PUBLICIDAD
Última actualización web: 05/12/2022

El enfermo funcional.

Autor/autores: Hugo Spañol
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Trastornos de ansiedad .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

"Yo soy yo y mis circunstancias" Ortega y Gasset. El Paciente Emocional es aquel que enferma de sus circunstancias, que presenta conflictos en su vida de relación (roles de convivencia) y manifiesta síntomas en su organismo.

En primer lugar, se verá afectado su yo psicológico y posteriormente su yo orgánico.

Cada ser humano tiene además de una vida orgánica -de la piel hacia adentro-, una vida emocional o de relación -de la piel hacia afuera-. Cuando esta vida se enferma comienza el desarrollo de la enfermedad Emocional.

Palabras clave: Angustia, Crisis, Depresion, Emocionales, Enfermos, Estrés, Funcionales, Medicina, Psiquiatria, Somatizar


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2184

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El enfermo funcional.

Hugo Spañol.

Consultorio Particular
Argentina

PALABRAS CLAVE: Depresion, estrés, crisis, Angustia, Somatizar, Enfermos, Emocionales, Funcionales, Medicina, Psiquiatria.

página 1
 
[5/2/2003]


Resumen

"Yo soy yo y mis circunstancias" Ortega y Gasset. El Paciente Emocional es aquel que enferma de sus circunstancias, que presenta conflictos en su vida de relación (roles de convivencia) y manifiesta síntomas en su organismo. En primer lugar, se verá afectado su yo psicológico y posteriormente su yo orgánico. Cada ser humano tiene además de una vida orgánica -de la piel hacia adentro-, una vida emocional o de relación -de la piel hacia afuera-. Cuando esta vida se enferma comienza el desarrollo de la enfermedad Emocional.

Desarrollo de la enfermedad Emocional (E. N. M. I. O. )

E: Causa exógena, emocional

N: Sistema nervioso. Dónde aparecerán los síntomas primarios.

M: Sistema muscular. Dónde aparecerán los síntomas secundarios.

I: Sistema inmuno deprimido. Dónde tendrán desarrollo diversas sintomatologías terciarias y cuaternarias.

O: Orgánico. De no ser correctamente tratado, el desarrollo terminará siendo orgánico.

El tratamiento dependerá de la implementación de una psicoterapia dinámica, que respete los aspectos básicos de toda psicoterapia y le permita al paciente: entender, elaborar, corregir o compensar el conflicto identificado como etiológico.

Es básico para ello, manejar una terminología entendible por el paciente. El médico alivia, orienta y esclarece; el paciente cura.



La intención de este trabajo es plantear un enfoque diferente para el tratamiento de los Enfermos Emocionales (comúnmente denominados funcionales, psicosomáticos o víctimas de estrés).

El Paciente Emocional enferma de sus circunstancias. Es aquel que presenta conflictos en su vida de relación (roles de convivencia) y manifiesta síntomas en su organismo. En primer lugar se verá afectado su yo psicológico y posteriormente su yo orgánico.

Recientes estadísticas de clínicos americanos y de la Fundación Favaloro, revelan que más del 70% de las consultas médicas generales diarias, son realizadas por pacientes identificados como psicosomáticos, funcionales o víctimas de alguna forma de estrés (enfermos emocionales).
Los tratamientos médicos actuales muestran una marcada tendencia a actuar sobre la consecuencia (o síntomas) y no sobre la causa de estas enfermedades. Este enfoque procura brindar herramientas que permitan, no sólo aliviar, sino también curar y/o prevenir el desarrollo de la enfermedad Emocional, evitando de esta forma numerosas Enfermedades Orgánicas.

Es fundamental reconocer que en la enfermedad Emocional, el paciente es el único que puede actuar curativamente. La función del médico será la de orientarlo y guiarlo durante el proceso, y deberá ser capaz de transmitirle con claridad la causa de su sintomatología (evitando recurrir a etiologías idiopáticas, esenciales o desconocidas) y el estadío de la enfermedad por el que está transitando.

La frase de Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mis circunstancias", sirve para entender al enfermo emocional en toda su dimensión. Estos pacientes enferman de sus circunstancias (sus emociones) y desde ellas alteran, en primera instancia su yo psicológico y finalmente su yo orgánico.

 

Características de la enfermedad emocional

· Es la más común del siglo XXI.

· Seguramente en cada hogar tenemos a alguien padeciéndola.

· Es una enfermedad que altera al sistema nervioso, pero de ninguna manera es una enfermedad mental (confusión frecuente). Es una muy común alteración emocional y funcional.

· Su causa estará siempre en los micro o macro conflictos planteados en los roles de convivencia.

· A partir de los síntomas iniciales: aburrimiento - hiperansiedad - angustia, continuará su curso con síntomas específicos de la personalidad de cada uno y eso, provocará que en un grupo grande que la padezca, pueda aparecer representada con síntomas diversos (a diferencia de las enfermedades orgánicas, que se representan con síntomas semejantes en quiénes las padecen - independientemente de edad y/o personalidad).

· Esta enfermedad siempre simula enfermedades orgánicas ya que tiene síntomas semejantes.

· Es altamente contagiosa, pero se repite con síntomas diferentes. Ej: una familia que padezca una alteración emocional puede mostrar adultos con hipertensión o gastritis, adolescentes con trastornos de conducta o problemas de rendimiento escolar y niños de corta edad con incontinencias de esfínteres.

· No es común entenderla, porque estamos preparados para reconocer la causa en lo cercano - en lo inmediato, en lo endògeno y aquí el desarrollo de la enfermedad se da en años y la causa siempre exògena, si la buscamos, la encontraremos con otros síntomas en períodos anteriores de la vida.

· Cuando no es tratada adecuadamente seguirá su curso de manera inexorable y si la causa que la provoca sigue actuando, terminará con los años en severas alteraciones orgánicas.

· En la era de las especialidades, esta enfermedad tan común - y seguramente con algún caso en nuestro hogar -, no tiene especialistas.

· El médico tiene dificultades para curarla, porque no esta preparado para actuar en la causa, y lo hace generalmente en el síntoma, que es la consecuencia.
Quien en realidad podría actuar curativamente es el propio paciente.

· La enfermedad se manifiesta como un desequilibrio del sistema nervioso por causas emocionales que prolongadas o repetidas en el tiempo, terminan por agotar la capacidad de adaptación del organismo y se representa con síntomas diversos.
Técnicamente se le denomina Distrés, la propuesta es reconocerla como enfermedad Emocional.

· El médico que va a recibir a estos pacientes está condicionado, por la información recibida en sus estudios, a elaborar el diagnóstico de estos pacientes, desde el microscopio y las diferentes aparatologías (vida orgánica). En realidad deberían ser entendidos con un instrumento que permita evaluar su vida de relación (gran angular).

· Esta enfermedad se produce cuando se supera la capacidad de adaptación. . . esto demanda años.

 

Vidas del ser humano

Cada ser humano tiene además de una vida orgánica -de la piel hacia adentro-, una vida emocional o de relación -de la piel hacia afuera-. Cuando alguien tiene un síntoma, se debe pensar que se le enfermó la vida y luego averiguar primero cual.

La vida orgánica está conformada por sistemas (circulatorio – respiratorio – digestivo - etc. ), dentro de los cuales hay órganos de diferente importancia. Estos órganos pueden ser atacados por distintos virus, bacilos, bacterias, gérmenes, tumores, etc. , dando desarrollo a enfermedades netamente orgánicas.

La vida emocional o de relación (circunstancias) se desarrolla en distintos sistemas (familiar - social - laboral - etc. ), dentro de los cuales habrá roles que - al igual que los órganos -, serán de diferente importancia. En estos roles se encontrán las distintas emociones de la vida, y allí los conflictos. Cuando esta vida se enferma comienza el desarrollo de la enfermedad Emocional.

 

La definición de salud de la O. M. S. dice que es el completo estado de bienestar físico, psíquico y social.
La Salud en la vida orgánica, dependerá de mantener el equilibrio en sus diferentes sistemas (circulatorio, respiratorio, digestivo, etc. ) y sus correspondientes órganos.

La salud en la vida emocional, dependerá de mantener un equilibrio dentro de los diferentes sistemas (familiar, laboral, social) y sus correspondientes roles, que será en donde se generarán las emociones.

El sistema que interrelaciona ambas vidas es el nervioso, es por eso que la pérdida del equilibrio de una vida puede, como frecuentemente ocurre, alterar el equilibrio de la otra. Entendemos que una persona con una gastritis, no está de buen humor en su vida de relación, ¿por qué resulta tan difícil entenderlo al revés?, que una dificultad en el trabajo, en los afectos o problemas económicos, pueda generar a través del tiempo y del sistema nervioso, alteraciones digestivas que terminen provocando una gastritis.

Para que la vida sea posible, se requiere una interrelación de sistemas. Para que nuestra vida sea posible, es indispensable la interrelación de los sistemas de nuestra vida orgánica y de nuestra vida de relación.
Los sistemas de la vida orgánica son el cardiovascular, el respiratorio, el digestivo, etc. ; en cada uno de ellos hay órganos que tienen diferente importancia, y así los podemos agrupar en órganos de primer orden, en el sistema digestivo sería el esófago (imprescindible para que la vida continúe); de segundo orden, siguiendo con el sistema digestivo como ejemplo, el estómago o el intestino (aquellos que pueden ser extirpados parcialmente, para posibilitar la continuidad de la vida); y por último los órganos de tercer orden, en el sistema digestivo la vesícula o el apéndice (aquellos que pueden ser extirpados totalmente cuando están enfermos, y provocar, luego de un tiempo, una mejoría en la calidad de vida). En este ejemplo, el criterio para diferenciar las cosas y actuar en consecuencia, lo pone el cirujano; con una particularidad: los órganos tienen la importancia que tienen de manera semejante para todos, los roles no.

Los sistemas de la vida de relación son el Familiar, el Social, el Laboral, etc. , y en cada uno de ellos tenemos roles, de primero - segundo y tercer orden, que se corresponden con los órganos de la vida orgánica, sólo que con algunas diferencias.

· En la vida orgánica los órganos son iguales para todos en el orden que ocupan y a lo largo de toda la vida: el esófago es el esófago, el estómago es el estómago y la vesícula la vesícula. Aquí el cirujano recibe a lo largo de su formación médica el criterio para poder actuar.

· En la vida de relación los roles tienen importancia diferente para cada uno y para cada etapa de la vida que se esté viviendo; aquí el cirujano es cada uno. Un tratamiento psicoterapéutico debe ayudar al paciente a reconocer, entender, elaborar y resolver el conflicto de sus roles. La idea es tratar de poder incorporar elementos que puedan ayudarnos a actuar en consecuencia.

Siempre que se pretenda entender la vida emocional de alguien, se debe tener en cuenta la base de su personalidad, su tiempo, la distribución del mismo en roles y la calidad de las emociones recibidas en cada uno de ellos. De todo eso se podrá deducir si esta persona vive a lo largo del día un tiempo equilibrado de emociones, o con predominio de emociones negativas o positivas. Este ejercicio lo puede hacer cada uno con su vida, pensar en qué roles pasa la mayor parte de su tiempo y qué calidad de emociones le provocan los mismos. De ahí surgirá la posibilidad de:

· Tomar conciencia de que el día será siempre de 24 horas.

· Entender que el temperamento, que es genético y no se cambia, mostrará en algunos, más tendencia a reprimir y en otros a proyectar las emociones negativas. Los primeros tendrán más facilidad para enfermarse orgánicamente.

· Evaluar si tenemos todos los roles que creemos necesitar, por personalidad y por la etapa de vida que estamos viviendo.

· Comprender que la vida es dinámica y analizar si estamos preparados para reemplazar roles importantes por otros, que en los cambios de etapa pasarán a ocupar más tiempo en nuestros días.

· Plantearnos si nuestra dinámica de cambio es proporcional a la de nuestros hijos, a la de nuestros padres y a la de la sociedad que integramos.

· Considerar que cualquier factor circunstancial - un viaje, una mudanza, un accidente, una muerte, el conocimiento de una persona, etc. , puede cambiar el curso de nuestra historia.

· Todo esto es importante para considerar el valor que tienen nuestras emociones y poder entender así la enfermedad emocional.

 

Etapas del desarrollo de la enfermedad emocional (ENMIO)

La enfermedad Emocional tiene un desarrollo EXO-NEURO-MIO-INMUNO-ORGÁNICO:


E: Indica la etiología u origen de la enfermedad, y se vincula siempre a factores emocionales provocados por causas exógenas. Estas causas pueden deberse a: · Macro Conflictos: conflictos representados por problemas económicos - afectivos - familiares - sociales o laborales - o la combinación de ellos, con diferente importancia según la personalidad de cada paciente, que provocan la pérdida del equilibrio emocional (eutimia). · Micro Conflictos: conflictos que surgirán en los roles de convivencia debido a incompatibilidad de personalidades. Para esto es necesario manejar una clasificación de personalidades normales y las diferentes formas de conductas ante conflictos semejantes.  N: Una vez provocado el conflicto, aparecerán síntomas en el primer sistema orgánico afectado por esta enfermedad: el Sistema nervioso. Allí se registrarán los síntomas primarios: mal humor - irritabilidad – intolerancia - aburrimiento - hiperansiedad - angustia - desasosiego - miedos - fobias - obsesiones - pánico - insomnio - depresión -, etc. En cada paciente, se podrán encontrar al menos tres de estos síntomas, que se alternarán con períodos de bienestar. De persistir el conflicto, estos síntomas tendrán frecuencias mayores e irán apareciendo nuevos síntomas.  M: De persistir esta situación, el sistema nervioso alterado comenzará a estimular inadecuadamente a los diferentes sistemas orgánicos que dependan de él. De esta forma comenzará a alterarse el sistema Muscular, dando lugar a las comunes dorsalgias (dolor de espalda), mialgias (dolores musculares), artralgias (dolores articulares), y cuando el afectado sea el músculo liso aparecerán las diferentes somatizaciones: digestivas - circulatorias - dérmicas - respiratorias - etc. (síntomas secundarios) I: De no ser resuelta la causa, ni tratada adecuadamente la sintomatología primaria, aparecerá con el tiempo la sintomatología en la zona Inmuno-deprimida o sistema de menor resistencia de cada organismo. La somatización será particular en cada paciente: si el sistema inmuno-deprimido es el cardiovascular, se desarrollará alguna forma de hipertensión, taquicardia paroxística y finalmente infarto de miocardio; si en cambio es el digestivo se manifestará con gastralgias, gastritis o úlceras gastroduodenales; si el sistema afectado es el dérmico, se verán dermatitis y finalmente placas de psoriasis. (síntomas terciarios). El síntoma puede ser cualquiera que no tenga una razón orgánica, ya que músculos estriados y lisos hay en todo el organismo y a todos los activa el sistema nervioso. En esta etapa del desarrollo el paciente correctamente tratado es recuperable.  O: Finalmente con el paso del tiempo, al no recibir un tratamiento correcto que actúe sobre la causa en lugar del síntoma, y de persistir los conflictos, el paciente termina siendo Orgánico (úlcera gastroduodenal, infarto de miocardio, placas de psoriasis). (síntomas cuaternarios). El objetivo del tratamiento a aplicar en Enfermos Emocionales es actuar lo más cerca posible de la "E" (tratamiento psicoterapéutico) o la "N" (método psicofarmacológico) y evitar llegar a la instancia final de la "O".


Propuesta para la actividad médica actual

Los Pacientes Emocionales requieren para su tratamiento de un profesional que deberá manejar criterios de clínica médica para poder abordar al diagnóstico diferencial con patologías orgánicas que puedan tener sintomatologías semejantes. Así mismo, será necesario que el profesional en cuestión tenga el criterio psicofarmacológico adecuado que le permita actuar paliativa y preventivamente a nivel del sistema nervioso. Por otra parte, es preciso que maneje alguna técnica de psicoterapia breve que respete los aspectos básicos de toda forma de psicoterapia (empatía - relación transferencial - comprensión elaboración y devolución desde el profesional y comprensión - elaboración y resolución o compensación desde el paciente).

El objetivo del profesional actuante deberá ser: aliviar y prevenir, actuando en los síntomas primarios con el tratamiento psicofarmacológico correspondiente y curar o compensar con psicoterapia, permitiéndole al paciente que logre entender las razones de sus macro o microconflictos (causas de sus sintomatologías).

En la era de las especialidades, no existen especialistas en Enfermedades Emocionales. Actualmente los enfermos emocionales son tratados paliativamente en sus síntomas secundarios y terciarios, finalmente cuando se transforman en enfermos orgánicos, se actúa en sus síntomas cuaternarios. Con este enfoque equivocado, se condena a un paciente agudo pero curable a transformarse con el tiempo, en un costoso e incurable paciente crónico.


Conclusión

Es necesario crear una disciplina médica con profesionales que manejen:

· Información de clínica médica, que le permita realizar los diagnósticos diferenciales correspondientes.
· Criterio psicofarmacológico, para efectuar tratamientos paliativos y preventivos adecuados.
· Técnicas de psicoterapia breve para poder actuar curativamente

 



Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar