PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/05/2022

Neuronas espejo y transferencia.

Autor/autores: Carmen Dolores Sosa Pérez
Fecha Publicación: 01/03/2006
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

En 1998 Rizolatti y Arbid localizan un grupo de neuronas en la corteza promotora F5 del mono y en área PF parietal, denominadas neuronas espejo por su capacidad de descargar impulsos tanto cuando el sujeto observa a otro realizar un movimiento como cuando el sujeto mismo es quien la ejecuta, teniendo a su vez la propiedad de ser activadas de manera directa y simultanea no sólo cuando ve el estímulo sino cuando lo oye o siente. Trabajos posteriores han comprobado la existencia de sistemas neuronales similares en humanos. Se ha supuesto que parte de sus funciones consiste en representar acciones para después imitarlas y comprenderlas, proporcionando un vínculo comunicativo: reconocer una acción ejecutada por otro, diferenciarla de otras y utilizar esta información para actuar de manera apropiada. (Pines 2002).

Hipotetizamos que las neuronas espejo se activan mediante la observación de acciones significativas. A través del descubrimiento de las neuronas espejo, comprobamos que la evolución parece haber asegurado las bases biológicas para favorecer los procesos de identificación (Rizzolatti y Arbib 1998). Entendemos entonces que la lectura que alguien hace de las intenciones del otro es, en gran medida, una atribución desde las propias intenciones, con lo cual el mecanismo de proyección es estructural en la intersubjetividad y no un mero proceso defensivo. Por ende, la lectura acertada de la intencionalidad de otros sujetos es crucial para el desarrollo de la empatía. Todos estos procesos en los que se involucran las neuronas espejo son procesos a través de los cuales se crea un vínculo especial entre paciente y terapeuta, por lo que hipotetizamos que estas neuronas puedan estar involucradas en los procesos de transferencia.

Palabras clave: Neuronas espejo, transferencia

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2988

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Neuronas espejo y transferencia.

Carmen Dolores Sosa Pérez; Lourdes López Pérez.

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Resumen

En 1998 Rizolatti y Arbid localizan un grupo de neuronas en la corteza promotora F5 del mono y en área PF parietal, denominadas neuronas espejo por su capacidad de descargar impulsos tanto cuando el sujeto observa a otro realizar un movimiento como cuando el sujeto mismo es quien la ejecuta, teniendo a su vez la propiedad de ser activadas de manera directa y simultanea no sólo cuando ve el estímulo sino cuando lo oye o siente. Trabajos posteriores han comprobado la existencia de sistemas neuronales similares en humanos. Se ha supuesto que parte de sus funciones consiste en representar acciones para después imitarlas y comprenderlas, proporcionando un vínculo comunicativo: reconocer una acción ejecutada por otro, diferenciarla de otras y utilizar esta información para actuar de manera apropiada. (Pines 2002). Hipotetizamos que las neuronas espejo se activan mediante la observación de acciones significativas. A través del descubrimiento de las neuronas espejo, comprobamos que la evolución parece haber asegurado las bases biológicas para favorecer los procesos de identificación (Rizzolatti y Arbib 1998). Entendemos entonces que la lectura que alguien hace de las intenciones del otro es, en gran medida, una atribución desde las propias intenciones, con lo cual el mecanismo de proyección es estructural en la intersubjetividad y no un mero proceso defensivo. Por ende, la lectura acertada de la intencionalidad de otros sujetos es crucial para el desarrollo de la empatía. Todos estos procesos en los que se involucran las neuronas espejo son procesos a través de los cuales se crea un vínculo especial entre paciente y terapeuta, por lo que hipotetizamos que estas neuronas puedan estar involucradas en los procesos de transferencia.



El propósito de esta comunicación no es otro que el querer expresar una serie de ideas surgidas de la búsqueda de una correlación entre los datos obtenidos en las investigaciones de neurociencias, más concretamente en el campo de la neurofisiología y las teorías psicoanalíticas.

Ya el propio Freud (1) buscaba una base orgánica de sus teorías o postulados, intentando con ello no desligar lo biológico y lo psicológico. Independientemente de que debido a los pocos conocimientos neurofisiológicos que se tenían en la época así como por la falta de tecnología apropiada que permitiera avances en estos conocimientos, Freud (1) se viera obligado a usar un lenguaje ajeno a los procesos neurofisiológicos.

Pero este afán ha sido retomado por otros autores. Pines (2), Bleichmar (3, 4), Velasco (5), Kandel (6, 7), Romero (8), Gabari (9), Anderson (10), entre otros muchos, han retomado los deseos de buscar una reconciliación entre las neurociencias y el psicoanálisis.

En los últimos tiempos los avances tecnológicos aplicados al campo de la neurociencia han permitido observar el funcionamiento del sistema nervioso central, mientras un individuo sano está realizando cualquier tipo de actividad física o mental. Esto nos ha permitido correlacionar la actividad mental con los procesos psíquicos (11). Y si tenemos en cuenta lo que dice Kandel (7) de que el psicoanálisis es la teoría más completa de la psique, sería la que más fácilmente explicaría las relaciones entre la actividad física y los procesos psíquicos.

Dentro de estos avances nos encontramos con el descubrimiento realizado por Rizolatti and Arbid en 1998 (12) de un grupo de neuronas identificadas en el mono, mediante el uso de electrodos, en la corteza premotora F5 y en el área PF parietal, justo delante de la corteza motora, región homóloga al área de Broca en humanos. A este subconjunto de neuronas las denominaron neuronas espejo (mirror neurons) por su capacidad de descargar impulsos tanto cuando el sujeto observa a otro realizar un movimiento como cuando el sujeto mismo lo ejecuta, teniendo además la capacidad de ser actividades de manera directa y simultánea por diferentes modalidades sensoriales, auditivas, visuales y somatognósicas. (13, 14). Existen trabajos como el de Grezes y colaboradores que han comprobado la existencia de sistemas de neuronas espejo en humanos (14).

Rizolatti y colaboradores (13) plantean que estas neuronas junto a las neuronas canónicas (canonical neurons) que responden tanto a la observación de objetos tridimensionales como cuando el sujeto agarra dicho objeto, son capaces de generar una copia interna de las posibles acciones motoras de la mano. En el caso de las neuronas canónicas nos encontramos con una copia que describe la manera de asir el objeto y en el de las neuronas espejo la copia describe la acción realizada por otro sujeto. Como los individuos son conocedores de las consecuencias de sus acciones, ellos proponen que las copias interna de naturaleza motora que reflejan las acciones realizadas por otros sujetos representan las bases neuronales para la comprensión del significado de las acciones realizadas por otros. Aunque esta teoría tiene de todas formas detractores (15), que mantienen que es un error inferir el comportamiento ajeno dejando a un lado las emociones.  

Según la teoría de la simulación (16, 17, 18) el observador usa el contenido de su mente para entender lo que ocurre en la otra persona y esta hipótesis la respaldan sus seguidoras usando como apoyo las funciones de las neuronas espejo y canónicas. No obstante, es necesario puntualizar que al sistema especular se la ha otorgado la capacidad de ofrecer cierta luz no sólo sobre las representaciones neuronales de acciones simples, sino también de emociones básicas tales como el miedo o el desagrado (19). Parece que la observación de una cara expresando emociones activa las áreas somatosensoriales que corresponden al observador en esas emociones (3).

Esto, por tanto, podría estar relacionado con los fenómenos emocionales relacionados con la empatía, es decir, la percepción y representación de ciertos estados emocionales del otro que hacen resonar estados equivalentes en el sujeto y provocan una mímica similar.

 


En este proceso de empatía se incluyen tanto fenómenos de confirmación como de reconocimiento, motores y emocionales, que se movilizan en el sujeto desde las etapas más tempranas en las que se funciona exclusivamente desde la relación especular. A través de una relación especular sana el bebé llega a darse cuenta que aunque la representación de la expresión emocional que le llega pertenece a su cuidador, a su vez se corresponde con su estado afectivo. Así, de adulto, este reconocimiento que le ha llevado a desarrollar su capacidad empática le hace posible poner en funcionamiento esta capacidad con los sentimientos de otros y anticiparse al comportamiento ajeno, teniendo en cuenta tanto las acciones o gestos como su implicación emocional. (3, 20).

Este sistema de neuronas espejo también se pueden encontrar relacionadas con los procesos de identificación, que se desarrollan en sus comienzos en la relación emocional bebé-madre, en esta relación vincular donde mamá reconoce al bebé y este que un principio la ve como una extensión de él, luego como otro simétrico y ya después como otro independiente y diferente a él. En este proceso donde primero reconozco al objeto para luego poder identificarme con él, es la existencia de otro que es como yo que me comprende y reconoce (2), que metaboliza mis emociones y me las devuelve de manera adecuada.

De alguna manera en este proceso se produce una identificación con el otro creando un sistema de percepción-ejecución que posibilita entender las intenciones del otro realizando atribuciones (18). Se podría decir que en la formación de la dupla acción-intención actúan las neuronas espejo provocando en el cerebro del observador la acción equivalente a la que él realizó en su momento y a la que asoció una intención. Debemos tener en cuenta que estas neuronas espejos así como las canónicas se sitúan en regiones anatómicas relacionadas de alguna manera con procesos emocionales.  

Podríamos decir que de alguna manera esa intención va también relacionada con una emoción y el observador la atribuye según su dupla acción-intención, es decir, que puede ser una lectura acertada o una proyección del mundo interno del propio sujeto. De esta forma el mecanismo de proyección sería no sólo un mecanismo de defensa sino un mecanismo estructural, al igual que la transferencia puede ser defensiva, pero tiene un componente estructural.

De alguna manera cuando el paciente realiza una transferencia sobre el terapeuta es eso lo que hace proyectar su mundo interno sobre él. Es más es lo que se produce en cualquier relación, no habría que olvidar que las transferencias se realizan de manera normal, otra cosa es cómo actuemos sobre estas.  

En la transferencia se identifica un aspecto del presente con otro del pasado y que está en este caso referido al analista en la actualidad. La transferencia consistiría a su vez en equiparar al analista (objeto externo) con el objeto interno o con aspectos del self, siendo la identificación proyectiva el mecanismo responsable de este movimiento. El analista puede representar a una parte del paciente, y a una parte cualquiera de sus objetos internalizados (21).  

Hipotetizamos que al igual que en el proceso de identificación se considera la posible implicación de las neuronas espejo, también estarían implicadas en los procesos de identificación proyectiva donde me reconozco en el otro, una parte de mí o de mi mundo interno, es la dupla de acción-intención.

La transferencia hace experimentar cosas en el analista que a veces le hace actuar y que pueden ir más allá de la palabra y que sólo las captamos desde el análisis de la contratransferencia. Por tanto la transferencia-contratransferencia es una relación viva que puede producir modificaciones (21). Lo cual hace pensar que la transferencia puede ser interpretada pero otras veces simplemente revivida de otra manera, sería el caso que plantea Pines (2) de un paciente que revive una experiencia traumática en el marco de la psicoterapia con un terapeuta que se mantiene tranquilo, empático, compasivo y que es capaz de contener la respuesta emocional del paciente, supone una experiencia emocional correctiva para dicho paciente. Es lo mismo que conseguimos con la interpretación transferencial, lograr que la repetición se transforme en modificación.

Las neuronas espejo parecen estar implicadas en los procesos transferenciales tanto del paciente como del terapeuta, y eso hace posible vincular este sistema biológico con acontecimientos que sucedan en la psicoterapia. No hay que olvidar que parece que este sistema de neuronas parece almacenar y codificar esquemas de conducta no reflexivos, inconscientes y que responden posteriormente desde la memoria procesal, este proceso equivaldría al proceso primario, de esta misma manera quedarían codificadas las respuestas a un trauma, formando así acciones defensivas de tipo inconsciente.

Por tanto podríamos decir que este sistema neuronal abre nuevas relaciones entre el campo biológico y el psicoanálisis.  


Bibliografía

1) Freud S. Proyecto de una psicología para Neurólogos. Obras Completas. traducción López_Ballesteros y de Torres. CD Freud Total 1. 0

2) Pines, Malcom. “Normal y patológico. La relación especular (mirroring) en psicosis y neurosis”. Clínica y análisis Grupal 2002 No 88, vol. 24 (1), 9.

3) Bleichmar, Hugo. “Psicoanálisis y Neurociencia”. Aperturas Psicoanalíticas hacia Modelos integradores 1999 Abril No1.  

4) Bleichmar, Hugo “La identificación y algunas Bases Biológicas que la posibilitan” Aperturas Psicoanalíticas hacia Modelos integradores 2001. Nov. , No 9.

5) Velasco J. M. Aportaciones desde la teoría de los sistemas complejos y la neurobiología en apoyo de un modelo psicodinámico. Revista Electrónica de psiquiatría 1999 Marzo; Vol 3, No 1

6) Kandel ER. A new Intellectual Framework For Psychiatry. Am J Psychiatry 1998 April; 155(4): 457-469.

7) Kandel ER. Biology and the Future of Psychoanalysis: A new Intelectual of Psyquiatry Revisited. Am J Psychiatry 1999 April; 156(4): 505-524.

8) Romero J. “Reflexiones sobre neurociencia, psiquiatría y psicoanálisis”, análisis sin Divan, Tercera parte “Proyecto de una psicobiología para psicólogos” capitulo III 317- 327. Madrid. 2002 Biblioteca Nueva.  

9) Garbari A. (2000) “Hacia la integración de la psicoterapia y las Neurociencias” I Congreso virtual de la psiquiatría 1 de frebrero- 15 de Marzo 2000 [citado 10 febrero 2004]; conferencia 37-CI-E: [24pantallas]. Disponible en: http. //www. psiquiatria. com/congreso/mesa37/conferencias/37_ci_e. htm

10) Anderson M. C. , OchsnerK. N. , Kuhl B. , Cooper J. , Robertson E. , Gabrieli S. W. , Glover G. H. , GabrieliJ. D. “Neuronal systems underlying the suppression of unwanted memories”. Science 2004 Enero 9; 303(5655):232-235

11) Sosa Pérez, C. , Plaza Pérez, M. L. y López Pérez, L. “Neuronitas presumidas” psicoanálisis sin Diván, Tercera parte “Proyecto de una psicobiología para psicólogos” capítulo III 307- 316. Madrid 2002. Biblioteca Nueva.  

12) Rizzolatti, Giacomo y Michael Arbib. “Language within our grasp”. Trends in Neurosci. , 1998 vol. 21, 188.  

13) Rizzolatti, G. y Fadiga, L “Grasping objects and grasping action meanings: the dual role of monkey rostroventral premotor cortex (area F5). Novartis Found Symposium 1998; 218:81-95.

14) Grezes, J. , Armony, JL. , Rowe, J. , Passingham, RE. “Activations related to “mirror” and “canonical” neurons in the human brain: an fMRI study”. Neuroimage 2003 April; 18 (4): 928-37.  

15) Rebeca Saxe “Against simulation: the argument from error”. Trends in 
Cognitive sciences. 2005 Article in press. webscript. princeton. edu/~psych/psychology/related/. . . /Saxe_TICS_05. pdf 

16) Montluk, Allison. “Read my mind”. New Scientist magazine 2001, vol. 169 (2275), 22.  

17) Gallese, Vittorio y Albin Goldman. “Mirror neuron and the simulation theory of mind-reading”. Trends in Cognitive Science 1998, vol. 2, 493.  

18) Blakemore, S. -J. y Jean Decety. “From the perception of action to the undertanding of intention”. Nature Reviews Neuroscience 2001. 2, 561 

19) Goldman, A. y Sripada, C. “Simulationist model of face-based emotion recognition”. Cognition 94 (2005) 193-213.

20) López Pérez L y Sosa Pérez CD. Lo que pasa detrás del diván. En Prensa Madrid 2006. Biblioteca Nueva.

21) León Grinberg, B ¿Es la transferencia temida por el Psicoanalista? Int. J. psycho-anal 1997 78, 1-14, libro anual de psicoanálisis 1997 XIII, 11-22.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar