PUBLICIDAD
Última actualización web: 13/08/2022

Prevención de los trastornos de la conducta alimentaria:

Autor/autores: N. Solano- Pinto
Fecha Publicación: 01/01/2004
Área temática: Trastornos de la Personalidad .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Introducción: El Proyecto Europeo Salut ("Desarrollos Inteligentes para el diagnóstico, tratamiento y prevención de los Trastornos de la conducta Alimentaria"), fue aprobado por la Comisión Europea, dentro de su V Programa Marco en el área de salud y tecnologías de la información, (IST- 2000- 25026). Entre los objetivos de Salut se encuentra la difusión de estrategias de prevención primaria. En este sentido, la prevención primaria a través de talleres, es una de las estrategias más usadas y que presentan mayor controversia como herramienta eficaz para reducir la incidencia de trastornos de origen multicausal, como es el caso de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Objetivos: Valoración cuantitativa y cualitativa de talleres de prevención de los TCA realizados con preadolescentes (83 alumnos de 1º E. S. O) y profesorado de un instituto de educación secundaria de San Martín de la Vega (municipio de la Comunidad de Madrid); Detectar grupos con sintomatología de riesgo; Detección precoz de casos y derivación a recursos asistenciales; Utilizar las nuevas tecnologías como parte de la metodología de los talleres preventivos; Formación del profesorado; fomentar la participación activa del profesorado en la realización de los talleres.

Metodología: Evaluación cuantitativa a través de cuestionarios especializados: Eating Disorder Inventory EDI- 2 (Garner y Olmstead, 1992); cuestionario para evaluar la insatisfacción de la imagen corporal C. E. I. C. (Solano- Pinto y Cano-Vindel, 2000); análisis con paquete estadístico SPSS; Entrevistas individuales con los alumnos que presentaban puntuaciones de riesgo; Taller de 6 sesiones en horario de tutorías con alumnos de 1º E. S. O, con metodología dinámica y participativa en relación a habilidades sociales, autoconcepto, crítica al canon de belleza y alimentación equilibrada; una sesión interactiva a través del ordenador en relación a diferentes cogniciones; taller formación al profesorado; evaluación cualitativa a través de la valoración de los asistentes al taller.

Resultados: los resultados cuantitativos con la prueba no paramétrica Mann- Whitney en relación al grupo con sintomatología de riesgo (n= 10), muestran diferencias pre- post, estadísticamente significativas en relación a las escalas del cuestinario EDI- 2 que hacen referencia a la obsesión por la delgadez (p= 0. 006), insatisfacción de la imagen corporal (p=0. 010), ineficacia (p=0. 027), perfeccionismo (p=0. 010), impulsividad (p=0. 023) e inseguridad social (p=0. 039). Asimismo, aparecen diferencias estadísticamente significativas en las escalas cognitivo- emocional (P=0. 001) y perceptivo (P=0. 020) del cuestionario C. E. I. C. Respecto a las puntuaciones del grupo que no presentaba puntuaciones de riesgo, se observa una disminución de las puntuaciones, pero éstas no son estadísticamente significativas con la prueba estadística T-Student. Respecto a la evaluación cualitativa, se indica tanto por los alumnos como por el profesorado una valoración altamente positiva de la intervención realizada.

Conclusión: La prevención primaria a través de talleres de prevención parece ser una estrategia eficaz en relación a los TCA, aunque se precisa realizar el seguimiento para comprobar que los datos continúan siendo significativos. Por otra parte, se señala la necesidad de colaboración y participación de los organismos públicos, el profesorado y las familias.

Palabras clave: Preadolescentes, Prevención primaria, Proyecto europeo SALUT, Talleres, Trastornos de la conducta alimentaria


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2602

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Prevención de los trastornos de la conducta alimentaria: "Educando en salud: así soy yo, así son ell@s".

Solano- Pinto, N; Oliveros-Leal, L; Moreno-Villares, J. M. ; grupo del Proyecto SALUT.

Hospital Universitario 12 de Octubre. Unidad de Nutrición. Carretera Andalucía, km, 5. 400. 28041. Madrid.

PALABRAS CLAVE: Proyecto europeo SALUT, prevención primaria, Trastornos de la conducta alimentaria, Talleres, Preadolescentes.

 

Resumen

Introducción: El Proyecto Europeo Salut ("Desarrollos Inteligentes para el diagnóstico, tratamiento y prevención de los Trastornos de la conducta Alimentaria"), fue aprobado por la Comisión Europea, dentro de su V Programa Marco en el área de salud y tecnologías de la información, (IST- 2000- 25026). Entre los objetivos de Salut se encuentra la difusión de estrategias de prevención primaria. En este sentido, la prevención primaria a través de talleres, es una de las estrategias más usadas y que presentan mayor controversia como herramienta eficaz para reducir la incidencia de trastornos de origen multicausal, como es el caso de los Trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Objetivos: Valoración cuantitativa y cualitativa de talleres de prevención de los TCA realizados con preadolescentes (83 alumnos de 1º E. S. O) y profesorado de un instituto de educación secundaria de San Martín de la Vega (municipio de la Comunidad de Madrid); Detectar grupos con sintomatología de riesgo; Detección precoz de casos y derivación a recursos asistenciales; Utilizar las nuevas tecnologías como parte de la metodología de los talleres preventivos; Formación del profesorado; fomentar la participación activa del profesorado en la realización de los talleres.

Metodología: Evaluación cuantitativa a través de cuestionarios especializados: Eating Disorder Inventory EDI- 2 (Garner y Olmstead, 1992); cuestionario para evaluar la insatisfacción de la imagen corporal C. E. I. C. (Solano- Pinto y Cano-Vindel, 2000); análisis con paquete estadístico SPSS; Entrevistas individuales con los alumnos que presentaban puntuaciones de riesgo; Taller de 6 sesiones en horario de tutorías con alumnos de 1º E. S. O, con metodología dinámica y participativa en relación a habilidades sociales, autoconcepto, crítica al canon de belleza y alimentación equilibrada; una sesión interactiva a través del ordenador en relación a diferentes cogniciones; taller formación al profesorado; evaluación cualitativa a través de la valoración de los asistentes al taller.

Resultados: los resultados cuantitativos con la prueba no paramétrica Mann- Whitney en relación al grupo con sintomatología de riesgo (n= 10), muestran diferencias pre- post, estadísticamente significativas en relación a las escalas del cuestinario EDI- 2 que hacen referencia a la obsesión por la delgadez (p= 0. 006), insatisfacción de la imagen corporal (p=0. 010), ineficacia (p=0. 027), perfeccionismo (p=0. 010), impulsividad (p=0. 023) e inseguridad social (p=0. 039). Asimismo, aparecen diferencias estadísticamente significativas en las escalas cognitivo- emocional (P=0. 001) y perceptivo (P=0. 020) del cuestionario C. E. I. C. Respecto a las puntuaciones del grupo que no presentaba puntuaciones de riesgo, se observa una disminución de las puntuaciones, pero éstas no son estadísticamente significativas con la prueba estadística T-Student. Respecto a la evaluación cualitativa, se indica tanto por los alumnos como por el profesorado una valoración altamente positiva de la intervención realizada.

Conclusión: La prevención primaria a través de talleres de prevención parece ser una estrategia eficaz en relación a los TCA, aunque se precisa realizar el seguimiento para comprobar que los datos continúan siendo significativos. Por otra parte, se señala la necesidad de colaboración y participación de los organismos públicos, el profesorado y las familias.



Introducción

La prevención es una de las estrategias empleadas en las diferentes problemáticas biopsicosociales, entre las que se encuentran los trastornos de la conducta alimentaria. En general, la prevención intenta cubrir tres objetivos específicos en relación a la reducción de la incidencia, la detección precoz de la problemática y la prevención de las recaídas, haciendo referencia a estrategias de prevención primaria, secundaria y terciaria respectivamente. No existen dudas en relación a que la detección precoz acompañada de diagnóstico y tratamiento mejora el pronóstico de las personas que cumplen los criterios diagnósticos de alteración alimentaria. Igualmente, la prevención de recaídas y la generalización de las estrategias aprendidas en el tratamiento, han de estar presentes en la recuperación de las personas con estas patologías.

Desde numerosos ámbitos se indica que la prevención primaria, es decir, aquella que se realiza antes de la aparición de síntomas, y por lo tanto reduce la incidencia, es una forma de intervención eficaz. En relación a la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria, una de las metodologías más frecuentemente utilizadas para aplicar la prevención primaria, es la realización de talleres dirigidos a jóvenes, familiares y profesionales relacionados con el ámbito de la educación, la salud y las actividades socioculturales. Es quizás en la últimos años dónde se ha creado un debate entre los profesionales para dar respuesta a una serie de preguntas con el objetivo de conseguir una prevención de estas patologías eficaz y rentable. Las cuestiones más frecuentes, están asociadas a aspectos relacionados con la población diana, la metodología empleada, la evaluación de las intervenciones, los profesionales que realizan las acciones, los aspectos que se han de trabajar y el ámbito donde actuar.

Existen investigaciones y experiencias que han intentado dar respuesta a las numerosas cuestiones, así se plantea que las variables influyentes en estas patologías, señaladas dentro del modelo multicausal como factores predisponentes, precipitantes y de mantenimiento, son indicadores de dónde, cómo, cuándo y por qué realizar la intervención.

A los factores socioculturales se les atribuye un peso importante, ya que se transmiten mensajes cuanto menos "comerciales", proponiendo hacia la mujer un cuerpo rectilíneo y hacia el hombre un cuerpo musculoso, a la par que se proporcionan los productos cosméticos y “dietas milagrosas” que conseguirán obtener el deseado cuerpo (Toro, 1996). Sin embargo, en los últimos años, los medios de comunicación también envían mensajes respecto a la alimentación equilibrada, a la importancia de la prevención de la bulimia y anorexia nerviosas. . . , lo que hace que los mensajes sean contradictorios y confusos. A esto hay que añadir la transmisión de estereotipos y valores sociales que fomentan la perfección, la competitividad, el consumismo, el placer inmediato a través de aspectos externos y el éxito mediante el cuerpo delgado (Guerro y Barjau, 2002). En esta misma línea, parece que las diferencias de género también afectan al concepto de salud y a la relación con el cuerpo (Comunidad de Madrid, 1996a, b). Dichos aspectos diferenciales, se irán consolidando en la adolescencia y en la edad adulta dando lugar a actitudes y comportamientos distintos que unidos a la presión sociocultural, entre otras variables, dan lugar a que el sexo femenino sea "elegido" en la aparición de los trastornos alimentarios. (Mateos y Solano, 1997; Moreno, Oliveros y Solano, 2003). Destacan los datos encontrados en la Comunidad de Madrid, en una muestra de 4334 adolescentes, entre 15 y 20 años (1776 chicos y 2259 chicas), el 2. 2% de los adolescentes y el 15. 3% de las adolescentes, presentaban conductas de riesgo asociadas a la dieta y/o conductas purgativas (Gandarillas y Febrel, 2000).

En relación a la prevención primaria, determinados investigadores indican que la influencia de los modelos estéticos están ya presentes en edades tempranas y esto unido a que el comienzo del trastorno de la conducta alimentaria, es más frecuente en la adolescencia, señala la conveniencia de actuar entre los 9 y los 12 años (Río Sánchez, Borda, Torres y Lozano, 2002; Wade, Davidson y O´Dea, 2003).

Algunos autores mencionan que en la prevención primaria, parece más adecuado centrarse en temas asociados con habilidades sociales, resolución de conflictos, autoestima, imagen corporal, publicidad y medios de comunicación y hábitos alimentarios (Steiner- Adair, Sjostrom, Franko, Pai, Tucker, Becker, Herzog, 2002). En este sentido, Wade et al (2003), realiza un estudio comparando la eficacia entre talleres dirigidos a fomentar la autoestima y talleres que intervienen sobre factores de riesgo específicos y generales asociados con los trastornos de la conducta alimentaria, concluyendo que son más eficaces las actuaciones en esta última línea. Sin embargo, otros autores indican la importancia de trabajar en la promoción de la salud, con el objetivo de potenciar a los factores protectores, sin realizar intervenciones más específicas. En este sentido, Acosta, Dueso y Ceinos (2002), señalan que es importante diferenciar entre programas de promoción de la salud y aquellas intervenciones realizadas para la detección precoz (prevención secundaria), con el fin de evitar alarmismos y falsos diagnósticos. Sin embargo, otros autores señalan que la prevención primaria y secundaria pueden estar presentes al mismo tiempo, siempre y cuando se contraste la evaluación de los síntomas de riesgo con una entrevista individualizada y se realice la derivación a los recursos asistenciales especializados, si fuera necesario (Petit, Corte y Astray, 2002).

El ámbito escolar suele considerarse como un ámbito ideal para realizar estos talleres, sin olvidar que el alumnado, no constituyen la única población diana, sino que existen figuras que son importantes en su educación en general, y por tanto son fundamentales en la educación para la salud (Ruiz-Lázaro, 2001). Dichas figuras son el profesorado y la familia principalmente y los profesionales del ámbito de la salud. Del mismo modo, se menciona que el ámbito del tiempo libre y las actividades socioculturales, son también importantes (Ruiz-Lázaro, 2002).

En los últimos años, las nuevas tecnologías en la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria, está abriendo otras posibilidades. Los autores destacan como ventajas el anonimato, la expresión de emociones sin evaluación social y el acceso fácil. Como desventajas destacan la pérdida de la expresión facial para el coordinador de la acción y que existe un porcentaje de la población que no tiene acceso a internet. Sin embargo, la eficacia de este tipo de intervenciones está por constatar (Zabinski, Celio, Jacobs, Manwaring y Wilfley, 2003).

En esta línea, planteamos el objetivo de este documento, que no es otro que el presentar los resultados cuantitativos de un programa de prevención de los trastornos de la conducta alimentaria.


Descripción del programa y características

Para el correcto funcionamiento del programa, se estableció una estrecha relación entre el Proyecto SALUT, el Ayuntamiento de San Martín de la Vega y el Instituto de Educación Secundaria donde se impartió la actividad.
El Proyecto SALUT fue aprobado por la Comisión Europea, dentro de su V Programa Marco en el área de salud y tecnologías de la información, (IST- 2000- 25026). Entre los objetivos de Salut destacan, la difusión de información relacionada con los Trastornos de la conducta Alimentaria, que pueda contribuir a su prevención, así como el acceso a herramientas de intervención. Coincidiendo con sus objetivos, el proyecto asumió la realización del programa de prevención que el mencionado Ayuntamiento venía realizando en los dos años anteriores, utilizando y en su caso adaptando el material del programa que recibe el nombre de "Educando en salud: Así soy yo, así son ell@s" (Solano-Pinto, Núñez Dávila, sin publicar).

El Ayuntamiento de San Martín de la Vega, por su parte, desde la Concejalía de Educación, servía de enlace entre el proyecto y el centro escolar, a través de su Coordinador de Educación.

El Instituto de Educación Secundaria "Anselmo Lorenzo", facilitó la infraestructura, la organización del horario y la comunicación con el profesorado, a través de la Orientadora del Centro.


Actividades preventivas realizadas

· Evaluaciones con cuestionarios específicos

· Taller preventivo dirigido a alumnos/as de 1º E. S. O. y 3º E. S. O. (12 y 15 años aproximadamente).

· Taller formativo dirigido a Tutores/as de alumnos/as de 1º y 3º E. S. O.

· Conferencia a familias dentro de la Programación de la escuela de Madres y Padres del I. E. S. Anselmo Lorenzo.

· Entrevistas individualizadas con el alumnado y sus familias para aquellos que habían obtenido puntuaciones de riesgo en los cuestionarios empleados.


Objetivos generales

· Evaluar cuantitativa y cualitativamente los talleres realizados en el curso 2002/2003.

· Realizar detección precoz de casos y derivarlos al hospital 12 de Octubre para su evaluación.

· Dotar de estrategias para la valoración de las características personales no centrada exclusivamente en el cuerpo

· Fomentar el desarrollo y mejora de habilidades sociales en los adolescentes, así como las habilidades para solucionar problemas y tomar decisiones.

· Formar e informar a los/as tutores/as y familias sobre los trastornos de la conducta alimentaria y fomentar la participación en los talleres por parte de los tutores.

· Proporcionar información adecuada sobre alimentación equilibrada

 

Objetivos específicos taller adolescentes

Transmitir estrategias a los adolescentes para fomentar el desarrollo de un concepto positivo de sí mismo y de los demás; reaccionar correctamente a los motes y las burlas; desarrollar críticas hacia la presión sociocultural sobre el cuerpo delgado; adquirir los conocimientos básicos de nutrición y comportamientos adecuados para una alimentación equilibrada; reforzar y/o desarrollar habilidades sociales.

Objetivos específicos taller profesorado

Dotar de conocimientos teóricos de los trastornos alimentarios; fomentar la motivación para su asistencia y participación activa en la realización de los talleres dirigido a los/as adolescentes; informar de los datos obtenidos en los talleres realizados en el curso 2002/03; recoger sus sugerencias de mejora para años posteriores.

Objetivos específicos conferencia debate familias

Dotar de conocimientos teóricos de los trastornos alimentarios; información sobre los objetivos, procedimiento y resultados de los talleres realizados con el alumnado; fomentar la reflexión sobre el papel de la familia en la prevención; transmitir pautas de actuación ante los primeros síntomas de los trastornos de la conducta alimentaria.


Método

Sujetos

Participaron en el taller preventivo dirigido a adolescentes, el alumnado que cursaba 1 y 3 de la E. S. O. , siendo un total de 226 . Seis grupos pertenecían a 1º de E. S. O. y seis a 3º de E. S. O. De estos 121 cursaban 1º de E. S. O. (aproximadamente 12 años) y 105 cursaban 3 de E. S. O. (aproximadamente 15 años). 119 eran niños y 107 eran niñas.

 

Metodología en la evaluación cuantitativa en el taller dirigido a adolescentes:

· Utilización de cuestionarios específicos:

Inventario de Trastornos de la conducta Alimentaria (EDI-2, Garner, D. M. , 1998): Se trata de un cuestionario de 91 preguntas que evalúan un conjunto de síntomas que suelen aparecer en los trastornos de alimentación. Al tratarse dichas alteraciones de cuadros heterogéneos, no pretende a través de sus respuestas, obtener un diagnóstico, sino un perfil psicológico representado en 11 escalas. Se han realizado numerosas investigaciones en las que presenta buenos resultados como instrumento de detección de sintomatología en relación a las mencionadas patologías. En este sentido, los autores de los cuestionarios señalan que el EDI-2 no es un cuestionario para diagnosticar Trastornos de la conducta alimentaria, sino para valorar sintomatología general que aparecen en dichas patologías. En relación al EDI-2, se recomienda tener en cuenta especialmente las escalas relacionadas con obsesión por la delgadez, bulimia e insatisfacción corporal.

 

Cuestionario para Evaluar la Insatisfacción de la imagen Corporal (CEIC, Solano- Pinto, N. y Cano- Vindel, A, sin publicar): Consta de 38 preguntas que evalúan pensamientos, emociones y comportamientos en relación a la insatisfacción de la imagen corporal, de tal forma que se obtiene el grado de dicha insatisfacción en sus componentes más importantes (cognitivo- emocional, perceptivo y comportamental). Actualmente se están realizando los análisis psicométricos de esta prueba.

· análisis estadístico con el programa SPSS, versión 10.
· Información de los resultados a las instituciones implicadas.
· Entrevistas individualizadas.

 

Metodología en la evaluación cualitativa en las actividades preventivas:

En las tres actividades realizadas, se evaluó de forma cualitativa cada sesión, preguntándoles ¿qué era lo que más les había gustado?, ¿lo que menos, cómo se habían sentido y puntuación total de la sesión con una escala Likert de 0 a 10 (0 no me ha gustado nada, 10 me ha gustado mucho). Al final del taller dirigido al alumnado y al profesorado, se pasaba un cuestionario dirigido a evaluar la metodología de la actividad y las habilidades del profesorado que impartió la actividad.


Procedimiento

Número de sesiones

· Número de sesiones taller profesorado: 3 (cada grupo); Dos sesiones previas al taller con el alumnado y una post taller alumnado
· Horario: reuniones de tutoría

· Número de sesiones taller adolescentes: 7 (cada grupo)
· Frecuencia sesiones taller adolescentes: Semanal
· Número de grupos alumnado: 12 (6 de 1º E. S. O y 6 de 3º E. S. O. )
· Horario: tutorías

· Número de conferencias- debate familias: 1
· Duración conferencia: 2 horas
· Horario: por la tarde, incluida en la escuela de Madres y Padres del Centro Escolar.

<Metodología empleada

Con una metodología participativa y dinámica, se utilizaron técnicas en relación a la autoestima, habilidades sociales y solución de problemas.

Material

En las actividades realizadas, se entregó un material con los aspectos más importantes que se habían tratado.
En la sesión sexta del taller dirigido a los adolescentes se utilizó una sesión interactiva a través del ordenador.
En las actividades dirigidas al profesorado y a la familia, se utilizó soporte informático.
Todo el material que se utilizó eran adaptaciones del material creado en años anteriores.

Profesionales que impartieron y/o coordinaron el taller:
Psicóloga, nutricionista-dietista y pediatra-nutricionista.

 

Estructura de las actividades:

Taller dirigido a adolescentes:

Sesión nº1: Alimentación equilibrada
Sesión nº2: creencias erróneas asociadas a la alimentación equilibrada
Sesión nº3: Habilidades sociales: ayudando en un problema. Afrontando burlas.
Sesión nº 4: Autoestima
Sesión nº5: Publicidad y valores
Sesión nº6: Sesión interactiva: pensamientos
Sesión nº7: Pensamientos, emociones y habilidades sociales: expresión de la ira.

Taller dirigido al profesorado:

Sesión nº1: Los trastornos de la conducta alimentaria.
Sesión nº2: epidemiología, datos de seguimiento y objetivos del taller.
Sesión nº3 (post- taller):Evaluación de los talleres.

Conferencia- debate familias: puntos a tratar

Trastornos de la conducta alimentaria: conceptos, factores predisponentes, precipitantes y de mantenimiento; información del taller realizado con el alumnado; el papel de la familia en la prevención y pautas a seguir ante los primeros síntomas.

 

Resultados

Evaluación pre-taller

El punto de corte, se estableció siguiendo los baremos para adolescentes sin patología alimentaria que se presentan en el manual del EDI-2, para aquellas puntuaciones directas que superasen el centil 70. De esta forma, el 12% de la población evaluada, presentaba puntuaciones de riesgo.

Existen diferencias significativas en todas las variables evaluadas entre el grupo que presenta puntuaciones normalizadas y el grupo que obtiene puntuaciones de riesgo, excepto en la escala de Desconfianza Interpersonal del cuestionario EDI- 2. (Tabla 2).

De los 226 cuestionarios corregidos, 121 corresponden a personas que cursan 3º de ESO y 105 a 1º de ESO, no existiendo diferencias significativas en las puntuaciones entre unos y otros.
En el grupo que presenta puntuaciones normalizadas, 114 son niños y 85 son niñas, existiendo diferencias significativas en las escalas de insatisfacción corporal (EDI-2), desconfianza (EDI-2) y la escala cognitivo- emocional del CEIC.

En el grupo que obtiene puntuaciones de riesgo, 5 son niños y 22 niñas, entre los cuales no existen diferencias significativas en ninguna escala.

 


Tabla 1: Descripción de la muestra



Tabla 2: Diferencias entre el grupo de puntuaciones normalizadas y el grupo de puntuaciones de riesgo

Evaluación pre y post taller.

Grupo que cursaba 1º E. S. O.

Grupo total de los que se disponía de cuestionarios pre y post: 83
Grupo riesgo de los que se disponía de cuestionarios pre y post: 10




Grupo puntuaciones de riesgo: las puntuaciones han disminuido en todas las dimensiones, siendo estadísticamente significativo para la escala cognitivo- emocional y perceptivo del cuestionario C. E. I. C. y para obsesión por adelgazar (EDI 1), insatisfacción de la imagen corporal (EDI 3), ineficacia (EDI 4), perfeccionismo (EDI 5), control de impulsos (EDI 10) e inseguridad social (EDI 11).

Grupo puntuaciones normalizadas: las puntuaciones han disminuido en todas las dimensiones, siendo estadísticamente significativo en miedo a la madurez e inseguridad social.

 

Evaluación pre y post taller grupo 3º E. S. O.

Grupo que cursaba 3º E. S. O.
Grupo total de los que se disponía de cuestionarios pre y post: 89
Grupo riesgo de los que se disponía de cuestionarios pre y post: 9




Grupo con puntuación de riesgo: las puntuaciones han disminuido en todas las dimensiones, siendo estadísticamente significativo para la escala cognitivo- emocional y perceptivo del cuestionario C. E. I. C. y para obsesión por adelgazar (EDI 1), insatisfacción de la imagen corporal (EDI 3), desconfianza interpersonal (EDI 6) y conciencia interoceptiva (EDI 7).

Grupo puntuaciones normalizadas: las puntuaciones han disminuido en todas las dimensiones, pero no hay diferencias estadísticamente significativas.

 


Discusión

El debate sobre la eficacia de la prevención primaria, continúa abierto, pareciendo necesario aunar criterios y establecer programas coherentes y eficaces. Uno de los métodos más eficaces para aunar criterios es la evaluación cuantitativa y cualitativa de dichas acciones preventivas. En el primer caso se suelen utilizar cuestionarios estandarizados como el Eating Disorder Inventory (E. D. I. -2), Garner (1998) y/o el “Eating Attitudes Test” (E. A. T. ) Garner y Garfinkel, (1979) que permiten realizar dicha valoración cuantitativa, obteniendo medidas pre, post y de seguimiento. En este sentido, los objetivos se encuentran en la línea de poder detectar grupos con sintomatología de riesgo; contrastar los resultados obtenidos en los grupos de riesgo con entrevistas individuales para derivar a aquellas personas que lo necesiten a recursos asistenciales (prevención secundaria); comparar los datos pre y post intervención, para verificar la eficacia de dicha intervención; realizar seguimientos para constatar que los resultados se mantienen en el tiempo y comparar diferentes programas y/o metodologías. De forma complementaria, la evaluación cualitativa se encuentra encaminada a valorar las opiniones de los participantes para mejorar y/o mantener las características de las actividades preventivas.

Se han presentado los resultados de las intervenciones realizadas en el curso 2002/03, que han constituido un esfuerzo en garantizar la mencionada metodología en la evaluación de la acción preventiva con el objetivo de aunar criterios. Los talleres descritos, constituyen una muestra que se llevan realizando durante cuatro cursos escolares consecutivos en el Municipio de San Martín de la Vega. A lo largo de estos años y gracias en parte a las evaluaciones descritas, se han tomado decisiones entre las que destaca intervenir con todos los grupos y no sólo con los grupos de riesgo, verificando las ventajas que propone que señala Petit- Pérez, et al. , 2002, al mencionar que entre las ventajas de trabajar con grupos naturales destacan el "no etiquetado" hacia las personas que se consideran con factores de riesgo y permitir la escucha de las opiniones de los adolescentes con actitudes y/o comportamientos saludables, convirtiéndoles en modelos de salud idóneos y por tanto afianzar la cohesión del grupo. Otra decisión, fue fomentar la asistencia y participación activa de los tutores en la impartición de los talleres, al considerarlos figuras importantes en la educación para la salud, tal y como señala (Ruiz-Lázaro, 2001). Por último, durante el curso 2002/03, se incorporó una sesión utilizando metodología interactiva, con el fin de comparar los datos y verificar la eficacia de este tipo de intervenciones, ya que tal y cómo nos indica Zabinski, Celio, Jacobs, Manwaring y Wilfley, 2003, se necesitan evaluaciones que lo constaten. Actualmente se están realizando estos análisis.

Recientemente han finalizado los talleres que corresponden al curso escolar 2003/04, donde en determinados grupos se han realizado intervenciones de educación para la salud inespecíficas, con el fin de comparar los resultados con los grupos que han recibido intervenciones específicas en relación a la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria, con el fin de confirmar los resultados obtenidos por Wade, et al (2003), donde señala que son más eficaces las intervenciones específicas en comparación con talleres dirigidos a fomentar la autoestima. Igualmente, se están analizando los datos obtenidos en dicha intervención y los datos de seguimiento del curso anterior, presentado en este documento.

Por último mencionar la necesidad de colaboración y participación de los organismos públicos, el profesorado y las familias, así como de los profesionales por aunar criterios.


Referencias bibliográficas

Acosta Estévez, E. ; Dueso García, C; Ceinos Arcones, M. (2002). anorexia y bulimia: necesidad de diferenciar la prevención primaria de la detección precoz en el contexto de la educación para la salud en los centros de enseñanza. ). 3º Congreso Virtual de Psiquatría. www. psiquatría. com/interpsiquis.

Gandarillas Grande A y Febrel Bordejé C. (2000). Encuesta de prevalencia de trastornos del comportamiento alimentario en adolescentes escolarizados de la Comunidad de Madrid. Dirección General de Salud Pública. Consejería de Sanidad. Comunidad de Madrid. Documentos Técnicos de Salud Pública.

Comunidad de Madrid. Consejería de sanidad y servicios sociales. Dirección General de prevención y Promoción de la Salud. (1996a) Las Representaciones Sociales sobre la Salud de los niños de 6 a 12 años de la Comunidad de Madrid. Documentos técnicos de Salud Pública.

Comunidad de Madrid. Consejería de sanidad y servicios sociales. Dirección General de prevención y Promoción de la Salud. (1996b) Las Representaciones Sociales sobre la Salud de los jóvenes Madrileños. Documentos técnicos de Salud Pública.

Garner, D. M. (1998). inventario de trastornos de la conducta alimentaria. EDI-2. Tea ediciones: Madrid.

Garner, D. M. y Garfinkel, P. E. (1979). The Eating Attitudes Test: an index of the symptoms of anorexia nervosa. Psychological Medicine, 9, 273-279.

Guerro- Prado, D. ; Barjau- Romero, M. (2002) Televisión, medios de comunicación escritos y su relación con los trastornos de la conducta alimentaria. Medicina Clínica de Barcelona, 119 (17), 666- 670.

Mateos-Parra, A y Solano-Pinto, N. (1997). Trastornos de la alimentación: anorexia y bulimia nerviosas. Revista electrónica de psicología, 1(1).

Moreno- Villares, J. M. , Oliveros-Leal, L. y Solano-Pinto, N. (2003). Un entorno inteligente para la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria: el proyecto SALUT. Acta Pediátrica Española, 61 (4), 190-198.

Petit Pérez, M. J, de la Corte Navas, J y Astray Mochales, J. (2002). Programa de detección precoz y prevención de trastornos de la alimentación (anorexia y bulimia) con adolescentes 12- 14 años escolarizados en IES públicos de Getafe (Madrid). 3º Congreso Virtual de Psiquatría. www. psiquatría. com/interpsiquis.

Río Sánchez, C. , Borda, M. , Torres, I. y Lozano, J. F. , (2002). Conductas de riesgo para el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria en preadolescentes y adolescentes. Revista de psiquiatría y psicología del Niño y del Adolescente, 1 (2), 1-10.

Ruiz Lázaro, P. J. (2001). prevención primaria de los trastornos de la conducta alimentaria en la adolescencia: papel del profesional de atención primaria. atención Primaria, 27, 428-431.

Ruiz-Lázaro, P. J. (2002). prevención primaria de los trastornos de la conducta alimentaria a través de la educación para la salud comunitaria. 3º Congreso Virtual de psiquiatría . www. psiquiatria. com/ interpsiquis.

Steiner- Adair, C. ; Sjostrom, L; Franko D. L. ; Pai S. ; Tucker, R. ; Becker, A. E. ; Herzog D. B. (2002). Primary prevention of risk factors for eating disorders in adolescent girls: learning from practice. International Journal of Eating Disorder, 32: 401-411.

Toro, J. (1996) El cuerpo como delito: anorexia, bulimia, cultura y sociedad. Barcelona: Ariel Ciencia.

Wade, T. D. , Davidson, S. y O´Dea, J. A. (2003). A preliminary controlled evaluation of a school- based media literacy program and self- esteem program for reducing eating disorder risk factors. International Journal of Eating Disorders, 33 (4), 371-383.

Zabinski, M. F. ; Celio, A. A. ; Jacobs, M. J. ; Manwaring, J. ; Wilfley D. E. (2003). Internet-based Prevention of Eating Disorders. European Eating Disorders Review, 11, 183–197.





Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar