PUBLICIDAD
Última actualización web: 21/05/2022

Aspectos médico psiquiátricos del problema de la delincuencia en Colombia.

Autor/autores: Lisandro Antonio Durán Robles
Fecha Publicación: 01/01/2003
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

El trabajo presenta los aspectos biológico y psicológicos más relevantes que explican la naturaleza del delito sin desconocer lo social. Porque el delito no es un concepto médico. Es un concepto jurídico. Brevemente se expone el concepto de inimputabilidad según el Código Penal de Colombia. La consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad (tipo borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide) con conductas sociopáticas más que la sociopática como tal.

Para demostrar esta afirmación en una muestra de 83 personas sindicadas y examinadas durante el año 2000, se encontró lo siguiente. Tan solo al 14, 4 % se les diagnosticó alguna forma de sociopatía. El restante 78, 3% correspondió a otras alteraciones de la personalidad y el 7, 2% a otros diagnósticos. Sin pretender Psiquiatrizar las conductas delictivas se observa que la sociopatía puede estar vinculada a todo tipo de delitos. La personalidad paranoide al incesto. La personalidad borderline al hurto y a los delitos sexuales. En las lesiones personales se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo, esquizoide, paranoide, limítrofe o depresiva. En el homicidio se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo esquizoide, paranoide o limítrofe. También en el homicidio se puede observar la personalidad borderline con sociopatía.

Palabras clave: Psiquiatría forense

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2033

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Aspectos médico psiquiátricos del problema de la delincuencia en Colombia.

(Psychiatric aspects medical of the problem of the delincuency. )

Lisandro Antonio Durán Robles.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Bogotá Colombia.

PALABRAS CLAVE: psiquiatría Forense.

(KEYWORDS: Forense Psychiatry. )

 

Resumen

El trabajo presenta los aspectos biológico y psicológicos más relevantes que explican la naturaleza del delito sin desconocer lo social. Porque el delito no es un concepto médico. Es un concepto jurídico. Brevemente se expone el concepto de inimputabilidad según el Código Penal de Colombia. La consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad (tipo borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide) con conductas sociopáticas más que la sociopática como tal.

Para demostrar esta afirmación en una muestra de 83 personas sindicadas y examinadas durante el año 2000, se encontró lo siguiente. Tan solo al 14, 4 % se les diagnosticó alguna forma de sociopatía. El restante 78, 3% correspondió a otras alteraciones de la personalidad y el 7, 2% a otros diagnósticos. Sin pretender Psiquiatrizar las conductas delictivas se observa que la sociopatía puede estar vinculada a todo tipo de delitos. La personalidad paranoide al incesto. La personalidad borderline al hurto y a los delitos sexuales.

En las lesiones personales se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo, esquizoide, paranoide, limítrofe o depresiva. En el homicidio se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo esquizoide, paranoide o limítrofe. También en el homicidio se puede observar la personalidad borderline con sociopatía.

Abstract

The work presents/displays the aspects biological and psychological more excellent than they explain the nature of the crime without unknown the social thing. Because the crime is not a medical concept. It is a legal concept. Briefly the inimputabilidad concept is exposed according to the Penal Code of Colombia. The consultation to Forense Psychiatrist, in its majority, corresponds more to other types of alterations of personality (type borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide) with sociopáticas conducts than the sociopática like so.

In order to demonstrate this affirmation in a sample of 83 people syndicated and examined during year 2000, was the following thing. So single to 14. 4 % some form of sociopatía was diagnosed to them. Rest 78. 3% corresponded to other alterations of the personality and 7. 2% to other diagnoses. Without trying Psiquiatrizar the criminal conducts are observed that the sociopatía can be tie to all type of crimes. The paranoide personality to the incesto. The personality borderline to the theft and the sexual crimes. In the personal injuries it is observed, generally, the commission of the fact in state of alcoholic itoxication embriaguez and with a personality of type, esquizoide, paranoide, bordering or depressive. In the homicide it is observed, generally, the commission of the fact in state of alcoholic embriaguez and with a personality of esquizoide, paranoide or bordering type. Also in the homicide the personality can be observed borderline with sociopatía.



Introducción

Colombia es un país localizado en América del sur, con una superficie de 1. 141. 748 Kms2, con 40 millones de habitantes. Bogotá es su capital. El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, donde laboro desde hace 23 años realizando dictámenes Psiquiátricos para la justicia penal, civil, de familia y militar, es una institución a nivel nacional. Con 34 direcciones seccionales en cada una de las capitales de los departamentos y 93 unidades locales. En Bogotá está la Dirección General. El Instituto presta atención a la Justicia en las áreas de Clínica, psiquiatría y psicología, patología, Odontología, antropología, Biología, Física, Química, Estupefacientes, Toxicología, Dactiloscopia, grafología y Documentología, Balística, Geología, Fotografía y Topografía.

Tenemos nuevo Código Penal (Ley 599 de 2000) que sustituyó el del año 1980 (Decreto 100 de 1980)

El Código Penal establece que una conducta es punible cuando es típica, antijurídica y culpable. La causalidad por sí sola no basta para la imputación jurídica del resultado. Para que la conducta del inimputable sea punible se requiere que sea típica, antijurídica y se constate la inexistencia de causales de ausencia de responsabilidad.

El artículo 32 del Código Penal contempla la ausencia de responsabilidad y engloba las que justifican el hecho (ausencia de antijuridicidad) y las de inculpabilidad (ausencia de culpabilidad). El C P del año 1980 las establecía por aparte. De otro lado si interpretamos la norma adecuadamente, tanto el imputable como el inimputable son responsables. Lo que cambia para uno y el otro son las sanciones penales. Para el imputable será la pena y para el inimputable la medida de seguridad. Recordemos el artículo 31 del Código Penal del año 1980 que decía: “ Es inimputable quien en el momento del hecho legalmente descrito, no tuviere la capacidad de comprender la ilicitud o de determinarse de acuerdo con esa comprensión, por inmadurez psicológica o trastorno mental”.

De otro lado el artículo 33 del Código Penal del año 2000 dice “Es inimputable quien en el momento de ejecutar la conducta típica y antijurídica no tuviere la capacidad de comprender la ilicitud o de determinarse de acuerdo con esa comprensión, por inmadurez psicológica, trastorno mental, diversidad sociocultural o estados similares”.

Inmadurez psicológica, trastorno mental, diversidad sociocultural o estados similares no constituyen conceptos Psiquiátricos. Corresponde a términos jurídicos que no están definidos o descritos en el Código Penal. Los diferentes estudiosos del derecho han desarrollado conceptos que definen esas condiciones de la inimputabilidad y también en el terreno de la psiquiatría lo han hecho algunos médicos en Colombia.

Imputable o inimputable han cometido una conducta punible, o, que es lo mismo, han cometido un delito. Y el C P establece para el inimputable una medida de seguridad: internación en establecimiento psiquiátrico o clínica adecuada, internación en casa de estudio o trabajo, libertad vigilada.


Al ordenar tratamiento psiquiátrico ha considerado que el autor del delito es un enfermo mental. Y acá empieza la discusión desde nuestro punto de vista médico y psiquiátrico. Porque consideramos como así lo vamos a mostrar más adelante que muy probablemente el imputable también presenta alguna enfermedad mental.


Teorías sociales sobre la criminalidad

El delito no es un concepto médico o psiquiátrico. Constituye un concepto jurídico. La nueva criminología considera el crimen como un comportamiento definido por el derecho y rechaza el determinismo y rechaza considerar al delincuente como un individuo diferente.

Para Francesco Carrara, el delito es un ente jurídico porque su esencia es la violación de un derecho y no meramente el hecho dañoso para la sociedad.

Schilder define delito como “una acción que se opone a las leyes establecidas por la sociedad”.

La estructura dogmática del sistema penal considera consecuencias jurídicas que se derivan de un hecho y no de la personalidad del autor. La negación de la personalidad del autor en la comisión del ilícito ha llevado a los señores juristas a estudiar la criminología con un enfoque derivado de la cultura.

Emile Durkheim y Robert K. Merton, la Recepción Alemana del labelling approach, Fritz Sack, Albert K. Cohen y E. H. Sutherland, Greshman M. Sykes y David Matza, Austin T. Turk son algunos estudiosos de la criminología con enfoque derivado de la cultura citados por Alessandro Baratta quien a su vez también plantea su forma de ver la desviación.

Algunos de los estudiosos anteriores plantean como subcultura de la criminalidad la criminalidad de cuello blanco. Y dicen que se aprende según los contactos específicos a los cuales está expuesto el sujeto en su ambiente social y profesional.

A mi modo de ver las personas implicadas en ese tipo de conducta denominada del cuello blanco y según el modelo de la psiquiatría Psicodinámica, esa criminalidad del cuello blanco, pertenece a una determinada clase social donde el individuo debe tener una manifestación importante de sociopatía. Porque la ausencia de conciencia social y del sentido de sus deberes, la hipertrofia de sus derechos los “libra” del sentimiento de culpabilidad y facilita la comisión del hecho dañino sin importarle el daño que cause a los demás.


Teoría psicológica de la criminalidad

Desde el punto de vista de Schilder todo ser humano tendría motivos para delinquir. Mediante diferentes mecanismos adaptativos el Yo del individuo mantiene en el inconsciente tales deseos. Cuando los mecanismos defensivos capitulan aparecen bajo la forma de fantasías o de acciones. La acción de los deseos constituiría en un momento dado, el llamado delito.

Contemporánea de Schilder, Melanie Klein señaló en 1934 que tanto la conducta criminal como la psicosis tenían igual base común en la compulsión a destruir, resultado del mecanismo defensivo para silenciar las intolerables amenazas del Super Yo: “ Las fantasías de persecución son comunes a ambos estados; es porque el criminal se siente perseguido que va destruyendo a otros”.

Otro aspecto psicopatológico a tener en cuenta son los sentimientos de culpa y la necesidad de castigo ante la culpa. Estos sentimientos de culpa inconscientes podrían llevar al individuo a cometer un delito para recibir por ello un castigo y acallar la conciencia moral y así disminuir los sentimientos de culpa. De esta manera el criminal es castigado en el mundo exterior y satisface su deseo de castigo y su masoquismo, por medio de la acción que provoca en los otros.

También hay otras teorías que contribuyen a la comprensión de la conducta criminal. Especialmente el estudio de los trastornos graves de la personalidad borderline, narcisista y la antisocial en términos de Kernberg - .

De otro lado, no todas las conductas delictivas son cometidas por individuos con personalidad sociopática. ¿ Qué es una conducta sociopática y qué es sociopatía?. Cuando se encuentran mecanismos psicopáticos en un individuo se llega a abusar del término psicópata o sociópata. Además es frecuente encontrar ese abuso entre los medios de comunicación cuando publican las noticias sobre algún crimen.

Uno de los mecanismos psicopáticos de la personalidad Antisocial o Sociópata es la deficiencia en los patrones de la conducta manifiesta que se traduce en conductas delictivas.

Estas conductas pueden ser observadas en otras alteraciones de la personalidad. Nuestra experiencia en el terreno de la psiquiatría Forense nos ha permitido examinar a individuos con personalidades borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide que han cometido conductas que infringen el Código Penal. La consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad con conductas sociopáticas.

También es pertinente recordar que en las cárceles no están todos los responsables de las conductas delictivas porque como lo afirma Zaffaroni se considera que la pena no se aplica en el 70% de los delitos que no son descubiertos o no sancionados. Se desconoce las cifras sobre los errores judiciales. Parecería que las penas recaen sobre chivos expiatorios de toda la población que comete delitos y que no son investigados. Hay impunidad, dice el autor, especialmente en los delitos del cuello blanco o de cuello duro. Que la impunidad demuestra la inoperancia del sistema penal o que no funciona a plena capacidad.


Teorías biológicas sobre la criminalidad

Un buen expositor de estas teorías es Lykken . Para ello estudia la sociopatía y plantea una variedad de subdiagnósticos que permiten explicar por qué determinados individuos cometen ciertos delitos y no otros. También se ha descrito un subtipo de sociopatía llamada por Lykken como el Psicópata primario que estaría determinada por factores genéticos. Plantea otras teorías que intentan explicar la criminalidad:

1)Cociente del escaso miedo innato de Lykken. 2)Neuroconductuales o sistema de inhibición conductual asociado a las recompensas o a la huida del miedo y del dolor. Son explicativas de la psicopatía según Fowles y Gray. 3)Lateralidad de Hare: afasia semántica. Existiría menos lateralidad en el cerebro psicopático. Es el Psicópata descrito por Cleckley. 4)Asimetría de la activación cortical con activación del EEG en la región frontal derecha lo cual produciría una emocionalidad negativa. Por el contrario las personas con una actitud más positiva tienen una activación frontal relativamente mayor en el lado izquierdo. 5)Disfunción del lóbulo temporal. 6)Síndrome de la serotonina baja.


METODO

Centrándonos en los aspectos psicopatológicos de la unidad biopsicosociocultural, que es el hombre, nuestra experiencia en el terreno de la psiquiatría Forense nos ha permitido examinar a individuos con personalidades borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide que han cometido conductas que infringen el Código Penal.

La consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad con conductas sociopáticas más que la sociopática como tal.

Pero esta es una conclusión a la que hemos llegado con mis colegas del grupo de psiquiatría y psicología en Colombia . Hace 23 años cuando ingresé al Instituto de Medicina Legal en Bogotá comencé a incursionar en el terreno de lo forense.

En un estudio que realizamos con Buitrago en el año 1980 de 123 personas sindicadas de homicidio (4 mujeres y 119 hombres) encontramos los siguientes diagnósticos para los inimputables:

Esquizofrenia : 23 = 42, 6%
Psicosis Aguda: 7 = 13%
Epilepsia psicomotora: 6 = 11%
Psicosis tóxica: 5 = 9, 2%
Psicosis Maníaco Depresiva: 4 = 7, 4%
Retardo mental: 4 = 7, 4%
Embriaguez patológica: 2 = 3, 7%
Psicosis Postictal: 2 = 3, 7%
Psicosis Paranoide: 1 = 1, 8%

En ese estudio pretendimos observar las características del homicidio con o sin marcada violencia. De este grupo de inimputables se encontró marcada violencia en el homicidio en el 55 %. Mientras que para el grupo de los imputables el 11% con marcada violencia. El diagnóstico para este grupo contenía individuos con personalidad sociopática trastorno de personalidad no especificado en estado de embriaguez. En ese entonces las observaciones nos llevaban a pesar que solamente los Sociópatas y los Esquizofrénicos cometían homicidio con marcada violencia. Hoy en día, después de haber examinado centenares de personas homicidas, pensamos que la exagerada violencia la puede cometer hasta el individuo en el cual no detectamos patología protuberante.

Para ampliar el diagnóstico realizado a las mujeres, en otro estudio , encontramos los siguientes diagnósticos para las 46 mujeres sindicadas de homicidio en el lapso de los años 1979 a 1982:

Psicosis esquizofrénica: 18
Psicosis Postparto: 3
Retardo mental moderado: 3
Epilepsia psicomotora: 2
Trastorno neurótico: 3
Intoxicación alcohólica: 3
Sin alteración psiquiátrica: 13

Otro estudio sobre el homicidio pero esta vez relacionándolo con la víctima, el hijo, (filicidio) encontramos 14 mujeres y 4 hombres con los siguientes diagnósticos:


Psicosis esquizofrénica: 4
Psicosis Afectiva tipo depresivo: 1
Otras psicosis no orgánicas: 8
Retardo mental grave: 1

En los hombres:
Personalidad sociopática: 1
Personalidad pasivo agresiva: 2
Psicosis orgánica: 1

Una de las conclusiones de este trabajo fue: “ El análisis permite concluir que cuando una mujer da muerte a su hijo, debe pensarse que presenta un trastorno psicótico. Por el contrario, el hombre filicida usualmente no presenta psicosis y debe pensarse en padre maltratante con alteración de personalidad”. Posteriormente hemos examinado a mujeres filicidas con personalidad sociopática.

En un cuarto estudio la intención fue describir la personalidad de los imputables por homicidio: 55 hombres y 6 mujeres:

Inimputables 21 hombres, 5 mujeres
Imputables 34 hombres, 1 mujer

Personalidad sociopática: 6
Sociópata y esquizoide: 1
Esquizoide y embriaguez: 4
Personalidad explosiva: 1
P. explosiva y embriaguez: 1
Personalidad pasivo agresiva y embriaguez: 4
Sin alteración psiquiátrica: 6
Con embriaguez: 4
Una mujer sin alteración y con embriaguez

Decíamos anteriormente que nuestra experiencia en el terreno de la psiquiatría Forense nos ha permitido examinar a individuos con personalidades borderline, narcisista, paranoide, histérica, esquizoide que han cometido conductas que infringen el Código Penal. La consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad con conductas sociopáticas más que la sociopática como tal. Para demostrar esta afirmación en una muestra de 83 personas sindicadas y examinadas por mi, durante el año 2000, encontré lo siguiente.

 

83 sindicados

Sociopatía: 2
Sociopatía y Paranoide: 2
Sociopatía y Esquizoide: 1
Limítrofe y Sociopatía: 6
Narciso, paranoide y Sociopatía: 1
Paranoide: 18
Limítrofe: 15
Esquizoide: 6
Histeria: 6

 

Dependiente: 6
Depresivo: 3
Narcisismo: 3
Narciso y Anancástico: 1
Anancástico y Depresivo: 1
Paranoide e Histeria: 1
Paranoide y Esquizoide: 1
Esquizofrenia paranoide: 1
Esquizofrenia Crónica: 1
Psicosis Paranoide: 1
Psicosis Depresiva Postparto: 1
Demencia: 1
Retardo mental severo: 1

 

En la observación de los 83 sindicados se registra el diagnóstico de sociopatía y paranoide, sociopatía y esquizoide, Limítrofe y sociopatía. Podría decirse que son variantes de personalidad sociopática aun cuando la palabra variantes conllevaría a toda una discusión. Durante la observación clínica lo frecuente es encontrar una mezcla de personalidades con una característica predominante. Así Millón considera el Antisocial malevolente que en su clasificación corresponde al Sociópata y paranoide, el Antisocial nómada como sinónimo del Sociópata y esquizoide, el Antisocial codicioso como el Sociópata histriónico. En cuanto al Limítrofe y sociopatía recordemos que se puede estudiar dos grandes espectros de organización límite de personalidad. Uno en la cual predominan los aspectos de tipo Psedoneurótico con fobias, síntomas obsesivo compulsivos, síntomas conversivos o disociativos, ideas hipocondríacas, somatizaciones. De otro lado el limítrofe en el cual predominan los aspectos sociopáticos.

Otra aclaración al cuadro de los 83 sindicados es el uso de ciertos términos. Cuando empleo la palabra borderline o limítrofe me estoy refiriendo a la misma estructura de personalidad. Anancástico corresponde al obsesivo compulsivo. Cuando estoy en la academia les digo a los alumnos que prefiero el térmico anancástico porque la sinonimia “rigidez” describe adecuadamente ese tipo de personalidad.

En cuanto al diagnóstico de personalidad depresiva, esta es reconocida por distintos autores entre otros Kernberg y Millon y a pesar que el DSM IV trae la categoría “trastorno de la personalidad no especificado”. También comparto la distinción que hace Kernberg entre personalidad histérica e histriónica.


Homicidio

De los 83 sindicados en 23 hombres y dos mujeres homicidas examinados se encontró

1 personalidad sociopática
1 personalidad sociopática y paranoide
3 personalidad limítrofe y sociopática
1 personalidad narcisista, paranoide y sociopática.
Los restantes (20) tenían otro tipo de personalidad:
4 limítrofe de los cuales tres con embriaguez,
4 paranoides de los cuales 2 con embriaguez,
1 histeria,
3 pasivo dependiente,
1 narciso y anancástico,
1 depresión y embriaguez,
2 esquizofrenia paranoide,
1 esquizofrenia crónica
1 mujer con histeria
1 mujer con psicosis depresiva post parto.


Lesiones personales

Los cinco diagnósticos para los cinco hombres sindicados de lesiones personales fue personalidad esquizoide y embriaguez 45 años, paranoide y embriaguez 34 años, limítrofe y embriaguez 37 años, depresivo y embriaguez 64 años, retardo mental severo 41 años. Nótese que todos ellos en estado de embriaguez.


Hurto

Nueve hombres y dos mujeres sindicados de hurto: Una mujer de 24 años limítrofe. Una mujer de 17 años limítrofe y sociopatía. En cuanto a los hombres:

3 limítrofe, 2 limítrofe y sociopatía,
1 paranoide y sociopatía, 1 esquizoide y sociopatía,
1 esquizoide y paranoide, 1 con esquizofrenia crónica.


Delitos sexuales

42 hombres sindicados de delitos sexuales:

13 Paranoide
6 limítrofe
5 esquizoide
5 histeria
3 narcisismo
3 dependiente
1 sociopatía
1 sociopatía y paranoide
1 anancástico y depresivo
1 depresivo
1 paranoide e histeria
1 demencia
1 psicosis paranoide


Conclusión

De los 83 sindicados tan solo al 14, 4 % se les diagnosticó alguna forma de sociopatía. El restante 78, 3% correspondió a otras alteraciones de la personalidad y el 7, 2% a otros diagnósticos. Sin pretender Psiquiatrizar las conductas delictivas se observa que la sociopatía puede estar vinculada a todo tipo de delitos. La personalidad paranoide al incesto. La personalidad borderline al hurto y a los delitos sexuales.

En los delitos sexuales se observa la personalidad paranoide y la limítrofe. En padre incestuoso debe sospecharse personalidad paranoide.

En las lesiones personales se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo, esquizoide, paranoide, limítrofe o depresiva.

En el homicidio se observa, por lo general, la comisión del hecho en estado de embriaguez alcohólica y con una personalidad de tipo esquizoide, paranoide o limítrofe. También en el homicidio se puede observar la personalidad borderline con sociopatía.

20 años después del Código Penal de 1980, el concepto de inimputabilidad considera además de la inmadurez psicológica y el trastorno mental, la diversidad sociocultural o estados similares.

En cuanto a las medidas de seguridad en el C. P. de 1980 mediante sentencia C- 176 de 1993 la Corte Constitucional declaró inexequible los tiempos mínimos y máximos para la duración de las medidas.

El C. P. de 2000 no cuantifica el tiempo mínimo pero establece un máximo de 10 y 20 años para el trastorno mental transitorio con base patológica y el trastorno mental permanente. Sobre el trastorno mental permanente con base patológica tenemos un cuestionamiento porque consideramos que todo trastorno transitorio tiene base patológica.

De otro lado mediante sentencia C- 370 de 2002 la Corte Constitucional declaró inexequible la medida de reintegrar al medio cultural propio al inimputable por diversidad sociocultural.

Otros cambios en el C. P. para el 2000 es la aparición de la figura miedo insuperable como causal de ausencia de responsabilidad (artículo 32).

20 años después podemos afirmar que la consulta al psiquiatra Forense, en su mayoría, corresponde a otros tipos de alteraciones de personalidad con conductas sociopáticas más que la sociopática como tal.

Aun cuando en este trabajo no presentamos casos de homicidios en serie si se ha logrado establecer el perfil del implicado. Igualmente en lo relacionado con otros delitos.

Seguimos pensando que la criminalidad del cuello blanco es cometido por personas con estructura de personalidad sociopática.

Hoy por hoy encontramos que el estudio de los trastornos graves de la personalidad borderline, narcisista y la antisocial en términos de Kernberg contribuyen a la comprensión de la conducta criminal.

Finalmente, cuando los médicos realizamos un diagnóstico, formulamos un tratamiento y un pronóstico. Consideramos, para no caer en la psiquiatrización, que la mayoría de las personas que cometen un delito presentan alguna perturbación psíquica encuadrable en la nosología psiquiátrica. Por lo tanto esas personas imputables también deben recibir tratamiento psicológico y social.


Pero es mejor prevenir que curar y por ello hemos de recordar a Melanie Klein quien en el años 1934 escribió que “ el mejor remedio para controlar la delincuencia sería analizar a los niños que muestran signos de anormalidad hacia una u otra dirección”

Con lo anterior no se prende abolir el Derecho Penal sino de crear otro tipo de Sociedad en la cual los valores propuestos por Abraham Maslow sean una realidad (necesidades para el sostenimiento de la vida como el hambre y la sed, la gratificación de impulsos de afecto y autoestima. Satisfacción de los impulsos de libertad, la belleza, la bondad, la unidad y la justicia).

Como tampoco de domesticar los instintos agresivos porque, ya lo dijo Bruno Bettelheim siguiendo a Freud, ello conllevaría a la desaparición de la especie.


Referencias

1 Presentado al Congreso Virtual

2 Médico Cirujano Universidad Nacional de Colombia. Especialista en psiquiatría Universidad Nacional. Especialista en antropología Forense Universidad Nacional. psiquiatra Forense Instituto Medicina Legal y Ciencias Forenses. Jefe escuela Medicina Legal Y Ciencias Forenses. Profesor de la Especialización en psicología Jurídica Universidad Santo Tomás. Profesor Asistente Pontificia Universidad Javeriana.

3 Art. 9 C P 2000

4 Art. 69 C P 2000

5 Baratta, Alessandro (1998): Criminología Crítica y Crítica del Derecho Penal. Siglo Veintiuno Editores: Madrid.

6 Klein, M (1975): Sobre la Criminalidad. Obras Completas tomo II. Paidos: Buenos Aires.

7 Kernberg, O. (1987). Trastornos graves de la personalidad. Manual Moderno: México.

8 XL Congreso Nacional de psiquiatría. Bogotá, 11-15 de octubre de 2001.

9 Lykken, D. (2000) Las personalidades antisociales. Herder: Barcelona

10 XL Congreso Nacional de psiquiatría. Bogotá, 11-15 de octubre de 2001.

11 Durán, L y Buitrago J. (1983) Características del Homicidio determinadas por trastorno mental grave. Revista Colombiana de psiquiatría. Vol. XII No. 2 junio. 1983

12 Durán, L, Villegas, V y Buitrago, J (1983) trastorno mental y conducta delictiva en la mujer. Revista Colombiana de psiquiatría. Vol. XII. No. 4 diciembre 1983

13 Durán, L. (1986) análisis Psiquiátrico de 18 casos de filicidio. Memorias del XXXVI Congreso Nacional de psiquiatría, Pereira, octubre de 1986.

14 Durán, L. (1989) Homicidio y enfermedad Mental. En Durán, L y Carreño, M. I. (1989) Principios de psiquiatría Forense. Primera Edición. Empresa Editorial Universidad Nacional: Bogotá

15 Klein, M. (1934). Sobre la criminalidad. Obras completa. Vol II. Buenos Aires: Paidos

16 Maslow, A. (1982) Otras teorías psicológicas de la personalidad. En Freedman, A, Kaplan, H y Sadock B. Tratado de psiquiatría. Tomo I. Salvat: Barcelona.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar