PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/08/2022

El "cuerpo enfermo" para un médico psiquiatra.

Autor/autores: Mario Raul Litmanovich
Fecha Publicación: 01/03/2005
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Desde una epistemología vincular y funcional abordo la cuestion de lo llamado enfermedad del soma en un intento de articulación que disminuya la violencia y sufrimientos inútiles en modos de pensar anacrónicos.

En principio subvierto la ecuación que da jerarquia a la agresión del medio para jerarquizar el valor de funcionalidad y restauración que tiene el sujeto, con su nombre propio, en tanto devenga a una situación de empoderamiento o congruencia donde el poder de su subjetividad [lo que piensa, siente y cree] obra a modo de favorecer su estado inmunológico. En esta clase de relacion que asi se establece subvertida mi experiencia clinica articular me dice que puedo seguir afirmando que no es la enfermedad la que avanza, sino yo el que retrocedo.

Palabras clave: Cuerpo, Empoderamiento, Enfermedad, Inmunidad, Juego, Relacion, Resiliencia


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2809

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El "cuerpo enfermo" para un médico psiquiatra.

Mario Raul Litmanovich.

PALABRAS CLAVE: Cuerpo, Inmunidad, Relacion, Juego, enfermedad, Resiliencia, Empoderamiento.

 

Resumen

Desde una epistemología vincular y funcional abordo la cuestion de lo llamado enfermedad del soma en un intento de articulación que disminuya la violencia y sufrimientos inútiles en modos de pensar anacrónicos.

En principio subvierto la ecuación que da jerarquia a la agresión del medio para jerarquizar el valor de funcionalidad y restauración que tiene el sujeto, con su nombre propio, en tanto devenga a una situación de empoderamiento o congruencia donde el poder de su subjetividad [lo que piensa, siente y cree] obra a modo de favorecer su estado inmunológico.

En esta clase de relacion que asi se establece subvertida mi experiencia clinica articular me dice que puedo seguir afirmando que no es la enfermedad la que avanza, sino yo el que retrocedo.

Sostengo que lo llamado enfermedad no tiene vida propia ni objetiva, no tiene nombre propio mas que el que se le haya otorgado. A la vez somos nosotros sujetos en devenir quienes tenemos nombre familia y descendencia. Retorica posición de funcionalidad clinica que se corre de la verdad unica para desplazarla por una cuestion de relacion con aquello que nos ocurre/.

Muestro en este trabajo la posibilidad de comprender el proceso del enfermar, desde la perspectiva vincular inmune. Muetro nuestro devenir vincular en las lineas historica[acontecimientos que hemos vivido], geografica[linea actitudinal y presente], y la linea de la impredecibilidad; [esperanza congruente y sus consecuencias inmunes]. Uno de los flagelos que hoy padecemos se relaciona no tanto con aquello quenos ocurre, sino con la naturalidad que lo vivimos.

Estamos necesitando otras explicaciones a lo que ocurre, ya nadie se calma con las palabras suerte, genetica, y virus que son usados a modo heuristico.

Este trabajo tiene que ver con esto, otra puntuación, otra experiencia, otras posibilidades.



Este trabajo representa mi historia, la que elijo recordar, mi geografia, presente transversal, y la línea de lo impredecible que me recorre.

Esta marcado e incentivado por ms ocupaciones cotidianas y mis preocupaciones acerca de la vida, la enfermedad y la muerte.

Esta embebido de mi experiencia clínica donde hace tiempo intento comprender como ocurre lo que ocurre, corriéndome de la resignación que se me ha querido pautar desde paradigmas que están siendo repensados.
Resignación con forma natural, como si frente al acontecer doloroso, bastaran las miradas al cielo o al suelo. Naturalidad resignada.

Trabajo de medico psiquiatra y es esta especialidad la que me ha facilitado caminar hoy en pensamientos y practicas de riesgo, contactar con el maravilloso mundo de la subjetividad, entre los cruces de nuestros pensamientos , sentimientos y creencias.

Antes hice varios recorridos, y tome de cada uno lo que me sirvio, por ej aprendí en la psiquiatría biológica ortodoxa, que”los locos” no suelen enfermar el cuerpo.
Y a esto lo hilvane con otras experiencias que me hicieron hipotetizar las maneras que disponemos para que nuestro cuerpo enferme o sane.

Hasta hace poco tiempo puse el énfasis y algún enojo en mostrar las limitaciones de viejos paradigmas dominantes, mecanicistas, que no dejan modo inquisidor pasar las diferencias. Muchos tratamientos nos sostienen en una tridimension lindante a la plomería.

Hoy pretendo crear otros mapas incluyentes y que mi trabajo sea parto de mi vida cotidiana.
Se que el cuerpo no tiene ninguna autonomía, a mi entender funciona como monitor del alma.

Muestra con total claridad lo que nos ocurre, en el proceso de vivir

. Nos habla de nuestros sentimientos, dudas , contradicciones y pareceres, pero así se muestra solo a quienes se permitan leer de modos convenientes.
Cabe ahora este intento articular mente cuerpo.
. Vendra el tiempo del cerebro en la función articular.
Todo funciona en simultaneidad y a distintas velocidades.
En realidad todo esta unido, la separación es fruto del modo como pensamos.

O sea que trabajamos intentando unir fallidamente lo que no esta separado mas que en nuestra mente. , sin articulación fisiologica, y con cerebro excluido.
Sobre este comienzo de siglo hemos de dar cuenta de cuestiones simples no resueltas, como el porque enfermamos, el proceso que ocurre para ello, el porque las mismas enfermedades con evolución tan diferente, . . . . . . . y otras tantas. Se podrá redefinir el concepto de lo mágico y se descubrira su estructura cientifica, acaso que se diga en miles de situaciones esto es “viral o genético “escapa a lo llamado “magia” ?
Este trabajo trata de la exclusión del sujeto de la ciencia y de la responsabilidad que cada uno tiene de lo que le vaya a ocurrir,
abarca al paciente y al terapeuta , en su enlace como diada cocreadora.

 

 

Enfermar es un problema de relación.

Se trata de tomar la baja inmunológica como condición que define la posibilidad de enfermar.
Este modo de pensar, que representa la subversión de la ecuación clásica aprendida, trae consecuencias inmediatas en tanto mi mirada se desplaza hacia quien padece y ya no a la abstracta enfermedad.

Esta mirada sobre quien padece trasciende lo humano y pretende llegar a lo inmune.

Si cuando alguien enferma , puedo mirarlo EN LO QUE LE OCURRE, y ya no necesariamente en lo que Tiene, y parto de la base aludida de baja inmunológica, podré pensar en reparación de otro modo que no lo excluya como sujeto y mi lucha contra el mal devendrá coresponsable, ya que se acaba de generar un campo vincular incluyente donde las responsabilidades se compartirán de otro modo.


El sujeto pensado en baja inmologica deja de ser extraño a lo que acontece y abre otras posibilidades, otro campo vincular, desde el que podrá leerse ahora su relación con aquello que le acontece.

Su nombre se podrá engrandecer, el incierto destino se achica, se atenua la idea del mal, puede pensar y actuar en consonancia medica acerca de lo que le pasa.

Trabajo la certeza retórica que este camino que elijo trae menos violencia curandis y permite cuerpo teórico mediante comprender la enfermedad como proceso deconstructivo y singular, y así no llenar el desconocimiento de virus hipotéticos , ni genes alterados.

Voy a sostener en este punto lo que Bateson planteara que entre el emisor y el receptor quien define el suceso es el receptor.

Esto lo he podido experimentar en múltiples situaciones, por ej trabajando con el modo de recibir un fármaco y asociando lo que vaya a ocurrir con una experiencia de subjetividad dominante donde la aceptación , acuerdo, jugara un papel definido en el efecto farmacológico, desplazando la idea de objetividad del efecto farmacológico por el de una relación entre quien recibe lo que recibe y aquello que le es suministrado. Se eximen de estas situaciones aquellas donde la ecuación relacional toma forma de gran diferencia, por ej si alguien ingiere cianuro, la situación de subjetividad se reduce al maximo, y el efecto cianuro será lo dominante.

También puedo afirmar lo opuesto, recibir un fármaco con miedo y resistencia , hace al resultado de lo que vaya a ocurrir.

Hecho que me significo jamas prescribir un fármaco en resistencia de quien lo recibe.

El gesto medico, la creencia, la palabra en confianza y congruencia, si funciona a modo sintonico favorecera la experiencia de encuentro con el paciente, pero atento estoy a que quien definirá el acontecimiento será quien reciba la prescripción.

Esto nos lleva a poder pensar en que medida este poder de la subjetividad puesto en buen funcionamiento significa un gesto de vida que definirá a modo dominante aquello que vaya a ocurrir.

Posición de poder de alineamiento de un sujeto que puede decidir mas de aquello que le ocurra y no permanecerá dominado e ignorante frente a lo que es su vida y sus consecuencias.

Concretamente estoy diciendo que todo es “relación de poder con”, nada nos preexiste, y elegimos lo que elegimos y sus consecuencias posibles.

 

El solo poder pensar de este modo( y no como me enseñaron a pensar según la agresión del medio) ubica la experiencia con consecuencias diferentes, tanto al medico como al paciente.

Uno puede preguntarle , que le ocurrió ?, porque cree que esto hoy le ocurre ? , que situación cree esta viviendo que hoy ud enferma . . .

Tomo en la historia que aparece, la valoración del sujeto acerca de lo que le ocurre, lo saco del lugar supuesto de ignorancia , la valoración que alguien hace de lo que le ocurre tiene a mi entender valor constitutivo y es lo que suele sostener procesos patológicos.

Doy trascendental jerarquía al campo de las creencias como situaciones creadoras en tanto metáforas vivas.

Se trata de la relación que se establece entre quien padece y lo que le ocurre.
Apunto a que el sujeto entre en "estado de reparacion", posición subjetiva o de intersubjetividad que alinea los valores bioinmunologicas de otro modo.
Indagando en la vida de quien padece se puede ir definiendo el proceso que lleva a lo que lleva. . . . siempre y tanto yo este sostenido y convencido del mapa que poseo de articulación mente cuerpo.


Suelo usar como elemento de resistencia, la pregunta del porque y el como ud ha enfermado? y llamativamente encuentro que *la gente sabe* y ensaya alguna respuestas, mas los profesionales suelen responder en general con silencio o escepticismo o lo que es peor con respuestas traiadas de la heurística sean virus, stress, mala suerte. . . . sin perturbarse.

Se da todo un proceso para enfermar y que una vez instalado este evento se da una clase de relación con lo que ocurre que jugara un papel definido.
Algunas palabras para definir esto de ponerse en "situación de reparación".

Afirmo el valor de la creencia como creadora de significados.

Implica una profunda ruptura a otra creencia legalizada de la separación entre palabra y acto, pensamiento y cuerpo.
El pensamiento es cuerpo y hace cuerpo cuando lo hace.
Pero no peco de inocencia en cuanto al valor de lo que afirmo, y no creo en quienes viven haciendo ejercicios de levantar su formula leucocitaria en estados de divisibilidad, oposición o incongruencia.

Hace falta que la palabra, en cualquier modo que se vierta tenga el poder de la congruencia, de la total convicción, de la entrega indivisible.

En el campo religioso ocurre que cuando ocurren situaciones de diferencia o cambios no predecibles , se lo suele atribuir a los llmados milagros.
Hace falta crear algo así como un estado de fe, o si se quiere para la ciencia un estado de poder.
Desde esta situación nuestros valores inmunológicos son afectados.

Obviamente estoy acercando el mito y la ciencia en el punto de un “sujeto que acceda a ponerse en estado de reparación”.

Ignorar el estado de empoderamiento posible viejas conlleva a viejas dicotomías por ej entre religión y ciencia, y lo que planteo es la escasa diferencia desde un posicionamiento desde el sujeto.

Y ud tiene experiencia de lo que habla? en lo cotidiano veo lo que ocurre cuando miro veo y planteo la mirada de lucha esperanzada en cualquier situación que se plantee, donde tengo el suficiente "delirio" como para sostenerme en una imagen reparadora posible y provocando o ayudando a generar en el otro un cambio caótico de imágenes que definen su acontecer.

Quien padece, no padece de una enfermedad de evolucion propia, sino de una clase de relacion singular y subjetiva con aquello que lo perturba, en un contexto donde el sujeto se pone en situacion de reparación posible, con sentimientos e imágenes acordes{la imagen y los sentimientos en consonancia reparadora}.

Como verán esta practica requiere un salto de impredecibilidad por sobre todo en las creencias del terapeuta y en el uso que el haga de este dominio de conocimientos.

Algo ocurre de importancia si trabajamos de este modo, se diluye el temor, el miedo, protagonista trascendente en la evolutividad de lo que ocurre.

A tal punto y lo digo por algunas cosas por mi experimentadas que me permitió arriesgar un pensamiento como que la gente muere por diagnósticos mortales y pánico consecuente mas que procesos objetivos de enfermedades.
Esto obviamente es un corrimiento de conceptos que hasta hoy son consideradas naturales, como la verdad diagnostica y peor aun la verdad evolutiva.

El terapeuta ha de saber que su diagnostico no es inocuo, que no esta sujeto a la verdad sino a su clase de mirada, que ya la cuestión entonces no pasa por decir o no decir “la verdad, ”sino que la verdad o el acontecer se construirá en una relación de intesubjetividad medico paciente de un juego interactivo de creencias disponibles.
El diagnostico lleva atado al pronostico, se lo verbalice o no a este.

Esta mirada podrá parecer ilusa o magica, pero responde a mi estudio y a mi practica. . . . .

Quien pueda pensar alrededor de esta mirada ya no podrá trabajar sobre el paciente con objetividad, sino con objetivaciones, debera trabajar al mismo tiempo sobre si mismo, y si esto sucediera la violencia se atenuara y el temor también.

Se tratara de un terapeuta , cualquiera sea su especialidad, que hará practicas corresponsables de salud.


Los famosos burn out, que obviamente no constituyen un problema exclusivo medico, desde esta mirada, se podran atenuar al disminuir la omnipotancia del furor curandis que nos suele dominar.

Intento articular
Trabajo el signo de la barra articuladora entre las dicotomías, pares de opuestos.
Esta me permite funcionalizar las diferencias en una experiencia articular.
Mente y cuerpo solo están separados en nuestro natural modo de pensar.

Esta separación suele ser dolorosa en sus consecuencias en muchas oportunidades donde se hiperclasifica a modo heurístico aquello que se desconoce separando la diferencia de alguna manera y cortando la circulación del flujo articular.

La barra articula, se mueve, gira y deviene fisiología, al fin modo en que el movimiento conecta las diferencias.
La pretendida visión de objetividad que excluye al sujeto de lo que acontece se torna violenta y fuerza acciones que no siempre favorecen la funcionalidad y la restitución.

Ej el dr p. le dice a su*paciente que porta un colon irritable*, ud tiene un Colon Irritable y esto le viene por herencia, se transmitirá a sus hijos, es por un gen alterado, , mejor que vaya al psicologo, preparese para. . . . Mas allá de la certeza genetica(ocurre que se llenan los espacios de ignorancia con la teoría vigente).
Ignorancia iatrogenica de un”muy buen profesional. ”
Esta problemática trasciende obviamente la cuestion si lo que ocurre es genetico o no, entra en el campo de la proyeccion agresiva del desconocimiento al afirmar en nombre de la ciencia algo de tan pesimas consecuencias posibles a la evolucion de lo que vaya a ocurrir.
Podria decir algo asi como, ”su colon esta irritado, y desde mucho tiempo”. . . quitandole la categoria de entidad autofuncionante a la enfermedad y remitiendo a una relacion paciente con lo que le ocurre.

A su vez reubica la labor profesional incluyendo al paciente en la labor reparadora, y por supuesto atenuando el peso de la responsabilidad profesional.
Simultaneidad Fenoménica. mente /Cuerpo
Por ello veo el limite de la interdisciplina ya que trabaja con las" Y” partícula de pretensión unitiva.
Articular no es unir , es refuncionalizar.
Es como si una pareja quisiera unirse, bueno articularse en todo caso en un juego vincular.

Podríamos decir que hay momentos de union y desunión en movimiento permanente en un flujo de variables velocidades.
Juego sin fin, según la clase de juego y las tensiones y en
las velocidades de relación devendrán distintas consecuencias.

Funcionan metáforas vinculares virtuales, que es útil conocerlas, significa atenuación de dolores y movimientos inútiles y sobre todo desgastantes.
Suelo construir una metáfora vincular en el
proceso terapéutico, util porque a su través se puede redimensionar la clase de relación en juego y la clase de
movimientos o micromovimientos desde los que se pueden desplazar los encajes de dolor.

Esta construcción metafórica significa un desplazamiento del campo de las imágenes hacia situaciones que refuncionalicen el acontecer.

 

Tomo la cuestión del devenir en 3 líneas virtuales.

1]una línea histórica

registro de acontecimientos puntuales en el orden del tiempo cronológico.
Es secuencial y digital.
En ella se ve lo que ha ocurrido a ese sujeto como episodios de diferencia.
Encuadra en la respuesta a la pregunta ¿que le paso?
Relato de acontecimientos que trabaja sobre supuestos de tiempo lineal de episodios de diferencia según la mirada del paciente.
Línea de supuesta objetividad. Actos.

2]una línea geográfica

línea del presente permanente. Vivencial y análoga.
Se refiere al modo como los acontecimientos son vividos en singularidad.
Línea actitudinal y no de actos.
Línea de la subjetividad y de la relacion, donde lo que se produce refiere a la clase de relación que se tiene con el acontecimiento.
Línea que define en singularidad las consecuencias, de modo que lo que ocurra devendrá no del impacto- acontecimiento, sino de cómo este es vivido.

3]línea de lo impredecible.

linea que nos recorre impregnando cual magma todo lo que suceda.
Línea caótica de lo no pensado, del "milagro, "[*], de ruptura con lo tridimensional. Linea del olvido. De la reversibilidad.
Obviamente esta separación en 3 líneas, es analítica y arbitraria ya que en la vida se mueven las 3 al mismo tiempo en simultaneidad fenoménica.
Esta cartografía me permite definir la base sobre la que ocurre lo que ocurre.

Además me corre de la pura visión jerarquica de los acontecimientos como si fueran ajenos al hombre.
Se modifica, recuperación del poder de la subjetividad, desde ella se definirán los acontecimientos. No existen ya los agentes stresantes, solo la relación con ellos.

Tan importante me parece este planteo vincular , que ya deberíamos dejar de hablar de lo bueno y de lo malo de estos agentes, un cambio de lenguaje se impone, implica un pasaje a la fisiología y a la función.
Ej ya el tabaco o la nicotina dejan de ser nocivos o malos, sino que en todo caso me hacen mal en relacion al modo como me vinculo con ellos.

Cruce de líneas histórica y geográfica en la que se devuelve el poder al individuo .
Hay mapas vigentes funcionando que deberían ser repensados.
En el colmo de la objetividad sin paréntesis algunos han formado círculos de amigos o enemigos de algunas enfermedades notables.

El club del linfoma suele festejar periódicamente su existenciales notables ya son las enfermedades.

Esto no es puramente anecdótico reificaron las enfermedades y se sometieron los sujetos.
La cuestión del nombre propio de notable valor inmunológico se entrono en abstractas entidades y quienes padecemos parece que terminaríamos festejando los aniversarios de enfermos de. en vez del propio.

Ramon tiene NEUMONÍA
devendra en
que le ocurre a RAMON que en sus pulmones aparecen . . . . . . . . .

Entonces aquí se subvierte la ecuación aludida y podemos pensar en otros términos incluyentes de valor bioinmune inmediato.


Este modo de pensar nos lleva a la necesidad de saber de quien estamos hablando, a la cuestión de identidad del sujeto, al fin personaje importante en este tejido de acontecimientos.

Conocimiento que lejos de ser una intelectualizacion, traera singularidad practica en el camino de la reparación posible.

En el allopatico modo de pensar cobraron dominio y poder los abstractos entes llamados enfermedades.
El sujeto fue apartado de la ciencia por los científicos se naturalizo la exclusión.

Demasiados siglos de exclusión, de exceso de diferencia, de creernos y crear un lenguaje monolítico autoconvalidante.
Crecieron "las enfermedades" sostenidas por un hegemónico sistema de creencias autotituladas cientificas, es mas de rigor científico.

Utiles para lo que son utiles, pero tridimensionalmente limitadas en millones de situaciones.
Y lo desconocido quedo en manos de Dios, y las investigaciones hoy no pueden doblar sus principios sostenedores de las tres dimensiones, intento de autoperpetuacion y silencio para las diferencias.
El modo epistemológico de pensar subvertido que estoy planteando recategoriza al sujeto, lo pone a la luz de su propia vida, lo ubica en posición de lucha y no de resignación .

En mi practica clínica con gente que enferma la subversión ecuacional me lleva a saber que OCURRE y no solo que TIENE.
Cobra importancia la mirada del individuo o sea la relación con aquello que le acontece.

En esta mirada subvertida el material clinico ya no se extrae de un continente, no esta allí dentro, sera producido en el instante del habla ya que cada uno tiene la historia que elige recordar.

Juego rico de intersubjetividad medico/paciente. Cruce de historias de la diferencia necesaria, permiten desdramatizar y plantear de algún modo que lo que de aquí en mas vaya a ocurrir, la evolutividad , se jugara en vínculos y trazos en el que quien padece será protagonista necesario y fundamental

La identidad la trabajo a modo vincular, la identidad es relacional, esta mirada de relación salta sobre concepciones clásicas que pretendían conocer al sujeto en profundidad y llegar hasta la medula del alma.
Desde esta mirada vincular se desliza una posibilidad de comprender que ocurre en el juego de fuerzas y tensiones vinculares del sujeto en su contexto.
He mapeado para apoyarme y encontre referentes lindantes al pensamiento matemático, constantes, variables y repeticiones.

Pero las repeticiones ya no son del individuo descontextualizado sino de pautas interactivas o actitudes fundamentales.

El individuo enferma en un contexto determinado y en una clase de relación que establece con el.

Hago prevalecer el vinculo o la relación que se teje con los acontecimientos que en algún momento pudieron ser visualizados como stresores o agentes patógenos entiendo que lo que ocurra ya no estará definido por la intensidad cuantitativa y patógena de ellos sino por la clase de relación que se establezca sujeto agente , recordando a Bateson en este punto quien afirmaba que quien define lo que ocurre es el receptor.

Desde esta mirada voy quitando poder a los entes abstractos de la mirada ortodoxa y se lo voy confiriendo al sujeto.

Esta jugada de retórica fisiológica como dije antes
trasciende lo humano, se hace inmune.

Inmune en tanto se toca la matriz básica del hecho de enfermar, cual es la contradicción y el desacuerdo tenso, mas la aparición de confianza y esperanza que van tomando forma mayúscula de correlato inmune y reparador.

Así es postulo que salir de la situación psíquica de enfermedad equivale a vencer el temor a las consecuencias de la enfermedad, perder el miedo y activar a modo parasimpático los procesos reparadores.


Esta mirada es mi trabajo cotidiano y voy verificando resultados diferentes cuando rompo la causalidad lineal de la mirada mecanicista que mete miedo y desesperanza en nombre de principios de objetividad sustentado en experimentación con los ratones, obviamente animalitos de dios pero sin cerebro creativo.

De la problemática de la evolutividad.

Al trabajar con la ecuación suvbertida, la llamada enfermedad ha comenzado a perder poder y vida propia , ganándola el sujeto ahora reposicionado y corresponsable con lo que ocurra.

Este sujeto puesto en situación de reparacion, abandona su lugar paciente receptivo en el que estaba por haber "caido en desgracia", establecera ahora una posición de lucha con su devenir.
La mirada del terapeuta se centra ahora, o se descentra ahora, en un vinculo que al jeraquizar al sujeto y quitar nombre a la enfermedad podrá facilita cambios en el devenir del proceso.

Lo que vaya a ocurrir ya no estará ligado a propiedades substanciales o intrínsecas de la enfermedad, sino a propiedades interactivas de medico, paciente en situacion contextual.

La enfermedad no seguirá su "curso natural" y por ello la cuestión pronostico, evolucion, ganara relatividad y comillas.

Desplazamiento de poder bioinmune. de un ceremonial de intimo convencimiento de las partes, que rompe la diferencia entre lo químico y lo mental, desde una retórica de practica fisiologica, y donde lo fisiológico alcanza al yo.

Ente otras cosas estoy diciendo que hay un correlato de simultaneidad fenomenica que se dispara en congruencia cuando se pierden los miedos y aparece la mirada inmune posible en los gestos medico/paciente.

Un resfriado como un cáncer se medirán por estos mismos parametros.

Entonces quien tiene derecho a afirmar el tiempo de vida de alguien según el padecimiento que tenga?
Esto a su vez nos lleva a la cuestión de la verdad , del decir o no decir, decir que , de que verdad o verdades hablo.
Sabemos del valor de vida o muerte que tiene la mirada medica.

La "verdad"es una situacion abierta a lo impredecible y singular.
Nace la confianza reparadora, ocurra lo que ocurra y tenga lo que tenga.
Terapeuta y paciente entraran en un ceremonial vincular de integridad esperanzado y en contexto de lucha.
Pero por enesima vez repito que todo funciona asi, si se trabaja en situación de empoderamiento.
No es la enfermedad la que decide el devenir, somos los sujetos puestos en juego vincular de poder con los acontecimientos.
Desplazamiento paradigmatico, que retóricamente cuestiona la evolución propia de las enfermedades quitándole luz y nombre jerarquico, otorgandosela a quien sufre, quien gana valor inmune y capacidad reparadora, en la medida que pierde el miedo a lo que vaya a acontecer.

Salud y Resiliencia

La resiliencia se refiere a la capacidad de resignificar los acontecimientos, sacar fuerzas de las flaquezas o adversidades.

Esta capacidad humano/inmune no esta guardada en los genes, surge de la capacidad ideativa, creadora, y de apropiarse de los valores culturales del contexto.
Tiene que ver con el deseo singular y la ambiciones lo que finalmente nos ha de explicar la singularidad de los procesos, y nos explicara porque distintas evoluciones en situaciones de males semejantes.

Lo que nos marcan no son los acontecimientos, sino la creencia de la clase de consecuencia que suponemos. La clase de relación con la adversidad o adversarios(adversidad con nombre propio).

El hombre resiliente no es un adaptado, ni un desadaptado, ni tampoco un termino medio. No es un hombre resignado, ni asumido.


Tiene mas que ver con un hombre en lucha inteligente. con coraje, con imaginación. . . flexible en la medida de la necesidad resignificativa.

Usa con mayúsculas su acontecer para crecer.

Algunas corrientes de pensamiento han puesto énfasis en sus modos explicativos, la cuestion del “sentido” de la enfermedad.

Como si la enfermedad cumpliera un sentido que nos podría redimir o depurar.

Yo no creo(creencia y creación) en que la enfermedad tenga en si un sentido, en todo caso tiene el sentido que alguien de carne y hueso le otorgue. No hay historia sin historiador.

Algunos conceptos de la cuestión vincular de pareja.
Se elige por diferencia temperamental el aparearse.
Funciona una asimetría vincular de estas diferencias de modo que es bastante común que cuando uno se acerque el otro se aleje y viceversa.

Complementariedades con distinta funcionalidad según el grado de flexibilidad o consistencia de los movimientos.
Noto que es muy difícil que dos enfermen al mismo tiempo, y esto lo investigue en función de las tensiones vinculares en juego.

Estas tensiones naturales de diferencia representan juegos de poder complementarios que pueden llevar a que uno de los miembros corporalice algún conflicto.

Se trata según mi mirada que para” enfermar” hace falta perder el lugar vincular y es mas estar en desacuerdo con ello.

Por eso siempre evalúo contexto y relación cuando veo que alguien enferma, veo que influyen los valores que se sostengan desde una cultura que ubica valores como el sacrificio, a la paciencia como situaciones de enaltecimiento espiritual. No es que ser paciente enferma, puede que se entre en contradiccion no por ser paciente sino por serlo y no acordar con ello.
Lo mismo ocurre con la bondad. Ser “bueno” puede que signifique algo en el orden de las virtudes, pero puesto este valor en juego funcional puede que ser bueno lejos de llevarlo al cielo lo lleva al suelo, en tanto signifique debilidad, perdida del lugar deseado, mas consecuencias bioinmunes.

Y cuando digo perdida del lugar deseado , estoy hablando de la clase de relación que se establece con ese valor que se sostiene.

Fuera de la congruencia, union, acuerdo con el valor, resulta una lucha de oposición con uno mismo de donde lo que es virtud deviene dificultad y posibilidad de enfermar.
Es por ello que recategorizo el mundo de los valores y de las virtudes y los veo en su funcionamiento contextual y fisiológico.

No es ya lo bueno sino lo que me hace bien el valor a rescatar.
Referido a la cuestión de los encajes en mi planteo versa que en las relaciones de complementariedad suelen funcionar a modo de encaje o encastre.
La elección en el apareamiento suele ser por diferencia temperamental lo que significa a partir de allí que se dará un juego de diferencias posibles en el que lo que variara será la flexibilidad del juego y la clase de movimientos/velocidades disponibles.

En un trabajo que realice acá en interpsiquis 2002, ubicaba esta experiencia en la diferencia de funcionamiento de los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo, y la elección cerebral de la diferencia, partiendo dela idea que uno de estos hemisferios en nosotros funciona a modo dominante.
Por ej en una diada madre /hijo en la que este tiene diagnostico de esquizofrenia, las posibilidades de movimiento y creación de diferencias son escasisimas.
En el campo de las neurosis cotidianas, y siguiendo a W. Fairbarn en su clasificacion de las defensas, veo que los comportamientos fobicos dominantes se asocian casi invariablemente a alguien en funcionamiento paranoide.
Lo mismo para la obsesión y la histeria.

Juego vincular de mayor posibilidad que el funcionamiento psicotico aludido.

Esta teoría de los encajes diadicos me permite contextualizar conductas e intervenir sobre el sistema vincular y ya no necesariamente sobre la supuesta patología de base.


Uso los micromovimientos que significan una posibilidad de acceder al campo imaginativo creando diferencias virtuales con inmediata consecuencias reales.

Es un trabajo de transversalidad que no necesita ir al meollo del asunto, suponiendo que los asuntos tengan meollo.
Por ej el pasado no necesita ser elaborado ni asumido, ya que en términos vinculares lo que me paso me sigue pasando, solo que cambiaron los personajes en una obra de teatro similar.

Puedo resolverlo aquí y ahora, en términos actuales, pues lo que cambiara será mi eterno modo actitudinal con el que me manejo desde pequeño. Trabajo sobre la linea actitudinal referida como geografica.

Todo cambio obviamente en el sistema vincular será registrado.

Salvo en transacciones excesivamente rígidas y repetitivas, mas allá de la transaccion psicotica, en situaciones donde alguien le pide al otro que cambie desde hace 20 años sin resultado alguno.

Situación de desgaste , de posible sufrimiento, de circulo vicioso, que a mi entender podra hacer cuerpo en el cuerpo si este sufrimiento intimamente es resistido y la vez justificado por algun valor de la moral incorporado como valedero.

Para que el circulo devenga virtuoso las metáforas funcionantes han de girar y tomar otras formas no verdaderas sino mas convenientes.

Las imágenes metafóricas se acomodaran, terapeuta mediante, a las imágenes mutables de este terapeuta que ahora visualiza en términos de reparación lo que esta ocurriendo.
Es una practica caótica en principio de salto sobre la tridimension exclusiva.

Todo en congruencia y en intimo ceremonial de poder.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar