PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/05/2022

La psicología subsidiada.

Autor/autores: Cesar Schwank
Fecha Publicación: 01/03/2009
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Es el tiempo de la psicología subsidiada por los laboratorios de psicofármacos. Los pacientes que tienen desórdenes mentales reciben la medicación pertinente y son por lo tanto pacientes psiquiátricos, y en esta situación singular de estar medicados, muchas veces a lo largo de meses o de años de consumo sistemático, entrenamiento diario en la ingesta programada, son asistidos por los psicólogos, mediante diversos recursos propios de esta especialidad, básicamente se trata de recursos actitudinales o conceptuales mediante el uso de una retórica singular.

Palabras clave: psicología

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-4130

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

La psicología subsidiada.

Cesar Schwank.

Es el tiempo de la psicología subsidiada por los laboratorios de psicofármacos. Los pacientes que tienen desórdenes mentales reciben la medicación pertinente y son por lo tanto pacientes psiquiátricos, y en esta situación singular de estar medicados, muchas veces a lo largo de meses o de años de consumo sistemático, entrenamiento diario en la ingesta programada, son asistidos por los psicólogos, mediante diversos recursos propios de esta especialidad, básicamente se trata de recursos actitudinales o conceptuales mediante el uso de una retórica singular.

Es el tiempo de la psicología subsidiada por los laboratorios de psicofármacos. Los pacientes que tienen desórdenes mentales reciben la medicación pertinente y son por lo tanto pacientes psiquiátricos, y en esta situación singular de estar medicados, muchas veces a lo largo de meses o de años de consumo sistemático, entrenamiento diario en la ingesta programada, son asistidos por los psicólogos, mediante diversos recursos propios de esta especialidad, básicamente se trata de recursos actitudinales o conceptuales mediante el uso de una retórica interpretativa. Trama discursiva emergente del campo psi que se introduce al campo de la salud pública, por la vía de un pacto Político entre esta ciencia social llamada psicología y las artes políticas aplicada desde un proyecto de gobierno. Uno de los fines del pacto, es dar trabajo a tanto recurso humano proveniente del área humanística como también el hecho de bajar los costos de los tratamientos de los trastornos mentales. Muchos de los caminos psicológicos son pura cháchara sobrante de un saber tan audaz como parasitario.  
La psicología es cura de palabra, (talking cure) al decir de Anna O. ), por ende, es palabra hablada o escuchada, como un recurso comunicacional de una relación articulada en un dispositivo institucional, que trata de promover o de justificar un flujo verbal y sintomático entre las partes. El solo artilugio de denominar salud mental al quehacer de la psicología pública es una contradicción en sí misma. Porque el paciente consultante está afectado por problemas que no resuelve a fuer de voluntarismo, sufre y padece un síntoma un síndrome o un desorden mental que lo perjudica en sus áreas laboral, familiar, personal, deportiva, recreativa o en sus intereses personales. Se siente una persona frustrada o simplemente ha perdido su capacidad operativa.


Prueba de subsidio

Estimados colegas o señores, yo no sé quién leerá este ensayo breve ( estilo que no requiere mención bibliográfica), sólo sé que en este espacio he podido conocer parrhesiasteses, personas que hablan de y con la verdad, eminencias montadas sobre armatostes metodológicos construidos sobre principios de autoridad y de fuerza, más un abarrotado prestigio institucional. Alguno me llegó a decir, que estábamos expuestos…ja ja…es increíble (miedo al ridículo, idea sobrevalorada de sí mismo) máscara cientista que funciona como el expuesto matrimonio de una ciencia real y amante que permanece oculta. San Agustín develó su incógnita. Lo sé pero si me lo preguntan no lo sé. Siguiendo a Wittgenstein: Si no se sabe hay que callar. Talking cure. ¿Qué significa? Que mediante la palabra expuesta e intervenida por la visión e inteligencia de un analista se produce el cambio, la cura o la mejoría del estrés acumulado o de las catexias libidinales. En Argentina, un país agrícolo-ganadero tenemos un bastión psicoanalista, donde el psicoanálisis sigue siendo el instrumento más usado y menos rotundo de cualquier solución sobre los inconvenientes mentales, pero continúa en su trono, desoyendo la expresión: a rey muerto rey puesto. El psicoanálisis rey ciego a los tumbos continúa en su tramo final hacia lo desconocido. Qué es el psicoanálisis entonces: vamos a una definición de su último defensor y gurú francés. "Nuestra práctica es una estafa, fanfarronear, hacer pestañear a la gente, deslumbrarla con palabras rebuscadas, es lo que habitualmente llamamos "rebuscado". (. . . ) Desde el punto de vista ético, es insostenible nuestra profesión; es por eso que me enferma, porque tengo un superyó como todo el mundo. ". . . . De lo que se trata es de saber si Freud es, sí o no, un acontecimiento histórico. Yo creo que fracasó en lo que quería hacer. Le pasó como a mí, en poco tiempo a todo el mundo el psicoanálisis le importará un carajo" 

(JAQUES LACAN: Extracto de una conferencia pronunciada en Bruselas el 26 de Febrero de 1977 y publicada en "Le Nouvel Observateur" Edición Número 880, Página 88)

Cualquier psicoanalista podrá -seguramente- decir que “no es lo que parece", por eso el mismo Lacan se extendió sobre la cuestión en su seminario Nº XXIV "L'insu qui sait de l'une bevue s'aile a mourré":"Pienso que, si ustedes fueron informados según los belgas , les llegó a sus oídos que yo hablé del psicoanálisis que podría ser una estafa. (. . . ) El psicoanálisis puede ser una estafa, pero no es cualquier estafa: es una estafa que acierta con relación a lo que es el significante, o sea, algo muy especial, que provoca efectos de sentido" (publicado en "Ornicar?, Bulletin periodique du champ freudien", "L'Escroquerie psychanalytique", 17. 1979, 1, p. 8. )
La mente tripartita inventada por Freud es eso. Das Modell: Bewusstes/Vorbewusstes/Unbewusstes (topographisches Modell) später das Modell Ich/Es/Über-Ich (Instanzenmodell).
Pienso en principio esto, lo dicho por L, lo leído es cierto? A confesión de parte relevo de pruebas. Entonces de qué método hablamos?
Tomo un caso dos o cien casos personales. Están medicados con tranquilizantes mayores. La terapia psicoanalítica la pueden dejar, retomar, finiquitar. Es sólo conversar. Lo dicen los propios pacientes. Pero la medicación no la dejan. Los terapeutas psi. atacan la lesión o mordisco del fármaco, depositando en sus efectos, la idea del mal moral. Por cierto moral proviene de ethos que es hábito individual o social. Decía Péguy: “lo peor no es tener un alma perversa, sino un alma acostumbrada”. Ethos es costumbre , hábito de lectura, de técnica, de beneficios.
La idea del subsidio no sólo es de carácter etimológico. Sub (debajo) sidios ( sentarse) , estar sentado debajo de…. con respecto a la substancia se asemeja al hipokéimenon que anticipa el subjectum del latín. Aquello que subyace lo que está por debajo haciendo por supuesto de sostén y soporte. Soportar es llevar sobre sí mismo una carga, una especie de programa construido entre la experiencia y las palabras que designan los hechos.
Debajo del intercambio verbal sea de un inconsciente al otro o como lenguaje del otro, o de sí mismo, la materialidad alterada por los efectos de los remedios produce el soporte necesario de la palabra transmitida, de las percepciones, de lo que se oye.
La palabra finalmente del paciente seducida por la presencia del fenómeno psi…pide y hace lugar a lo que decía Heidegger un olvido del ser, y se desliza hacia una meta de liberación idealizada e imposible. Se induce un engaño del materialismo ingenuo que se representa en la ingesta de psicofármacos. Pero es muy rara la ocasión en la cual el sujeto se re-inventa y alcanza su propia identidad, la mayoría de las veces sucumbe por el trágico error de creer que hay una cura mágica de palabras. El diálogo es esencial pero el soporte del mismo más esencial aún.
este es el quid pro quo…. . quiasmo metafórico de libertad …. error de aprendizaje…. o como se lo quiera llamar….


Una de las causas de esta falacia procedimental, es decir de los excesos interpretativos y la creencia en un trasfondo de entidades imaginarias irrefutables, es el desarrollo de la salud mental. Creer en el tópico de la salud mental es una necedad. Necedad en el mismo sentido que la usa Milán Kundera en su ensayo: El arte de la novela; donde dice que hay un invento más importante que el inconsciente, es la necedad, es decir la imposibilidad de cambiar las ideas preconcebidas. Es casi aceptar el a priori kantiano, por ende la cosa-en-si. Primero se trata de afirmar el modelo platónico de una idea trascendente que determina la realidad. En estos esquemas la Salud mental es inventada a lo Kennedy, para operar regionalmente en los problemas sociales surgidos en la década del 60 en Nueva York. Salud mental con las luminarias de dos personajes cumbres: un psicólogo y un psiquiatra. El psiquiatra desplazado del lugar médico, haciendo de fuerzas de retaguardia de la avant - garde de las tropas psi. psiquiatra de un segundo o tercer lugar cómodo y literalmente excluido del ámbito propiamente dicho, a excepción que comulgue la ideología de los pensantes del grupo: los psicólogos. (El sistema DD os hará libres, romped todo. Sois los amos de todo lo que rompáis. Las leyes, las morales, las estéticas se han hecho para que respetéis las cosas frágiles. Lo que es frágil está destinado a ser roto. Probad vuestra fuerza una sola vez: os desafío a que después no continuéis. Lo que no rompáis os romperá, será vuestro amo. Louis Aragón: poeta francés. ) En Argentina esto se da en los psiquiatras jóvenes es decir inmaduros profesionalmente hablando, que carecen de un encuadre metodológico, salvo por la convicción necesaria que le brinda el nimio hecho y derecho de ser médico. Son rotos por los discursos y actitudes dadaístas del mundo psi. Luego en el futuro son los mismos que emplean la fuerza de autoridad y de imposición. El vacío teórico por falta de un complemento filosófico en la carrera de medicina debilita en un primer tempo, al psiquiatra que se inicia para justificar la presencia de los psicólogos que sí manejan la parte conceptual, metafórica de las redes de la salud mental.
La enseñanza académica de la ciencia médica, provoca un conocimiento faltante, autorizando al par del mundo psi, a ejercitar su dominio. La salud pública es un espacio de posibilidades de progreso, aspiraciones políticas, puerta de acceso al mundo psi privado del centro de la ciudad. Los hospitales reciben pacientes periféricos mientras el centro con una cuota tiene un servicio diferencial y privilegiado con los mejores profesionales, en un prestigio ganado muchas veces en la rutina pública, de la mano de los laboratorios, protocolos mediante o a fuerza de constancia.  
El origen se enquista en EEUU con la Ley Kennedy del 65, para romper el hospitalocentrismo, a modo de idílico proyecto subsidiado por el descubrimiento de la clorpromazina y sus efectos en las mentes psicóticas. La real avant garde es química pero desde el hiperdadaísmo psi crece la vigorosa dispersión de los conceptos. A medida que se unifica el signo científico en su univocidad la polisemia psicoliteraria se dispersa por el orbe cultural del mundo psi. Una vez más como siempre las palabras llegan tarde al lugar de los hechos, las ideologías niegan el efecto de los remedios. Sobre esto la contracultura la antipsiquiatría, el mundo del revés, de manos de Laing y Cooper o de Foucault, en la puja anglo parisina. Basaglia liquida los encierros en un cover de Philipe Phinel Prohibido prohibir: nada es imposible. Viva el mayo franchute! La psiquiatría comunitaria, los grupos, entre todos podemos ir haciendo el sueño social de la comunidad utópica. Todas estas experiencias necesarias para su momento se fundan en la idea del hombre eterno, pre nietszcheanos: Dios no ha muerto vive en los locos sueltos desarraigados del psiquiatra y en manos de las teorías liberales, idealismos subjetivistas absolutos como el psicoanálisis: última religión laica. Religión dadaísta de pleno inconformismo, motivadora del novedoso y civilizado paciente-marketing. Paciente condicionado al juego de libre asociación, en el formato teórico iluso y frágil, que genera un estado de incertidumbre burgués. La mente es un poema y tiene una política expresiva, a favor de una reciente y esplendorosa conciencia social basada en la supremacía liberal e individualista. Cada uno jugará su partida en un ámbito donde la tradición está suspendida, por los diversos puntos de vista que los narradores despliegan en el diván, que permite extenderse sobre los tiempos anímicos de la vida.


Facilidades

Como psiquiatra pastillero puedo hablar de sueños con los pacientes, desde el aparato psíquico perceptivo motriz o la primera o segunda tópica freudiana, hasta el qué se le ocurre sobre esas imágenes y hasta los conceptos de Bloch quien distinguía entre por una parte los sueños nocturnos, los sueños regresivos, los sueños que no llevan a ningún sitio; y por otra, los sueños que tienen razón. En él, la antítesis realidad-irrealidad se ve, pues, reemplazada por un campo tripolar donde surgía un valor intermedio que se inserta entre lo real y lo irreal. Ese valor intermedio es lo que él llamaba la "tendencia" y Popper la "propensión": hay irrealidades portadoras de realidades; y en el soñar despierto, que es el que nos conduce al porvenir, se puede ya esbozar lo que puede acontecer. Ernst Bloch esboza filosofías utópicas pero concretas, de las ensoñaciones, de las esperanzas. En medio de su pensamiento surge un individuo autoconcebido. El ser del hombre es también su conciencia pero hay un plus “excedente”, que se expresa en las utopías sociales, económicas y religiosas, en el arte gráfico, en la música. La utopía cumple una función autohipnótica, por la cual los grupos actuales y sus individuos, vuelven a encontrar motivos una fuerza motivadora universal. No es posible que los psiquiatras sean los mercenarios de la electricidad o iluminados químicos, son además hacedores de una maquinaria inconsciente universal o regional. Se inventan artificios, modelos de proteínas, modelos de fármacos y modelos de aparatos psíquicos o almas humanas. Peter Sloterdijk, dice que las utopías no provienen de adentro del hombre sino de afuera. Si Lacán establecía que la forclusión hacía que el psicótico integrara su vida tomando significantes del entorno o siendo tomado por ellos, la utopía funciona forcluída. Si todos vivimos en gran parte por las anticipaciones que cada uno hace de sí mismo, enfocando la cuestión incorporativa desde el afuera ser es ser perceptivo anticipando el deseo de mejorar la percepción del mundo. Peter asegura que existe una ciencia natural que estudia la naturaleza, lo demás es monstruología, de la cual la teología es una rama. Loa fármacos resultarían de una ciencia natural aplicada a personas tratadas por disciplinas monstruológicas. Sin duda la misma profesión se halla fuertemente prostituida en el sentido de perder la sensibilidad para cada caso singular frente a la numerología cuantitativa perversa de ver uno tras otro. Cuando le planteaba esta idea a un psiquiatra psicoanalista (vaya contraste: una forma de monstruo natural), me respondió: en los dos campos se miente. Todo es una mentira. La verdad es inaccesible al esfuerzo de poseerla. Se evanece en ese intento, como clave utópica. En conclusión me dije que no estaba ya seguro de cuál de los dos caminos es el peor si el subsidiado o el otro materializado en píldoras. No creo que sólo se trata de rutas de menores y mayores convicciones, ante un trata-miento. Mientras el paciente trata, yo -el terapeuta- , miento.
Muchos profesionales Psi no advierten que el caos general de las mentes destruidas no se pueden arreglar mediante el empleo de palabras que no salen más allá del cuarto. El target de clientela que se atiende es también decisivo en estas definiciones. Pero lo cierto es que se deben generar las condiciones necesarias y suficientes para que el caso sea psiquiátrico. Si lo es, el futuro de la psicología es aleatorio. Cualquier terapia a la larga conduce a un mismo punto, a un resultado similar. La gratuidad hospitalaria es un aliciente para los infundios errores y justificaciones disociadas de la praxis. Si a esta realidad se le agrega el dislate de un subsidio mediante pastillas del trabajo psicológico se trama una real disociación patológica y profesional. Esto conforma el silencio de lo ignorado. Sin medicación qué es lo que queda de la psicología del sujeto, ese tan mentado subjectum de la psicología existente en el mismo efecto de la relación de terapia. Pues es muy poco lo que en realidad debe quedar, casi sin recursos en una especie de huida ante el espanto y un alejamiento del portador del mensaje de la salud mental. El eufemismo de la salud mental es muy diferente al de la enfermedad. No es un simple cambio de nombre sino un cambio en el conjunto de prestaciones. La salud se refiere a una posición preventiva y primaria dado que a nivel terciario la prevención es ya tratamiento reparativo y de rehabilitación.
Con la psicología pasa esto o algo similar, pero con el psicoanálisis y más aún el copiado del francés un idioma cuyos modos encierran y ocultan sentidos y direcciones de las significaciones y de las relaciones humanas, estamos peor. Es decir que vamos de mal en peor. Porque el psicoanálisis requiere de una técnica de asociación libre y libre interpretación del sujeto que es controvertida y casi ridícula para ser aplicada en los hospitales.

continuará… en el próximo capítulo veremos como todas las psicoterapias, dinámicas, grupales, sistémicas, conductuales, cognitivas, terminan a la corta o a la larga, más o menos con los mismos resultados, lo cual no es nada halagüeño para el porvenir esperanzado de los sufridos pacientes. Es hora de tomar el toro por las astas…y creer –reitero- que un trata-miento…. se conforma realmente con dos palabras: usted trata… yo le miento…. Esto es en el puro charlatanismo de la psicoterapias no científicas. Las apreciaciones conductuales o cognitivas o aquellas que confronten y señalen tramos empíricos reales de la vida…. Por otra parte quién hace prevención? Y que es la prevención primaria sino la acción racional tendiente a mejorar la calidad de vida en los hechos alimentarios, gimnásticos y de relax mental?

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar