PUBLICIDAD
Última actualización web: 27/01/2023

El sistema inmune y su importancia en las enfermedades psicosomáticas.

Autor/autores: Pilar Rojas
Fecha Publicación: 01/03/2010
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El sistema inmune es una estructura con representación en todo el cuerpo. Su correcto funcionamiento nos permite protegernos frente a las enfermedades infecciosas y tumorales. El sistema inmune tiene dos componentes que trabajan de forma simultánea: la inmunidad innata- desde la piel y mucosas hasta diversos elementos celulares y moleculares- y la inmunidad adquirida. Esta última permite una respuesta específica frente a lo extraño (antígeno) que se va construyendo, logrando más eficacia. El sistema inmune participa en casi todos los procesos patológicos, destacando: Enfermedades autoinmunes: Se pierde la discriminación entre lo propio y lo ajeno (operación central en el funcionamiento del sistema inmune), de manera que el sistema inmune agrede estructuras del propio cuerpo. Alergias: Donde se genera una respuesta exagerada frente a antígenos inocuos, como el polen. Inmunodeficiencias: En las que se produce una respuesta disminuida del sistema inmune, facilitándose el desarrollo de enfermedades infeccionas y neoplásicas. Nada ocurre en el humano sin la participación de su realidad psíquica; podemos preguntarnos qué mecanismos psíquicos hay implicados en las patologías del sistema inmune.

Palabras clave: sistema inmune


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-789

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

EL SISTEMA INMUNE Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

Sergio Aparicio Erroz; Alejandra Menassa; Pilar Rojas
escuela de Psicoanálsis grupo Cero. Madrid
sergioaparicioerroz@hotmail. com

RESUMEN:
El sistema inmune es una estructura con representación en todo el cuerpo. Su correcto
funcionamiento nos permite protegernos frente a las enfermedades infecciosas y tumorales. El
sistema inmune tiene dos componentes que trabajan de forma simultánea: la inmunidad innatadesde la piel y mucosas hasta diversos elementos celulares y moleculares- y la inmunidad adquirida.
Esta última permite una respuesta específica frente a lo extraño (antígeno) que se va construyendo,
logrando más eficacia. El sistema inmune participa en casi todos los procesos patológicos,
destacando: Enfermedades autoinmunes: Se pierde la discriminación entre lo propio y lo ajeno
(operación central en el funcionamiento del sistema inmune), de manera que el sistema inmune
agrede estructuras del propio cuerpo. Alergias: Donde se genera una respuesta exagerada frente a
antígenos inocuos, como el polen. Inmunodeficiencias: En las que se produce una respuesta
disminuida del sistema inmune, facilitándose el desarrollo de enfermedades infeccionas y
neoplásicas. Nada ocurre en el humano sin la participación de su realidad psíquica; podemos
preguntarnos qué mecanismos psíquicos hay implicados en las patologías del sistema inmune.

Escribir sobre el sistema inmune y las enfermedades psicosomáticas nos lleva a una posible
articulación entre

la medicina y el psicoanálisis. Entonces podemos pensar la medicina

psicosomática como producto de haber trabajado esa articulación.
No es casual el momento en el cual nace una ciencia.

Antes de que surgiera la psicosomática,

durante el siglo XIX la medicina fue alcanzando su estatus científico positivista. En 1900 el Dr
Sigmund Freud publica "La interpretación de los sueños", escrito que funda el campo psicoanalítico,
como ciencia conjetural.
Una vez que podemos dar cuenta científicamente del sujeto biológico y del sujeto

psíquico, es

posible pensar la medicina psicosomática.
Sería interesante acotar los términos. La medicina frecuentemente se designa como arte y ciencia.
Arte porque se tenía la noción imaginaria, de que algo más que el cuerpo biológico estaba implicado
en el proceso de enfermar. Pero ese factor psíquico que la medicina intuye en casi toda su historia
no es posible aprehenderlo con la epistemología positivista.

De esa manera si bien la medicina

realiza los mayores avances como arte y como ciencia tomando el modelo de las ciencias naturales,
su progreso se dirige de manera unilateral hacia lo somático del ser humano.
En este punto el psicoanálisis viene a proponer varias rupturas. Principalmente nos indica que el
centro de la vida psíquica no son los procesos conscientes, las habilidades cognitivas, la conducta,
sino que para el psicoanálisis el centro de la vida psíquica es el inconsciente, y la consciencia pasa a
ser un órgano de percepción que nos suministra noticias incompletas y deformadas de lo que
realmente ocurre en nuestro psiquismo.

Es decir, pensamos donde no somos, pensamos en el

inconsciente. Un inconsciente estructurado por leyes muy bien definidas (aunque sean diferentes
de las leyes de la conciencia). Las leyes del inconsciente del que trata el psicoanálisis son las leyes
del lenguaje: principalmente la condensación o metáfora y el desplazamiento o metonimia.
Así decimos que el inconsciente está estructurado como un lenguaje.
El psicoanálisis nos viene a informar que nada ocurre en el humano que no esté tocado por su
psiquismo.

Nuestro cuerpo es pulsional, desviado por la palabra.

soma y psique forman una

banda contínua que no se puede separar, aunque ambas sean diferentes.
Medicina y psicoanálisis es ese comienzo. Además del sujeto biológico hay siempre sujeto psíquico.

-211º Congreso Virtual de psiquiatría. Interpsiquis 2010
www. interpsiquis. com - Febrero-Marzo 2010
Psiquiatria. com

EL SISTEMA INMUNE Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

El cuerpo anatómico y fisiológico que estudia la medicina es también un cuerpo de palabras, donde
la biología está tocada por las leyes del lenguaje.
De la misma manera que en la medicina no se puede concebir aisladamente uno de sus elementos
(pensar la anatomía sin la fisiología no es posible) cada concepto del psicoanálisis hay que pensarlo
articulado al resto de conceptos. Entonces el psicoanálisis tiene un objeto de conocimiento -el
inconsciente- del cual se desprende

un método ­interpretación psicoanalítica-, una técnica ­

asociación libre en transferencia- y además hace falta la presencia del analista en una cadena de
formación.
En cualquier ciencia se trabaja con los fenómenos para conocer la estructura.
También es importante acotar los conceptos.
psicosomático no es cualquier expresión de algo anímico sobre el cuerpo. Si así fuera, simplemente
el rubor que se genera con las emociones sería un proceso psicosomático.
O podríamos confundir la enfermedad psicosomática con la histeria (donde una frase inconsciente
genera una alteración funcional pero sin daño orgánico).
En psicoanálisis psicosomático es una posición del sujeto, una estructura con identidad propia ­al
igual que neurótico, psicótico o perverso-.
Suele señalarse que fueron los discípulos de Freud los que trabajaron el campo de la psicosomática
con respecto a la orientación psicoanalítica, no obstante, si bien el término psicosomática como tal
no aparece en la obra de Freud, esta cuestión la podemos trabajar en los textos freudianos desde el
inicio de su obra cuando distingue entre

neurosis actuales (hipocondría, neurosis de angustia,

neurastenia) y neurosis de transferencia. (histeria, neurosis obsesiva, fobias).
En las neurosis actuales, también llamadas estado neurótico corriente, no hay mecanismos psíquicos
en el proceso de formación de los síntomas. Así el paciente psicosomático elaborara los estímulos
por vía somática, no puede lo psíquico. Citando al propio Freud "se ve claramente que en la opinión
del paciente es el lenguaje demasiado pobre para dar expresión a sus sensaciones, las cuales son
algo único, jamás experimentado por nadie, siendo imposible agotar su descripción"
El discurso del paciente psicosomático es telegráfico, sin afectación. Haciendo un símil, como un
cuerpo que no quisiera tener nada de psíquico, una carne sin reino. El mecanismo psicosomático

-311º Congreso Virtual de psiquiatría. Interpsiquis 2010
www. interpsiquis. com - Febrero-Marzo 2010
Psiquiatria. com

EL SISTEMA INMUNE Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

nos hace la impresión de que fuese posible separar taxativamente psique y soma.
Las enfermedades psicosomáticas suelen ser crónicas, cursan en brotes, presentan una
muy heterogénea, pueden llegar a ser mortales y su pronóstico siempre es incierto.
posible demostrar daño orgánico y en ellas se haya implicado el

clínica

Además es

sistema nervioso vegetativo. (A

diferencia de la histeria que implica al sistema nervioso somático)
¿Por qué el sistema inmune puede tener un papel central en las enfermedades psicosomáticas?
Hagamos antes un breve repaso. En términos amplios, la respuesta inmune puede definirse como el
conjunto de procesos biológicos que se producen cuando una sustancia extraña al organismo entra
en contacto con los tejidos de un ser vivo adulto. En esta definición destacan tres elementos
fundamentales: el carácter complejo de la respuesta inmune, el factor iniciador de la misma
"sustancia extraña" y la noción del carácter "maduro" del individuo respondedor. El sistema inmune
es una estructura con representación en todo el cuerpo. Su correcto funcionamiento nos permite
protección frente a las enfermedades infecciosas y tumorales. Las respuestas inmunológicas (del
latín inmunitas, que significa exento de cargas) son respuestas específicas del organismo frente a
sustancias extrañas, con el fin de neutralizarlas y eliminarlas. Para cumplir esta función, la reacción
específica generalmente pone en marcha el mecanismo defensivo inespecífico, es decir, la reacción
inflamatoria.
Hay por tanto una inmunidad innata -que corresponde a la reacción inflamatoria, filogenéticamente
más antigua- en la que participan elementos vasculares, celulares y moleculares: principalmente
células fagocitarias como neutrófilos y monocitos- macrófagos y moléculas como sistema
complemento y los diversos tipos de citoquinas. Y también existe una inmunidad adquirida o
adaptativa que presenta como características más notables: la especificidad (reconoce con exactitud
al antígeno, podríamos decir que siguiendo el modelo de la llave y la cerradura), la capacidad de
memoria (la exposición al antígeno hace que la nueva respuesta, o respuesta secundaria, sea más
rápida, más intensa y aún más específica. Es decir, es un sistema que se va perfeccionando), la
discriminación entre lo propio y lo extraño, y el sometimiento a una regulación muy fina.
El protagonista de la inmunidad adquirida serían los linfocitos (linfocitos T y linfocitos B). También
destacan las células presentadoras de antígenos (como las células dendríticas y los monocitos-

-411º Congreso Virtual de psiquiatría. Interpsiquis 2010
www. interpsiquis. com - Febrero-Marzo 2010
Psiquiatria. com

EL SISTEMA INMUNE Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

macrófagos). En la inmunidad adquirida además del componente celular hay un componente
humoral formado principalmente por las inmunoglobulinas (proteinas con diversas funciones que
proceden de la activación y maduración de los linfocitos B) y el sistema HLA (proteínas que juegan
un papel fundamental para la presentación del antígeno a los linfocitos).
Entre la inmunidad innata y la adquirida hay interrelación, permanentes caminos de ida y vuelta,
retroalimentación positiva y negativa.
Un sistema tan complejo tiene también muchas líneas de fractura. Si bien el sistema inmune nos
proporciona una defensa necesaria frente a elementos potencialmente nocivos (agentes infecciosos
o células tumorales), en ocasiones su respuesta es insuficiente, ocurre frente a sustancias inocuas o
incluso se dirige contra el propio organismo.
Cuando entramos en el terreno de la inmunopatología el panorama es tan variado como al estudiar
la fisiología. El sistema inmune participa en casi todos los procesos patológicos, pero podemos
destacar los siguientes mecanismos:
1-Enfermedades autoinmunes:

se pierde la discriminación entre lo propio y lo extraño (operación

central en el funcionamiento del sistema inmune) de manera que el sistema inmune agrede
estructuras del propio cuerpo.
2-Reacciones de hipersensibilidad o alergias:

donde se genera una respuesta exagerada frente a

antígenos inocuos, como el polen, los acaros del polvo, etc
3-Inmunodeficiencias: en las que se produce una respuesta disminuida del sistema inmune
(generalmente se altera un solo elemento de toda la estructura, por ejemplo las células fagocíticas o
el complemento) facilitándose el desarrollo de enfermedades infecciosas.
4-Fracaso de la inmunovigilancia: donde aunque no existe inmunodeficiencia "per se", podemos
encontrar un nivel de inmunodepresión, lo que impide que el sistema inmune realice una de sus
funciones: detectar y eliminar de manera precoz las células cancerosas.
Se ha implicado al sistema inmune en otros procesos patológicos, algunos de enorme trascendencia,
como la arteriosclerosis.
Al articular medicina y psicoanálisis pudimos pronunciar que nada se produce en el sujeto sin la
participación de su psiquismo.

Podemos preguntarnos con Freud " ¿Cuales son las causas más

-511º Congreso Virtual de psiquiatría. Interpsiquis 2010
www. interpsiquis. com - Febrero-Marzo 2010
Psiquiatria. com

EL SISTEMA INMUNE Y SU IMPORTANCIA EN LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

alejadas de aquel trastorno que ha afectado a lo anímico, haciéndole perturbar a su vez lo
somático?"
Estudiamos lo psicosomático como paradigma de que no se puede pensar el cuerpo sin las leyes del
psiquismo. El cuerpo es un escenario para lo psíquico. En las enfermedades psicosomáticas
precisamente se dramatiza en el cuerpo aquello que debería acontecer entre palabras.
El sistema inmune, al igual que el sistema nervioso vegetativo, pueden pensarse como "sistemas
privilegiados" para investigar la estructura psicosomática y sus efectos en el cuerpo. Veamos dos
ejemplos:
1- La depresión es una enfermedad donde está abolida la capacidad de sustituir y en lugar de
aceptar la pérdida de algo amado, el sujeto elige de manera inconsciente transformar una
parte de su yo en el objeto perdido, se identifica con lo perdido, "la sombra del objeto ha
caído sobre el yo" nos dirá Freud. Hay estudios que señalan que una depresión mantenida,
no tratada, una incapacidad mantenida para sustituir, puede conducir al desarrollo de cáncer.
La depresión sería previa y no una consecuencia emocional o accesoria de las molestias que
genera el cáncer. En este proceso uno de los sistemas efectores principales sería el sistema
inmune, al generarse una inmunodepresión.
2- En las enfermedades autoinmunes, se pierde la capacidad de discriminar entre lo propio y lo
extraño. En estas patología fracasa la delección clonal (destrucción de los linfocitos T o B
autoreactivos en los propios órganos linfoides primarios), la anergia clonal (mantener
inactivos los linfocitos T o B que han logrado sobrevivir) y la supresión inmunológica
(mediada por los linfocitos T supresores). En psicoanálisis se sabe que cuando negamos las
diferencias sexuales, no podemos ya reconocer ninguna otra diferencia (El sujeto psíquico
tiene cuatro sexos: hombre, mujer, padre, madre. Cuatro posiciones diferentes frente a la
castración. Es decir, cuatro posiciones frente a nuestra doble carencia: ser mortales y que el
lenguaje nos anteceda)
La importancia del sistema inmune y del sistema nervioso vegetativo para el estudio de la
psicosomática lo encontramos de nuevo en el nacimiento de la Psico-Neuro-Inmunología.

-611º Congreso Virtual de psiquiatría. Interpsiquis 2010
www. interpsiquis. com - Febrero-Marzo 2010
Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar