Última actualización web: 14/04/2021

Asenapina en Trastorno de Personalidad Límite

Autor/autores: T. Lorenzo Gómez , V. Lorenzo Gómez, S. Blanco Sio
Fecha Publicación: 08/02/2013
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Los síntomas que predominan en el Trastorno Límite de Personalidad (TLP) se pueden clasificar en cuatro áreas: síntomas cognitivos-perceptuales, disregulación afectiva, descontrol de la impulsividad y problemas en las relaciones interpersonales. Algunos hallazgos han relacionado estos síntomas con anomalías biológicas y alteraciones en diferentes sistemas aminérgicos. Por todo ello, los pacientes reciben diferentes clases de drogas, como estabilizadores del ánimo, antipsicóticos y antidepresivos. Diferentes estudios han valorado la eficacia de los antipsicóticos atípicos en el tratamiento de los síntomas nucleares del TLP. Todo ello hace pensar que la asenapina, aprobada en España para el tratamiento del trastorno Bipolar, y que comparte con los antipsicóticos atípicos conocidos  una mayor afinidad por los receptores 5-HT2A que por los receptores dopaminérgicos D2, podría ser una herramienta útil para el tratamiento de los pacientes diagnosticados de TLP.

Se presenta el caso clínico de una paciente diagnosticada en el pasado de trastorno ciclotímico y TLP, que es ingresada en nuestra UHP por alteraciones conductuales, la sintomatología predominante es la impulsividad y la inestabilidad afectiva, es tratada con asenapina, dado el fracaso con numerosos antipsicóticos previamente, logrando la estabilidad con dosis de 15 mg, presentando buena tolerancia.    Créditos de la imagen: [im]pulse [control disorder], por madamepsychosis, en Flickr.

Palabras clave: trastorno de personalidad; impulsividad; antipsicóticos.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7014

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2.
http://hdl. handle. net/10401/6135

Caso clínico
Asenapina en trastorno de personalidad Límite
Lorenzo Gómez, T. 1*, Lorenzo Gómez, V. 2, Blanco Sio, S. 3

Resumen
Los síntomas que predominan en el trastorno Límite de personalidad (TLP) se pueden clasificar
en cuatro áreas: síntomas cognitivos-perceptuales, disregulación afectiva, descontrol de la
impulsividad y problemas en las relaciones interpersonales. Algunos hallazgos han relacionado
estos síntomas con anomalías biológicas y alteraciones en diferentes sistemas aminérgicos. Por
todo ello, los pacientes reciben diferentes clases de drogas, como estabilizadores del ánimo,
antipsicóticos y antidepresivos. Diferentes estudios han valorado la eficacia de los antipsicóticos
atípicos en el tratamiento de los síntomas nucleares del TLP.
Todo ello hace pensar que la asenapina, aprobada en España para el tratamiento del Trastorno
Bipolar, y que comparte con los antipsicóticos atípicos conocidos una mayor afinidad por los
receptores 5-HT2A que por los receptores dopaminérgicos D2, podría ser una herramienta útil
para el tratamiento de los pacientes diagnosticados de TLP. Se presenta el caso clínico de una
paciente diagnosticada en el pasado de trastorno ciclotímico y TLP, que es ingresada en nuestra
UHP por alteraciones conductuales, la sintomatología predominante es la impulsividad y la
inestabilidad afectiva, es tratada con asenapina, dado el fracaso con numerosos antipsicóticos
previamente, logrando la estabilidad con dosis de 15 mg, presentando buena tolerancia.
Palabras claves: trastorno de personalidad, impulsividad, antipsicóticos.

Abstract
The symptoms that prevail in the TLP can qualify in four areas: cognitive symptoms perceptuales, disregulación affective, descontrol of the impulsiveness and problems in the
interpersonal relations. Some findings have related these symptoms to biological anomalies and
alterations in different systems aminérgicos. For all this, the patients receive different classes of
drugs, as stabilizers of the spirit, antipsychotic and antidepressing. Different studies have valued
the efficiency of the antipsychotic atypical ones for the treatment of the nuclear symptoms of the
TLP.
All this makes think that the asenapina approved in Spain for the treatment of the Two-pole
Disorder, and that shares with the antipsychotic atypical acquaintances a major affinity for the
recipients 5-HT2A that for the recipients dopaminérgicos D2, might be a useful tool for the
treatment of the patients diagnosed of TLP. One presents the clinical case of a patient diagnosed
in the past of Disorder ciclotímico and TLP, which is deposited in our UHP by behavioral
alterations, the predominant symptomatology is the impulsiveness and the affective instability,
is treated with asenapina, in view of the failure with numerous antipsychotic before, achieving
the stability with dose of 15 mg, presenting good tolerance.
Keywords: Personality disorder, impulsiveness, antipsychotics.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148
© 2013 Lorenzo Gómez T, Lorenzo Gómez V, Blanco Sio S.

Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2 - http://hdl. handle. net/10401/6135

Recibido: 16/10/2012 ­ Aceptado: 03/01/2013 ­ Publicado: 08/02/2013

* Correspondencia: tesi_lg@hotmail. com
1 complejo Hospitalario Universitário de Vigo (CHUVI)


Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2 - http://hdl. handle. net/10401/6135

Introducción
El trastorno Límite de la personalidad (TLP) es un trastorno frecuente, se estima una
prevalencia aproximada de un 10% de los pacientes ambulatorios y un 20 % de los pacientes
hospitalizados [1]. Suelen mostrar una severidad importante afectando a diferentes áreas como
las relaciones interpersonales, la actividad laboral y la calidad de vida. Además, son pacientes
que requieren una elevada asistencia psiquiátrica y con frecuencia suponen grandes dificultades
de manejo [1, 2]. En 1994 apareció el criterio diagnostico del DSM IV.
Los individuos con trastorno límite de la personalidad reciben terapias farmacológicas que
actúan en diferentes facetas del espectro de la patología. Los síntomas que predominan en el
TLP se pueden clasificar en cuatro áreas: síntomas cognitivos-perceptuales, disregulación
afectiva, descontrol de la impulsividad y problemas en las relaciones interpersonales. Algunos
hallazgos han relacionado estos síntomas con anomalías biológicas y alteraciones en diferentes
sistemas aminérgicos. El sistema noradrenérgico se ha relacionado con el arousal emocional, la
mayor reactividad y la interacción con el medio. La actividad dopaminérgica se ha implicado en
el procesamiento de la información, en los síntomas cognitivos-perceptuales y en la
impulsividad. Finalmente, múltiples estudios han relacionado una disfunción del sistema
serotoninérgico con la regulación del impulso y la sintomatología afectiva. Por todo ello, los
pacientes reciben diferentes clases de drogas, como estabilizadores del ánimo, antipsicóticos y
antidepresivos.
Aunque hay que tener en cuenta que en la modulación de la conducta intervienen complejas
interacciones entre los sistemas de neurotransmisores, ciertas intervenciones farmacológicas
intervendrían sobre estos neurotransmisores y podrían modificar la expresión final de la
conducta [3].
La impulsividad, uno de los síntomas nucleares, se considera como una incapacidad para la
reflexión previa al paso al acto que se manifiesta en dos componentes principales: a) dificultad
para resistir los impulsos y b) precipitación en la respuesta a los estímulos[4, 5]. Como la
labilidad afectiva antes comentada, la impulsividad (y/o agresión) predomina en los pacientes
del grupo B, aunque no es exclusiva de los TP, pudiendo presentarse en otros cuadros
psiquiátricos y orgánicos. Desde el punto de vista de la neurotransmisión el sistema
serotoninérgico parece estar implicado en los fenómenos impulsivos. Las lesiones de las vías
serotonínicas producen una disminución en la capacidad para reprimir conductas.
La noradrenalina también podría actuar en los mecanismos biológicos de la impulsividad. Este
sistema, al estar relacionado con las conductas de interacción con el entorno, parece mediar en
la expresión de la heteroagresividad[6].
Los neurolépticos atípicos pueden tener alguna eficacia en el tratamiento de la impulsividad,
sobre todo contra la auto-mutilación grave y otras conductas impulsivas que surgen de
pensamientos psicóticos en pacientes borderline.
Los estudios que compararon tratamiento contra placebo, incluyeron antipsicóticos de primera
y segunda generación, estabilizadores del ánimo, antidepresivos y ácidos grasos omega-3[7, 8].
Como drogas antipsicóticas de primera generación se utilizaron haloperidol, con el cual se
observó una reducción de la ira, y flupentixol decanoato que redujo el comportamiento suicida;
en ambos casos la diferencia fue significativa y la tolerabilidad fue similar entre la droga
evaluada y el placebo.
Entre los trabajos que valoraron los antipsicóticos de segunda generación respecto del placebo,
el aripiprazol tuvo efectos significativos en la reducción de los síntomas centrales del trastorno

Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2 - http://hdl. handle. net/10401/6135

límite de la personalidad así como en los trastornos asociados como depresión y ansiedad, y en
la gravedad general de la enfermedad. Los trabajos que utilizaron olanzapina no pudieron ser
reunidos en uno solo porque registraron los datos en forma diferente; en los que pudieron ser
reunidos, el cambio promedio indicó que hubo reducción de la inestabilidad afectiva, de la ira,
de los síntomas psicóticos y de la ansiedad.
El perfil in vitro de asenapina es similar al de otros fármacos antipsicóticos atípicos en la
medida en que tiene una mayor afinidad por los receptores 5-HT2A que por los receptores
dopaminérgicos D2. La asenapina es un antipsicótico de segunda generación con acción
multirreceptorial, derivada por su acción por múltiples receptores dopaminergicos (D2, D3, D4),
serotoninergicos (5HT2A, 5HT2B, 5HT2C, 5HT6 y 5HT7) y adrenérgicos.
Todo ello haría de la asenapina un fármaco también útil en el tratamiento del TLP.

Material y Método
Se realiza una revisión sistemática y actualizada sobre los conocimientos científicos del papel de
los antipsicóticos en el trastorno Limite de personalidad y se presenta el caso de una paciente
con rasgos de bipolaridad y con diagnostico de trastorno Limite de personalidad que se trata
con asenapina con éxito.

Resultados
Caso Clínico
Paciente de 19 anos a seguimiento en Unidad de Salud Mental desde los 15 anos, en que
comienza con alteraciones conductuales, con predominio de impulsividad, recibiendo
diagnósticos de trastorno ciclotímico y trastorno de personalidad Limite recibiendo diferentes
psicofármacos, entre ellos varios tipos de antipsicóticos atípicos sin éxito, bien por abandono
por efectos secundarios o por falta de efectividad.
Antecedentes familiares: Madre diagnosticada de trastorno bipolar i, padre TOC (Trastorno
Obsesivo Compulsivo).
Antecedentes Somáticos: No enfermedades medico quirúrgicas de interés.
Antecedentes de consumo de tóxicos (cannabis).
Ha precisado un ingreso en Unidad de Hospitalización Psiquiatrica tras episodio de agitación
psicomotriz en medio familiar. En el ingreso impresiona predominancia de trastorno de
personalidad sobre posible trastorno ciclotímico, destacando la impulsividad, la nula tolerancia
a la frustración y la inestabilidad afectiva; dado los antecedentes de diferentes antipsicóticos
probados sin éxito se decide inicio de tratamiento con Asenapina llegando hasta 15 mg, que la
paciente tolera sin problemas produciéndose la estabilidad clínica y el alta.

Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2 - http://hdl. handle. net/10401/6135

Conclusiones
Dados los diferentes estudios realizados con antipsicóticos atipicos para controlar los síntomas
nucleares del TPL con resultados favorables, asi como por la dificultad en muchos casos de
diferenciar un trastorno Bipolar de un trastorno Limite de personalidad, con este caso clínico
pretendemos hacer notar la posibilidad de la utilidad de un nuevo antipsicótico atípico, la
asenapina en dicho trastorno por su perfil receptorial que podría ser útil en el control de la
impulsividad, los desajustes afectivos de dichos pacientes.
Resulta necesario realizar nuevos ensayos clínicos randomizados, controlados con placebo, con
muestras amplias y mayor duración para demostrar la eficacia de estos fármacos.

Referencias
1. American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Ed 4. Washington, DC,
APA, 1994, p 654
2 American Psychiatric Association: Practice Guideline for the treatment of patients with Borderline Personality
Disorder. Am J Psychiatry 2001; 158 (Supp Oct): 10.
3 Eysenck HJ. A model for personality. New York: Springer-Verlag, 1981
4 Soloff PH: psychopharmacology of Borderline Personality Disorders. The psychiatric clinics of North America. Vol 23,
num 1, march 2000.
5 Soloff PH: Is there any drug treatment of choice for the borderline patient?. Acta Psychiatr Scand 1994; 89 (suppl
379): 50-55.
6 Schulz SC, Cornelius J, Schulz PM, et al The amphetamine challange test in patients with borderline personality
disorders. Am J Psychiatry 1998; 145: 809-814.
7 Brinkley J, Beitman D, Friedel R: Low dose neuroleptic regimens in the treatment of borderline patients. Arch Gen
Psychiatry 1979; 36:319-326.
8 Cowdry RW, Gardner DL: Pharmacotherapy of borderline personality disorder: alprazolam, carbamazepine,
trifluoperazine and tranylcypromine. Arch gen Psychiatry 1988; 45: 111-119.

Lorenzo Gómez T. Psiquiatria. com. 2013; 17:2 - http://hdl. handle. net/10401/6135

Cite este artículo de la siguiente forma (estilo de Vancouver):
Lorenzo Gómez T, Lorenzo Gómez V, Blanco Sio S. Asenapina en trastorno de Personalidad
Límite. Psiquiatria. com [Internet]. 2013 [citado 08 Feb 2013]; 17:2. Disponible en:
http://hdl. handle. net/10401/6135


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana