Última actualización web: 21/04/2021

Parafilias y violación. Reflexiones a través de un estudio de caso.

Autor/autores: Elvia de Dios Blanco
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se realiza el estudio de caso de un paciente con múltiples parafilias y además practica la violación, con el objetivo de conocer las características psicológicas, sociales y biológicas de éste y compararlas con las de otros pacientes que sólo practican la violación. Las conclusiones más relevantes fueron: rasgos personológicos sobresalientes evaluados por el MMPI, sociópaticos y obsesivos compulsivos.

Disminución de la frecuencia del comportamiento voyeurista y abolición de la violación con fluvoxamina y carbamazepina a dosis de 300 mg/día y 800 mg/día respectivamente, las características de personalidad privativas del paciente con relación a otros pacientes que padecen sólo de parafilia son: egoísmo y suspicacia.

Palabras clave: Escatología, Fetichismo, Froteurismo, Parafilias, Rasgos de personalidad, Telefónica, Violación, Voyeurismo

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3348

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Parafilias y violación. Reflexiones a través de un estudio de caso.

Elvia de Dios Blanco.

Centro Comunitario de Salud Mental de la Habana Vieja.

PALABRAS CLAVE: parafilias, violación, voyeurismo, froteurismo, fetichismo, escatología, telefónica, rasgos de personalidad.

Resumen

Se realiza el estudio de caso de un paciente con múltiples parafilias y además practica la violación, con el objetivo de conocer las características psicológicas, sociales y biológicas de éste y compararlas con las de otros pacientes que sólo practican la violación. Las conclusiones más relevantes fueron: rasgos personológicos sobresalientes evaluados por el MMPI, sociópaticos y obsesivos compulsivos. Disminución de la frecuencia del comportamiento voyeurista y abolición de la violación con fluvoxamina y carbamazepina a dosis de 300 mg/día y 800 mg/día respectivamente, las características de personalidad privativas del paciente con relación a otros pacientes que padecen sólo de parafilia son: egoísmo y suspicacia.



Introducción

El caso que se presenta a continuación conformó la muestra de la tesis de maestría de una de las autoras1 en la cual se realiza un estudio de cuatro casos de parafilias. Seleccionamos éste por su peculiaridad de practicar la violación y múltiples parafilias, la última condición es usual e históricamente admitida 2-4, pero es menos frecuente el análisis de la relación entre violación y las parafilias especificadas en los sistemas de clasificación. 5-7 Por lo cual nos proponemos como objetivos conocer algunas características psicológicas, sociales y biológicas de este paciente, que padece de múltiples parafilias e incluye la violación y compararlas con las de otros que sólo practican la violación.


Diseño metodológico

Se realizó una investigación descriptiva con un enfoque metodológico cualitativo, para la cual se utilizó el estudio documental, la historia de vida y un conjunto de técnicas psicométricas y proyectivas para conformar el estudio de caso del paciente, que constituye la muestra.
Se evaluaron cuatro variables: psicosociales, psicosexuales, biológicas y para-
filias. Las variables se operacionalizaron en indicadores psicosociales, psicosexuales y biológicos. Los indicadores psicosexuales por su multiplicidad se subdividieron en: sexualidad infanto-adolescente, sexualidad en la adultez y caracterización de las parafilias.
Los instrumentos y técnicas psicológicas aplicadas fueron: entrevista psicológica a profundidad, inventario multifacético de la personalidad de Minnessota (MMPI) abreviado en la versión cubana, test de la figura humana de Machover, entrevista neuropsiquiátrica internacional (MINI) versión 4. 4.


Resultados y su análisis

Paciente masculino, de 23 años de edad, de la raza negra, soltero, sin hijos, 9no. grado de escolaridad, trabaja como ayudante de carpintero. Acudió a consulta con el padre, el cual planteó su preocupación porque algunos vecinos han sorprendido a su hijo “recabucheando”, y ya éste cumplió una sanción de privación de libertad por violación, ahora tiene un juicio pendiente por robo con fuerza, lo efectuó para apropiarse de $60. 00 en moneda nacional y una caja de cigarros. El instructor policial le recomendó al padre atención médica. El paciente, parco para hablar, refirió: 
“Deseo continuamente recabuchear, mis pensamientos permanecen revueltos, entre ideas de mirar por los huecos y violar, antes de dormir, pienso: Dios mío, por qué me tocó a mí este tormento”.
El paciente procede de una familia monoparental, presidida por la madre. El padre al respecto expresó: “la madre cambiaba de marido como de vestido y del tío se comentaba que era ladrón y mira hueco”.
Narración del paciente de su infancia:
“En mi casa las fajazones eran terribles, era mi tío el problemático, . . . . sí, robaba, de eso vivíamos. . . A mi mamá la quería y la quiero mucho, no me gusta vivir con mi papá, mi mamá era cariñosa y buena, aunque me daba una paliza todos los días. ”
Negó la promiscuidad de la madre y el voyeurismo del tío.
Los antecedentes patológicos familiares de trastornos mentales son: prima materna psicótica y otra retrasada mental, por la descripción del paciente, el tío es un sociópata.


Con relación al desarrollo escolar, el padre narró: 
“Era irrespetuoso con los profesores, se fajaba frecuentemente con los compañeros, repitió el tercer grado dos veces por lo cual fue remitido a psicología y dictaminaron podía continuar en la escuela normal. Durante la secundaria se fugaba.  
Después de cumplir la sanción, ha mantenido de forma estable el trabajo de carpintero, con relaciones interpersonales aceptable, agregó: “no me gusta trabajar, lo hago por evitar problemas con mi papá”.  
Descripción del paciente de sus características de personalidad: “soy tímido, a veces impulsivo y violento, muy rencoroso”.
Los resultados de las pruebas psicológicas ayudaron a perfilar las características de personalidad y a confirmar el diagnóstico clínico.
El MMPI arrojó desinterés, desprecio por las normas sociales, egoísmo, suspicacia, egocentrismo, ideas obsesivas y compulsiones.
En el Machover se obtuvo adecuada identificación sexual, rebelión contra la sociedad, rechazo ambiental, dificultad en las relaciones interpersonales, inestabilidad emocional, dependencia materna, dibujó la figura femenina en desventaja con relación a la masculina, sin embargo, al abordar el tema de las mujeres en la entrevista, expresó: “las mujeres son los seres mejores que se haya hecho en la tierra, mi madre es buena y lo más grande que yo tengo”.
Los posibles conflictos inconscientes con la figura materna se podrían explicar así: la madre cariñosa es la que él deseó o desea tener, con la realidad de una madre promiscua y agresiva, lo cual generó hostilidad, a nuestro juicio inconsciente hacia el sexo femenino, evidenciada en el Machover.  
En el MINI no se obtuvo comorbilidad con trastornos del Eje I del DSM IV. La historia del desarrollo escolar sugiere el posible antecedente de un trastorno de atencion con hiperactividad y se realizó el diagnóstico de trastorno antisocial de la personalidad.


Sexualidad infanto-adolescente
Desde los 6 años, experimentaba excitación sexual al observar blúmer fuera del cuerpo femenino.
Existe antecedente de abuso sexual a los 9 años por una vecina embarazada de 20 años. Testimonio: “recuerdo que tenía un vestido tipo pull-over, le apretaba mucho la barriga, cogió dos dedos de mi mano y se los metió en su parte, no sabía lo que estaba haciendo, pero me sentía asustado; ¡ah¡ olvidaba las amigas de mi mamá me daban besos de lengua, yo nunca se lo dije a ella”.
La primera masturbación y eyaculación fueron a los 13 años, con fantasías fetichistas. El primer coito fue a los 16 años.
Su victimización sexual por parte de mujeres en la infancia pudiera contribuir a la explicación de la hostilidad inconsciente hacia las mujeres.
La historia de la sexualidad infanto-adolescente unida a la historia familiar, podría apuntar a una vulnerabilidad de sus procesos intrapsíquicos a expresar los conflictos a través de trastornos sexuales.
Sexualidad en la adultez
Ha tenido tres novias, los noviazgos no han rebasado los cinco meses. La frecuencia de las relaciones sexuales tradicionales es cada dos o tres meses. La frecuencia de la masturbación es diaria, ocasionalmente dos veces al día.


Sexualidad en la adultez
Ha tenido tres novias, los noviazgos no han rebasado los cinco meses. La frecuencia de las relaciones sexuales tradicionales es cada dos o tres meses. La frecuencia de la masturbación es diaria, ocasionalmente dos veces al día.

Caracterización de las parafilias
Tiene el diagnóstico de voyeurismo como parafilia especificada, con igual preferencia practica la violación. Las otras parafilias en orden de preferencia actual son: froteurismo, fetichismo, escatología telefónica y narratofilia.
El primer comportamiento parafílico fue a los 15 años en forma de froteurismo a consecuencia de una erección fortuita, al viajar en una guagua y contactar con las nalgas de una mujer, en la actualidad esta actividad es esporádica, lo explicó por la no necesidad de usar el transporte público, aún así señaló: “a manera de jarana rozo a mis compañeras de trabajo, o finjo un frote casual, después me masturbo recordándolo”.
El voyeurismo lo inició un par de meses después, relacionado también con un hecho casual, al observar a través de la hendidura de una puerta a una joven semidesnuda.  
Antes del encarcelamiento intercalaba la actividad voyeurista a la violación, después, predominó de forma incontrolable y diaria el voyeurismo, hasta hace un mes que fue sorprendido robando y está bajo procesamiento judicial.  
Con relación a la violación se pasa a comentar. Ha efectuado tres intentos y dos violaciones consumadas, cuatro de las víctimas eran conocidas, sólo una estuvo planificada, las realizó de noche o madrugada, solamente efectuó una bajo el consumo de una pequeña cantidad de alcohol, el estímulo para la excitación sexual lo constituyó la oposición de la víctima, las violaciones no consumadas se frustraron por el pedido de auxilio de las víctimas a las cuales amenazó con armas blancas, expresó: “uso una navaja, se las enseño para echarles miedo, no para otra cosa”. Nunca ha reflexionado sobre el sufrimiento ocasionado a estas mujeres.
Autovaloró como causa de su comportamiento sexual parafílico, el abuso sexual sufrido en la infancia.  

Indicadores biológicos
El dato más importante fue el electroencefalograma patológico con actividad disrítmica a forma de espigas temporales. Las dosificaciones hormonales de testosterona, prolactina y cortisol fueron normales. Se logró la abolición de la violación y disminución de la frecuencia del voyeurismo a una vez por semana con fluvoxamina 300 mg/día y carbamazepina 800 mg/día.
El electroencefalograma con disritmia temporal pue contribuir a explicar la falta en el control de impulsos del paciente.


Discusión

Existe una tendencia a considerar inofensivos a pacientes con exhibicionismo, froteurismo, voyeurismo y otras parafilias; creencia anulada por casos como éste quien además exhibía la violación y el robo.  
El sadismo se tiene como la parafilia de mayor peligrosidad y dentro de éste Krafft Ebbing 2 incluye lo que el denomina asesinato por lubricidad; en su libro Psicopatías Sexualis, de referencia obligada al analizar las parafilias, pues Krafft Ebbing como perversiones sexuales las introduce en el discurso médico de la época especialmente de la psiquiatría.
Hasta los límites de nuestra búsqueda, es John Money 8 en la década del 80 del pasado siglo, quien incluye la violación dentro de las parafilias depredadoras conjuntamente con el asalto y el secuestro.
Las características de personalidad, ha sido el parámetro más estudiado para comparar a los violadores con otros agresores sexuales. En 1978 se publica un artículo 9 que utilizan el MMPI para evaluarlas y realizar una comparación entre violadores de adultos, de niños y ofensores sexuales no violadores. Estos autores obtienen para los tres grupos un desplazamiento similar de la escala de desviación psicopática, sin embargo, los violadores muestran con mayor fuerza la hostilidad y el resentimiento que los ofensores sexuales no violadores.
Características similares fueron descritas para el caso en análisis: desviación de la escala de psicopatía dada por desprecio de las normas sociales y morales, adicionalmente egoísmo y suspicacia. El egoísmo y la suspicacia no fueron constatados en pacientes con las parafilias tradicionales estudiadas en la tesis de maestría de la autora 1.
Una particularidad del caso presentado fue la desviación de la escala de psicastenia (ideas obsesivas y compulsiones), hallazgo similar ha sido constatado por la autora en otros pacientes con diagnóstico de parafilias sin violación1. Este resultado un tanto que refuerza la hipótesis actual de incluir a las parafilias dentro del espectro obsesivo-compulsivo 4, 10, 11.
La timidez como rasgo de la personalidad autodescrita por el paciente y corroborada por el padre, pudiera ser expresión de un déficit en las habilidades sociales, considerada un factor de riesgo para recidibas en pacientes con parafilias 12 y también descrita para violadores 13. .
Clínicamente se le diagnosticó comorbilidad con el trastorno antisocial de personalidad. La relación entre parafilias y trastornos de la personalidad es tal que la CIE1O 6 y el GC-. 3 7, la incluyen dentro del apartado para trastornos de la personalidad y del comportamiento en adultos.


El paciente fue víctima durante la infancia de agresividad física por parte de la madre, la cual se reporta para pacientes afectados de parafilias 12 y para violadores 13.
El antecedente de abuso sexual en la niñez recogido en el paciente, es descrito para pacientes con parafilias 14, el sexual fundamentalmente para la pedofilia no encontrada en el abanico de parafilias del paciente.
El paciente se desarrolló en un ambiente familiar sexualmente inapropiado, lo cual aparece recogido dentro de los antecedentes de violadores 15.
Para los agresores sexuales se reporta pocos contactos eróticos interpersonales 13, tal es el caso del paciente que sólo declaró tres novias, despreciable en su historia erótica-sexual al compararla con su actividad parafílica.
Kurt Freund16 aborda las parafilias como trastornos del cortejo, abarca sólo seis de ellas e incluye la violación. La investigación de Freund sugiere que otras parafilias particularmente el exhibicionismo, pudiera ser útil como marcador conductual para la detección de parafílicos violadores. Si la comparamos en su fenomenología es cierto que tienen similitud, los exhibicionistas se excitan por la expresión de curiosidad, sorpresa o temor de la víctima y muchos violadores, como testificó el caso presente, el estímulo para su excitación sexual lo constituyó la oposición de la victima.
Todas las investigaciones aportan elementos al saber científico y cada autor alberga parte de la verdad, al caso presentado se le constataron en el MMPI ideas obsesivas y compulsiones, hallazgo señalizador del espectro obsesivo-compulsivo y por otro lado, exhibía el voyeurismo, el froteurismo y la escatología telefónica, parafilias de los trastornos del cortejo de Freund 16.
El resultado patológico del EEG ha sido reportado para pacientes con conductas agresivas sexuales 17, 18
La respuesta adecuada al tratamiento con carbamazepina y fluvoxamina, es similar al de Kafka19 quien tiene publicado un caso de tratamiento exitoso con fluoxetina en un violador, ambas, fluoxetina y fluvoxamina, son antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
Cada vez aparecen nuevas publicaciones20, 21 que incluyen a la violación dentro de las parafilias, no obstante en los glosarios internacionales de enfermedades psiquiatritas 5, 6, 7 no se contempla la violación , por tanto constituye todavía una pregunta de investigación ¿es la violación una parafilia?


Conclusiones

En el estudio de caso efectuado se constataron como características psicosociales predominantes: rasgos personológicos sobresalientes (MMPI) sociopáticos y obsesivos compulsivos; procedencia del paciente de una familia con patrón relacional violento, conductas sexualmente inapropiadas y comportamientos psicopáticos. La comorbilidad fue con el trastorno de personalidad antisocial.
Las características psicosexuales significativas fueron: inicio de las tendencias parafílicas tempranamente en la infancia, antecedente de abuso sexual heterosexual en la infancia, predominó en la adolescencia y la juventud la actividad sexual parafílica y la violación, con pocos contactos eróticos interpersonales.
Los aspectos relevantes de los indicadores biológicos fueron: electroencefalograma con disritmia temporal, remisión de la violación y disminución de la frecuencia del voyeurismo con fluvoxamina y carbamazepina a dosis de 300mg/dia y 800mg/dia respectivamente.
Las características privativas del paciente con relación a otros que padecen sólo de parafilias son: el egoísmo y la suspicacia.


Bibliografía

1. Dios Blanco E de. parafilias. Estudio de casos de cuatro pacientes. Tesis para obtener la maestría de sexualidad. Ciudad de la Habana: CENESEX; 2004.
2. Krafft-Ebing. psicopatía Sexual, presentado por el Dr. Albert Moll. Buenos Aires: Librería El Ateneo; 1955.
3. Stekel W. El fetichismo. Desórdenes con relación al sexo. 1ra. ed. Buenos Aires: Ediciones Imán; 1952. p.
4. Rubio Aurioles E, Tellez Velasco CA. Las parafilias. En: CONAPO. Antología de la Sexualidad Humana Tomo III. 1ra. Ed. México: grupo Editorial Miguel Angel Porrúa; 1994. p. 247-275.
5. American Psychiatric Association. Diagnostic Criteria from DSM-IV. Washington: American Psychiatric Association, 1994.  
6. Organización Mundial de la Salud. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico de los trastornos mentales y del comportamiento (CIE10). Madrid: Técnicas Gráficas Forma; 1992.
7. Otero Ojeda AA, Rabelo Pérez V, Echezabal Campos A, Calzadilla Fierro L, Duarte Castañeda F, Magriñat Fernández JM, Acosta Nodal C. Tercer Glosario Cubano de psiquiatría (9C-3). Ciudad de La Habana: Editorial del hospital Psiquiátrico de La Habana; 2001.
8. Money J. Paraphilias: phenomenology and classification. Am J. Psychotherapy 1984 Apr; 38(2): 164-179.
9. Armentrout JA, Hauer AL. MMPIs of rapists of adults, rapist of children, and nonrapist sex offenders. J Clin Psychol 1978 Apr; 34 (2):330-2 
10. Coleman Eli. Compulsive sexual behavior: nevv conceps and treatments. Journal of Psycholosy & Human Sexuality 1991; 4: 37-52.  
11. Hollander E, Rosen J. Impulsivity J. Psychopharmacol 2000; 14(2 Suppl 1): 539-44.
12. Kenny DT, Keogh T, Seidler K, Predictors of recidivism in australian 
juvenile sex offenders: implications for treatment. Sex Abuse 2001 Apr;  
13(2): 131-48.
13. Nieto MJ, Alcántara La Paz A. G. psicología del agresor sexual. An 
psiquiatría (Madrid) 1996 Nov- Dic; 12(10):413-20
14. Kafka MP, Hennen J. A DSM-IV Axis I comorbility study of males with 
paraphilias and paraphilia-related disorders. Sex. Abuse 2002 Oct;  
14(4):349-66
15. Beauregard E, Lussier P, Proulx J. An exploration of developmental 
factors related to deviant sexual preferences among adult rapist. Sex 
Abuse 2004 Apr; 16(2):151-61
16. Freund-K, Seto MC. Preferential rape in the theory of courtship disorder.  
Arch Sex Behav 1998 Oct; 27 (5):433-42
17. Belloch A, Sandin B, Ramos F. Manuel de psicopatología Volumen 1. Madrid: McGraw Hill; 1995.
18. Meyer KJ. parafilias. En: Kaplan JM, Sadock JB. Tratado de psiquiatría 2
6ta. d. Buenos Aires: Editorial Inter-Médica; 1997. p. 1260-74.  
19. Kafka MP. Successful treatment of paraphilic coercive disorder (a rapist) with fluoxetine hidrocloride. Br. J Psychiatriy 1991 Jun; 158:844-7
20. Hernández Serrano R. parafilias una clasificación fenomenológica. Sexología y Sociedad 2002; 8(19): 16-21.
21. García Franco R. Porque es fuerte el amor como la muerte. Cárdenas: Editado por el Programa Académico del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo; 2002. p. 99-112.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana