PUBLICIDAD
Última actualización web: 21/05/2022

Estrategias cognitivas en el deporte.

Autor/autores: Maria del Carmen Rodríguez Pérez
Fecha Publicación: 01/03/2007
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El entrenamiento deportivo debe acomodarse a los avances de la investigación y el conocimiento de los deportistas, pero aún no se ha llegado al consenso de un paradigma unificado. Actualmente, se considera que la formación de los deportistas debe estar orientada hacia el entrenamiento estratégico. Desde esta perspectiva, señalamos la importancia de la mediación del entrenador y la necesidad de evaluar las estrategias utilizadas por los deportistas, para alcanzar dicho objetivo en el entrenamiento y en la competición deportiva.

Especialmente estamos interesados en conocer la madurez deportiva, eficacia cognitiva y la posible desorientación cognitiva de los sujetos evaluados, mediante el instrumento psicológico diseñado por J. A. Mora y otros (2001) y que ha sido adaptado por nosotros al contexto y modalidad deportiva seleccionada. Pretendemos recopilar información para el entrenamiento de estrategias cognitivas que lleven a la autorregulación del aprendizaje eficaz y faciliten ejecuciones deportivas eficientes.

Palabras clave: deporte

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3424

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Estrategias cognitivas en el deporte.

Izquierdo Ramírez, José Manuel; Rodríguez Pérez, Maria del Carmen.

Departamento de psicología y Sociología 
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
Islas Canarias. España

Resumen

El entrenamiento deportivo debe acomodarse a los avances de la investigación y el conocimiento de los deportistas, pero aún no se ha llegado al consenso de un paradigma unificado. Actualmente, se considera que la formación de los deportistas debe estar orientada hacia el entrenamiento estratégico. Desde esta perspectiva, señalamos la importancia de la mediación del entrenador y la necesidad de evaluar las estrategias utilizadas por los deportistas, para alcanzar dicho objetivo en el entrenamiento y en la competición deportiva. Especialmente estamos interesados en conocer la madurez deportiva, eficacia cognitiva y la posible desorientación cognitiva de los sujetos evaluados, mediante el instrumento psicológico diseñado por J. A. Mora y otros (2001) y que ha sido adaptado por nosotros al contexto y modalidad deportiva seleccionada. Pretendemos recopilar información para el entrenamiento de estrategias cognitivas que lleven a la autorregulación del aprendizaje eficaz y faciliten ejecuciones deportivas eficientes.



Introducción

Las investigaciones en psicología del Deporte han identificado las variables psicológicas implicadas en las habilidades deportivas, para alcanzar niveles de competencia adecuados. Se ha pasado de la orientación centrada en el producto, al estudio de los procesos psicológicos, identificando el peso que tienen determinadas variables (atención, concentración, motivación, activación, imaginación, etc. ) en el rendimiento del deportista.  

Los mecanismos, procesos, estrategias y técnicas psicológicas se han utilizado para explicar el aprendizaje deportivo y diseñar programas de intervención para mejorar la competencia en los deportistas. En este sentido, la orientación cognitiva ha sido una de las líneas crecientes de investigación en psicología del Deporte, como podemos comprobar en los estudios de las estrategias cognitivas en el deporte realizados por K. Spink (1988), W. Halliwell (1990), Weinberg (1995), Davis (1987), de Mora, J. A. ; Mérida, J. ; Toro; S. y Zarco, A. (2001), J. M. Buceta (2004), J. M. Izquierdo, A. Mendoza, E. Brito y M. C. Rodríguez (2005) y J. Riera (2005); investigadores que, sin duda, han puesto en alza esta línea de trabajo.

Desde nuestra orientación, entendemos la competencia como un conjunto de conocimientos, destrezas y habilidades necesarias para realizar una tarea y resolver problemas de forma autónoma y creativa. Destacamos las competencias instrumentales, relacionadas con los conocimientos sobre cómo enfrentarse con la información y organizar los recursos personales y estratégicos; las competencias sistémicas, referidas a la aplicación de los conocimientos a situaciones concretas; y por último, las competencias personales, relacionadas con la comunicación, cooperación y participación en grupo.  

Pero, ¿Cómo se entiende la competencia en el ámbito deportivo? O dicho de otra forma ¿Cómo se llega a ser competente en el deporte?

La competencia deportiva lleva a la integración de habilidades básicas, técnicas, estratégicas e interpretativas (J. Riera, 2005) específicas de cada modalidad deportiva, en función del entorno, instrumentos y contexto. Son el componente aprendido del deportista y deben complementarse con las aptitudes antropométricas, físicas y psicológicas potenciales, componente hereditario, que llevan al desarrollo de capacidades deportivas mediante el entrenamiento.  

Así pues, la competencia de un deportista posibilita la tarea de aprender, no sólo para saber, sino para saber hacer, saber ser y saber estar, de forma que el entrenamiento deportivo tiene un papel fundamental en la preparación efectiva para aprender. Esta es la razón por la cual el concepto autorregulación del aprendizaje se está utilizando cada vez más en el contexto deportivo, dado que las investigaciones demuestran que cuando los deportistas participan activamente en su aprendizaje son capaces de regular estos procesos hacia resultados más efectivos y eficaces (González_Pienda et alii, 2002).

El aprendizaje es un proceso de control psicológico, a través del cuál los sujetos transforman sus aptitudes mentales en competencias. Pero, quizás, lo más importante es que cada proceso (tal como el establecimiento de objetivos y metas), puede ser enseñado directamente o modelado por los entrenadores. Desde esta perspectiva, los deportistas activan, alteran y mantienen estrategias de aprendizaje en los diversos contextos; encaran el aprendizaje como una actividad "proactiva", implicando procesos de iniciativa, motivación, acción y reflexión, más que en procesos estimulados por reacción a las enseñanzas del entrenador.

Así pues, desde la orientación del aprendizaje autorregulado, el análisis de la actividad deportiva centra la atención en las estrategias integradas por los procedimientos que hacen posible el acceso consciente a las habilidades empleadas para procesar la información, resolver problemas y tomar decisiones.  

La actividad deportiva de competición implica relaciones diversas con personas, materiales, instrumentos y el contexto donde se lleva a cabo. Interesa conocer las formas de reaccionar de los deportistas ante diferentes situaciones y la manera en la que resuelven dichas situaciones. Ahora no es suficiente tener bien desarrolladas las aptitudes y disponer de habilidades deportivas adecuadas, sino que es necesario integrar todos los recursos personales para reaccionar en cada momento y manejar los problemas deportivos que se presentan.

Se trata del control de los procesos de pensamiento del deportista, en función de la situación que debe afrontar para llevar a cabo su actividad en el contexto competitivo, e identificar las estrategias que utiliza para tomar las decisiones adecuadas que le lleven a resolver dicha situación.  

Situaciones que normalmente se presentan en la competición deportiva y que el deportista debe controlar; además deseamos saber la forma en la que actúa el sujeto ante dicha situación, su reacción más típica. De este modo, podemos posteriormente diseñar sesiones interactivas de intervención con los deportistas para instaurar las estrategias cognitivas más eficaces en la resolución de los problemas planteados en el deporte.


Estrategias cognitivas para deportistas

Las investigaciones realizadas por Meichenbaum (1995) respecto al dominio de situaciones de estrés a través de autoinstrucciones como medio para resolver problemas, cuyo objetivo fundamental es que el deportista controle sus propios procesos de pensamiento, de manera que no reduzca el rendimiento potencial de las habilidades que domina.

El manejo de las situaciones conflictivas con las que el deportista tiene obligatoriamente que encontrarse, en relación con sus compañeros, directivos, entrenador, etc. se relaciona con el concepto de autoeficacia, desarrollado por Bandura (1977) en el modelo social cognitivo; exige el aprendizaje de las habilidades sociales del deportista.

Los trabajos realizados por Grafman; Partiot Hollnagel (1995) relativos a papel que desempeñan los lóbulos prefrontales en los procesos cognitivos superiores de planificación; analizan el efecto de la práctica en la actividad cerebral en la resolución de problemas.  

Diferentes líneas de investigación en psicología del Deporte, la investigación básica sobre procesos cognitivos y las investigaciones en procesos psicofisiológicos de control del movimiento, han proporcionado la información suficiente para el estudio de las estrategias del pensamiento que los deportistas deben utilizar en cada situación.

Entre estas situaciones encontramos algunas de ámbito interno (ansiedad antes de la competición, temor al fracaso); otras de ámbito grupal (desavenencias con los compañeros, entrenador, directivos, etc. ); y las que se refieren a circunstancias contextuales (críticas del público o terreno deportivo contrario a las expectativas fijadas).  

Cada una de ellas puede servir para evaluar las reacciones del deportista. Dependiendo de la respuesta elegida por el sujeto, se puede identificar el tipo de estrategia empleada para cada situación particular.  

Por tanto, consideramos importante evaluar las estrategias de autorregulación implicadas en la actividad deportiva, mediante cuestionarios o autoinformes como herramientas útiles y valiosa para "medir reacciones generales o propensiones a usar diferentes procesos de autorregulación" (P. R. Pintrich, 2000).


Método

PARTICIPANTES

Los sujetos participantes han sido clasificados según la edad, sexo y modalidad deportiva que practican. Por su interés registramos la categoría deportiva en la que participan, la experiencia de lesión deportiva y si han sido o no sancionados alguna vez en la competición deportiva. El tipo de deporte hace referencia al deporte individual o de equipo en el que han sido clasificados los deportes evaluados. (Tabla 1)

 


Tabla 1. estadística Descriptiva de las variables demográficas consideradas


Participaron un total de 251 deportistas, con edades comprendidas entre 19 y 26 años (Tabla 2), de los cuales el 76. 49 % son hombres y el 23. 51 % mujeres.  

Las categorías deportivas en las que participan los sujetos evaluados son: Nacional (20. 19 %), Regional (42. 25 %), Juvenil (7. 04 %) y Amateur (30. 52%).  

Por su parte, el 71. 94 % han sido sancionados alguna vez y el 28. 06% no han recibido sanción alguna en la práctica de la competición deportiva. De los cuales el 71. 74 % han sufrido algún tipo de lesión y el 28. 26 % no se han lesionado.  

De los 251 deportistas, el 53. 4 % practica deportes individuales (atletismo, artes marciales, gimnasia, natación, tenis, triatlón, surf) y el 46. 6 % deportes de equipo (baloncesto, balonmano, fútbol, fútbol sala, voleibol).

 


Tabla 2. Distribución de los deportistas según la edad


Hemos registrado información en doce deportes diferentes, estudiantes universitarios de Ciencias del Deporte de la FCAFD de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y una miscelánea de deportes no registrados en las 12 modalidades anteriores en Otros. La distribución porcentual queda representada en la tabla 3.

 


Tabla 3. Distribución de los deportistas según la modalidad deportiva a la que pertenecen


OBJETIVO

Pretendemos identificar el tipo de estrategias psicológicas de solución de problemas que utilizan los deportistas ante las situaciones competitivas que tienen que afrontar. Lo haremos mediante la aplicación de un instrumento de recogida de información que nos permita conocer la realidad de estos procesos psicológicos en el contexto deportivo. Deseamos saber si el deportista considera problemática cada una de las situaciones que se le presentan, conocer el tipo de estrategia de solución aplicada y comprobar si las estrategias utilizadas coinciden con los presupuestos de las técnicas psicológicas utilizadas en la resolución de problemas.  

De esta forma, podemos determinar el conjunto de problemas que afectan a la actividad deportiva y las alternativas de solución que se proponen para cada situación presentada, dando como resultado el estilo de autorregulación y control que utiliza el deportista en su tarea profesional.

INSTRUMENTO

La herramienta que se ha utilizado en la presente investigación ha sido el cuestionario de Estrategias Cognitivas en Deportistas (CECD), de Mora, J. A. ; Mérida, J. ; Toro; S. y Zarco, A. (2001) . Este cuestionario se compone de 21 situaciones deportivas, con cuatro alternativas de reacción, ante las cuales deben seleccionar una de las cuatro formas típicas de reaccionar en cada situación de competición. Pretendemos valorar las estrategias de afrontamiento que emplean los deportistas ante diversas situaciones en el ámbito deportivo y más concretamente en la competición.  

Las reacciones seleccionadas por los deportistas en el conjunto del cuestionario, hacen referencia a la: 

· Madurez Deportiva: adaptación del sujeto ante una situación que puede generar problemas en la actuación deportiva y que forman parte de la dinámica del deporte en si.  

· Eficacia Cognitiva: cuando el deportista elige la estrategia de actuación correcta, con relación al problema planteado.  

· desorientación Cognitiva: indica la tendencia que tiene el sujeto a elegir soluciones inadecuadas ante las problemáticas que rodean la competición deportiva. La negación del problema como tal, determina cuáles de las situaciones presentadas como problemáticas lo son realmente para el deportista.  

PROCEDIMIENTO

La aplicación del cuestionario se ha realizado según los requisitos establecidos por la Asociación de psicología Americana (APA), en lugares adecuados y en el contexto de los sujetos evaluados, vigilando las condiciones de aplicación y garantizando la uniformidad en las instrucciones, tanto de los datos de identificación y variables demográficas, como las respuestas a las diferentes reacciones presentadas, aclarando las dudas para la adecuada comprensión de cada una de las cuestiones.

Dada la dificultad de aplicación mediante el procedimiento de lápiz y papel, se ha llevado a cabo la adaptación del cuestionario, utilizando las Nuevas Tecnologías de diagnóstico Asistido por Ordenador (DAO). Ésta es una experiencia que estamos realizando con deportistas profesionales, para facilitar la recogida de información inicial. Mediante este sistema, hemos realizado la corrección oportuna que lleva al cómputo de las puntuaciones directas de cada grupo y deportista, proporcionando las puntuaciones directas que se han utilizado para nuestra investigación.

Por otra parte, una vez realizado el proceso de corrección y evaluación, se elaboran los Informes Psicológicos Individuales y los Informes de Grupo/Equipo para entregar a cada deportista y a los entrenadores de cada equipo, agradeciendo su colaboración en nuestra investigación.

A partir de los datos registrados, hacemos los análisis estadísticos oportunos para identificar el comportamiento de las variables implicadas en el proceso, desde la perspectiva descriptiva de la información evaluada.

RESULTADOS

En primer lugar calculamos las puntuaciones medias de todos los sujetos, según los tres tipos de reacciones psicológicas y que pasamos a describir.  

La puntuación media en Madurez Deportiva se sitúa en el nivel más bajo, seguida de la Eficacia Cognitiva para resolver situaciones potencialmente problemáticas. Por consiguiente, estas puntuaciones indican que los sujetos en su conjunto presentan un nivel alto en desorientación Cognitiva, convencidos que es la forma de resolver la situación, pero que en realidad no la resuelve. En la Figura 1, representamos las puntuaciones medias y desviaciones típicas del grupo total. Los estadísticos descriptivos correspondientes quedan registrados en la tabla 4.

 


Figura 1. Puntuaciones directas medias y desviación estándar de los sujetos evaluados



Tabla 4. Estadísticos descriptivos de las puntuaciones directas en cada factor evaluado


Analizamos los resultados globales en función de la edad y el sexo de los deportistas para ver su comportamiento en las Reacciones Psicológicas investigadas. Las pruebas estadísticas aplicadas de comparación de medias y Anova de 1 factor, indican que no existen diferencias significativas entre los grupos de edad y sexo analizados.  

Pero el comportamiento de las puntuaciones calculadas manifiesta que los hombres tienen más Eficacia Cognitiva y desorientación Cognitiva que las mujeres. Las mujeres por su parte han desarrollado mayor Madurez Deportiva. Según la edad, observamos que la Madurez Deportiva llega a su máxima expresión entre los 22 y 25 años. La Eficacia Cognitiva se desarrolla progresivamente desde los 19 hasta los 22 años, descendiendo a niveles muy bajos a los 23 y 24 años y recuperándose de nuevo a partir de los 25 años.

La desorientación Cognitiva, se comporta lógicamente de manera contraria, así observamos que las puntuaciones más altas están asociadas a deportistas jóvenes (19 años), descendiendo dichas puntuaciones en la medida que la edad aumenta, hasta llegar al punto mínimo de desorientación a los 22 años. De nuevo aumenta dicha puntuación a los 23 años para seguir descendiendo lentamente a medida que aumenta la edad.

Aunque el análisis estadístico realizado indica que no existen diferencias significativas al comparar los deportes individuales (Atletismo, Artes Marciales, Gimnasia, Natación, Tenis, Triatlón y Surf) con los deportes de equipo (Baloncesto, Balonmano, Fútbol, Fútbol Sala y Voleibol), los gráficos representan el comportamiento de dichas puntuaciones, destacando mayor desorientación Cognitiva (DSC) en los deportes individuales, respecto a los deportes de equipo, por consiguiente, la Madurez Deportiva parece que se desarrolla con más facilidad en los deportes de equipo. No se han encontrado diferencias o las diferencias son mínimas en la Eficacia Cognitiva (Figura 2).

 


Figura 2. Comportamiento de las puntuaciones de cada Factor, según el tipo de Deporte


A partir de esta información general, estamos interesados en conocer las reacciones de los deportistas en función de la Modalidad Deportiva (deporte) que practican, para ello hemos realizado la comparación de las puntuaciones medias que presentamos a continuación.

Las pruebas del análisis descriptivo de los factores investigados, según la modalidad deportiva, respecto a la homogeneidad de la varianza (Levene Statistic) indican que no hay significación estadística. La prueba ANOVA para los tres factores (reacciones), muestra significación en los factores de Eficacia Cognitiva y desorientación Cognitiva, solamente.

Resta exponer el comportamiento de las puntuaciones medias en cada factor:

· Madurez Deportiva: los deportes Natación, Voleibol Fútbol Sala, Gimnasia y Fútbol, por este orden, son los que alcanzan mayores puntuaciones. Surf, Balonmano, Tenis y Triatlón, tienen las puntuaciones más bajas (Figura 3).

 


Figura 3. Puntuaciones medias de Madurez Deportiva, según el deporte practicado


· Eficacia Cognitiva: puntuaciones altas se observan en Balonmano, Artes Marciales y Triatlón. Puntuaciones bajas están asociadas a Surf, Otros y Gimnasia (Figura 4).

 


Figura 4. Puntuaciones medias de Eficacia Cognitiva en las diferentes Modalidades


· desorientación Cognitiva: las modalidades deportivas de Surf y Tenis son las que tienen mayor desorientación; en cambio Artes Marciales, Balonmano, Natación, Triatlón y Voleibol, parece ser que saben utilizar las estrategias adecuadas en la solución de problemas en la competición deportiva (Figura 5).

 


Figura 5. Puntuaciones medias en desorientación Cognitiva de las diferentes Modalidades


Ahora bien, si las comparaciones las hacemos en función de la categoría deportiva en la que participan los deportistas, independientemente del deporte que practica, encontramos diferencias significativas en Eficacia Cognitiva (0. 062) y desorientación Cognitiva (0. 002), especialmente. La categoría Nacional, tiene puntuaciones altas en Madurez Deportiva (5. 4) y Eficacia Cognitiva (8. 2), por consiguiente no presentan desorientación Cognitiva (7. 3). Las puntuaciones bajas en Madurez Deportiva y Eficacia Cognitiva las encontramos en la categoría Amateur, luego este grupo de deportistas son los que están más Desorientados cognitivamente hablando (Figura 6).

 


Figura 6. Puntuaciones medias de las Reacciones Psicológicas, según la categoría deportiva


Podemos sospechar que la situación de lesión deportiva y sanción recibida en la competición tienen alguna relación con las reacciones que venimos analizando. Los análisis realizados del test de homogeneidad de la varianza y Anova de un factor indican que sólo en la Reacción de Eficacia Cognitiva hay diferencias significativas.  

Los resultados en la comparación de puntuaciones medias indican que los sujetos que no se han lesionado reaccionan ante las situaciones deportivas con Madurez Deportiva (5. 49) y mayor desorientación Cognitiva (8. 44), pero les falta Eficacia Cognitiva (7. 08). En cambio los sujetos que han sufrido algún tipo de lesión en la práctica deportiva, tienen mayores puntuaciones en Eficacia Cognitiva (7. 90) que en Madurez Deportiva (5. 07) y menor desorientación Cognitiva (8. 03) que los no lesionados.  

Por su parte los sujetos que han sido sancionados en la competición, tienen puntuaciones bajas en Madurez Deportiva y desorientación Cognitiva y puntuaciones altas en Eficacia Cognitiva. Los sujetos que no han sido sancionados presentan puntuaciones altas en Madurez Deportiva, bajas en Eficacia Cognitiva y altas en desorientación Cognitiva. Parece ser que el grado de implicación en las situaciones problemáticas, la falta de madurez y cierto grado de desorientación pueden predecir qué estilo de deportista será o no sancionado potencialmente.

Los cálculos que presentamos a continuación, pretenden conocer la correlación existente entre los tres tipos de reacciones. Como se puede observar en los resultados de la tabla 5, la Madurez Deportiva tiene correlación negativa con la Eficacia y la desorientación Cognitiva, con un nivel de significación de 0. 01 bilateral según la prueba de correlación Pearson.  

Hay que señalar que las elecciones realizadas por los sujetos en cada una de las situaciones son incompatibles entre sí, es decir, ante cada situación el sujeto debe señalar una sola forma de reaccionar. Efectivamente, en la medida que selecciona una reacción, las otras dos no serán seleccionadas. Por tanto la independencia de cada reacción viene determinada por la estructura del propio cuestionario.

 


Tabla 5. correlación de los factores Madurez, Eficacia y Desorientación


Respecto a la relación de nuestras variables con la edad, no existe correlación entre la Madurez y la Eficacia de los deportistas. En cambio, si existe correlación negativa en la desorientación Cognitiva, con un nivel de significación del 0. 05 bilateral. Es decir, en la medida que los deportistas son más jóvenes la desorientación es mayor (Tabla 6).

 


Tabla 6. Correlaciones de los factores evaluados y la edad de los deportistas

La validez predictiva indica la efectividad de la prueba para predecir el tipo de reacción de los deportistas en función de la categoría y según el deporte que practican.  

Para ello se ha calculado el coeficiente de correlación tipo Pearson, entre las reacciones y la categoría. Se puede observar en la tabla 7, que la relación existente entre la Eficacia Cognitiva y la Categoría es negativa y significativa, lo que indica que las categorías de mayor nivel tienden a puntuar más alto en Eficacia Cognitiva. En cambio, la correlación observada en la desorientación Cognitiva y Categoría Deportiva, es positiva, con niveles de significación del 0. 01 bilateral. Los datos nos informan que las categorías deportivas de niveles inferiores, Juvenil y Amateur, muestran más desorientación Cognitiva que las categorías Regional y Nacional.

 


Tabla 7. Correlaciones entre los factores y las categorías deportivas de los sujetos


Las 21 situaciones presentadas, con las 84 posibilidades de reacción, han sido procesadas en el análisis factorial, dando como resultado la extracción de dos componentes principales. Los dos factores del primer componente son suficientes para explicar el 55. 4 % de la varianza y el segundo componente explica por sí sólo el 44. 59 %.  

Estos resultados indican la interdependencia de los factores cognitivos de Eficacia y desorientación respecto al factor Madurez Deportiva (Tablas 8 y 9) y apoya las investigaciones realizadas por J. A. Mora y otros (2001).

 


Table 8. Matriz de Componentes del CECD



Tabla 9. Método de Extracción: análisis de Componentes Principales y varianza explicada.

En esta ocasión no se han llevado a cabo los análisis estadísticos de validez y fiabilidad de la prueba, ya que asumimos las investigaciones realizadas al respecto por J. A. Mora (2001), donde queda validado el instrumento que se ha utilizado. Evitando de este modo hacer extensa esta comunicación.


RESULTADOS DE LA EVALUACIÓN DE LAS ESTRATEGIAS COGNITIVAS EN EL DEPORTE

Los resultados podemos analizarlos según el valor de cada reacción ante las diferentes situaciones que se han planteado (21). Las puntuaciones de los sujetos evaluados (251) globalmente, sin entrar en análisis comparativos en función de las variables demográficas, pueden servir para explicar la influencia positiva o negativa en el rendimiento del deportista. Con este tipo de análisis se pretende constatar qué situaciones presentan dificultad para los deportistas y qué situaciones tienen controladas y autorreguladas de cara a la competición deportiva.

Partimos de los valores de los 251 sujetos participantes en nuestra investigación y cómo reaccionan ante el problema planteado para resolver o no el problema, en función del grado de eficiencia.

De esta forma podemos obtener información válida sobre la posibilidad de influencia negativa para el deportista de las diferentes situaciones presentadas, al mismo tiempo podemos establecer diferencias en función de las variables demográficas definidas de cada sujeto, edad, sexo, deporte, categoría, etc. Cuestión que dejamos para investigaciones posteriores. Esta forma de proceder nos permite además conocer las modalidades de distribución de las reacciones de los deportistas ante las estrategias psicológicas de solución de problemas, creando un perfil al que le hemos llamado Estilos Reactivos de Eficiencia Estratégica.

En las Figuras 7 y 8 están representadas las puntuaciones de los Estilos de Reacción (MD, EC o DSC) en las diferentes situaciones conflictivas presentadas.  

 


Figura 7. Puntuaciones de los Estilos de Reacción en las situaciones 1 a 11



Figura 8. Puntuaciones de los Estilos de Reacción en la situación 12 a la 21


A modo de ejemplo podemos describir el comportamiento de los deportistas evaluados en la ansiedad Precompetitiva. Destaca la estrategia de Eficacia Cognitiva (110), que consiste en la técnica de relajación mental para resolver dicha situación problemática; seguida de la estrategia de Madurez Deportiva (80) utilizando la técnica de hablar con normalidad con los compañeros del equipo sin manifestar preocupación. Y en menor grado, la desorientación Cognitiva (61) de aislamiento o desviación del pensamiento y la realización de algún tipo de actividad física par aislarse. Luego podemos señalar que el grupo de deportistas sabe reaccionar de forma ajustada y eficaz ante esta situación.

En cambio, ante la situación de Temor al Fracaso, el Estilo reactivo de este grupo es fundamentalmente de desorientación Cognitiva (143), que implica el intento de autoconvencimiento de las posibilidades de éxito y la búsqueda de apoyo en los demás. No utilizando las estrategias adecuadas de Madurez Deportiva, que supone asumir el fracaso como una situación normal en el deporte y Eficacia Cognitiva, que implica centrarse en las tareas presentes sin pensar en las consecuencias futuras. Con estos datos podemos identificar reacciones poco ajustadas para resolver dicha situación.

A modo de resumen en este apartado, la evaluación global del grupo de deportistas quedaría de la siguiente forma:

· Ante la ansiedad competitiva, el grupo reacciona con Eficacia Cognitiva.

· Ante el temor al fracaso, los deportistas reaccionan con desorientación Cognitiva

· Ante las agresiones de los compañeros, la reacción más típica es de Madurez Deportiva.

· Ante los errores del árbitro o juez, hay un porcentaje mayor de desorientación Cognitiva, seguido de Madurez Deportiva.

· En las desavenencias con los compañeros, la reacción destacada es Madurez Deportiva, manifestada por el intento de aclarar la situación mediante comunicación efectiva.

· Ante las desavenencias con el entrenador, suelen reaccionar con Eficacia Cognitiva.

· Desavenencias con la Junta Directiva, se producen dos reacciones típicas, bien desorientación o Eficacia Cognitiva.

· Los problemas personales, parece ser que no han desarrollado las estrategias adecuadas, reaccionando con desorientación Cognitiva.

· Ante el exceso de confianza, la reacción es de desorientación.

· Cuando cometen errores no trascendentales, reaccionan con Eficacia Cognitiva sacando provecho del error y evitando permanecer en el mismo.

· Pero si los errores son trascendentes para el resultado, la reacción vuelve a ser de desorientación, haciendo atribuciones inadecuadas.

· Las críticas del público son controladas con Eficacia Cognitiva.

· En cambio ante las expectativas que los demás tienen hacia ellos, la reacción es de desorientación Cognitiva, no asumiendo la responsabilidad e intentando cumplir lo que los demás esperan de ellos.

· La opinión de la prensa es controlada con Madurez y Eficacia.

· Las exigencias propias excesivas se controlan con Eficacia Cognitiva. Siendo conscientes de su realidad y situación.

· La capacidad de concentrarse en la competición y controlar la situación está Desorientada Cognitivamente hablando.

· Cuando la prisa y la impaciencia se presenta en la competición, no saben la forma de controlarla, reaccionado con desorientación Cognitiva y aplicando técnicas poco ajustadas.

· No hay reacciones desorientadas cuando el resultado de la competición es adverso, suelen reaccionar con Madurez y Eficacia Cognitiva.

· Pero si tienen que competir en campo contrario o fuera de casa, la reacción más generalizada es desorientación Cognitiva.

· Les preocupa de manera especial la lesión deportiva y reaccionan de manera inadecuada con desorientación, manifestada por la evitación de situaciones de riesgo y confiar en su preparación física. Cuando deberían implicarse más en la competición sin temor.

· Finalmente la situación de infravaloración de su capacidad física y su competencia deportiva, hay reacciones diversas, destacando la de Eficacia Cognitiva que implica la valoración objetiva de su la capacidad y competencia.

Figura 9. modelo de Informe Psicológico del grupo evaluado

INFORMES PSICOLÓGICOS

El procedimiento habitual en el diagnóstico psicológico es la elaboración de Informes de Equipo e Informes Individuales. El objetivo es proporcionar información al entrenador y a los jugadores de la evaluación realizada. A la vez sirve para planificar las acciones pertinentes de intervención para la mejora, mantenimiento y desarrollo de las estrategias psicológicas en el deporte que practican. Veamos los dos tipos de Informes que elaboramos.

En primer lugar, deseamos que el entrenador y los jugadores dispongan de los resultados del equipo en las tres variables evaluadas (MD, EC y DC) y las puntuaciones medias conseguidas, comparándolas con el grupo normativo de referencia mediante la representación gráfica correspondiente. Además, en las situaciones deportivas presentadas, interesa hacer explícitos los niveles alcanzados por cada tipo de reacción, cuestión que se representa en la gráfica inferior del Informe (Figura 9).


El segundo Informe Psicológico es para cada deportista, donde se proporcionan los datos de sus Estilos Reactivos ante las situaciones deportivas, comparándolos con el grupo de referencia y su propio equipo. Así cada jugador conoce la posición en la que se encuentra respecto a sus compañeros, representada por el percentil correspondiente “P”. Finaliza el Informe diagnóstico con los literales correspondientes de cada variable y las recomendaciones oportunas para llevar a cabo las estrategias de intervención. Esta información será precisamente la que orienta las estrategias de afrontamiento (Figura 10).

 

 


Figura 10. modelo de Informe Psicológico Individual de las Estrategias Cognitivas en el Deporte


Estrategias de afrontamiento

Las sesiones de trabajo que proponemos sirven para orientar al entrenador y deportistas hacia la resolución de los problemas planteados de un modo eficaz. Avalado por los numerosos estudios científicos de la psicología del Deporte, una vez que se conocen las necesidades planteadas por el grupo en las diferentes estrategias cognitivas diagnosticadas, sabemos qué se puede hacer. Ahora se presenta un reto importante: ¿Quién debe hacerlo?

Lógicamente si el equipo dispone del profesional adecuado, la pregunta queda resuelta, pero en caso contrario tenemos la responsabilidad de formar entrenadores técnicamente preparados y eficazmente competentes para introducir en su plan general de entrenamiento, algunas de las técnicas que favorezcan el aprendizaje de estrategias adecuadas para el desarrollo de reacciones psicológicas para resolver problemas. A modo de esquema indicamos las áreas de interés destacadas y las reacciones correspondientes: 

1. Ante la ansiedad precompetitiva, relajación y comunicación

2. Ante el temor al fracaso deportivo, asumir el fracaso como algo normal y centrase en la tarea.

3. Ante las agresiones de los contrarios, es normal que se presenten y restarle importancia.

4. Ante los errores de los árbitros en la competición, comprender que el error es humano y que es una situación aislada no determinante para el rendimiento.

5. Ante las desavenencias con los compañeros del equipo, comunicación efectiva y evitar la pérdida de coordinación.

6. Ante las desavenencias con el entrenador y la directiva, clarificar las situaciones y actuar en consecuencia.

7. Ante los problemas personales, buscar solución fuera del equipo y no perder la coordinación con el grupo.

8. Ante el exceso de confianza, reconocer posibilidades reales y no infravalorar al contrario.

9. Ante los errores propios del juego que no influyen en el resultado, aprender del error y considerar que los errores son normales en el deporte.

10. Ante los errores que afectan al juego y el resultado, asumir lo positivo del riesgo e identificar claramente dicho error.

11. Ante las exigencias excesivas y miedos aprendidos, analizar la situación y adecuarse a la realidad manteniendo el equilibrio.

12. Ante la impaciencia, centrarse en el presente y en la estrategia del juego.

13. Cuando el resultado es adverso, desarrollar los objetivos de logro, perfeccionar las habilidades deportivas y utilizar técnicas para aprender a competir.

14. Temor a posibles lesiones, apoyo al lesionado e introducirlo progresivamente en situaciones de riesgo, mediante técnicas de desensibilización.

ESTRUCTURA DEL PLAN DE INTERVENCIÓN

Estrategias de Planificación

· ¿Qué pretendemos? Objetivos de realización y de logro, objetivos generales y específicos a corto, medio y largo plazo.

· ¿Qué tenemos que hacer? Tareas, actividades y ejecuciones deportivas desarrollan las habilidades mentales y deportivas.

Proceso de intervención:

· identificación del problema · análisis de las situaciones a entrenar · Estrategias cognitivas generales recomendadas para insertarlas en el entrenamiento habitual del equipo. · Estrategias cognitivas de solución específica de situaciones deportivas en el equipo. · Estrategias cognitivas específicas a nivel individual.

Metodología:

• Presentación de la Sesión • Objetivos de la sesión y tareas a realizar • Desarrollo de actividades en grupo • Aplicación de las técnicas psicológicas para el desarrollo de estrategias • Evaluación del resultado • Seguimiento de la situación para constatar si se aplican las estrategias adecuadas.

Programa de Asesoramiento e Intervención Psicológica 

· Evaluación del nivel previo · Planificación de objetivos y tareas · Preparación de los entrenamientos · Preparación de la competición · Evaluación de los procesos realizados · Feedback y corrección de errores

Necesidades psicológicas de los deportistas:

· Motivación · estrés y ansiedad · Nivel de activación · Auto confianza · atención y concentración · Liderazgo · Cohesión de equipo

Características de los deportistas:

· Los que quieren y no pueden · Los que pueden y no quieren · Los que quieren, pueden y abandonan · Los que se desesperan y no llegan · “Los otros” los que se esfuerzan por superarse, aprender y se comprometen buscando la coordinación con el equipo.

Acción estratégica:

· Objetivo: que el deportista sepa en todo momento lo que debe hacer, proporcionándole estrategias para controlar lo previsto y lo imprevisto. · Proceso: que el deportista aprenda a controlar las situaciones para llegar en las mejores condiciones a la competición


Estrategias psicológicas en las sesiones de entrenamiento:

· La adaptabilidad del deportista es su gran posibilidad: potencial de aprendizaje. · Reforzar las acciones apropiadas: “ Estrategia Sándwich” · Corregir los errores cometidos: coste de respuesta (puntos) · Utilización de los recursos necesarios para alcanzar los objetivos: el castigo, tiempo fuera, banquillo, etc. · Presentar simulaciones y ejemplos que se puedan transferir a la competición. · Búsqueda del máximo rendimiento a través del entrenamiento, constancia y responsabilidad. · Evaluar el entrenamiento deportivo: tareas, acciones, efectos del entrenamiento condiciones de la competición, etc.

Técnicas:

• Técnicas de autocontrol • Técnicas de habilidades sociales • Técnicas cognitivas • Técnicas de control psicológico en grupo

Preparar la Temporada:

· Periodo de preparación general · Periodo de preparación básica · Periodo de preparación específica · Periodo de competiciones amistosas · Periodo de competiciones oficiales · Periodo de búsqueda de excelencia para alcanzar los objetivos.

Preparación de la competición:

· Identificar rutinas de pre-competición · Identificar los estados psicológicos del deportista · Elaborar un plan personal pre-competitivo · Calentamiento físico, deportivo y psicológico (real o imaginario) · Conseguir lo programado

Competición propiamente dicha

· Conseguir el estado ideal de performance (flow) · Elaborar un Plan Personal para la Competición (PPC) buscando la concentración focalizada · Adaptar el plan al deportista, a la situación y el contexto · Dividir la competición en partes · Plantear un objetivo para cada parte · Creer en el plan previsto, comprometerse y coordinarse con los compañeros · Automatizar las estrategias, tácticas y técnicas para liberar el cuerpo y la mente. · Hacer que fluya la creatividad y la imaginación, resolviendo las diferentes situaciones de la competición

Post-Competición 

· Recuperación física y mental · Autorregistro de la competición · Balance general y aprendizaje para el futuro.

A través de este plan de intervención psicológica, pretendemos desarrollar las estrategias adecuadas para conseguir que los deportistas reaccionen de manera correcta ante las diferentes situaciones deportivas, buscando la autorregulación de los aprendizajes estratégicos, para que puedan ser transferidos a nuevas situaciones y contextos.


Conclusiones

Se trata de revisar las ideas más importantes de la preparación estratégica en el deporte. Seleccionar los caminos más adecuados para alcanzar los objetivos y aprender a tomar decisiones contextualizadas. Comprobar los requisitos necesarios para alcanzar los objetivos propuestos. Reducir la lista a las mejores ideas que se llevarán a cabo para formar un equipo competente, comprometido, coordinado y satisfecho con su actividad.

Los resultados analizados han permitido constatar qué situaciones son consideradas como problemáticas por los deportistas, identificar la estrategia de solución que se da en cada situación y comprobar si las estrategias utilizadas son las adecuadas para resolver situaciones, según el modelo psicológico de referencia.

En definitiva, podemos afirmar que el cuestionario en Estrategias Cognitivas en Deportistas (CECD) es un instrumento interesante para la práctica deportiva, desde el punto de vista psicológico. Sin duda supone una herramienta de evaluación a tener en cuenta para planificar de manera adecuada el entrenamiento psicológico, junto a los conocidos entrenamientos físicos, técnicos, tácticos, estratégicos e interpretativos en el deporte de competición, permitiendo el análisis de situaciones para evitar las interferencias que se producen en el rendimiento deportivo.


Reflexión final

Si los expertos en el deporte y la ciencia psicológica establecen reacciones típicas para la resolución de problemas y las estrategias recomendadas para cada situación en la competición, entonces estamos en condiciones de convertir el presente cuestionario en un test de resolución de problemas deportivos para evaluar aptitudes competitivas y poder medir el nivel de Eficiencia Estratégica en el Deporte.


Referencia bibliográfica

Bandura, A. (1977). Social Learning Theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall.

Buceta, J. M. (2004), Estrategias psicológicas para entrenadores de deportistas jóvenes. Dykynson. Madrid.

Davis, J. (1987). Strategies for managing athletes jet-lag. Sport Psychologist, Vol. 2, Southwest Missouri.

Grafman, J. ; Partiot, A. y Hollnagel, C. (1995). Fables of prefrontal cortex. Behavioral and Brain Sciences, 18 (2), 349-358.

González-Pienda, J. A. et alii, (2002). Estrataegias de aprendizaje. Concepto, evaluación e intervención. Ed. Pirámide. Madrid.

Halliwell, W. (1990). Providing sport psychology consulting service in professional jockey. Sport Psychology, Vol 4 (4).

Meichenbaum, D. (1995). Disasters, stress and cognition. En Hobfoll, S. E. , DeVries, M. W. et alii (1995). Extreme stress and communities : Impact and intervention. NATO ASI Series. Dordrecht, Nederlands: Kluwer Academia Publishers.

Mendoza, A. Izquierdo, JM, Rodríguez y Brito (2005). Características psicológicas del entrenador de fútbol de Andalucía. Diputación de Sevilla.

Mora, J. A. ; Mérida, J. ; Toro; S. y Zarco, A. (2001) cuestionario de Estrategias Cognitivas en Deportistas (CECD). Madrid: TEA Ediciones.

Pintrich, P. R. (2000). Educational Psychology at the millennium: A look back and a lok forward. Educational Psychologist, 35, 221-226.

Riera, J. (2005). Habilidades en el deporte. Inde Publicaciones. Barcelona

Spink, K. S. (1988). Facilitating endurance performance: the effects of cognitive strategies and analgesic suggestions. The Sport Psychology, 2, 97-104.

Weinberg, R. S. (1995). Goal setting in sport and exercise: Results, methodological issues and future directions for research. Revista de psicología del Deporte, 7-8, 113-122.




















Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar