PUBLICIDAD-

¿Por qué una especialización en psicogerontología?

Autor/autores: Graciela Zarebski
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Neurocognitivos, Trastornos neurocognitivos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Cada vejez es única y su armado es complejo. Para entenderla se requiere un enfoque que abarque esa complejidad y un equipo que articule las múltiples dimensiones que la salud mental en el envejecer comprende: la escucha psicoanalítica, el enfoque cognitivista de los trastornos de memoria, las prácticas preventivas y recreativas, el abordaje psiquiátrico y neurológico, las terapias individuales, grupales y familiares, la gestión de casos a través de las redes comunitarias, etc. , materias que conforman transdisciplinariamente el Programa de formación del Especialista en Psicogerontología.

Se describe el Campo de la Psicogerontología, los fundamentos de la creación de esta Carrera de Posgrado, los ejes que posibilitaron el armado de la misma y algunas particularidades que resultan innovadoras en la formación del psicogerontólogo. Se acompaña de una ficha técnica con la información básica de la Carrera.

Palabras clave: Carrera de posgrado, Psicogerontología


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2148

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

¿Por qué una especialización en psicogerontología?

(Why a specialization in psychogerontology?)

Graciela Zarebski.

PALABRAS CLAVE: Psicogerontología. Carrera de Posgrado.

[10/2/2003]


Resumen

Cada vejez es única y su armado es complejo. Para entenderla se requiere un enfoque que abarque esa complejidad y un equipo que articule las múltiples dimensiones que la salud mental en el envejecer comprende: la escucha psicoanalítica, el enfoque cognitivista de los trastornos de memoria, las prácticas preventivas y recreativas, el abordaje psiquiátrico y neurológico, las terapias individuales, grupales y familiares, la gestión de casos a través de las redes comunitarias, etc. , materias que conforman transdisciplinariamente el Programa de formación del Especialista en Psicogerontología. Se describe el Campo de la Psicogerontología, los fundamentos de la creación de esta Carrera de Posgrado, los ejes que posibilitaron el armado de la misma y algunas particularidades que resultan innovadoras en la formación del psicogerontólogo. Se acompaña de una ficha técnica con la información básica de la Carrera.

Abstract

Each old age is only and its construction is complex. To understand it is required an approach that embrace that complexity and a team that articulates the multiple dimensions that the mental health in aging includes: the psychoanalytical listening, the cognitivist focus of the memory dysfunctions, the preventive and recreational practices, the psychiatric and neurological approaching, the individual, group and family therapies, the Case - Management through the community nets, etc. , subjetcs that conform transdisciplinarily the training Program of the Psychogerontology Specialist. The Field of the Psychogerontology is described, the basis that founded the creation of this Postgraduate Career, the axes that facilitated its construction and some particularities that are innovative in the psychogerontologist training. Technical specifications with the Career ´s basic information are attached.

 



Introducción

Por ser ésta la primer Carrera de Especialización en Psicogerontología que se aprueba en el país, me corresponde, como su gestora y directora, presentar los fundamentos de su creación.
Hasta hace pocos años eran muy escasos los profesionales del área que se dedicaban a la atención de los adultos mayores.

Hoy en día, seguramente por el peso de la demanda y la modificación del mercado laboral, son numerosas las camadas de egresados que desean acercarse a este campo y cada vez más los profesionales que se vuelcan entusiastamente a trabajar en la especialidad, revirtiendo así la resistencia a hacerlo que se manifestaba anteriormente. El especialista en función de psicogerontólogo se ve convocado cotidianamente a una tarea interdisciplinaria desde los distintos ámbitos de participación: instituciones, asociaciones científicas, congresos y publicaciones de la especialidad.

Es desde estos mismos profesionales que recibimos frecuentemente el pedido de la implementación de instancias de formación de posgrado que les permita actualizarse, a la vez que jerarquizar su desempeño profesional, pedido que se nos hace llegar no sólo desde nuestro medio, sino también desde localidades del interior del país.

Esto es lo que venimos haciendo a través de los distintos cursos de esta Carrera. El objetivo de la misma es el de ofrecer a graduados de carreras mayores, los instrumentos conceptuales teórico-clínicos para la comprensión y /o atención de la problemática ¨psi ¨ que se presenta durante el envejecimiento y /o la vejez, habida cuenta que el incremento demográfico hará necesaria la participación de un número creciente de profesionales que estén en condiciones de afrontar este problema desde sus diversos ámbitos de trabajo. Esto se logra en un marco interdisciplinario, entrecruzando la práctica en diversos ámbitos con la profundización de los contenidos teóricos pertinentes y actualizados.

 

 

El Campo de la Psicogerontología

En mi trabajo "Psicogerontología" ( Zarebski G. , 1999a: 163 -180) planteaba:

" Cuando los psicólogos argentinos participamos de encuentros con gerontólogos de países más avanzados que el nuestro, algo llama poderosamente nuestra atención: lo desdibujado que se encuentra el rol del psicólogo en los trabajos interdisciplinarios que allí se encaran, no porque no existan en esos lugares psicólogos que trabajen con la vejez, sino porque, en general, sus aportes quedan subsumidos en lo que se considera el campo del trabajo social o bien, el campo de la gerontopsiquiatría, es decir, el enfoque médico de las patologías mentales. No presentan, por lo general, conceptualizaciones que permitan diferenciar un envejecimiento normal de uno patológico, desde el punto de vista del psiquismo y las intervenciones posibles desde su rol específico.

Esta situación no refleja algo sólo concerniente a los psicólogos, sino que da cuenta del desarrollo actual de este área gerontológica, la Psicogerontología, y lo difícil que se les hace a todos los que trabajan en ella - provenientes de distintas disciplinas – adquirir una identidad propia ¿Qué es lo que va más allá de lo social y de lo biológico en el envejecer? ¿Cómo dar cuenta del sujeto que envejece y de los condicionamientos propios de su constitución psíquica?".

Estas preguntas abren un campo que no está aun claramente demarcado. La gerontología sigue generando situaciones confusas tanto en su definición en sí, como en la delimitación disciplinaria interna (y por ende en la constitución y funcionamiento de los equipos de trabajo). Así, se la suele confundir a la gerontología con la gerontología Social, diferenciándola de la geriatría, como abordaje clínico de las patologías.

Esto lleva a concluir equivocadamente que los gerontólogos, por ejemplo, son los que hacen prevención y los geriatras, asistencia (del mismo modo, y por extensión, se sostiene que los psico-gerontólogos serían los que se dedican al envejecimiento psíquico normal y los psico-geriatras, a atender las patologías mentales).

Mientras predominaban los desarrollos sociales y médicos en la gerontología, esta situación no ocasionaba demasiados conflictos y la interdisciplina se conformaba de este modo simplista, binario, de entender la problemática del envejecimiento. También con este enfoque dual solían armarse los servicios y los programas en Congresos, Cursos e Instituciones (Gerencia Social y Gerencia Médica del PAMI, por ejemplo). Este modelo refleja también las creencias vulgares acerca del tema: los viejos estarían afectados básicamente por las condiciones sociales y por las condiciones biológicas del envejecimiento.

La cuestión se complejiza cuando introducimos los aspectos concernientes a la subjetividad, es decir, el punto de vista del envejeciente y de su entorno más íntimo; cuando se visualiza la implicancia subjetiva en el curso que adopta el propio envejecimiento y se desarrollan distintas maneras de abordarlo tanto preventivamente como en lo asistencial.

Pero no se trata en realidad de que lo ¨ Psico ¨ viene a complejizar al campo gerontológico, sino que el desarrollo actual de las ciencias permite entender el objeto de estudio ¨ vejez ¨ en su complejidad multidimensional y es recién con la incorporación y desarrollo pleno de esta tercera pata que sostiene a la gerontología (bio-psico-social) que estaremos en condiciones de superar esquemas simplistas y enriquecerla con modelos interdisciplinarios y aún transdisciplinarios de abordaje.

Así planteada, la Psicogerontología se delimita claramente de la gerontología Social y de la Biogerontología. Ya no nos alcanza con referirnos a lo ¨ psico-social ¨ y a lo ¨ psico-orgánico ¨ del envejecimiento. Estos dos aspectos pasan a ser sólo ramas de un tronco común: el sujeto con sus leyes propias de constitución y su posibilidad de actuar pro-activamente, como instituyente de su entorno y de su destino biológico.

Así como la gerontología Social (sociólogos, trabajadores sociales, antropólogos, arquitectos, abogados, etc. ) y la Biogerontología (geriatras, enfermeros, biólogos, etc. ) son cada uno en sí campos interdisciplinarios, del mismo modo la Psicogerontología comprende diversas disciplinas: la psicología, la Psicopedagogía, la terapia Ocupacional, la musicoterapia, la Psicogeriatría (subespecialidad médica), es decir, todas aquellas que poseen formación de grado ¨ psi ¨ y que están habilitados para hacer algún tipo de abordaje terapéutico de carácter o efecto emocional o mental.

 

 

Ejes que posibilitaron el armado de una Carrera de Especialización en Psicogerontología

· Envejecimiento normal y abordajes preventivos.

Acerca de las patologías del envejecimiento y de su terapéutica es lo primero que aprendimos y lo que más abunda en la bibliografía internacional. Un paso importante en la tarea formadora del psicogerontólogo, fue la de incorporar a la currícula la conceptualización de los mecanismos psíquicos que llevan a un envejecimiento normal y cuál es el aporte que realizan a este proceso los emprendimientos preventivos y recreativos. Esto último comprende: las condiciones en que dichas prácticas deben realizarse, los efectos que las instituciones tienen en la subjetividad del viejo, la coordinación técnica de sus actividades, la ideología de la convocatoria, el carácter de la participación que se les da a los sujetos que por ellas transitan, etcétera.

¨ Si aspiramos a que la Psicogerontología se integre a los equipos preventivos e incluso intervenga en el diseño de políticas para este sector, ya no alcanza con tener claras las cuestiones concernientes a la patología de la vejez y las vías de abordaje.

No alcanza ya con poder aportar un diagnóstico más preciso acerca de los diversos modos de deprimirse o de dementizarse en la vejez. Debemos ser capaces, además, de poder dar cuenta de qué es lo que a un sujeto le lleva a deprimirse en la vejez e incluso a dementizarse; de cómo los temas del envejecer (jubilación, viudez, duelos, abuelidad), inciden diferencialmente en distintas estructuras psíquicas.

Poder dar cuenta de por qué frente a iguales factores sociales o deterioros biológicos, algunos responden de un modo y otros de otro, algunos sometiéndose, entregándose, otros luchando y encontrando salidas creativas.
Debemos aportar, en síntesis, si queremos contribuir a hacer más eficaz la tarea preventiva, que hay factores de riesgo psíquico que llevan a un mal envejecer ¨
( Zarebski G. , 1999a: 163 -180)

· Conceptos psíquicos organizadores.

Esta tarea de delimitar una especificidad de abordaje, sólo puede realizarse si se cuenta con ejes conceptuales claros a nivel teórico que actúen como organizadores del proceso de envejecimiento particular desde un punto de vista psíquico, como son: la modalidad del narcisismo y el armado de la propia identidad a lo largo del curso de la vida.
El contar con un eje organizador desde el psiquismo, para explicar los avatares del envejecer subjetivo, sus continuidades y sus rupturas, es lo que permite desarrollar un campo de conocimientos netamente diferenciado de los campos social y biológico de la gerontología, a la vez que actúa como articulador de los distintos contenidos de la Carrera que hacen al envejecimiento normal y patológico y sus diferentes abordajes: trabajo anticipado acerca del propio envejecimiento, el uso del tiempo libre y las posibilidades de aprendizaje en la vejez, las descompensaciones ante los temas que instala el paso del tiempo: la viudez, la jubilación, duelos diversos, modificaciones corporales, modalidades normal y patológica de asumir la sexualidad y la abuelidad, cuadros psicopatológicos, enfoque psicosomático e incluso predisposición psíquica a las dementizaciones y a todos los modos siniestros de irrupción de la vejez, netamente diferenciados de los mecanismos psíquicos que permiten el armado de un modo normal de envejecimiento.

 

· carácter interdisciplinario de la Psicogerontología.

El carácter interdisciplinario de este área de la gerontología, tal como ha quedado explicitado, delimita como atinentes al campo ¨ psi ¨ en viejos, a todas aquellas disciplinas que trabajan con el sujeto envejeciente en su particularidad, mediante abordajes cuyos efectos son claramente emocionales y mentales.
La Carrera se nutre de los aportes de estas distintas miradas y de sus campos de aplicación: las técnicas de multiestimulación, los talleres de memoria, de trabajo corporal, musicoterapéuticos, los procesos de aprendizaje en la vejez, los grupos de reflexión y terapéuticos, el abordaje de la pareja y la familia del viejo, el proceso psicodiagnóstico y psicoterapéutico, las terapias farmacológicas, etc.

Constituye un eje esencial de la formación, la apertura al trabajo interdisciplinario (lo cual es un desafío para el pensamiento psicoanalítico), desde una conceptualización clara acerca del aporte específico que realiza el psicogerontólogo. Es el paso superador de una forma degradada de interdisciplina en la cual todos hablan de todo, sin claridad acerca de lo que cada uno está en condiciones de hacer a partir de los desarrollos disciplinarios propios.

“La interdisciplina sólo puede implementarse cuando los que la realizan son expertos en su propia disciplina. . . Lo fundamental es mantener la identidad y especificidad disciplinaria; sólo entonces se podrán establecer enlaces y relaciones”. (Elichiry, N. , 1987).

El mismo carácter interdisciplinario de los cursantes constituye un estímulo permanente para una posición abierta a la interdisciplina y la transdisciplina, como superadores del trabajo multidisciplinario, lo cual se constituye también en un eje de observación en las prácticas que acompañan y complementan la cursada.

 

 

· Enlace intersectorial del psicogerontólogo.

La intensiva carga horaria de las prácticas es una oportunidad para la entrada en contacto con las diversas instituciones, modalidades de vejeces y de abordajes que se implementan desde la gerontología en general y la psicogerontología en particular. Constituye una excelente oportunidad para visualizar la integración del psicogerontólogo a los equipos de trabajo de diversas instituciones y es la ocasión para una rotación por diversos ámbitos en un enriquecimiento mutuo entre docentes, alumnos y profesionales que allí se desempeñan.

El alumno va participando así del armado de una red intersectorial de instituciones públicas y privadas, con sus diferentes condicionamientos, formándose también así en la ideología del trabajo en redes de salud, el efecto de las mismas en la subjetividad del viejo y la función del psicogerontólogo como gestor de políticas públicas que favorezcan un envejecimiento normal.

 

 

Otras particularidades que resultan innovadoras en la formación del psicogerontólogo

· Implicancia personal de los cursantes.

El atravesamiento por los diversos contenidos de la carrera somete a los cursantes a una
revisión personal constante del propio proceso de envejecimiento, lo cual constituye un requisito imprescindible para quien se ocupa o se va a ocupar de escuchar y ayudar a resolver estas cuestiones en otros. Es por esto que desde el comienzo de la cursada se enfrenta el alumno a un cuestionario que le lleva a reflexionar acerca de cómo trabaja anticipadamente su propia vejez, lo cual promueve en algunos, a lo largo de la formación, importantes efectos de transformación subjetiva y de auto cuestionamiento, condiciones psíquicas éstas que caracterizan un envejecimiento normal.

Otro efecto interesante que se produce a nivel subjetivo, es el vencimiento de resistencias, asentadas en prejuicios, de quienes vienen de experiencias clínicas, cuando hacen su acercamiento a la vejez ´ sana ´ y viceversa, aquellos que se formaron en el trabajo con este tipo de envejecer y aprenden a cotejarla con las modalidades patológicas de envejecimiento.

También coadyuva a promover esta revisión personal, la participación activa que se le da al alumno en su proceso de aprendizaje, promoviendo el diálogo y la dinámica de trabajo en grupos, a fin de propender a un aprendizaje comprometido y que permita evaluar la modalidad de participación y la aptitud para el trabajo en equipo.
Esta metodología se refuerza en el 2 º año de la Carrera, durante el cual se aplica el aprendizaje por Resolución de Casos-Problema. ¨ Es un proceso de acción – reflexión – acción, donde el punto de partida del aprendizaje es la indagación sobre la práctica, sobre la identificación de los problemas que la misma plantea. El pensar la práctica se considera un acto colectivo, esto implica contextualizar el pensar reuniendo los aportes individuales en el pensamiento grupal ¨. (Davini, M. C. , 1992) (Moust JHC, Schmidt, 1989)( Schmidt Hy otros, 1998)

También es un estímulo para la implicancia personal en el proceso de aprendizaje, el requisito de escritura permanente de informes articuladores de la teoría y la práctica, lo cual exige al alumno la elaboración de un punto de vista personal, a través de la puesta en escritura del proceso que va siguiendo su formación.

 

· Introducción de aportes teóricos renovadores.

La apertura de un campo tan amplio como el que aquí se va perfilando para la Psicogerontología y la invitación para su dictado a expertos en los diversos temas y técnicas de intervención, es de por sí enriquecedor para todos los que en ello estamos implicados y permite el surgimiento, como sucede con todo trabajo interdisciplinario, de enfoques renovadores, como ser:

- Los aportes de la Psicopedagogía a la Psicogerontología, a partir de la participación cada vez más numerosa de profesionales de la educación que se acercan a este campo de trabajo y de formación.
- El enfoque psico-neuro-inmuno-endocrinológico del envejecer, campo de investigación promisorio respecto a la implicancia subjetiva en los procesos biológicos del envejecimiento.
- El tema de la posición frente a la muerte y el proceso de morir y la integración del psicogerontólogo a equipos interdisciplinarios de cuidados paliativos. .
- La técnica de Gestión o Administración del Caso como herramienta para el psicogerontólogo, articuladora de la atención del sujeto a través del equipo, las instituciones y las redes comunitarias.

 

 

Epílogo

Realizar un balance de la amplitud que va adquiriendo este campo de abordaje y de formación, me hace remontar a los comienzos de los ´90, cuando, a raíz de la gestación de la materia ¨ Pasantía en Psicogerontología ¨, en la Facultad de psicología de la UBA, promoví la discusión en el seno de la materia ¨ psicología de la Tercera Edad y Vejez ¨ acerca de la conveniencia de denominarla así, Psicogerontología, en lugar de ¨ Psicogeriatría ¨. Haber ampliado el enfoque psicogeriátrico al campo interdisciplinario de la Psicogerontología, más abarcativo, da cuenta del enriquecimiento de nuestra mirada, de nuestra escucha y de nuestra formación, al articular los distintos desarrollos teóricos disciplinares.

Se entiende ahora que el objeto de estudio es suficientemente complejo como para darle la envergadura que requiere. Estamos en condiciones de ir acercándonos a la comprensión de ese Tejido, hecho con hilos de tiempo y de palabras que, según Galeano, van armando nuestro transcurso vital.

Es más, según Schopenhauer:
¨ Puede compararse la vida a una tela bordada,
la cual, en la primera mitad de la existencia,
se viera por la derecha, y en la segunda, por la parte inversa:
esta última no es tan hermosa como la primera,
pero es mucho más instructiva,
puesto que permite observar la relación
que guardan entre sí los hilos. ¨

La vejez puede llegar a ser un camino hacia la sabiduría o bien hacia la anulación del sujeto. Esta Carrera es, en síntesis, una invitación a recorrer el revés de la trama, para descubrir los mecanismos psíquicos que contribuyen a alcanzar uno u otro desenlace.

 

 

Referencias bibliográficas

· Davini, M. C. : ¨ Modelos y Opciones Pedagógicas para la Formación del Personal de las Instituciones de Salud ¨, en: Educación Permanente en Salud como Estrategia de Cambio, Bs. As. , OPS, 1992
· Elichiry, Nora: “ Importancia de la articulación interdisciplinaria para el desarrollo de metodologías transdisciplinarias”, en El Niño en la escuela, Bs. As. , Nueva Visión, 1987.
· Moust JHC, Schmidt H: ¨ Preparing Faculty and Students for Problem- Based Learning ¨, en: Schmidt H, Lipkin M, de Vries MW, Creep, JM (Eds): New Directions for Medical Education. NY, Sprng-Verlag, 1989.
· Schmidt H. y otros: Problem Based Learning, traducción y Publicación: Educación Médica: Desafíos y Tendencias. Módulo N º 4, AFACIMERA, octubre 1998:
- Norman G, Schmidt H: ¨Bases Psicológicas del aprendizaje Basado en Problemas ¨.
- Gruppen L: ¨Investigaciones en psicología Cognitiva y Formación en Átención Ambulatoria. ¨
- Schmidt H. : ¨ aprendizaje Basado en Problemas: fundamentos y Descripciones ¨.
· Zarebski, Graciela (a): Hacia un Buen Envejecer , ¨ Psicogerontología ¨, Bs. As. , mecé – Planeta, 1999, pág. 163 – 180.
· Zarebski, Graciela (b): Hacia un Buen Envejecer , ¨ Cuando la teoría Reafirma el Prejuicio ¨, Bs. As. , Emecé – Planeta, 1999, pág. 181 - 193.

 

 

Ficha técnica

Carrera de Postgrado de Especialización en Psicogerontología.

Universidad Maimónides. Ciudad de Buenos Aires.

Título que otorga: Especialista en Psicogerontología.

Destinado a: Profesionales con título de grado universitario: Licenciados en psicología, Psicopedagogía, terapia Ocupacional, musicoterapia, Médicos Psiquiatras o Psicoanalistas.

Duración: Bianual

Carga horaria Total: 856 horas-cátedra.
Condiciones de aprobación: 80 (ochenta) % de asistencia. Presentación de la
totalidad de los informes. Aprobación de Monografía y Trabajo Final Integrador.
Organización Del Curso: a) Área Teórica; b) Área de Prácticas; c) Área de Articulación Teórico – Práctica.
A partir de 2002: Modalidad intensiva mensual: un viernes y sábado por mes.

Próximamente:
- Modalidad A Distancia
- Maestría en Psicogerontología: para otros profesionales de grado universitario.
Alcances del Título:
· Cumplir con tareas preventivas, asistenciales y de rehabilitación en psicogerontología.
· Participar en la planificación de programas y la elaboración de proyectos de docencia, investigación y extensión comunitaria en el tema.
· Coordinar grupos de reflexión y terapéuticos para su aplicación preventiva, asistencial y de rehabilitación.
· Ofrecer asistencia psicoterapéutica individual a adultos mayores.
· Conducir el proceso psicodiagnóstico con la aplicación de técnicas especializadas.
· Participar en las técnicas de estimulación cognitiva en procesos demenciales.
· Conducir entrevistas y programas terapéuticos con la familia del adulto mayor.
· Planificar y dirigir Programas e Instituciones de Salud para adultos mayores.
El egresado de la Carrera de Especialista en Psicogerontología esta habilitado para realizar todas estas acciones de acuerdo a lo que su formación de grado lo habilite, en consonancia con la legislación vigente.

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!