PUBLICIDAD-

Viraje Alcohólico

Autor/autores: Silvia Cañas Fraile , Alicia Gómez Peinado, Paloma Cano Ruiz, María Dolores Sánchez García
Fecha Publicación:
Área temática: Adictivos, Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Medicos Psiquiatras

RESUMEN

Introducción: El consumo de sustancias adictivas es común entre las personas con el diagnóstico de trastorno bipolar. Además, el alcoholismo y el trastorno bipolar coexisten frecuentemente. Esta asociación es mayor en varones y dicho consumo es el factor que con más fuerza influye en la hospitalización.
Material y método: Revisión bibliográfica sobre alcoholismo en el trastorno bipolar.
Resultados: Las fases de manía se asocian al consumo de alcohol hasta en el 40% de los casos y son más frecuentes en esta fase que en la depresiva. Esta asociación es mayor que la que ocurre entre el alcoholismo y la esquizofrenia o la depresión. Pacientes con trastorno bipolar que padecen estados mixtos e irritativos y aquellos con ciclos rápidos presentan una prevalencia de consumo de alcohol y consumo de sustancias superior a la de aquellos que no las consumen. Asimismo se ha observado que el consumo de alcohol, y consumo de sustancias, puede cambiar los síntomas de manía y convertirlos en síntomas de un estado mixto. Se afirma también que los ciclos rápidos pueden estar precipitados por el consumo aumentado de alcohol, durante el proceso de giro de la manía a la depresión.
Conclusiones: La asociación del trastorno bipolar con las conductas adictivas constituye un factor que empeora es pronóstico y la comorbilidad alcohólica por sí misma se asocia a un mal pronóstico.
Bibliografía: - E. Medina, H. Molina, S. Sánchez. Efecto del consumo de alcohol en la evolución del paciente bipolar. Rev peru med exp salud publica. 2008; 25(3): 279-84.

Palabras clave: Alcoholismo, trastorno bipolar, manía


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7599

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

VIRAJE ALCOHÓLICO
Silvia Cañas Fraile, Alicia Gómez Peinado, Paloma Cano Ruiz, María Dolores Sánchez García
complejo Hospitalario Universitario de Albacete
silviacf88@hotmail. com

RESUMEN
Introducción: El consumo de sustancias adictivas es común entre las personas con el diagnóstico
de trastorno bipolar. Además, el alcoholismo y el trastorno bipolar coexisten frecuentemente.
Esta asociación es mayor en varones y dicho consumo es el factor que con más fuerza influye
en la hospitalización. Material y método: Revisión bibliográfica sobre alcoholismo en el trastorno
bipolar. Resultados: Las fases de manía se asocian al consumo de alcohol hasta en el 40% de
los casos y son más frecuentes en esta fase que en la depresiva. Esta asociación es mayor que
la que ocurre entre elalcoholismo y la esquizofrenia o la depresión. Pacientes con trastorno
bipolar que padecen estados mixtos e irritativos y aquellos con ciclos rápidos presentan una
prevalencia de consumo de alcohol y consumo de sustancias superior a la de aquellos que no las
consumen. Asimismo se ha observado que el consumo de alcohol, y consumo de sustancias,
puede cambiar los síntomas de manía y convertirlos en síntomas de un estado mixto. Se afirma
también que los ciclos rápidos pueden estar precipitados por el consumo aumentado de alcohol,
durante el proceso de giro de la manía a la depresión. Conclusiones: La asociación del trastorno
bipolar con las conductas adictivas constituye un factor que empeora es pronóstico y la
comorbilidad alcohólica por sí misma se asocia a un mal pronóstico


INTRODUCCIÓN
El consumo de sustancias adictivas es común entre las personas con el diagnóstico de trastorno
bipolar. Además, el alcoholismo y el trastorno bipolar coexisten frecuentemente. Esta asociación
es mayor en varones y dicho consumo es el factor que con más fuerza influye en la
hospitalización.

OBJETIVOS
Analizar la relación entre el trastorno bipolar y el alcoholismo.
Describir la incidencia y mecanismos de interacción entre ambas patologías.

MATERIAL Y MÉTODOS
Se ha realizado una búsqueda en las bases de
datos de Pubmed, Cochrane y mediante términos
MESH (bipolar OR disorder) AND (alcoholism).
Se han recogido los datos más recientes sobre
alcoholismo y trastorno bipolar y analizado según
nivel de evidencia.

RESULTADOS
Tal y como plantean diversos autores, la relación entre la psicopatología (y en concreto el
trastorno bipolar) y el trastorno por consumo de alcohol puede entenderse de tres maneras
diferentes en función de su direccionalidad:
El trastorno bipolar como factor de riesgo para el alcoholismo
Aquí se contemplaría la hipótesis de la ingesta de alcohol como una forma de automedicación,
dado, por ejemplo, su efecto ansiolítico. Según los datos recogidos, el 67% de los pacientes
bipolares abusan del alcohol y el 21% de los pacientes con trastornos afectivos aumentan la
ingesta durante los episodios de humor depresivos (Lorenzo, 1994). En cambio, Araluze &
Gutiérrez (1994), en su revisión, encontraron que dicho aumento era más frecuente en las fases
maníacas. De cualquier manera, estos pacientes fundamentalmente buscan el efecto primero de
las dosis medio-bajas (Lorenzo, 1994).

El alcoholismo como factor de riesgo del trastorno bipolar
El 59-61% de los pacientes con alcoholismo acaban padeciendo además un trastorno afectivo
secundario (Meyer, 1986). El alcoholismo crónico altera el humor: genera síntomas depresivos,
irritabilidad, agresividad, etc. . . a parte del proceso degradativo que la enfermedad supone. En
conjunto, se producen consecuencias negativas en la vida social y familiar del paciente, lo cual
potencia una baja autoestima y un aumento de sentimientos negativos como culpa y frustración,
que son criterios importantes en la composición del diagnóstico para la depresión (Lorenzo,
1994).
Ambos trastornos como diferente expresión de un mismo desorden hereditario con
base etiológica compartida.
Sobre esta cuestión son fundamentales los trabajos de Winokur con relación a los antecedentes
familiares y diferencias de sexo en esta clase de comorbidad. Estableció como espectro de
enfermedad depresiva a un cuadro sintomático que en hombres se expresa en forma de
alcoholismo, y en mujeres con algún trastorno afectivo. El inicio es precoz y son abundantes los
casos de alcoholismo, trastorno antisocial y trastorno afectivo en los parientes de estos sujetos
(en Lorenzo, 1994).
Existiría una última posibilidad en la que la coexistencia de ambos tipos de trastornos se
produciría de manera azarosa en la población, dadas las prevalencias establecidas. Pero ésta
sería inferior al 1% y, como muestran los datos, dicha prevalencia es mucho mayor.
En hombres es más frecuente que se dé alcoholismo primario y depresión secundaria (o alguna
forma de trastorno afectivo como el bipolar), y en mujeres, al revés. Las tasas de suicidio en
pacientes crónicos son elevadas tanto si se habla de trastorno afectivo como de alcoholismo.
Del 10-15% de los sujetos con alcoholismo que acaban quitándose la vida, el 75% padece alguna
forma comórbida de depresión (Lorenzo, 1994).
Los rasgos de personalidad previos en pacientes con alcoholismo que acaban desarrollando
alguna forma de depresión son baja autoestima, alta dependencia y neuroticismo, poca
autonomía y escasa confianza social. Sin embargo, en concreto el alcoholismo, correlaciona más
con el síndrome por disfunción mínima cerebral, con o sin hiperactividad en la infancia, que suele
progresar hacia el trastorno de personalidad antisocial y hacia la psicopatía (Jaffe & Ciraulo,
1986 y Hesselbrock, 1986). Aunque los síntomas depresivos también son frecuentes en
pacientes con trastorno de la personalidad (bordeline o antisocial) sin alcoholismo (Jaffe &
Ciraulo, 1986).

Ante alcoholismo, si se producen síntomas depresivos, estos son más frecuentes a los pocos días
del cese de la ingesta. La mayor parte de esta sintomatología es debida al efecto tóxico del
alcohol, y por tanto, los problemas deben catalogarse como orgánicos. A mayores síntomas
afectivos, mayor es la probabilidad de que el paciente busque tratamiento. El cuadro depresivo
suele remitir a las pocas semanas, aunque el estado disfórico se mantiene (Jaffe & Ciraulo,
1986).
Finalmente, el déficit de serotonina está presente tanto en el alcoholismo crónico como en la
depresión, la conducta suicida y los trastornos de personalidad que cursen con impulsividad y
agresividad. Se muestra, pues, como un factor común para la adicción, la desinhibición
conductual y el suicidio (Lorenzo, 1994). La prueba de la dexametasona para el diagnóstico de
la depresión también resulta positiva en algunos casos de alcoholismo y de trastorno afectivo
comórbido, según este autor, aunque otros estudios no concluyen igual.

CONCLUSIONES
La asociación del trastorno bipolar con las conductas adictivas constituye un factor que empeora
es pronóstico y la comorbilidad alcohólica por sí misma se asocia a un mal pronóstico.
Es muy importante el seguimiento estrecho de los pacientes bipolares y muy especialmente de
los que consumen alcohol.

BIBLIOGRAFÍA
-B. M. Cardoso, M. Kauer Sant'Anna, V. V. Dias, A. C. Andreazza, K. M. Ceresér, F. Kapczinski.
The impact of co-morbid alcohol use disorder in bipolar patients. alcohol, 42 (6) (2008), pp.
451­457.

-F. Cassidy, E. P. Ahearn, B. J. Carroll. Substance abuse in bipolar disorder. Bipolar Disord, 3
(4) (2001), pp. 181­188

-D. Hasin, M. L. Hatzenbuehler, K. Keyes, E. Ogburn. Substance use disorders: Diagnostic
and Statistical Manual of Mental Disorders, fourth edition (DSM-IV) and International
Classification of Diseases, tenth edition (ICD-10). Addiction, 101 (Suppl. 1) (2006), pp. 59­
75

-E. Medina, H. Molina, S. Sánchez. Efecto del consumo de alcohol en la evolución del paciente
bipolar. Rev peru med exp salud publica. 2008; 25(3): 279-84.

-Tohen M, Greenfield SF, Weiss RD, Zarate. The effect of comorbid substance use disorders
on the course of bipolar disorder: a review. Harv rev psychiatry. 1998; 6(3): 133-41.

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!