PUBLICIDAD
Última actualización web: 17/05/2022

Recuperar vivencias. Desvalimiento temprano.

Autor/autores: Teresa Scalzipenna
Fecha Publicación: 01/03/2006
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se abordará el estudio de una paciente en cuyo discurso es posible observar manifestaciones correspondientes a distintos tipos de erotismo con la prevalencia de dos fijaciones, erotismo intrasomático (D. Maldavsky), y oral primario. El material clínico se desarrolla mediante el análisis del discurso de fragmentos de sesiones y de sueños; material que muestra una combinatoria de estas dos fijaciones que dan lugar a un fragmento psicosomático, otro adictivo con una manifestación cuasi delirante. En otros momentos aparece un fragmento más neurótico que se observa sobretodo en el material onírico como el efecto de los cambios operados en las defensas-

En el comienzo del tratamiento la paciente presentaba un cuadro complejo como consecuencia de una falla en su psiquismo temprano en relación con una situación previa al nacimiento por la enfermedad materna, padecía de cáncer de mama, con un vínculo marcado por la presencia, no fantaseada, sino real de la muerte de la madre (falleció cuando la paciente tenía dos años), determinando un trauma que se sumó al inicial. Su evolución fue favorable, hablar le permitió recuperar vivencias y elaborar situaciones traumáticas en relación con sus primeros vínculos y a través de la vida onírica se pudo acceder a complejos representacionales que permitieron tramitar el estancamiento libidinal que estaba en la base de las manifestaciones orgánicas y adictivas con una resolución no patógena.

Palabras clave: Desvalimiento temprano

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3113

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Recuperar vivencias. Desvalimiento temprano.

Teresa Scalzipenna.

U. C. E. S.

Resumen

Se abordará el estudio de una paciente en cuyo discurso es posible observar manifestaciones correspondientes a distintos tipos de erotismo con la prevalencia de dos fijaciones, erotismo intrasomático (D. Maldavsky), y oral primario. El material clínico se desarrolla mediante el análisis del discurso de fragmentos de sesiones y de sueños; material que muestra una combinatoria de estas dos fijaciones que dan lugar a un fragmento psicosomático, otro adictivo con una manifestación cuasi delirante. En otros momentos aparece un fragmento más neurótico que se observa sobretodo en el material onírico como el efecto de los cambios operados en las defensas- En el comienzo del tratamiento la paciente presentaba un cuadro complejo como consecuencia de una falla en su psiquismo temprano en relación con una situación previa al nacimiento por la enfermedad materna, padecía de cáncer de mama, con un vínculo marcado por la presencia, no fantaseada, sino real de la muerte de la madre (falleció cuando la paciente tenía dos años), determinando un trauma que se sumó al inicial. Su evolución fue favorable, hablar le permitió recuperar vivencias y elaborar situaciones traumáticas en relación con sus primeros vínculos y a través de la vida onírica se pudo acceder a complejos representacionales que permitieron tramitar el estancamiento libidinal que estaba en la base de las manifestaciones orgánicas y adictivas con una resolución no patógena.



Introducción

Se abordará el estudio de una paciente en cuyo discurso es posible observar manifestaciones correspondientes a distintos tipos de erotismo con la prevalencia de dos fijaciones, una en el erotismo intrasomático y otra en el oral primario.

El material clínico a desarrollar muestra una combinatoria de estas dos fijaciones que dan lugar a un fragmento psicosomático, otro adictivo y una manifestación discursiva cuasi delirante, en otros momentos aparece un fragmento más neurótico que se observa sobretodo en el material onírico como el efecto de los cambios operados en las defensas.


Presentación

Sonia de 38 años, soltera, tiene una hija de ocho, a quien dice no saber cómo educar, la niña es hija de un vínculo que mantiene desde hace muchos años con un hombre 26 años mayor, casado.

Al nacer Sonia su madre padecía cáncer de mama y fallece tres años después, ella y su hermana, nueve años mayor, quedaron a cargo de una tía A la edad de seis años regresa con su padre, quien contrajo nuevas nupcias. Su madrastra, alcohólica, la maltrataba.

Cuando Sonia tenía diez años su padre fallece por cáncer de estómago. Es internada en un colegio religioso, y al finalizar sus estudios secundarios va a vivir con su hermana.

A la edad de 18 años comenzó a sufrir alergias a repetición y úlcera gástrica,

Siendo niña se negaba a comer, ” especialmente pescado”: Delgada hasta los 27 años, edad que comenzó con excesivo sobrepeso, la gordura se localizaba principalmente en la zona abdominal.


Evolución del tratamiento

El tratamiento presentó múltiples dificultades dado la disociación y grado de retracción que presentaba. Profesaba una intensa devoción de “maestros espirituales” a quienes invocaba en reuniones de meditación.

Dicha devoción operaba a modo de interferencia en la tarea analítica; pero lentamente logró establecer un buen vínculo transferencial.

Simultáneamente comenzó a recuperar imágenes de la primera infancia en una tarea reconstructiva que, sumado al recuerdo de los sueños, le permitieron iniciar un proceso de subjetivación creciente.


Fragmentos de sesiones, sueños y análisis

- “ la reunión la dirigió María, es un ser elevado, el rayo azul es un arcángel, cada rayo es la luz de Dios. En una meditación me vi en el vientre de mi madre, me asusté” -

Su lenguaje corresponde al erotismo oral primario, los seres elevados a los que atribuye un poder y un saber secretos, incluye un componente transferencial en el que ella aparentemente se presenta ante mí con componentes tan enigmáticos e impredecibles como la realidad que refiere. Se infiere que trata de describir como es el mundo intersubjetivo en relación al enigma del cuerpo materno.

…”Fuimos al río, Laura se perdió, después apareció, el padre me daba seguridad, mi padre era una figura difusa, casi no lo veía… cuando nací mi mamá tenía cáncer de mama, me llevó mi tía, , tenía tres años, volví un tiempo pero no tengo claro el recuerdo un día zapatitos de matelassé, otro día me fueron a buscar, el único recuerdo de chica porque es triste”

El paseo por las orillas del río por la connotación agua remitiría a la escenificación de su propio nacimiento desplazado en el relato de su hija?

Recupera una imagen en relación a la enfermedad de su madre, la mención de los “zapatitos de matelassë” evoca un elemento táctil, suave, como es ese tipo de tela, que parece remitir a un objeto transicional (Winnicott, 1971), más que al logro de la bipedestación.

Se infiere que alrededor del año de edad de la paciente el agravamiento del cuadro terminal de la madre habría determinado los primeros alejamientos de su hogar, vividos como arrancamientos de la madre en una etapa que su presencia física era indispensable.

La bipedestación que abre la posibilidad del acceso a la musculatura aloplástica, sádica, quedo en ella interferida en un momento en que la figura paterna debía estar “difusa” y ella desorientada “casi no lo veía”.

La transformación del enojo ante las dificultades para el despliegue de la actividad muscular aloplástica, motivó en ella varios tipos de regresiones: uno al sadismo oral que derivara más tarde en su adicción al comer y otro al erotismo intrasomático, en coincidencia con su alergia y úlcera.

Se infiere que la madre signada de muerte por mucho que la haya querido no pudo operar como filtro para procesar la pulsión de muerte de su hija, ya que ella estaba saturada de Tánatos.


El desamparo inicial vinculado con la falta de empatía materna da como resultado que la proyección no pudo desplegarse del todo hacia el autoerotismo, produciendo una fijación . que derivaría más tarde en su anorexia infantil, y su adicción al comer en la adultez.

Al referirse a Laura y una compañera, dice: 
- “la maestra les dijo que ambas tienen un vínculo de amor y muerte” - “son iguales, las dos malcriadas” - 

¿Qué significa ser mal-criadas? Tal vez sea ella no criada por su madre porque enfermó y falleció, o su hija a quien no sabe como criar? Es ella confundida con su hija y a la vez no diferenciada de su madre?

Refiere sus intentos fallidos de interrumpir su relación amorosa dice:- “comencé un taller dedicado a cortar lazos que atan” –

Expresa este intento una reedición de aquellos primigenios que vivencia como mortíferos?
Recuerda que un tío había dicho que si ella no hubiera nacido su madre no habría muerto. Esto la ubicaría en el lugar de ser ella el cáncer? O al nacer su hija tener ella uno?

. . . “ahora me doy cuenta, no sabía para que lado correr” - El insight de la paciente alude a una situación sin salida que estaría planteada desde el comienzo de la vida misma por la falta de salida que tuvo su madre, quien según las palabras del tío debió haber elegido entre la vida de su hija y la propia y que ante esta imposibilidad no eligió ni una ni la otra, porque no vivió ella ni tampoco le dio verdadera vida a su hija.

Dicha elección ya desde el vientre materno puede haber sido expresada en un rechazo químico determinado por la pugna entre las células cancerígenas que debían ser combatidas o expulsadas como ajenas o atípicas, y una hija que tiene que ser reconocida como propia. Se originaría una contradicción que se expresaría en el terreno inmunológico mismo y que podría estar en la base de sus perturbaciones posteriores.

“también mi papá tuvo problemas de cáncer, se hizo gangrena el vientre todos tajos, él no se cuidaba”

Se infiere que comer en exceso para producirse sensaciones en el vientre, no sólo es en función de un placer oral, sino también el sustituto de una voracidad sexual desplazada hacia la zona abdominal. Contiene algo del duelo materno, y algo del paterno, se iguala al padre en cuanto al descuido, ¿quizá supone que también tiene una gangrena en su vientre?

Estos duelos tiñen el erotismo correspondiente a la relación edípica con el padre articulando erotismo y muerte.


Estos elementos retornan en el vínculo con su amante, dice: - ”ahora se que él que puede fallar, una inseguridad terrible, una angustia “ -

La paciente siempre creyó sentirse segura en su relación con su pareja, pero los hechos de la realidad no pueden continuar siendo refutados por la desmentida, defensa que operaba para sostenerla. Se inaugura un momento en el que comienza a sentir angustia. El vínculo con un objeto frustante investido desde el narcisismo herido se derrumba. El tratamiento se desarrolló con momentos de retracción, posteriormente el componente delirante cedió paso a una expresión más estructurada a partir del relato de sueños…

- ”Laura soñó que estaba en una nave espacial, el sol brillaba, era luminoso todo alrededor pero en el medio tenía sombra…”

El sueño de Laura como autorreferencial contiene elementos relacionados al erotismo oral primario, como la referencia a “la nave espacial” y la reiteración de la problemática de los enigmas que aparecen planteados en relación con el cuerpo de la madre, que se expresaría en lo referente “al sol” donde “la sombra” parece arruinar la coherencia estética y retorna lo ominoso en la fuente misma de la vida.  

…”Durante años soñé que me corrían seres muertos, descarnados, tenía que atravesar el cementerio. . ”

La imagen que remite al ser perseguida por seres descarnados posiblemente abarque el período de su prepubertad, época en que rechazaba comer pescados, en relación con las vísceras que se extraen de los mismos, como si en lugar de atravesar las albergaran.

Sonia asocia estos sueños con el horror que le produjo una orden de su madrastra, quien le había ordenado: “de ahora en adelante me tenes que llamar mamá”. Como si le hubiera dicho que eliminara de su mente ciertos recuerdos.

La madrastra funcionaba como un Super Yo que le ordenaba destruir huellas mnémicas, como correspondiente a un momento de la desestimación. En sus sueños aparece el retorno de lo desestimado, su horror es porque la madrastra fue como un vocero de un fragmento de ella misma, tendiendo a eliminar a su madre como consecuencia, entre otras, de frustraciones tempranas.


Conclusiones

La paciente presentaba un cuadro complejo como consecuencia de una falla en su psiquismo temprano en relación con una situación previa al nacimiento por la enfermedad materna, con un vínculo marcado por la presencia, no fantaseada, sino real de la muerte de la madre.

La muerte real de la madre determinó un trauma que se sumó al inicial: una fijación a la libido intrasomática; una fijación a la fase oral primaria, en relación con su problemática adictiva; una fijación a un erotismo anal primario en el cual la motricidad aloplástica no alcanzó a producir el efecto de autonomía.

En el momento de su prepubertad se agrega un reordenamiento muy particular, alrededor de los diez años época en que fallece su padre, se produce una nueva alteración en la economía pulsional, que absorbida por el duelo no queda disponible para investir un cuerpo femenino en torno a la pulsión genital. La internación en la institución religiosa desde la muerte del padre hasta los dieciocho años, le sirvió de sostén, a modo de prótesis en un yo tan frágil.

En el vínculo con su amante intentó recuperar algo de la función paterna, y en la relación con su hermana algo de la materna. Estos dos sostenes, aunque precarios, le permitieron recuperar en la maternidad la posibilidad de hacer predominar la vida sobre la muerte, sobreviviendo madre e hija. Las marcas del trauma son muy profundas, pero están vivas y pueden hablar

Hablar permitió recuperar vivencias y elaborar situaciones traumáticas en relación con sus primeros vínculos y a través de la vida onírica se pudo acceder a complejos representacionales que permitieron tramitar el estancamiento libidinal que estaba en la base de las manifestaciones orgánicas y adictivas con una resolución no patógena.


Bibliografía

Freud, S. (1905d) “Tres ensayos de teoría sexual”AE, vol. 7 (1915d) “La represión”, AE, vol. 14 (1915e) “Lo inconsciente”, AE, vol. 14 (1923b) “El Yo y el Ello”, AE, vol. 19 (1926g) “Inhibición, síntoma y angustia”, AE, vol. 20 (1931b) “Sobre la sexualidad femenina”, AE, vol. 21 (1940ª) “Esquema del psicoanálisis”, AE, vol. 23

Green, A. (1983) “La madre muerta”, en “Narcisismo de vida narcisismo de muerte”, Bs. As. Amorrourtu 1977

Maldavsky, D, (1986) “Estructuras narcisistas, constitución y Transformaciones”Bs. As. , Amorrourtu, 1088 (1990ª) “Procesos y estructuras vinculares”, Bs. As. , Nueva Visión, 1991 (1992ª) “Teoría y clínica de los procesos tóxicos”, Bs. As. , Amorrourtu, 1992

(1995) “Pesadillas en vigilia, sobre neurosis tóxicas y traumáticas”, Bs. As. , Amorrourtu, 1995 (1996) “Linajes abúlicos”. Procesos tóxicos y traumáticos en estructuras vinculares, Piados, Bs. As. 1996

Meltzer, D. , y Williams M. (1988) “La aprehensión de la belleza”, Bs. As. , Spatia, 1990

Neves, N. , Hasson A. (1994) “Del suceder psíquico”, Nueva Visión Bs. As. Roitman, C. (1993) “Los caminos detenidos”, Nueva Visión, Bs. As. 1993 Sami Alí, (2000) “El sueño y el afecto”, (1997) Edición original. Talleres GC. Efe, Pvcia. Bs. As. Winnicott, D. W. (1971) “Realidad y juego”, Granica, 1972.  

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar