PUBLICIDAD
Última actualización web: 05/12/2022

Disfunciones cognitivas y su tratamiento.

Autor/autores: Anabel Martínez-Arán
Fecha Publicación: 01/01/2002
Área temática: Trastorno Bipolar .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Las disfunciones cognitivas en el trastorno bipolar han recibido escasa atención y han sido poco estudiadas en comparación con otros trastornos psiquiátricos. Los esfuerzos terapéuticos se han concentrado mucho más en los aspectos clínicos de la enfermedad a pesar de que un grupo considerable de pacientes bipolares manifiesta disfunciones cognitivas persistentes incluso en estado de eutimia.

Existen diversos factores que pueden asociarse a las alteraciones cognitivas de estos pacientes como la cronicidad, la frecuencia de recaídas, la presencia de sintomatología subclínica o el tratamiento farmacológico, entre otros. Las investigaciones más recientes plantean la posibilidad de actuar de forma directa o indirecta sobre las disfunciones cognitivas a través de tratamientos farmacológicos más eficaces así como intervenciones psicológicas que ayuden a mejorar dichas disfunciones.

Palabras clave: Disfunciones cognitivas, Rehabilitación neuropsicológica, Trastorno bipolar, Tratamiento farmacológico


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-1913

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Disfunciones cognitivas y su tratamiento.

(Cognitive dysfunctions in bipolar disorder and their treatment. )

Anabel Martínez-Arán, Antonio Benabarre.

Programa de Trastornos Bipolares. IDIBAPS, Institut de Psiquiatria i Psicologia Clínica, Barcelona Stanley Foundation Research Center, hospital Clínic, Universidad de Barcelona.

PALABRAS CLAVE: trastorno bipolar, Disfunciones cognitivas, rehabilitación neuropsicológica, tratamiento farmacológico.

(KEYWORDS: Disorder, Cognitive dysfunctions, Neuropsychological rehabilitation, Pharmacological treatment. )

 

Resumen

Las disfunciones cognitivas en el trastorno bipolar han recibido escasa atención y han sido poco estudiadas en comparación con otros trastornos psiquiátricos. Los esfuerzos terapéuticos se han concentrado mucho más en los aspectos clínicos de la enfermedad a pesar de que un grupo considerable de pacientes bipolares manifiesta disfunciones cognitivas persistentes incluso en estado de eutimia. Existen diversos factores que pueden asociarse a las alteraciones cognitivas de estos pacientes como la cronicidad, la frecuencia de recaídas, la presencia de sintomatología subclínica o el tratamiento farmacológico, entre otros. Las investigaciones más recientes plantean la posibilidad de actuar de forma directa o indirecta sobre las disfunciones cognitivas a través de tratamientos farmacológicos más eficaces así como intervenciones psicológicas que ayuden a mejorar dichas disfunciones.

Abstract

Cognitive dysfunctions have been scarcely studied in bipolar disorder compared to other psychiatric disorders. Therapeutic efforts have been focused more on clinical issues, despite persistent cognitive deficits showed by a significant subgroup of bipolar patients, even in euthymic state. Several factors have been associated to cognitive impairment such as chronicity, frequency of relapses, subclinical symptomatology, and pharmacological treatment, among others. Recent research suggest the possiblility of directly or indirectly acting on cognitive dysfunctions through more effective pharmacological treatments and psychological interventions, which may help to improve these dysfunctions.



Introducción

A pesar de que son escasos los estudios que han centrado su atención en los aspectos neuropsicológicos del trastorno bipolar, progresivamente se está incrementando el interés por el papel que juegan las funciones cognitivas en esta enfermedad. En otros trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia se ha observado que la presencia de déficit cognitivos persistentes parece influir en el funcionamiento psicosocial de los pacientes (Carpenter y Strauss, 1991).

Existe controversia entre los autores respecto a las funciones cognitivas que están alteradas durante los episodios de la enfermedad (tipo maníaco, hipomaníaco, depresivo y mixto) y cuáles de estas disfunciones persisten en estado de remisión clínica (Murphy y Sahakian, 2001; Bearden et al, 2001).

Las discrepancias en las conclusiones de las diferentes investigaciones se deben principalmente a la existencia de notables limitaciones metodológicas (Martínez-Arán et al, 1998; 2000).

Aunque son numerosos los estudios que han evaluado el funcionamiento cognitivo en pacientes depresivos, pocos han distinguido entre depresiones unipolares y bipolares. Por otra parte, todavía es más infrecuente encontrar estudios que exploren funciones cognitivas durante los episodios maníacos o mixtos (Morice et al, 1990; Goldberg et al, 1993; Dupont et al, 1995; Sax et al, 1995; 1999), precisamente por la dificultad que comporta evaluar a los pacientes en estos estados. Generalmente los pacientes maníacos o mixtos se han utilizado como grupo control en estudios cuyo interés se centraba en la esquizofrenia. Por otra parte, la mayoría de las muestras mezclan pacientes bipolares, en diferentes episodios (Gruzelier et al, 1988; Rund et al, 1992; Kemp y David, 1996 ).

Inferior es la productividad científica respecto a la exploración neuropsicológica en pacientes bipolares eutímicos (Sapin et al, 1987; Waddington et al, 1989; Coffman et al, 1990; Paradiso et al, 1997; van Gorp et al, 1998, 1999; Kessing, 1998; Ferrier et al, 1999; Reinares et al, 2000), y prácticamente no hallamos investigaciones que realicen seguimientos longitudinales (Mojtabai et al, 2000), ya que como máximo se explora al paciente en fase aguda y cuando se inicia la remisión del cuadro. Altshuler (1993) señala la existencia de déficit cognitivos persistentes en un 32% de pacientes bipolares a pesar de hallarse en estado de remisión y de los recursos terapéuticos disponibles.


Disfunciones cognitivas y trastorno bipolar

Atención

Disponemos de escasa información acerca de las disfunciones atencionales en las diferentes fases de la enfermedad, aunque sabemos que aproximadamente tres cuartas partes de los pacientes bipolares presentan alteraciones de la atención durante los episodios agudos (Goodwin y Jamison, 1990). Se han hallado disfunciones atencionales fundamentalmente en medidas de atención selectiva y sostenida utilizando, por ejemplo, el test de Stroop (Golden, 1978) y el Continuous Performance Test (CPT; Rosvold, 1956) respectivamente (Coffman et al, 1990; Goodwin y Jamison, 1990; Goldberg et al, 1993).

Se ha observado que la ejecución del CPT correlaciona con el volumen de las estructuras prefrontal e hipocampal en maníacos (Sax et al, 1999). Los pacientes bipolares eutímicos suelen mostrar un rendimiento adecuado en pruebas de atención selectiva (van Gorp et al, 1998), no obstante otros estudios sugieren que los déficit persisten en pacientes depresivos 6 meses después del alta hospitalaria a pesar de la mejoría clínica (Trichard et al, 1995).

Probablemente las alteraciones atencionales sean estado-dependiente de manera que puede constituir una medida adicional de mejoría clínica (Partiot et al, 1994; Thomas et al, 1997; Sax et al, 1998), aunque quizás los déficit atencionales, especialmente cuando se trata de dificultades para concentrar la atención, sean persistentes en un grupo considerable de pacientes bipolares que presentan quejas cognitivas subjetivas.

memoria

Los hallazgos respecto a los procesos mnésicos en pacientes bipolares son contradictorios, principalmente debido a problemas metodológicos como la heterogeneidad de las muestras y los métodos de evalución (Martínez-Arán et al, 2000). Básicamente los estudios realizados se han centrado en el funcionamiento mnésico en la depresión (Calev et al, 1999). Los pacientes afectivos suelen caracterizarse por alteraciones de la memoria declarativa o explícita (directamente accesible a la conciencia, relacionada con hechos y datos adquiridos a través del aprendizaje) mientras que la no declarativa o implícita (que incluye un grupo heterogéneo de habilidades de aprendizaje: destrezas, hábitos, facilitación, condicionamiento clásico simple y aprendizaje o asociativo) suele permanecer intacta. Algunas de las disfunciones mnésicas son el resultado de una pobre codificación de la información como consecuencia de problemas atencionales y de concentración. Por otra parte, las alteraciones de memoria pueden ser debidas a dificultades en la organización de la información de manera significativa de modo que se facilite su evocación posterior. Por esta razón podría entenderse que los pacientes deprimidos muestren un rendimiento mejor en tareas que requieren memoria de reconocimiento (p. e. decidir si una palabra había sido previamente presentada o no) que en aquellas tareas que exigen un recuerdo espontáneo (p. e. recordar una lista de palabras o una breve historia) (Calev y Erwin, 1985). En muchas ocasiones las dificultades para recordar están asociadas a déficit motivacional y al esfuerzo que implicaría tener que buscar y utilizar claves adecuadas para recuperar información. Los problemas en el recuerdo de material verbal de manera libre o espontánea podrían explicarse, en gran parte, por las dificultades en la planificación y mantenimiento de estrategias de recuerdo o procesos que deprenderían de funciones ejecutivas. Asímismo se han hallado alteraciones en la memoria verbal y visual en pacientes melancólicos en remisión, lo que sugiere que estos déficit pueden constituir más un rasgo que una característica propia del estado depresivo (Marcos et al, 1994).

Van Gorp et al (1998; 1999) estudiaron la memoria verbal en pacientes bipolares eutímicos (con y sin dependencia de alcohol) a través del test de aprendizaje verbal de California (Delis et al, 1987) y observaron que aprendían y recordaban menos palabras que los sujetos controles, tanto respecto al recuerdo libre como guiado; de manera que algunos déficit mnésicos parecen persistir en estado de remisión. Otros autores han hallado resultados similares con pacientes bipolares eutímicos (Ferrier et al, 1999; Wilder-Willis et al, 2001). El consenso es que en la mayoría de pacientes deprimidos la memoria episódica está alterada. En pacientes eutímicos, sintomatología subclínica de tipo depresivo puede estar influyendo en las disfunciones mnésicas (Kessing, 1998; Ferrier et al, 1999).

lenguaje

algunos autores han sugerido que la fluidez verbal puede mejorar cuando el paciente se recupera de un episodio depresivo (Trichard et al, 1995). En pacientes bipolares relativamente estables las alteraciones en la comunicación pueden estar ligadas a un peor rendimiento en tareas que implican formación de conceptos y fluidez verbal, mientras que en el caso de pacientes esquizofrénicos estarían más relacionadas con procesos de atención y “working memory” (Docherty et al, 1996). No obstante, las discrepancias se dan incluso en el estudio de pacientes bipolares eutímicos, puesto que van Gorp et al (1998) no hallaron diferencias significativas en la fluidez verbal entre bipolares y controles sanos, mientras que Ferrier et al (1999) encontraron un bajo rendimiento en bipolares estables; como veremos más adelante, dichas discrepancias prodrían estar relacionadas con la presencia de sintomatología subsindrómica depresiva (Martínez-Arán et al, 2000). Las alteraciones en la comunicación por parte de pacientes bipolares suelen ser semejantes a los errores normales o comunes en la comunicación, pero más frecuentes y marcados en relación al estado de ánimo.

Funcionamiento psicomotor

Respecto a la depresión melancólica vs no melancólica, los pacientes melancólicos suelen mostrar enlentecimiento psicomotor conforme se incrementan las demandas de la tarea (Cornell et al, 1984; Hickie, 1996).

Este tipo de déficit es generalmente reversible con la remisión del episodio depresivo y puede implicar estructuras subcorticales. El enlentecimiento psicomotor puede asociarse a la presencia de pensamiento rumiativo característico de la depresión endógena que podría repercutir en la velocidad de procesos cognitivos y motores. No obstante, existen otros factores que pueden influir, como las motivaciones o el efecto del tratamiento farmacológico, p. e. el litio o los antipsicóticos.

Los estudios realizados con pacientes maníacos ofrecen resultados equívocos. La distraibilidad podría afectar la rapidez en medidas de funcionamiento psicomotor (Sackeim y Steif, 1988). La velocidad psicomotriz medida mediante tareas como el test de trazos (Reitan, 1958) parece estar dentro de la normalidad en pacientes eutímicos, lo que sugiere que el enlentecimiento psicomotor es estado-dependiente (Paradiso et al, 1997; Van Gorp et al, 1998) y probablemente está relacionado con la alteración de los procesos atencionales.


Función ejecutiva

Existen discrepancias respecto a si al funcionamiento ejecutivo estaría o no alterado en pacientes bipolares. La disfunción del córtex prefrontal se ha asociado frecuentemente a alteraciones en la función ejecutiva, lo que implica dificultades en la capacidad de planificación y en la flexibilidad cognitiva principalmente. Mientras que en estudios con pacientes esquizofrénicos los hallazgos respecto a la existencia de disfunciones ejecutivas son más consistentes, no sucede lo mismo en el caso del trastorno bipolar (Martínez-Arán et al, 2002). Morice (1990) no halló diferencias entre pacientes maníacos y esquizofrénicos en el test de clasificación de tarjetas de Wisconsin (WCST; Heaton 1981), sugiriendo que la inflexibilidad cognitiva y las disfunciones prefrontales no son específicas de la esquizofrenia. Sin embargo, Goldberg et al (1993) señalaron que los pacientes bipolares en fase aguda obtuvieron un mejor rendimiento en el WCST que los esquizofrénicos, aunque no utilizaron un grupo control de sujetos sanos. Tam et al (1999), a través de una versión informatizada del WCST, observaron que el funcionamiento ejecutivo estaba gravemente alterado en pacientes esquizofrénicos y sólo moderadamente afectado en bipolares. Hallazgos recientes apuntan a un peor rendimiento en el WCST en pacientes bipolares eutímicos que en controles sanos respecto al número de categorías completadas y número de errores perseverativos, mientras que no se hallaron alteraciones en otros tests de función frontal como el Test de trazos, FAS o el Test de Stroop (van Gorp et al, 1998). No obstante, Ferrier et al (1999) sí encontraron alteraciones en el Test de trazos, FAS y la Torre de Londres en pacientes en remisión. Las alteraciones en fluidez verbal parecen ser más notables en pacientes depresivos bipolares comparados con unipolares, sugiriendo disfunción frontal (Borkowska y Rybakowski, 2001).

Los resultados de algunos estudios sugieren que los déficit ejecutivos no están presentes al inicio de la enfermedad pero aparecen a lo largo del curso de ésta y pueden incluso confundirse con la cronicidad del trastorno. No existen estudios longitudinales, pero es probable que los déficit mejoren si el paciente se mantiene estable con el paso del tiempo (Bulbena y Berrios, 1993; McGrath et al, 1997).


¿Cómo pueden influir diferentes factores en las disfunciones cognitivas?

neurodesarrollo

Probablemente algunas disfunciones cognitivas están presentes antes de la manifestación clínica de la enfermedad aunque son muy escasos los estudios que han investigado a población de alto riesgo para padecer un trastorno bipolar. Cornblatt et al (1989; 1992) han observado déficit atencionales en hijos cuyos padres padecían trastornos afectivos, aunque la magnitud de estos déficit es inferior a la que presentaban niños con riesgo de padecer esquizofrenia. Gourovitch et al (1999) también ha encontrado disfunciones cognitivas leves en gemelos monozigóticos no afectados por el trastorno bipolar. No obstante, es necesario investigar poblaciones de alto riesgo para llegar a resultados más concluyentes.

sintomatología subsindrómica

Muchos pacientes bipolares no están totalmente asintomáticos a pesar de seguir un tratamiento adecuado (Fava 1996; 1997; 1999). Con frecuencia se describe a los pacientes como asintomáticos o eutímicos cuando en realidad muchos de ellos suelen presentar fluctuaciones subsindrómicas que influyen en su nivel de funcionamiento general (Kessing, 1998; Fava et al, 1999). En ocasiones los síntomas subclínicos se confunden con síntomas negativos (abulia, anhedonia, apatía. . . ) y parecen estar correlacionados con un mal ajuste psicosocial (Bawens et al, 1991) y con disfunciones cognitivas (Kessing, 1998; Martínez-Arán et al, 2000). Uno de los problemas esenciales es la dificultad para evaluar las fluctuaciones subsindrómicas mediante instrumentos adecuados (Martínez-Arán et al, 2001; 2002).

Cronicidad

La duración de la enfermedad puede estar asociada a disfunciones cognitivas en pacientes bipolares (Johnstone et al, 1985). Los déficit cognitivos hallados parecen estar ligados al número de episodios (Kessing, 1998) y probablemente los de tipo maníaco pueden causar mayores alteraciones neuropsicológicas (Morice et al, 1990; Altshuler et al, 1993; van Gorp et al, 1998) y que éstas sean persistentes (McKay et al, 1995). Por este motivo resulta imprescindible prevenir recaídas y, por tanto, un buen manejo terapéutico a largo plazo.

Factores hormonales

La hipercortisolemia, que puede darse en los episodios agudos de la enfermedad, puede afectar al hipocampo incluso cuando el paciente se ha recuperado de la recaída. Esta disfunción del hipocampo podría explicar, en parte, el rendimiento alterado en algunas medidas neuropsicológicas de aprendizaje y memoria declarativa (Altshuler, 1993; van Gorp et al, 1998). Prohaska et al (1996) también advirtieron que aquellos pacientes tratados con litio que presentaban hipotiroidismo subclínico rendían peor en pruebas de aprendizaje y memoria que los que no presentaban alteraciones tiroideas. Tremont y Stern (1997) obtuvieron resultados similares y observaron que los efectos adversos cognitivos podían mejorar añadiendo al tratamiento tiroxina. La relación entre factores hormonales y disfunciones cognitivas debería estudiarse más detenidamente. Tanto las disfunciones cognitivas como las alteraciones neurobiológicas que subyacen al estado de eutimia pueden constituir marcadores de vulnerabilidad para una recaída (Fava, 1999; Vieta et al 1997; 1999).

tratamiento farmacológico

El papel de la medicación en las alteraciones neuropsicológicas es poco conocido debido, en gran parte, a que en pocas ocasiones se ha controlado el impacto que puede causar el tratamiento en el funcionamiento cognitivo de los pacientes. Por otra parte, resulta díficil evaluar su influencia cuando se trata de pacientes polimedicados y además reciben dosis diferentes. La gran parte de los estudios se han llevado a cabo con muestras de pacientes esquizofrénicos y son prácticamente nulos con muestras de bipolares.

 

Respecto a los estabilizadores del estado de ánimo, se ha sugerido que el litio puede comportar problemas mnésicos y enlentecimiento psicomotor (Ananth et al, 1987; Shaw et al, 1987; Honig et al, 1999). Otros eutimizantes como la carbamazepina o el valproato pueden producir problemas de concentración (APA, 1994; Gastó et al, 1997). No obstante, se han encontrado algunos indicios de que pueden mejorar algunos aspectos atencionales con carbamazepina (Thompson y Trimble, 1982).

Los neurolépticos, antidepresivos y antiparkinsonianos parecen influir también en el rendimiento neuropsicológico (Martínez-Arán et al, 1998). Aunque el tratamiento con neurolépticos a largo plazo puede mejorar dicho rendimiento, existen algunas evidencias de que puede ser más pobre cuando el paciente recibe altas dosis de antipsicóticos o anticolinérgicos, respecto a pruebas de memoria verbal o de atención (Donnelly et al, 1982; Spohn y Strauss, 1989; Cassens et al, 1990). La mayoría de estudios sobre neurolépticos que han analizado pacientes esquizofrénicos han concluído que es la propia enfermedad, más que el tratamiento antipsicótico, la responsable de los déficit cognitivos. Respecto a los antidepresivos tricíclicos , los resultados tienden a señalar que mejora en general la función cognitiva a pesar de que pueden tener ciertos efectos adversos sobre la memoria (Gold et al, 1991). Deptula y Pomara (1990) han criticado el hecho de que las investigaciones realizadas con antidepresivos han utilizado muestras pequeñas, no se ha especificado el diagnóstico de manera correcta o bien se han utilizado baterías neuropsicológicas inadecuadas; los inhibidores selectivos han sido menos estudiados.

Otros factores

El abuso o dependencia de sustancias puede empeorar claramente el curso de la enfermedad (Hartman, 1995).

El efecto de otras variables como la conciencia de enfermedad, la adherencia al tratamiento o las enfermedades comórbidas, por ejemplo, deberían ser estudiadas, así como los rasgos de personalidad. El análisis de la relación entre dichas variables y el rendimiento neuropsicológico debería ser bidireccional; por ejemplo, convendría discernir si un mal cumplimiento de la medicación predispone a las alteraciones cognitivas o, por el contrario, las disfunciones cognitivas favorecen el mal cumplimiento (Colom et al, 2000).


¿Podemos tratar las disfunciones cognitivas en el trastorno bipolar?

Un grupo considerable de pacientes se quejan de dificultades cognitivas en la práctica clínica, no tan sólo durante los períodos activos de la enfermedad sino también en los de remisión. A pesar de las evidencias clínicas no se ha investigado la posibilidad de incluir en el tratamiento de los pacientes estrategias que permitan reducir o mejorar las disfunciones cognitivas.

¿Es útil la rehabilitación neuropsicológica?

No disponemos de ningún estudio que haya aplicado programas de rehabilitación para el trastorno bipolar, a pesar de que algunos pacientes bipolares podrían beneficiarse de la aplicación de estrategias de rehabilitación para mejorar las alteraciones cognitivas.

Las disfunciones cognitivas observadas en pacientes bipolares y esquizofrénicos parecen ser cualitativamente similares aunque cuantitativamente más marcadas en estos últimos. Los programas de rehabilitación aplicados a pacientes esquizofrénicos o con traumatismos craneoencefálicos podrían ser útiles en bipolares, aunque probablemente sujetos a algunas modificaciones. Hasta la fecha, se han obtenido hallazgos contradictorios con respecto a la eficacia y la duración de los efectos beneficiosos de la rehabilitación cognitiva en pacientes esquizofrénicos.

Otro de los problemas sería si los resultados de la rehabilitación neuropsicológica pueden generalizarse a niveles más complejos de funcionamiento. Estudios recientes apoyan las posibilidades de la rehabilitación en pacientes esquizofrénicos (Spaulding et al, 1999; Wykes et al, 1999; Penadés et al, 2001). Por otra parte, deberían investigarse más detalladamente las posibilidades de los programas informatizados de rehabilitación (Waters and Ellis, 1999).

Las intervenciones cognitivas en la esquizofrenia han intentado mejorar fundamentalmente las disfunciones atencionales, mnésicas o ejecutivas, entre otras funciones (Brenner et al, 1999; Morice & Delahunty, 1996; Spaulding et al, 1994). Pero, ¿cómo podrían aplicarse estas intervenciones a los pacientes bipolares?

atención

Las disfunciones atencionales constituyen un objetivo relevante en algunos bipolares eutímicos. Según Corrigan & Yudofsky (1999), el feedback o refuerzo contingente no sólo mejora la función atencional sino que también aumenta la capacidad para procesar la información globalmente. Algunos programas de rehabilitación incorporan tareas computerizadas de dificultad gradual. Pacientes con lesiones cerebrales e incluso pacientes esquizofrénicos parecen beneficiarse del entrenamiento pero la generalización a otro tipo de tareas no está clara. Por otra parte, la repetición, que consiste en ejercicios repetitivos, como estrategia no parece ser muy útil para mejorar los déficit atencionales. Las futuras estrategias de rehabilitación deberían centrarse en subtipos específicos de atención (Robertson, 1999).

memoria

Si los pacientes bipolares, al igual que los esquizofrénicos, carecen de habilidades de organización que faciliten tanto los procesos de adquisición como de recuperación de información esenciales para el recuerdo, probablemente el uso de estrategias compensatorias podrá mejorar esta dificultad. En consecuencia, el objetivo de la mayoría de técnicas compensatorias debería ser incrementar la profundidad del procesamiento de la información que ha de recordarse; lo que implica centrarse en problemas específicos y en una mayor elaboración del material a codificar, a través de estragias semánticas. Otras estrategias útiles pueden ser el uso de instrucciones específicas para mejorar el aprendizaje y el recuerdo, imágenes visuales para asociar palabras, asociaciones lógicas y metafóricas, codificación dual (uso de dos métodos en lugar de uno para un aprendizaje más eficiente), resúmenes o esquemas. Otro sistema sería utilizar ayudas externas como listas, calendarios, agendas u ordenadores. Las necesidades y preferencias del paciente han de tenerse en cuenta, de forma individualizada, puesto que no todos tienen que obtener el mismo beneficio de cada técnica propuesta (Wilson, 1999).


Funciones ejecutivas

Un porcentaje significativo de pacientes bipolares comete errores perseverativos en el test de Wisconsin, lo que sugiere alteraciones en la flexibilidad cognitiva. Los neuropsicólogos se han interesado por la posibilidad de mejorar el rendimiento en el WCST a través de instrucciones específicas y del refuerzo contingente (Tompkins et al, 1995; Wykes et al, 1999). En la esquizofrenia, la ejecución del test puede mejorar pero esto no implica necesariamente mayor flexibilidad cognitiva o capacidad para solucionar problemas. Por esta razón, la rehabilitación debe incluir un entrenamiento en estrategias de planificación y programación de acciones o respuestas más variadas (Mateer, 1999).

En resumen, deberían incluirse estrategias que permitan una generalización a aspectos de la vida cotidiana y, por tanto, un mejor funcionamiento global. Así pues, pueden ser útiles técnicas que permitan una elaboración semántica de la información para facilitar el aprendizaje y el recuerdo, técnicas de visualización para asociar palabras (lógicas, metafóricas. . . ), uso de resúmenes, esquemas, repetición, pistas o indicios para recuperar la información, ayudas externas (agenda, calendario, listas, etc). . . . En cualquier caso, es conveniente aplicar estrategias de manera individualizada, en función de las necesidades y déficit del paciente.

¿De qué otras maneras puede intervenir el psicólogo?

Un enfoque flexible implicaría una aproximación cognitiva y conductual que incluya el entrenamiento o aprendizaje de técnicas de resolución de problemas, de autoinstrucciones, imaginación o incluso de relajación, con la finalidad de ampliar las habilidades del paciente para afrontar síntomas persistentes e indirectamente déficit atencionales o mnésicos. La terapia cognitivo-conductual debería contemplarse como una manera de aumentar el bienestar y mejorar el funcionamiento general del paciente (Fava, 1996; Colom et al, 1998; Basco y Rush, 1996; Bauer et al, 1996). El tratamiento psicológico puede potenciar, como se ha observado en la esquizofrenia, el efecto de la medicación con el fin de intervenir sobre síntomas persistentes como se ha señalado anteriormente.

El tratamiento farmacológico ¿puede mejorar las disfunciones cognitivas?

A pesar de que el tratamiento psiquiátrico se ha focalizado más en los síntomas clínicos que en las disfunciones cognitivas (Jaeger y Berns, 1999), las investigaciones actuales están comenzando a preocuparse por buscar nuevos tratamientos que también sean eficaces para tratar los déficit cognitivos. En este sentido, se están estudiando nuevos antiepilépticos para evaluar sus efectos beneficiosos sobre la función cognitiva respecto a otros eutimizantes.

Del mismo modo han comenzado a compararse antidepresivos tricíclicos y selectivos de recaptación de serotonina en relación al funcionamiento cognitivo. Asimismo, se ha despertado un interés progresivo por los antipsicóticos atípicos, de momento en esudios con muestras de pacientes esquizofrénicos principalmente, ya que la clozapina parece mejorar la atención y la fluidez verbal aunque sus efectos sobre la memoria no están tan claros.

La risperidona, con respecto a neurolépticos convencionales, está demostrando efectos positivos en la “working memory”, la atención y la función ejecutiva, aunque los hallazgos referentes a aprendizaje y memoria son inconsistentes (Sharma, 1999; Reinares et al, 2000). Finalmente, la olanzapina está mostrando evidencias preliminares de mejoría en cuanto al aprendizaje y memoria de material verbal, pero no en otras áreas como la atención, “working memory” o el aprendizaje y memoria visual. Los nuevos antipsicóticos parecen mostrarse superiores a los neurolépticos típicos respecto a la función cognitiva (Meltzer y McGurk, 1999), aunque algunos déficit siguen persistiendo (Keefe et al, 1999).

Los nuevos tratamientos deben demostrar sus efectos beneficiosos sobre la cognición a través de investigaciones en las que se refleje esta mejoría en aspectos sociales y laborales de la vida del paciente (Hawkins et al, 1999; Tohen et al, 2000). Los pacientes bipolares podrían beneficiarse de tratamientos utilizados en el campo de las demencias como el glutamato, aunque por ahora no se han hallado efectos positivos en bipolares (Newcomer et al, 1999); o bien, el donepezilo que se ha investigado en la demencia de Alzheimer para mejorar las dificultades mnésicas (Jacobsen y Comas-Díaz, 1999), y que podría utilizarse en pacientes bipolares resistentes al tratamiento y que muestran disfunciones mnésicas (Burt et al, 1999). Es recomendable, en cualquier caso, evaluar los niveles plasmáticos de litio así como el funcionamiento tiroideo de aquellos pacientes tratados con litio que presentan déficit cognitivos, además de las posibles fluctuaciones subsindrómicas, puesto que en muchos casos reducir la dosis de litio, añadir tiroxina o cambiar el litio por otro eutimizante constituirían posibles soluciones para mejorar estos déficit (Tremont y Stern, 1997; Honig et al, 1999).

El psiquiatra, por tanto, debería plantearse como objetivo conseguir la plena estabilidad del paciente, es decir, buscar el tratamiento ideal para conseguir la remisión completa de los síntomas, sospesando además la importancia de detectar y tratar los déficit cognitivos. Asímismo, la elección de la medicación para tratar los síntomas afectivos debería incluir una valoración de sus ventajas e inconvenientes respecto a sus efectos neuropsicológicos (Vieta et al, 2002 -en prensa).


Conclusiones

Un grupo considerable de pacientes bipolares presenta alteraciones cognitivas persistentes incluso en remisión, lo que significa que las disfunciones cognitivas no sólo se producen durante los episodios de la enfermedad sino que siguen persistiendo una vez ha remitido dicho episodio.

Aproximadamente un tercio de los pacientes bipolares manifiesta disfunciones entre episodios. Las disfunciones cognitivas más frecuentes aparecen en las áreas atencional, mnésica y en ocasiones en la función ejecutiva, y parecen estar asociadas a factores clínicos y farmacológicos, principalmente. No obstante, debería estudiarse con mayor profundidad la influencia de estos y otros factores a través de instrumentos adecuados.

En el futuro las investigaciones deberían centrarse en el seguimiento longitudinal de sujetos que padecen un trastorno bipolar, e incluso debería plantearse también el seguimiento de sujetos con riesgo de manifestar esta enfermedad. No da la impresión, por la literatura revisada, que los déficit empeoren con el paso del tiempo, al menos en la mayoría de los casos. No obstante, la conjunción de técnicas de neuroimagen y evaluaciones neuropsicológicas va adquiriendo progresivamente una mayor relevancia en la identificación de las disfunciones cognitivas y probablemente, como consecuencia, en su tratamiento. Una aproximación a esta enfermedad desde la neuropsicología puede ser útil para identificar marcadores de respuesta al tratamiento, por ejemplo, o para diseñar estrategias específicas de intervención. La rehabilitación neuropsicológica podría aplicarse a pacientes eutímicos o con fluctuaciones subsindrómicas en los que se evidencien disfunciones cognitivas suficientemente intensas o disruptoras como para alterar su funcionamiento social y/o laboral. Además de las posibilidades de la rehabilitación neuropsicológica, probablemente sea muy útil integrar esfuerzos terapéuticos de manera que se apliquen técnicas cognitivo-conductuales y nuevos tratamientos farmacológicos con el fin de aliviar no sólo los síntomas clínicos sino también los déficit cognitivos. Por lo tanto, el tratamiento de las disfunciones cognitivas en pacientes bipolares debería focalizarse precisamente en los beneficios que podrían obtenerse a través de la aplicación de estrategias terapéuticas a la vida cotidiana del paciente.


Bibliografía

1. Albus M, Hubmann W, Wahlheim C, Sobizack N, Franz V, Mohr F. Contrasts in neuropsychological test profile between patients with first-episode schizophrenia and first -episode affective disorders. Acta Psychiatr Scand 1996; 94: 87-93.
2. Altshuler L. Bipolar Disorder: Are repeated episodes associated with neuroanatomic and cognitive changes? Biol Psychiatry 1993; 33: 563-565.
3. American Psychiatric Association. Work Group on Bipolar Disorder. Practice Guideline for the Treatment of Patients with Bipolar Disorder. Am J Psychiatry 1994; 151: 12, Supplement.
4. Ananth J, Ghadirian AM, Engelsmann F. Lithium and memory: A review. Can J Psychiatry 1987; 32: 312-316.
5. Andreasen NJ, Powers PS. Overinclusive thinking in mania and schizophrenia. Br J Psychiatry 1974; 125: 452-456.
6. Andreasen NC, Olsen S. Negative vs positive schizophrenia: Definition and validation. Arch gen Psychiatry 1982; 39: 789-794.
7. Basco MR, Rush AJ. Cognitive-behavioral therapy for bipolar disorder. New York: The Guilford Press, 1996.
8. Bauer M, McBride L. Structured group psychotherapy for bipolar disorder. The life goals program. Nueva York, Springer, 1996.
9. Bauwens f, Tray A, Pardoen d, Vander Elst M, Mendlewicz J. Social adjustment of remitted bipolar and unipolar out-patients. Br J Psychiatry 1991; 159: 239-244.
10. Bearden CE, Hoffman KM, Cannon TD. The neuropsychology and neuroanatomy of bipolar affective disorder : a critical review- Bipolar Disorders 2001; 3: 106-150.
11. Blackburn I. Mental and psychomotor speed in depression and mania. Br J Psychiatry 1975; 132: 329-335.
12. Borkowska A, Rybakowski JK. Neuropsychological frontal lobe tests indicate that bipolar depressed patients are more impaired than unipolar. Bipolar Disord 2001; 3: 88-94.
13. Bradley BP, Mogg K, Williams R. Implicit and explicit memory for emotion-congruent information in clinical depression and anxiety. Behav Res Ther 1995; 33: 755-770.
14. Breslow R, Kocsis J, Belkin B. Memory deficits in depression: Evidence utilizing the Wechsler Memory Scale. Percept Motor Skills 1980; 51: 541-542.
15. Bulbena A, Berrios GE. Pseudodementia: facts and figures. Br J Psychiatry 1986; 148: 87-94.
16. Burt T, Sachs GS, Demopulos C. Donepezil in treatment-resistant bipolar disorder. Biol Psychiatry 1999; 45: 959-64.
17. Calev A, Erwin P. Recall and recognition in depressives: Use of matched tasks. Br J Clin Psychol 1985; 24: 127-128.
18. Calev A, Pollina DA, Fennig S, Banerjee S. Neuropsychology of mood disorders. In: Avraham Calev, D. Phil (ed). Assessment of neuropsychological functions in psychiatric disorders. Washington: American Psychiatric Press, 1999: 67-98.
19. Carpenter WT, Strauss JS. The prediction of outcome in schizophrenia, IV: eleven year follow-up of the Washington IPSS cohort: J Nerv Ment Dis 1991; 179: 517-525.
20. Cassens G, Inglis AK, Appelbaum PS, Gutheil TG. Neuroleptics: effects on neuropsychological function in chronic schizophrenic patients. Schizophr Bull 1990; 16: 477-499.
21. Cipolli C. Symposium: Cognitive processes and sleep disturbances: sleep, dreams and memory: an overview. J Sleep Res 1995: 4: 2-9.
22. Clark L, Iversen SD, Goodwin GM. Sustained attention in bipolar disorder. (envíado).
23. Coffman JA, Bornstein RA, Olson SC, Schwarzkopf SB, Nasrallah HA. Cognitive impairment and cerebral structure by MRI in bipolar disorder. Biol Psychiatry 1990; 27: 1188-1196.
24. Colom F, Vieta E, Martínez A, Jorquera A, Gastó C. What is the role of psychotherapy in the treatment of bipolar disorder? Psychother Psychosom 1998; 67: 3-9.
25. Colom F, Vieta E, Martínez-Arán A, Reinares M, Benabarre A, Gastó C. Clinical factors associated to treatment non-compliance in euthymic bipolar patients. J Clin Psychiatry 2000; 61:549-555.
26. Cornblatt BA, Winters L, Erlenmeyer-Kimling L. Attentional markers of schizophrenia: Evidence from the New York High Risk Study. In: Schulz, SC, and Taminga CA (eds). Schizophrenia: Scientific Progress. New York, NY: Oxford University Press, 1989, 83-92.
27. Cornblatt BA, Lenzenweger MR, Dworkin RH, Erlenmeyer- Kimling L. Childhood attentional dysfunctions predict social deficits in unaffected adults at risk for schizophrenia.
28. Cornell D, Suárez R, Berent S. Psychomotor retardation in melancholic and nonmelancholic depression: Cognitive and motor components. J Abnom Psychol 1984; 93: 150-157.
29. Corrigan PW, Yudofsky SC. Cognitive rehabilitation for neuropsychiatric disorders. Washington: American Psychiatric Press, 1999.
30. Cuesta MJ, Peralta V. Cognitive disorders in the positive, negative in the disorganization schizophrenic syndromes. Psychiatry Res 1994; 58: 227-235.
31. Danion JM, Kauffmann F, Grange D, Zimmerman MA. Affective valence of words, explicit and implicit memory in clinical depression. J Affect Disord 1995; 34:227-234.
32. Danion JM, Villar Schroeder D, Zimmermann MA, Grang D, Sclienger JL, Singer L. Explicit memory and repetition priming in depression: preliminary findings. Arch gen Psychiatry 1991; 48: 707-711.
33. Delis DC, Kramer JH, Kaplan E, Ober BA. California Verbal Learning Test. New York: Psychological Corporation, 1987.
34. Deptula D, Pomara N. Effects of antidepressants on human performance: A review. J Clin Psychopharmacol 1990; 10: 105-111.
35. Docherty N, Hawkins K, Rakfeldt J, Sledge WH. Working memory, attention and communication disturbances in schizophrenia. J Abnorm Psychol 1996; 105: 212-219.
36. Donnelly E, Murphy D, Goodwin F, Waldman I. Intellectual function in primary affective disorder. Br J Psychiatry 1982; 140: 633-636.
37. Drummond SP, Brown GC, Gillin JC, Stricker JL, Wong EC, Buxton RB. Altered brain response to verbal learning following sleep deprivation. Nature 2000; 403: 605-606.
38. Dupont RM, Jernigan TL, Heindel W, Butters N, Shafer K, Wilson T, Hesselink J, Christian Gillin J. Magnetic resonance imaging and mood disorders. Localization of white matter and other subcortical Abnormalities. Arch gen Psychiatry 1995; 52: 747-755.
39. Elliott CL, Greene RL. Clinical depression and implicit memory. J Abnorm Psychol 1992; 101: 572-574.
40. Fava GA. The concept of recovery in bipolar disorders. Psychother Psychosom 1996; 65:2-13
41. Fava GA. Conceptual obstacles to research progress in affective disorders. Psychother Psychosom 1997; 66: 283-285.
42. Fava GA. Subclinical symptoms in mood disorders: Patophysiological and therapeutic implications. Psychol Med 1999; 29: 47-61.
43. Ferrier IN, Stanton BR, Kelly TP, Scott J. Neuropsychological function in euthymic patients with bipolar disorder. Br J Psychiatry 1999; 175: 246-251.
44. Gass C, russell E. Differential impact of brain damage and depression on memory test performance. J Consult Clin Psychol 1986; 54: 261-263.
45. Gold JM, Goldberg TE, Kleinman JE, Weinberger DR. The impact of symptomatic state and pharmacological treatment on cognitive functioning of patients with schizophrenic and mood disorders. In: Mohr E, Brouwers T, ed. Handbook of clinical trials. Amsterdam: Swets, 1991:185-214.
46. Goldberg TE, Gold JM, Greenberg R, Griffin S, Schulz SC, Picker D, Kleinman JE. Contrasts between patients with affective disorders and patients with schizophrenia on a neuropsychological test battery. Am J Psychiatry 1993; 150: 1355-1362.
47. Golden CJ. Stroop color and word test. Chicago, III: Stoelting, 1978.
48. Goodwin FK, Jamison KR. Manic-Depressive Illness. New York: Oxford University Press, 1990.
49. Gourovitch ML, Fuller Torrey E, Gold JM, Randolph C, Weinberger DR, Goldberg TE. Neuropsychological performance of monozigotic twins discordant for bipolar disorder. Biol Psychiatry 1999; 45: 639-646.
50. Gruzelier J, Seymour K, Wilson L, Jolley A, Hirsch S. Impairments on neuropsychologic tests of temporhippocampal and frontohippocampal functions and word fluency in remitting schizophrenia and affective disorders. Arch gen Psychiatry 1988; 45:623-629.


51. Hartman DE. Neuropsychological toxicology. Identification and assessment of human neurotoxic syndromes. 2nd Edition. New York: Plenum Press, 1995.
52. Hawkins KA, Mohamed S, Woods SW. Will the novel antipsychotics significantly ameliorate neuropsychological defictis and improve adaptive functioning in schizophrenia? Psychol Med 1999; 29: 1-8.
53. Heaton RK. Wisconsin Card Sorting Test Manual. Odessa, Florida: Psychological Assessment Resources, Inc. , 1981.
54. Hertel P, Hardin TS. Remembering with and without awareness in a depressed mood: evidence of deficits in initiative. J Exp Psychol: General 1990; 119: 45-49.
55. Hickie I. Validity of the Core: II. Neuropsychological tests. In G. Parker , D. Hadzi-Pavlovic (Eds) Melancholia: A disorder of movement and mood. Cambridge University Press, 1996.
56. Honig A, Arts BM, Ponds RW, Riedel WJ. Lithium induced cognitive side-effects in bipolar disorder: a qualitative analysis and implications for daily practice. Int Clin Psychopharmacol 1999; 14: 167-171.
57. Husted JA, Beiser M, Iacono W. Negative symptoms in the course of first-episode affective psychosis. Psychiatry Res 1995; 56: 145-154.
58. Jacobsen FM, Comas-Díaz L. Donepezil for psychotropic-induced memory loss. J Clin Psychiatry 1999; 60: 698-704.
59. Jaeger J, Berns S. Neuropsychological management, treatment and rehabilitation of psychiatric patients. In: Calev A (ed). Assessment of Neuropsychological Functions in psychiatric disorders. Washington: American Psychiatric Press; 1999: 447-480.
60. Johnstone EC, Owens DGC, Frith CD, Calvert LM. Institutionalisation and the outcome of functional psychoses. Br J Psychiatry 1985; 146: 36-44.
61. Kalska H, Punamaki RL, Makinen-Pelli T, Saarinen M. Memory and metamemory functioning among depressed patients. Appl Neuropsychol 1999; 6: 96-107.
62. Keefe RSE, Silva SG, Perkins DO, Lieberman DO, Lieberman JA. The effects of atypical antipsychotic drugs on neurocognitive impairment in schizophrenia: a review and meta-analysis. Schizophr Bull 1999 25: 201-222.
63. Kemp R, David A. Psychological predictors of insight and compliance in psychotic patients. Br J Psychiatry 1996; 169: 444-450.
64. Kessing LV. Cognitive impairment in the euthymic phase of affective disorder. Psychol Med 1998; 28: 1027-1038.
65. Marcos T, Salamero M, Gutiérrez F, Catalán R, Gastó C, Lázaro L. Cognitive dysfunctions in recovered melancholic patients. J Affect Disord 1994; 32: 133-137.
66. Martínez-Arán A , Vieta E, Colom F, Peri JM, Gastó C. ¿Se deterioran los pacientes bipolares? psiquiatría Biológica 1998; 5: 67-79.
67. Martinez-Aran A, Vieta E, Colom F, Reinares M, Benabarre A, Gastó C, Salamero M. Cognitive dysfunctions in bipolar disorder: evidence of neuropsychological disturbances. Psychother Psychosom 2000; 69: 2-18.
68. Martínez-Arán A, Penadés R, Vieta E, Colom F, Reinares M, Benabarre A, Salamero M, Gastó C. Executive function in patients with remitted bipolar disorder and schizophrenia and its relationship with functional outcome. Psychother Psychosom 2002; 71:39-46. .
69. Martínez-Arán A, Vieta E, Goodwin GM. Cognitive functioning in bipolar patients: Neuropsychology of bipolar disorder. In: Bipolar disorders: Clinical and therapeutic challenges. Vieta E (editor), Panamericana, 2001.
70. Mateer CA. The rehabilitation of executive disorders. In: Stuss DT, Winocur G, Robertson IH (eds) Cognitive neurorehabilitation. Cambridge: Cambridge University Press; 1999: 314-332.
71. Maziade M, Roy MA, Martinez M, Cliche D, Fournier JP, Garneau Y, Nicole L, Montgrain N, Dion C, Ponton AM, Potvin A, Lavallée JC, Pirès A, Bouchard S, Boutin P, Brisebois F, Mérette C. Negative, psychoticism, and disorganized dimensions in patients with familial schizophrenia or bipolar disorder: continuity and discontinuity between the major psychoses. Am J Psychiatry 1995; 152: 1458-1463.
72. McGrath J, Scheldt S, Welham J, Clari A. Performance on tests sennsitive to impaired executive ability in schizophrenia, mania and well controls: acute and subacute phases. Schizophr Res 1997; 26: 127-137.
73. McKay AP, Tarbuck AF, Shapleske J, McKenna PJ. Neuropsychological function in manic-depressive psychosis. Br J Psychiatry 1995; 167: 51-57.
74. Meltzer HY, McGurk SR. The effects of clozapine, risperidone, and olanzapine on cognitive function in schizophrenia. Schizophr Bull 1999; 25: 233-255.
75. Minas IH, Stuart GW, Klimidis S, Jackson HJ, Singh BS, Copolov DL. Positive and negative symptoms in the psychoses. Multidimensional scaling of SAPS and SANS items. Schizophrenia Res 1992; 8: 143-156.
76. Mitrushina M, Abara J, Blumenfeld A. A comparison of cognitive profiles in schizophrenia and other psychiatric disorders. J Clin Psychol 1996; 52: 177-190.
77. Moffoot APR, O’Carroll RE, Bennie J, Carroll S, Dick H, Ebmeier KP, Goodwin GM. Diurnal variation of mood and neuropsychological function in major depression with melancholia. J Affect Disord 1994; 32: 257-269.
78. Morice R. Cognitive inflexibility and pre-frontal dysfunction in schizophrenia and mania. Br J Psychiatry 1990; 157: 50-54.
79. Murphy FC, Sahakian BJ. Neuropsychology of bipolar disorder. Br J Psychiatry 2001; 41:120-127.
80. Newcomer JW, Craft S, Fucetola R, Moldin SO, Selke G, Paras L, Miller R. Glucose-induced increase in memory performance in patients with schizophrenia. Schizophr Bull 1999; 25: 321-335.
81. Paradiso S, Lamberty GJ, Garvey MJ, Robinson RG. Cognitive impairment in the euthymic phase of chronic unipolar depression. J Nerv Ment Dis 1997; 185: 748-754.
82. Partiot A, Pierson A, Renault B, Widlöcher D, Jouvent R. Traitement automatique de l’information, système frontal et émoussement affectif. De la clinique dimensionnelle aux processus cognitifs vers une psychobiologie des tempéraments. Encéphale 1994; 20: 511-519.
83. Penadés R, Boget T, Lomeña F, Bernardo M, Mateos JJ, Laterza C, Pavia J, Salamero M. Brain perfusion and neuropsychological changes in schizophrenic patients after cognitive rehabilitation. Psychiatry Res 2000; 98: 127-132.


84. Prohaska ML, Stern RA, Nevels CT, Mason GA. The relationship between thyroid status and neuropsychological performance in psychiatric outpatients maintained on lithium. Neuropsych, neuropsychol Behav Neurol 1996; 9: 30-34.
85. Reitan RM. Validity of the Trailmaking Test as an indication of organic brain damage. Percept Motor Skills 1958; 8: 271-276.
86. Reinares M, Martínez-Arán A, Colom F, Benabarre A, salamero M, Vieta E. Efectos a largo plazo del tratamiento con risperidona versus neurolépticos convencionales en el rendiminto neuropsicológico de pacientes bipolares eutímicos. Actas Españolas de psiquiatría 2000; 28:231-238.
87. Robertson IH. The rehabilitation of attention. In: Stuss DT, Winocur G, Robertson IH (eds) Cognitive neurorehabilitation. Cambridge: Cambridge University Press; 1999: 302-313.
88. Rosvold HE, Mirsky AF, Sarason I, Bransome DE Jr, Beck LH. A Continuous Performance Test of brain damage. J Consult Psychology 1956; 20: 343-350.
89. Rund BR, Orbeck Al, Landro NI. Vigilance deficits in schizophrenics and affectively disturbed patients. Acta Psychiatr Scand 1992; 86: 207-212.
90. Sackeim HA y Steif B. Neuropsychology of Depression and Mania. En: Georgotas and Cancro (Eds. ) Depression and Mania. Elsevier, Amsterdam 1988.
91. Sapin LR, Berrettini WH, Nurnberger JI, Rothblat LA. Mediational factors underlying cognitive changes and laterality in affective illness. Biol Psychiatry 1987; 22: 979-986.
92. Savard RJ, Rey AC, Post RM. Halstead-Reitan Category Test in bipolar and unipolar affective disorders. J Nerv Ment Dis 1980; 168: 293-303.
93. Sax KW, Strakowski SM, McElroy SL, Keck PE, West SA. Attention and formal thought disorder in mixed and pure mania. Biol Psychiatry 1995; 37: 420-423.
94. Sax KJ, Strakowsky SM, Keck PE, McElsroy SL, West SA, Tanton SP. Symptom correlates of attentional improvement following hospitalization for a first episode of affective psychosis. Biol Psychiatry 1998; 44: 784-786.
95. Sax KW, Strakowski SM, Zimmerman ME, DelBello MP, Keck PE Jr, Hawkins JM. Frontosubcortical neuroanatomy and the continuous performance test in mania. Am J Psychiatry 1999; 156: 139-141.
96. Sharma T. Cognitive effects of conventional and atypical antipsychotics in schizophrenia. Br J Psychiatry 1999; 174: 44-51.
97. Shaw ED, Stokes PE, Mann JJ, Manevitz A. Effects of lithium carbonate on the memory and motor speed of bipolar outpatients. J Abnorm Psychol 1987; 96: 64-69.
98. Spaulding WD, Fleming SK, Reed d, Sullivan M, Storzbach D, Lam M. Cognitive functioning in schizophrenia: implications for psychiatric rehabilitation. Schizophr Bull 1999; 25: 275-289.
99. Spohn HE, Strauss ME. Relation of neuroleptic and anticholinergic medication to cognitive functions in schizophrenia. J Abnorm Psychol 1989; 98: 367-380.
100. Strömgen L. The influence of depression on memory. Acta Psychiat Scand 1977; 56: 109-128.
101. Tam W-CC, Sewell KW, Deng HC. Information processing in schizophrenia and bipolar disorder: a discriminant analysis. J Nerv Ment Dis 1998; 186: 597-603.
102. Thomas J, Raoux N, Everett J, Dantchev N, Widlocher D. Le déficit de l’attention sélective et son évolution au cours de la dépression. Encéphale 1997; 23: 108-112.
103. Thompson PJ, Trimble MR. Anticonvulsant drugs and cognitive functions. epilepsia 1982; 23: 531-544.
104. Tohen M, Hennen J, Zarate CM Jr, Baldessarini RJ, Strakowski SM, Stoll AL, Faedda GL, Suppes T, Gebre-Medhin P, Cohen BM. Two-year syndromal and functional recovery in 219 cases of first-episode major affective disorder with psychotic features. Am J Psychiatry 2000; 157:220-228.
105. Toomey R, Faraon SV, Simpson Jc, Tsuang MJ. Negative, positive and disorganized symptom dimensions in schizophrenia, major depression and bipolar disorder. J Nerv Ment Dis 1998; 186: 470-476.
106. Tremont G, Stern RA. Use of thyroid hormone to diminish the cognitive side effects of psychiatric treatment. Psychopharmacol Bull 1997; 33: 273-280.
107. Trichard C, Martinot JL, Alagille M, Masure MC, Hardy P, Ginestet D, Féline A. Time course of prefrontal lobe dysfuncion in severely depressed in-patients: a longitudinal neuropsychological study. Psychol Med 1995; 25: 79-85.
108. Van Gorp WG, Altshuler L, Theberge DC, Wilkins J, Dixon W. Cognitive impairment in euthymic bipolar patients with and without prior alcohol dependence. Arch gen Psychiatry 1998; 55: 41-46.
109. Van Gorp WG, Altshuler L, Theberge DC, Mintz J. Declarative and procedural memory in bipolar disorder. Biol Psychiatry 1999, 46: 525-531.
110. Vieta E, Gastó C, Martínez de Osaba MJ, Nieto E, Canto TJ, Otero A, Vallejo J. Prediction of depressive relapse in remitted bipolar patients using corticotropin-releasing hormone challenge test. Acta Psychiatr Scand 1997; 95: 205-211.
111. Vieta E, Martínez-de-Osaba MJ, Colom F, Martínez-Arán A, Benabarre A, Gastó C. Enhanced corticotropin response to corticotropin-releasing hormone as a predictor of mania in euthymic bipolar patients. Psychol Med 1999; 29: 971-978.
112. Vieta E. Abordaje actual de los trastornos bipolares. Barcelona: Masson, 1999.
113. Vieta E, Colom F, Martinez-Aran A. Chronicity, milder forms, and cognitive impairment in bipolar disorder. In: Maj M, Akiskal HS, López-Ibor JJ, Sartorius N. Bipolar Disorders. WPA Series Evidence and Experience in Psychiatry, Wiley. Chichester, 2002, en prensa.
114. Vogel G. Clinical uses and advantages of low doses of benzodiazepine hypnotics. J Clin Psychiatry 1992; 53: 19-22.
115. Waddington JL, Brown K, O’Neill J, McLeon P, Kinsella A. Cognitive impairment, clinical course and treatment history in out-patients with bipolar affective disorder: relationship to tardive dyskinesia. Psychol Med 1989; 19: 897-902.
116. Walker E, Green M. Motor proficiency and attentional-task performance by psychotic patients. J Abnorm Psychol 1982; 91: 261-268.
117. Waters J, Ellis G. Cognitive rehabilitation and interactive video. Corrigan PW, Yudofsky SC. Cognitive rehabilitation for neuropsychiatric disorders. Washington: American Psychiatric Press, 1999.
118. Wechsler D. Wechsler Adult Intelligence Scale revised. Cleveland, Ohio: The Psychological Corporation, 1981.
119. Wechsler D. Wechsler Memory Scale-Revised. New York, Psychological Corp/ Harcourt Brace Jovanovich, 1987.
120. Whitehead A. Verbal learning and memory in elderly depressives. Br J Psychiatry 1973; 123: 203-208.
121. Wilder-Willis KE, Sax KW, Rosenberg HL, Fleck DE, Shear PK, Strakowski SM. Persistent attentional dysfunction in remitted bipolar disorder. Bipolar Diso

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar