PUBLICIDAD
Última actualización web: 03/12/2021

TRAUMA Y ADICCIONES: A PROPÓSITO DE UN CASO

Seguir

Autor/autores: Aránzazu Ramírez Vargas , Carmen Medrano Arana, Dolores Pineda Tenor
Fecha Publicación: 02/05/2018
Área temática: Psicología Clínica .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Facultativo Especialista de Área en Psicología Clínica

RESUMEN

Se estima que la presencia de experiencias traumáticas (TEPT) entre los pacientes con trastorno por Abuso de Sustancias es alta. De hecho, algunos autores han sugerido una relación funcional entre los dos trastornos que tendría implicaciones clínicas como una mayor gravedad de los síntomas y peores resultados en el tratamiento cuando estos diagnósticos aparecen juntos. En el presente trabajo se presenta el caso de una chica de 17 años de edad, que acude a consulta por su baja tolerancia a la frustración, dificultad para controlar sus impulsos, agresividad, consumo continuado de sustancias y tendencia a implicarse en relaciones destructivas. Tras la exploración clínica que se realiza, la paciente presenta una sintomatología compatible con el trastorno de Inestabilidad Emocional de la personalidad (F60. 3) y trastorno mental y del comportamiento debido al consumo de cannabis y cocaína (F12, F14). Se realiza una intervención psicológica desde una perspectiva de la terapia basada en el trauma, integrando alguna de las técnicas de la terapia Dialectico Conductual junto a estrategias motivacionales. Los objetivos que han guiado la intervención han sido facilitar recursos para fomentar la autorregulación y reflexividad, favorecer el reconocimiento de emociones, elaborar e integrar el trauma dentro de su historia y buscar estrategias para tolerar el malestar que sustituyan al consumo de sustancias. La evolución del caso ha sido favorable puesto que la menor ha logrado estabilizar su conducta, mejorando su capacidad de introspección y poniendo en marcha estrategias de regulación emocional, una vez que va integrando las experiencias traumáticas vividas y elaborando su propia historia.

Palabras clave: Trauma, Adicciones, Inestabilidad emocional

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-8744

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

TRAUMA Y ADICCIONES: A PROPOSITO DE UN CASO
Aránzazu Ramírez Vargas, Dolores Pineda Tenor y Carmen Medrano Arana.
aravar@hotmail. es

INTRODUCCIÓN
El trastorno por estrés Postraumático (TEPT) y el trastorno por Abuso de Sustancias son
ambos trastornos severos que causan un importante malestar psicológico. Se estima que la
presencia de experiencias traumáticas entre los pacientes con trastorno por abuso de
Sustancias es alta. Los estudios indican una prevalencia que varía entre el 11% y el 41%, De
hecho, algunos autores han sugerido que la evidencia empírica avala una relación funcional
entre los dos trastornos, que tendría implicaciones clínicas como una mayor gravedad de los
síntomas y peores resultados en el tratamiento cuando estos diagnósticos aparecen juntos.

BREVE HISTORIA CLÍNICA
Motivo de consulta
Se presenta el caso de una chica de 17 años de edad, que acude a consulta por su baja
tolerancia a la frustración, dificultad para controlar sus impulsos, agresividad, consumo
continuado de sustancias y tendencia a implicarse en relaciones destructivas. Acude por
recomendación de una educadora, que destaca estado de ánimo deprimido y dependencia de
sustancias.
Antecedentes personales
Entre los antecedentes personales a destacar se encuentra la obesidad infantil. Como
consecuencia de esto la paciente describe experiencias de acoso escolar en el colegio que han
marcado su niñez.
Por otro lado, la paciente describe un episodio traumático de abuso sexual por parte de un
vecino cuando tenía 7 años de edad, del que nunca antes había hablado y por el cual no pidió
ayuda a sus padres.
En la adolescencia tuvo una primera relación de pareja en la que vivió episodios compatibles
con violencia de género. El chico la menospreciaba y hacía sentir un objeto, no dudando en
utilizar la fuerza para imponer su criterio en la relación.
La paciente se inició en el consumo de sustancias a temprana edad (15 años), haciendo un uso
abusivo y continuado de cannabis, cocaína y ansiolíticos entre otras sustancias. Ella misma
reconocía que el consumo tenía el propósito de evadirse de la realidad y tolerar el malestar
generado en otros ámbitos de su vida.

 

Antecedentes familiares
En general, tenemos poca información sobre los antecedentes familiares, sobre todo porque la
familia no se ha mostrado muy disponible en el proceso terapéutico. Conocemos que el padre
ha tenido y tiene problemas de abuso de sustancias (cannabis y cocaína), que la familia
intenta ocultar, pero afecta a la economía familiar.
También es un dato relevante en el caso, que ambos padres tienen conflictos manifiestos con
sus familias de origen. Esto nos da información sobre el funcionamiento y las estrategias de
resolución de problemas que utilizan sus progenitores. Todo ello ha influenciado que la
paciente crezca en un entorno invalidante que utiliza la coerción y agresión como forma de
hacer cumplir las normas.
Enfermedad actual
La paciente de 17 años de edad, acude para valoración y posibilidad de intervención
psicológica por recomendación de una educadora social. Se trata de una chica con alta
inestabilidad emocional, frecuentes crisis de ansiedad/ ira ante pequeñas frustraciones del día
a día y con un alto grado de malestar, apreciable en su estado de ánimo y conductas
autolesivas.
Es la menor de tres hermanas, nacida en una familia de nivel sociocultural bajo y entorno
desfavorecido.
A nivel social, tiene un funcionamiento muy polarizado. Por un lado, tiende a ser una chica con
mucha necesidad de cariño y aceptación, que la hace vulnerable e influenciable frente a su
grupo de iguales. Por otro lado también se caracteriza por una actitud defensiva y agresiva
ante la mínima sensación de inferioridad o pérdida de control.
En las relaciones con los chicos tiende a ser poco selectiva, manifestando una promiscuidad
excesiva, que lleva a la práctica manteniendo encuentros sexuales con un gran número de
chicos. Estas relaciones superficiales y sexualizadas están claramente marcadas por su primer
contacto con ello, en el abuso sexual sufrido hace 10 años, y su primera relación de pareja,
que tenía un funcionamiento destructivo.
Actualmente presenta un consumo de cocaína, ansiolíticos y cannabis diario, que la hace estar
más alterada, pasar demasiado tiempo en la calle exponiéndose a situaciones de riesgo, y
estar involucrada en actividades delictivas como peleas callejeras o pequeños hurtos.

Exploración funciones psíquicas
Durante la valoración psicopatológica, la paciente se muestra consciente y orientada en las
tres esferas. Buena apariencia física, aseada y cuidada. Su actitud es colaboradora,
complaciente y con necesidad de agradar. Funciones básicas conservadas. sueño y apetito
conservados. Estado de ánimo bajo, desesperanza, apatía. Alta irritabilidad. Afectividad
congruente con situación estresante. Bajo control de impulsos y agresividad ocasional.
Contacto algo manipulador. Abandono de consumo de sustancias al inicio de la exploración.

TRAUMA Y ADICCIONES: A PROPOSITO DE UN CASO

Conductas autolesivas presentes. No presenta ideas de muerte activas. Poca consciencia de
enfermedad. Bajo insight. juicio de realidad conservado.
Exploraciones complementarias
-Cuestionario para Experiencias Traumática (TQ). Se trata de un instrumento sencillo de
cribado de situaciones traumáticas y sintomatología de trastorno de estrés Postraumático
(TEPT). El análisis de las respuestas de la paciente nos indica que ha vivido más de tres
situaciones traumáticas de distinto tipo, y que en la actualidad manifiesta síntomas relativos a
una alta activación emocional en relación a estas experiencias.

PROCESO DIAGNÓSTICO
Diagnóstico definitivo
Tras la exploración clínica que se realiza, la paciente presenta una sintomatología compatible
con el trastorno de Inestabilidad Emocional de la personalidad (F60. 3) y trastorno mental y
del comportamiento debido al consumo de cannabis y cocaína (F12, F14).
Diagnóstico diferencial
A pesar de la clara relación existente entre su psicopatología clínica y las situaciones
traumáticas vividas en el pasado, la paciente en la actualidad no manifiesta sintomatología de
reexperimentación y evitación conductual como para cumplir los criterios del trastorno de
Estrés Postraumático. Sin embargo, sí que podemos observar una clara relación de las
vivencias traumáticas pasadas, y el nivel de activación emocional y dinámica relacional con las
que funciona la paciente en la actualidad.

TRATAMIENTO PSICOTERAPÉUTICO
Se realiza una intervención psicológica desde una perspectiva de la terapia basada en el
Trauma, integrando alguna de las técnicas de la terapia Dialectico Conductual junto a
estrategias motivacionales. Los objetivos que han guiado la intervención han sido facilitar
recursos para fomentar la autorregulación y reflexividad, favorecer el reconocimiento de
emociones, elaborar e integrar el trauma dentro de su historia y buscar estrategias para
tolerar el malestar que sustituyan al consumo de sustancias.
El proceso terapéutico ha estado formado por los siguientes objetivos específicos:

Dotar de significado a la experiencia para poder integrarla: el valor del testimonio.

En las víctimas postraumáticas considerar los síntomas de modo independiente a las causas
que los generaron puede resultar alienante. Por eso el testimonio constituye una
herramienta terapéutica básica en aquellas personas motivadas para ello.

 En nuestro caso este objetivo resultó especialmente importante, puesto que la paciente
nunca había verbalizado las situaciones traumáticas. Para ello fué imprescindible establecer
una relación terapéutica de confianza, donde la paciente se sintiera segura en el vínculo
con la terapeuta. A través de la línea de vida pudimos ir explorando y elaborando las

TRAUMA Y ADICCIONES: A PROPOSITO DE UN CASO

diferentes experiencias que habían sido significativas en su historia y que daban sentido a
como se sentía y a cómo funcionaba en el momento actual.

 Restablecer los vínculos.

 Paralelamente se han dedicado espacios a trabajar con el núcleo familiar en su conjunto.
Desde este enfoque más sistémico se ha intentado reparar el vínculo con sus padres
favorecido la comunicación asertiva, la expresión de emociones y favoreciendo la
comprensión y validación emocional de ambas partes.

 Regulación de emociones

Para conseguir este objetivo ha sido necesario trabajar los siguientes puntos:
a) Identificar y etiquetar las emociones, es decir, aprender a observar y describir las
emociones y los contextos en los que se dan.
b) Identificar obstáculos para el cambio emocional, analizando mediante análisis funcional las
contingencias que refuerzan las emociones problemáticas.
c) Reducir la vulnerabilidad emocional a corto y largo plazo mediante el cambio de hábitos
disfuncionales y la puesta en práctica de hábitos saludables.
d) Incrementar la ocurrencia de acontecimientos emocionales positivos a corto plazo mediante
la programación y realización de actividades placenteras y, a largo plazo, mediante la
programación de actividades ligadas a metas dirigidas por valores.

 Favorecer reflexividad y control de impulsos

A través de la psicoeducación y el análisis de situaciones pasadas, la paciente ha ido
adquiriendo mayor capacidad de análisis e insight. Esto mejora su capacidad de toma de
decisiones, agilizando la resolución de problemas al dejar a un lado la emoción y valorar los
pros y contras antes de actuar.

 Tolerar el malestar

Se ha trabajado desde un enfoque de la terapia Dialectico Conductual. Estas estrategias nos
han servido para sobrevivir a las crisis emocionales extremas. Se trataba de fomentar la
aceptación del sufrimiento, de ser capaz de tolerar lo que estaba ocurriendo en aquellas
ocasiones en las que es muy difícil que la situación cambie en ese momento sin recurrir al
consumo de sustancias ni a la autolesión. Entre las tácticas de tolerancia del malestar se han
incluido la distracción o estrategias para mejorar el momento.

EVOLUCIÓN
La evolución del caso ha sido favorable puesto que la paciente ha logrado estabilizar su
conducta, mejorando su capacidad de introspección y poniendo en marcha estrategias de
regulación emocional, una vez que va integrando las experiencias traumáticas vividas y
elaborando su propia historia.

TRAUMA Y ADICCIONES: A PROPOSITO DE UN CASOParalelamente realiza un tratamiento de deshabituación de sustancias. Esto ha sido posible
después de realizar intervenciones motivacionales que han posicionado a la paciente en una
fase contemplativa y de acción frente al cambio.

ACTUALIZACIÓN DE LA EVIDENCIA CIENTÍFICA ACTUAL SOBRE trauma Y ADICCIONES
En el último tiempo, los estudios están orientados a investigar si tratamientos protocolizados
con evidencia empírica en el tratamiento del TEPT, como es el protocolo estándar de EMDR
(Exposición mediante Reprocesamiento de Movimientos Oculares), pueden ser exitosos en
pacientes dependientes crónicos. Desde este planteamiento se espera que el reprocesamiento
de los recuerdos traumáticos con EMDR conlleve cambios apreciables en los síntomas de la
adicción.

BIBLIOGRAFÍA
1. Béatrice Perez-Dandieu, M. S. Wª. & Géraldine Tapia, Ph. D. El tratamiento del trauma en
Adicciones con EMDR: Un Estudio Piloto. Journal of Psychoactive Drugs, 2014; Volume
46(4).
2. Davidson, J R T, Hughes, D G, Blazers. Traumatics experiences in psyquiatric patiens. J
Trauma Stress, 1990; 3: 459-475.
3. Linehan M. (2003) Manual de tratamiento de los trastornos de personalidad límite.
4. Miller W. , Rollnick S. (2015) La entrevista motivacional: Ayudar a las personas a cambiar.
5. Pérez Sales, P. Reconceptualizar la psicología del trauma desde los recursos positivos: una
visión alternativa.

XIX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www. interpsiquis. com- abril 2018. Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar