosos con la moderna terapia de grupo. Hay quien se decide por acupuntura o por la hipnosis y los más desesperados recurren a tratamientos tan drásticos como la inmovilización del maxilar i la anastomosis intestinal.

No se puede decir que ninguno de estos métodos de resultados, pero según un estudio, de cada 100 personas que siguen dietas para adelgazar solamente 12 logran perder peso y de éstas 10 vuelven a engordar al poco tiempo. Los que sin duda salen siempre beneficiados son los que negocian con los productos para adelgazar o prestan sus servicios en ese campo.

Los expertos estiman que una persona con la obsesión de adelgazar se pondrá a dieta unas 15 veces entre los 20 y los 50 años.

The Washington Post, informa del caso de una mujer de 48 años que pasó 37 siguiendo y abandonando dietas una tras otra. Había probado en total 20 dietas distintas, incluyendo una verdaderamente de hambre baja en proteínas; al final lo único que consiguió fue adquirir una dependencia de las pastillas para adelgazar. En el transcurso de esos años alcanzó un peso máximo de 83 Kg y dos veces logró adelgazar hasta pesar 56 Kg. En total perdió 170 Kg pero nunca logró conservar el peso que deseaba. Para colmo de males, todos estos esfuerzos le costaron 14 288 dólares, lo que representa 84 dólares por cada kilo perdido y vuelto a recuperar.

Si analizamos el problema de las dietas, lo que salta a la vista es que no modifican los hábitos alimenticios del que las sigue. Una vez que ha obtenido el peso que deseaba o ha desistido por desesperación, vuelve otra vez a l régimen que lo condujo a la gordura. En poco tiempo recupera los kilos que había perdido y comienza de nuevo el mismo círculo vicioso. Esta oscilación entre un periodo de dieta y el regreso a los antiguos hábitos alimenticios sólo causa desilusión y va desarrollando una falta de confianza en uno mismo.

 

En cualquier librería, al lado de la colección de libros de cocina encontramos otra no menos numerosa y variada sobre el “arte de adelgazar”, con títulos llamativos que prometen siempre un éxito rotundo. A éstos hay que sumar la serie interminable de artículos que se publican en las revistas femeninas aconsejando cómo recuperar la línea esta primavera o la manera de lucir magníficamente en bikini las próximas vacaciones mediante la dieta del mes o de la luna nueva, siguiendo un régimen exclusivo de dos semanas o de una e incluso de un fin de semana.

Las dietas que vende la publicidad para tener una buena figura NO proporcionan a tu organismo lo necesario para su mantenimiento y desarrollo.

Debido al incremento en nuestra sociedad de querer conseguir
todo fácil, rápido y sin esfuerzo, sumado a la constante tendencia de que lo estético y superficial son los mejores valores, cada vez se ven mas hombres y mujeres con cuerpos esculturales; a costas de cirugías, dietas de cualquier índole o pastillitas de dudosa procedencia (polvos para mezclar, pastillas para adelgazar, anabólicos, esteroides, etc. ) pero que están afectando la salud al no proporcionar una alimentación equilibrada.

Siempre (aunque quien las receta lo niegue) estas pastillas son anfetaminas, cafeína ó derivados de éstas, que provocan un aumento en el metabolismo basal (aumento de la frecuencia cardiaca, de la presión arterial y todos los
complejos sistemas metabólicos de nuestro organismo) con el consiguiente consumo 'extra' de energía; haciéndonos perder tanto tejido graso como muscular.

Hasta aquí parece óptimo, y como lo que buscábamos, pero nadie habla de los riesgos que se corre al ingerirlas. Estos van desde los picos de tensión, riesgos coronarios, trastornos en el sistema nervioso, endocrino especialmente en el hipotálamo y la tiroides, hasta las severas
consecuencias que produce sufrir esta u otros problemas que no hayamos nombrado.

Por otra parte, nunca se menciona que estas son sustancias adictivas, por lo que cada vez se necesitan mayores dosis para conseguir resultados similares a los iniciales, ni el efecto “rebote” que provocan al dejarlas.

El cuerpo reacciona de forma abrupta para recuperar el peso perdido de manera artificial, y lo lamentable de esto, es que lo recuperará principalmente en tejido graso por lo que estaremos con mas peso que antes, y como si fuese poco, en proporciones mucho más desfavorables entre masa
muscular y tejido graso.

Las personas que quieren adelgazar prefieren una dieta desbalanceada, de corta duración, que promete resultados inmediatos, pero estas dietas son tan distintas a sus costumbres alimenticias habituales que se entusiasmas con la novedad, por lo menos temporalmente; mientras las siguen no pueden olvidarse de que “están a dieta” y eso les permite evitar las tentaciones. De ahí la popularidad de dietas y productos que ofrece la televisión o las revistas.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar