PUBLICIDAD
Última actualización web: 06/07/2022

Eficacia del método acupuntural en la disfunción sexual eréctil psicógena.

Autor/autores: Oscar E. Sánchez Valdeolla
Fecha Publicación: 01/01/2004
Área temática: Trastornos de la Personalidad .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se realizó un ensayo clínico fase II en el período comprendido Julio del 2001 y Junio del 2003, en pacientes con disfunción sexual eréctil psicógena, atendidos en la consulta de psiquiatría del hospital Clínico Quirúrgico Docente "Dr. Octavio de la Concepción y de la Pedraja", de Camagüey. Integran la muestra 68 pacientes con disfunción sexual eréctil psicógena y diagnóstico tradicional de síndrome de deficiencia. A los mismos se les aplicó tratamiento con acupuntura y moxibustión en puntos acupunturales previamente seleccionados, con el objetivo de demostrar la eficacia de este método en dicha enfermedad.

Se pudo constatar la mayor aparición en edades avanzadas sobre todo el grupo de edades de 51 a 60 años con el 54. 41%; los síntomas que con mayor frecuencia se presentaron fueron la depresión (67. 65%) y el insomnio(57. 35%); el mayor número de pacientes se presentó con un tiempo de evolución de la enfermedad menor de un año y fue predominante la respuesta satisfactoria al tratamiento y los de más de 5 años tuvieron menor respuesta satisfactoria y las reacciones adversas que más se presentaron fueron el efecto postpuncional y el sangramiento en 17 y 9 pacientes respectivamente que casi la totalidad de los pacientes del grupo de menos de 1 año de evolución presentó respuesta satisfactoria. En general el tratamiento tuvo respuesta satisfactoria en el 83. 82% y disminuyó la sintomatología hasta la evaluación de ligera en el 2. 94%. Se concluyó que el método acupuntural fueeficaz en más de un 86% de los enfermos.

Palabras clave: Acupuntura, Disfunción sexual eréctil, Eficacia, Moxibustión, Reacciones adversas acupuntura

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2386

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Eficacia del método acupuntural en la disfunción sexual eréctil psicógena.

(Efficiency of the acupunctual method in psychogenic sexual erectile disfunction. )

Liuba Y. Peña Galbán *; Benito U. Rodríguez Rodríguez**; Oscar E. Sánchez Valdeolla ***; Noel G. Reyes Mena *****.

Hospital "Octavio de la Concepción de la Pedraja". Camagüey. Cuba

* Especialista I Grado en psiquiatría. J' Servicio. psiquiatría. Profesora Instructora Adjunta U. C.
** Especialista I Grado en medicina natural y Tradicional.
*** Especialista de II Grado en medicina natural y Tradicional. Profesor Asistente I. S. C. M. C. Jefe Centro medicina natural y Tradicional
**** Alumno 3er Año Medicina. Alumno Ayudante de Informática Médica

PALABRAS CLAVE: disfunción sexual eréctil, acupuntura, disfunción sexual eréctil, Moxibustión, Reacciones adversas acupuntura, acupuntura, Eficacia.

 

Resumen

Se realizó un ensayo clínico fase II en el período comprendido Julio del 2001 y Junio del 2003, en pacientes con disfunción sexual eréctil psicógena, atendidos en la consulta de psiquiatría del hospital Clínico Quirúrgico Docente "Dr. Octavio de la Concepción y de la Pedraja", de Camagüey. Integran la muestra 68 pacientes con disfunción sexual eréctil psicógena y diagnóstico tradicional de síndrome de deficiencia. A los mismos se les aplicó tratamiento con acupuntura y moxibustión en puntos acupunturales previamente seleccionados, con el objetivo de demostrar la eficacia de este método en dicha enfermedad. Se pudo constatar la mayor aparición en edades avanzadas sobre todo el grupo de edades de 51 a 60 años con el 54. 41%; los síntomas que con mayor frecuencia se presentaron fueron la depresión (67. 65%) y el insomnio(57. 35%); el mayor número de pacientes se presentó con un tiempo de evolución de la enfermedad menor de un año y fue predominante la respuesta satisfactoria al tratamiento y los de más de 5 años tuvieron menor respuesta satisfactoria y las reacciones adversas que más se presentaron fueron el efecto postpuncional y el sangramiento en 17 y 9 pacientes respectivamente que casi la totalidad de los pacientes del grupo de menos de 1 año de evolución presentó respuesta satisfactoria. En general el tratamiento tuvo respuesta satisfactoria en el 83. 82% y disminuyó la sintomatología hasta la evaluación de ligera en el 2. 94%. Se concluyó que el método acupuntural fueeficaz en más de un 86% de los enfermos.

Abstract

A clinical test, phase 2, was conducted within the period July 2001- June 2003 in patients with psychogenic sexual erectile disfunction seen in the Phychiatric Department of the Clinical, surgical docent “Dr. Octavio de la Concepción y de la Pedraja” hospital in Camagüey. The sample takem imcluded 60 patients with PSED and a traditonal diagnosis of Defficiency syndrome. They received treatment with acupuncture and moxibustion in acupunctural sites previously selected for the purpose of demostrating the efficiency of this method in their illness. Its greater occurrence in advanced age was evidenced above all in the 51-60 age group (54, 41%), the most frequent symptoms were depression (67, 65%), insomnia (57, 3%).

The greater number of patients showed and evolution length of the illness of less than a year and a predominant satisfactory response to the treatment and those with over 5 years hat less satisfactory response, and the adverse reactions that appeared the most were the post-acupunctural effect and bleeding in 17 and 9 patients, respectively almost the total amount of patients from the group of less than a year of evolution responded satisfactorily. In general, the treatment was satisfactory to an 83, 82%, symptoms decreased to “slight” on evaluation in 2, 94%. It was concluded that the acupunctural method was efficient in more than 86% of the patients.



Introducción

En el pasado las disfunciones sexuales se tenían por manifestación de graves trastornos psicopatológicos y sobre ellos gravitaba un pronóstico pesimista. En el último cuarto del siglo XIX el psiquiatra Alemán Richard Von Krafft-Ebing estableció una clasificación pormenorizada de las disfunciones sexuales. Ya en el Siglo XX se empieza a investigar la sexualidad de forma más objetiva, iniciándose cambios contundentes de la mentalidad con relación al sexo. (2, 3)

La disfunción Sexual Eréctil (D. S. E), es un trastorno frecuente que afecta aproximadamente al 50% de los hombres en edades comprendidas entre 40 y 70 años. Se calcula que en todo el mundo más de 100 millones de varones tienen algún grado de disfunción eréctil (4-7)

La D. S. E. se define como la incapacidad para lograr y/o mantener una erección del pene suficiente para permitir un completo y satisfactorio acto sexual. (10-13)
Múltiples métodos terapéuticos son aplicados en pacientes que presentan D. S. E dentro de los cuales se encuentran: Inyección intracavernosa de sustancias vasoactivas, uso de sustancias hormonales como la testosterona y otros medicamentos más actuales como los inhibidores de la fosfodiesterasa (Alprostadil, Sildenafil, Tadalafil y Vardenafil). (8, 9, 14-19)

La medicina tradicional china clasifica las disfunciones sexuales atendiendo a su origen como derivadas de una lesión del riñón, del bazo, del corazón, del hígado y del ming men dentro del yang del riñón. (24)
La D. S. E en particular tiene como etiología y patogenia más frecuente: la debilidad del fuego del ming men y el consumo de la mar de las medulas como consecuencia de excesivas eyaculaciones, la deficiente nutrición del pene por el vacío de energía y sangre, y por el temor o el excesivo esfuerzo mental. En general, la D. S. E es frecuentemente debida a la lesión del polo yang del riñón. (24-27)

Dentro de los procederes de la medicina tradicional, la acupuntura y la moxibustión son los más utilizados. Se usan por su fácil aplicación, la sencillez de su instrumental, lo económico de la técnica, requiere poco tiempo, y bien utilizada, produce exitosos resultados. (28-31)

Dada la importancia del tema en la práctica médica diaria y en el afán de buscar terapias más sencillas que nos permitan la solución de este problema de salud nos propusimos Evaluar la eficacia del método acupuntural para ser aplicado como tratamiento de primera elección al enfrentar la conducta terapéutica de la D. S. E


Material y método

Se realizó un ensayo clínico fase II temprano, abierto, no secuencial donde se aplicó esquema de tratamiento acupuntural. La selección de la muestra se realizó de forma aleatoria simple. Al universo de pacientes que acudió a la consulta de psiquiatría del hospital Clínico Quirúrgico Dr Octavio de la Concepción y de la Pedraja, con impresión diagnóstica de disfunción Sexual Eréctil, se le realizó evaluación clínica por equipo multidisciplinario.

A los pacientes se les realizaron exámenes clínicos, de laboratorio y pruebas especificas como la flujometría venosa, pletismografía digital e índice de presiones pene –brazo, para detectar causas orgánicas de disfunción sexual. Descartadas las causas orgánicas y diagnosticados los casos por el Especialista de psiquiatría como D. S. E psicógena, fueron remitidos a la consulta de Medicina Tradicional y Natural donde se realizó diagnóstico tradicional, así quedó constituida la muestra por 68 pacientes con D. S. E psicógena y síndrome tradicional de tipo deficiencia, con edades comprendidas entre 18 y 60 años, en el periodo de Julio del 2001 a Junio del 2003; los cuales cumplieron con los criterios diagnósticos y de inclusión establecidos para esta investigación. Se tuvo en cuenta las consideraciones de la FDA para la realización de protocolos y ensayos clínicos. (34)

Para el diagnóstico de D. S. E. psicógena nos basamos en los criterios de la American Psiquiatric Association. (10)

- inhibición recurrente y persistente de la excitación sexual durante la actividad sexual, manifestada por el fracaso parcial o completo en obtener o mantener la erección hasta el final del acto sexual.

- Debe coexistir un juicio clínico de que el individuo realiza actividades sexuales que son adecuadas en tipo, intensidad, y duración.

- La alteración no es causada exclusivamente por factores orgánicos (ejemplo: enfermedad física o medicamentos) y no es debida a trastornos psicóticos.
Para el diagnóstico de síndrome de tipo deficiencia nos basamos en las características clínicas de este síndrome.


Técnica de recolección de datos

A los pacientes se les confeccionó historia clínica tradicional donde se valoraron los datos generales, el tiempo de evolución de la enfermedad, el cuadro clínico, síntomas asociados según la cual determinamos el tipo de síndrome presente (ver anexo II), evolución clínica por la escala cuanticualitativa aplicada, reacciones adversas y tratamiento.

Criterios de inclusión

· Edad superior a los 18 años hasta 60 años.
· Pacientes con D. S. E de causa psicógena.
· Pacientes con síndrome de tipo deficiencia.

Criterios de exclusión

· Paciente con D. S. E de causa orgánica.
· Drogadictos.
· Psicóticos
· Portadores de enfermedades crónicas descompensadas.
· Pacientes con D. S. E y diagnóstico tradicional de síndrome de exceso.
· Pacientes alcohólicos.
· Indecisos o con gran temor al tratamiento.
· Pacientes que se niegan a participar en el estudio.

Criterios de salida

· Abandono voluntario del tratamiento por parte del paciente.
· Pacientes que presentaron complicaciones severas durante el tratamiento.

A cada uno de los pacientes incluidos en la muestra se le aplicó la escala cuantificadora de la fórmula sexual masculina (F. S. M) antes de comenzar el tratamiento y en cada sesión. ( Ver anexo III ) (35)

Para valorar las reacciones adversas que se presentaron adoptamos la siguiente clasificación. (27)

· Reacción adveras leve: Aquella que es tolerada por el paciente y no necesita tratamiento sintomático, ejemplo: Hematomas, efecto postpuncional.

· Reacción adversa moderada: Reacción que le causa malestar al paciente, no pone en peligro la vida ni la integridad física, pero requiere de maniobras habituales para el restablecimiento a la normalidad, ejemplos: Aguja torcida o doblada, aguja atascada, sangramiento y lipotimia.

· Reacción adversa grave: Reacción que origina síntomas intolerables, puede comprometer o no la vida del paciente y producir lesiones que por su envergadura necesiten atención médica inmediata, lo que obliga a suspender el tratamiento, ejemplos: aguja partida, punción de órgano y quemaduras.


Métodos para evaluar la eficacia

. La evaluación de la eficacia de la terapéutica utilizada se determinó por la evolución de los síntomas presentes al inicio y al concluir las sesiones tercera, séptima, décima, décimo quinta, décimo octava, vigésimo segunda, vigésimo quinta y trigésima.

. La respuesta al tratamiento lograda por el paciente y la evolución clínica. Las que se obtuvieron basándonos en el interrogatorio y el examen físico. La respuesta al tratamiento se determinó además por la aplicación de la escala cuantificadora de la fórmula sexual masculina.


Criterios de evolución de los síntomas para evaluar la eficacia del tratamiento

Los síntomas presentes al inicio del tratamiento y al concluir las sesiones mencionadas en métodos para evaluar la eficacia, fueron evaluados de:

Ø Ligeros: Los pacientes que presentaron un síntoma.

Ø Moderados: Los que presentaron dos o tres síntomas.

Ø Severos: Aquellos pacientes con cuatro o más síntomas.

Ø Asintomáticos: Los pacientes que no presentaron síntomas.


Criterios valorativos de la respuesta al tratamiento para evaluar la eficacia

Se valoró la respuesta al tratamiento como:

Ø Satisfactoria: Cuando a criterio del enfermo logró erecciones normales con satisfacción sexual tanto para sí como para su pareja y alcanzó una puntuación en la F. S. M entre 20. 5 y 37 puntos.

Ø No satisfactoria: Cuando no logró erecciones con satisfacción sexual luego de concluidos los dos ciclos del tratamiento y mantuvo una puntuación en la F. S. M inferior a 20. 5 puntos.


Criterios para la evaluación de la eficacia

Se consideró como:

. Eficaz: El tratamiento con respuesta valorada de satisfactoria, así como en los que se logró una disminución de los síntomas al alcanzar una evaluación de asintomático o ligero al concluir el mismo.

. Ineficaz: El tratamiento en los casos evaluados de moderados o severos y que además cuando su respuesta fue valorada como no satisfactoria.

A los 68 pacientes incluidos en la muestra se les explicó verbalmente las características del estudio, el tipo de tratamiento, posibilidades terapéuticas, ventajas, reacciones adversas y posibilidad de abandono si quisieran, y se hizo énfasis en que su participación era voluntaria. Se les entregó el modelo de consentimiento informado, para ser llenado por cada paciente, con el fin de dar su aprobación a la participación en el estudio. (Ver Anexo I) (36)

Luego de la aplicación inicial de la escala cuantificadora de la fórmula sexual masculina, se comenzó con el tratamiento acupuntural insertando agujas filiformes, de acero inoxidable, flexibles, de 1 a 3 cun según el punto tratado, previa asepsia y antisepsia de la zona de punción con torundas de algodón y alcohol al 70 % (37, 38). Se esperó la obtención del “ De q “ o sensación acupuntural, la cual los pacientes describieron como sensación de calambre, corrientazo o entumecimiento. Las agujas se retuvieron durante 10 minutos, estimulándolas por el método de “ rascado” suave en el mango de las mismas. Se fijaba, con la yema del dedo pulgar colocada en la cabeza de la aguja, y con la uña del dedo índice se realizaban movimientos desde la cabeza hacia la base, en tres ocasiones consecutivas, repitiendo la maniobra cada 5 minutos.

Pasados los 10 minutos se retiraban las agujas e inmediatamente se aplicaba moxibustión en los mismos puntos, utilizando la moxa TAI YI, de combustión lenta, mediante la maniobra de rotación circular lenta alrededor del punto, hasta que el paciente sintió calor moderado y la zona tratada presentó signos de hiperemia ligera.

El paciente se colocó primariamente en posición de decúbito prono, donde se trataron los puntos siguientes:( ver lámina No 1)


Procesamiento estadístico

La introducción de datos se realizó a partir de las variables objeto de estudio aportadas por el paciente a través del interrogatorio y del examen físico, fueron procesados en una computadora IBM compatible, mediante el paquete estadístico Epinfo 2002 y se le aplicaron las siguientes técnicas estadísticas:

a. estadística descriptiva con utilización de los métodos de distribución de frecuencias absolutas y relativas.

b. estadística inferencial con el test de hipótesis de proporciones con una significación estadística para una p<0. 05.

 

Análisis de los resultados

La distribución de la muestra según la edad (cuadro No. 1), arrojó que, del total de 68 pacientes (100%), el grupo de edades más afectado fue el de 51 a 60 años con 37 pacientes, que representan el 54. 41%.

La relación de los grupos de edades y su respuesta al tratamiento se exponen en el cuadro No 2. Los grupos de 51 a 60 años y de 41 a 50 años resultaron los de mayor número de respuestas satisfactoria con 32 y 17 pacientes (47. 06%, 25. 00%).

En el cuadro No. 3 se distribuyó la muestra según el tiempo de evolución de la DSE. El mayor número de pacientes se presenta con un tiempo de evolución menor de un año, con 31 casos (45. 59%).

Al relacionar el tiempo de evolución de la enfermedad con la respuesta al tratamiento (cuadro No. 4), el grupo con más elevado número de respuesta satisfactoria fue el de menos de un año de evolución con 29 pacientes (93. 54%), de un total de 31 y el grupo con menor número de respuesta satisfactoria fue el de más de cinco años de evolución con 9 pacientes (56. 25%) de un total de 16.

Todos los pacientes presentaron síntomas al inicio del tratamiento y hubo quienes presentaron más de uno, siendo predominante la depresión seguido del insomnio con 46 y 39 pacientes respectivamente (67. 65%, 57. 35%). (Cuadro No. 5).

Al evaluar los síntomas, en el transcurso del tratamiento (Cuadro No. 6), se observó que al inicio predominó la evaluación de moderado con 35 pacientes (51. 47%). Los evaluados de severos que al inicio fueron 13 (19. 12%), dejaron de serlo en la decimoquinta sesión. En la evaluación final predominaron los asintomáticos con 57 pacientes (83. 82%).

En el análisis del cuadro No. 7 donde se expone la respuesta al tratamiento, se destaca la preponderancia de la respuesta satisfactoria en 57 pacientes(83. 82%).
En el cuadro No. 8 se expone los pacientes en los cuales se presentaron reacciones adversas, y su relación con la respuesta al tratamiento. Predominan los que no presentaron reacciones con 47 pacientes (69. 12%) y el grupo de respuesta no satisfactoria que de un total de 11 pacientes, 7 (63. 63%) tuvieron reacciones adversas.

En el análisis del cuadro No. 9, donde se observan los tipos de reacciones adversas, predominó el efecto postpuncional seguido por el sangramiento con 17 y 9 pacientes respectivamente (80. 95%, 42. 86%), hay que señalar que hubo pacientes que presentaron más de una reacción adversa.


Discusión de los resultados

En la actualidad numerosos estudios demuestran que aproximadamente el 50 % de los hombres comprendidos entre 40 y 70 años de edad presentan disfunción sexual eréctil y que esta incidencia aumenta a medida que avanza la edad (5, 6, 40-44). En nuestro estudio se pudo corroborar dicha tendencia, a medida que avanza la edad el número de pacientes afectados por la enfermedad es mayor, siendo los más afectados, los grupos de 51-60 años y de 41-50 años con la mitad y el tercio del total de casos presentados. Al relacionar los grupos de edades con la respuesta al tratamiento en general, predominó la respuesta satisfactoria, pues más de los dos tercios de los pacientes de cada grupo obtuvo la misma. A pesar de que estudios de la literatura revisada concluyen que no existe relación entre la edad y la respuesta al tratamiento (45-47), en nuestra investigación no se puede ser concluyente pues el número de pacientes en los grupos de 18-30 años y 31-40 años es reducido para lograr una confiabilidad de dicha afirmación.

Se observó que hubo predominio de los pacientes que presentaron un tiempo de evolución menor de 1 año, con aproximadamente la mitad de los casos, siendo el menos representado el grupo de mas de 5 años de evolución con un cuarto del total de casos. Desde el punto de vista tradicional a medida que avanza la edad y se acumula la acción que sobre el organismo hacen los factores de riesgo como las intemperancias alimentarias, las relaciones sexuales excesivas con eyaculaciones frecuentes, así como alteraciones del régimen descanso-actividad, entre otros, se va consumiendo el yang del riñón. Si estos factores persisten por tiempo prolongado agotan aun más el yang, agravando el desequilibrio energético; por lo que la respuesta, en los casos de larga evolución, es menos satisfactoria que en los pacientes con menor tiempo de evolución de la D. S. E. y afectación mas leve del yang. Este criterio tradicional coincide en parte con la medicina convencional, el cual destaca el papel de los factores de riesgo, entre los que se destacan la obesidad, dieta insuficiente, stress mental y emocional y trastornos cardiovasculares los que pueden interferir en la actividad sexual (20, 41, 48)

Al relacionar el tiempo de evolución de la enfermedad con la respuesta al tratamiento, se puede destacar que casi la totalidad de los pacientes del grupo de menos de 1 año de evolución presentó respuesta satisfactoria, no ocurrió así con el grupo de mas de 5 años de evolución, del cual solo alcanzó dicha respuesta algo más de la mitad del total presentado en ese grupo; por lo que consideramos que a menor tiempo de evolución de la D. S. E. mejores serán los resultados en el tratamiento. Lo anterior se pudo constatar en un estudio realizado por Z. M. Li y C. G. Ye en 1988 al tratar la impotencia sexual con acupuntura y moxibustión (47), otro trabajo en el que se obtuvo similares resultados fue el realizado por P. P. Valle y M. F. García al tratar la D. S. E. , en esta ocasión con terapia floral, en un ensayo clínico controlado realizado en el municipio Centro Habana en el año 2002 (49).

La medicina tradicional china considera los trastornos de la erección como un aspecto que forma parte de una alteración mas general del equilibrio energético en el individuo, por lo que, siendo una expresión particular del desbalance, le acompañan otros síntomas y signos. Observamos que algo menos de las tres cuartas partes de los pacientes encuestados presentaron síntomas de depresión, seguido en frecuencia de aparición por insomnio con aproximadamente las tres quintas partes, eso coincide con la literatura revisada (44, 50, 51).


En la evolución de los síntomas durante el tratamiento; se destaca al inicio la ausencia de pacientes asintomáticos y algo más de la mitad evaluados de moderado. Lo anterior fue variando con la aplicación del tratamiento, siendo significativo el predominio de los pacientes asintomáticos con las tres quintas partes y la ausencia de pacientes evaluados de severos a nivel de la décimo quinta sesión. (gráficos 1 y 2)

La eficaz respuesta al tratamiento se refleja en la evaluación final, a la trigésima sesión, donde más de las cuatro quintas partes de los pacientes fueron evaluados de asintomáticos y ligeros. (gráfico 3). Teniendo como principal causa patogénica la deficiencia de yang de riñón y la debilidad del fuego del ming men, una terapéutica encaminada a restaurar dicha deficiencia obtiene una alta eficacia, podemos observar que el tratamiento fue satisfactorio en más de las tres cuartas partes de los pacientes. Similares resultados se encontraron en la literatura revisada, tanto en las que se utilizaron la acupuntura y moxibustión como en los que se utilizaron medicamentos naturales (Fitoquímicos), psicoterapia, medicación oral o terapia combinada (52-62). En nuestro trabajo un tercio del total de pacientes tratados presentaron reacciones adversas, incluidas dentro de las leves y moderadas; no se presentaron reacciones severas.

Se relacionan la respuesta al tratamiento y los pacientes con reacciones adversas; se destaca el grupo con respuesta no satisfactoria, en el cual dos tercios de los enfermos presentaron reacciones adversas mientras que en el grupo con respuesta satisfactoria, solo un cuarto de los pacientes presentaron reacciones. Pensamos que lo anterior es debido al mayor número de sesiones a las que se expusieron los pacientes con respuesta no satisfactoria. Se exponen los tipos de reacciones adversas en las que predomina el efecto postpuncional y el sangramiento, presentes en las cuatro quintas y dos quintas partes respectivamente de los pacientes con reacciones adversas.

Comparativamente estas reacciones son menos intensas y de más fácil solución que las presentadas por otras terapias, principalmente la terapia oral, intrauretral e intracavernosa, las cuales producen, entre otras, cefalea, dispepsias, congestión nasal, alteraciones de la visión, diarreas, erupciones cutáneas y dolor peniano que en ocasiones obligan a suspender el tratamiento o son causa de abandono del mismo (4, 5, 52, 53, 63, 64)


Conclusiones

Ø Todos los grupos de edades presentaron una elevada respuesta satisfactoria al tratamiento y el más afectado por la enfermedad resultó el de 51 a 60 años.

Ø El mayor número de pacientes se presentó con un tiempo de evolución de la enfermedad menor de un año donde además fue predominante la respuesta satisfactoria al tratamiento.

Ø Los síntomas asociados más frecuentes fueron la depresión, el insomnio y la ansiedad.

Ø El 83. 82 % de los enfermos quedaron asintomáticos al terminar el estudio y solo un 13. 24 % continuó con más de un síntoma.

Ø Predominaron las reacciones adversas leves y dentro de estas el efecto postpunsional con el 80. 95 % del total de reacciones.

Ø El método acupuntural fue eficaz en más de un 86 % de los pacientes.


Anexos








Referencias Bibliográficas

1. Master W H; Jhonson V E; Kolodny R. La sexualidad humana. Tratado de medicina sexual. La Habana: Editorial Científico Técnica, 1987: p551-86.

2. Althof S E. Psychogenic impotence:Treatment of men and couples. En: S:R. Lieblum y R. C. Rosen. Principles and practices of sex the raphly. 2ed. USA: The Guilford Press, 1989. p. 237 - 4.

3. Alvarez Gayou J L; Sanchez D; Delfin F. Sexoterapia integral. España: El manual moderno; 1986. p. 121 - 24.

4. Sell lluvera J L; Padrón Duran R S. disfunción sexual eréctil. Rev cubana endocrinol. 2001; 12(2):115-23.

5. Romero Mestre J C; Licea Puig M E. disfunción sexual eréctil en la diabetes mellitus. Revisión bibliográfica. Rev cubana endocrinol 2000; 11(2): 105-20.

6. Mendez Gomes N; Trápaga Ortega M; Valdivia Rodríguez T; Miranda Arencibia O; Medina Herrera E E; Saurí Chávez J E. Experiencia en el enfoque multidisciplinario de la disfunción sexual masculina. Rev cubana de medicina militar 1999; 28(2): 102-7.

7. Labaoratory Pfizer Viagra. Monografía del producto. Barcelona 1998: 9-13.

8. Valdivia Rodríguez T. disfunción sexual masculina. Rev sexualidad y sociedad 1996; 2(5): 30-1.

9. Vasallo Mantilla C. disfunción y terapia sexual. Rev Sexualidad y sociedad 1995; 1(3): 9-11.

10. American Psiquiatric Association. Diagnostic criterial from D. S. M-IV. Washington D C; 1994. p. 223-42.

11. Mulhall J P. Current concepts ind erectile dysfunction. Am J. Manag care 2000 Aug; 6 ( 12suppl): 625-31.

12. Gelle G, Trummer H. The etiology of erectile dysfuntion am mechanims drugs improve erection. Drugs today (Barc)2003. Mar ; 39(3): 193-202

13. Olvera H. disfunción eréctil . Med Interna Mex 2000 jul-ago ; 16(4):204-16

14. Harold L R; Gorwitz J H; Field T S . The dysfunction of a novell therapy into crinical practice. Arch Inter med 2000 dec 11-25; 160(22): 3401-5.

15. Perimenis P; Athanosopoulos A; Geramoutsos I; Barbalias G . The incidence of pharmacologically induced priapism in the diagnostic and therapeutic management of 685 men with erectile dysfunction. Urol Int 2001; 66(1): 27-9

16. Stanley S E; Bivalacqua T J; Hellstrom W J. Penile prothetic trends in the era of erective oral erectogenic agents. South med J 2000 dec; 93(12): 1153-6.

17. Meuleman E; et all. A dose escalation study to asess the eficacy and safety of silderafil citrate in men with erectile disfunction. BJV int . 2001 Jan; 87(1): 75-81.


18. Bai W J; Wang X F; Jiang X T; Qu H W; Zhu J C. Therapeutic choice of penile erectile dysfunction. Zhong hua Nan ke Xue 2002; 8(5): 332-4.

19. Andersson K. E, Hedlund P. New directions for erectile dysfunction therapies Int J Impot Res2002; 14
(suppl 1) S 82-S 92.

20. Rheid D. El tao del sexo, la salud y la larga vida. España; Ediciones Urano S A; 1989. p. 283-369.

21. Shabsigh R. Economic aspects of erectile dysfuction. In: Jardin N; Wagher
G; Khoury S; et al, eds. Erectile dysfuction. Plymouth, U K: Health Publication LTd ; 2000: 55-66.

22. Stief CG. Is there a common pathophysiology of erectil dysfunction and haw does this relate to new pharmacotherapies?. Int J Impot Res 2002; 14 (suppl 1): 11-16.

23. Lee I C; Surridge D; Morales A; et al. The prevalence and influence of significant psychiatric adnormalities in men undergoing comprehensive management of organic E. D. Int J Impot Res 2000; 12:47-51.

24. Díaz Mastellari M. Pensar en chino. Compilación de cuadernos de medicina tradicional china. México Farmacia verde. 1997. p. 254-85.

25. Wiseman N; Ellis A. Fundamentals chinese medicin. Brookline, Massahusetts: Paradigm publications; 1996. p. 179, 270-73.

26. Unschuld P U. Forgotten traditions of ancient chinese. medicine. Brookline; Massachusetts Paradigm publications 1998. P. 120-22, 132-34.

27. Xinnong Ch. Chinese Acupunture and Moxibustion. Beijing. Forering language Prees; 1987. p. 273-82 , 330-33.

28. Alvarez Díaz T A. acupuntura. Trabajo para optar por título de Doctor en ciencias. Libro de texto básico de M. T. N. Piong Yang, Korea; 1982. T1. p. 2-7, 84, 101-11.

29. Alvarez Simó E. Tratado de acupuntura. Francia; Maisonncur; 1974 . p. 7-67.

30. Sardiñas Orozco J A. La acupuntura en las enfermedades mentales. Folleto del hospital psiquiatrico de Camaguey. ; 1993:1-30.
Crespo Fernández R; López Calzada M. tratamiento por acupuntura de las disfunciones sexuales masculinas. Rev. Hosp. Psig. Habana XXXVII (I)

31. Calle G; Trummer H. The etiology of erectile dysfunetion am mechanims drugs improve erection. Drugs today (Barc) 2003 mar, 39(3): 193-202.

32. Stolk E A; Busschbach J J. Are patients and the general public like- minded about of erectile dysfunction on qualiti of life?. Urology 2003 Apr; 61(4): 810-15.

33. FDA. General considerations for the clinical evaluations of drugs vs Deparmen of health Education and welfare Public Hearth Service foods and Drugs and administrator. Washington: FDA, 1997.

34. Vasilchenko G. Sexopatologia general. Moscú: Editorial Mir; 1986. p. 268-91.
Cuba. Boletín anual de fármaco vigilancia; 2002.

35. Segest F. The legal position with regard to informed consent in Dermatk med. Law, 4 (3-4): 245-54.
















Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar