PUBLICIDAD
Última actualización web: 18/05/2022

Resistencia, resilencia y crecimiento postraumático. Elementos para una mirada comprensiva y constructiva de la respuesta al trauma.

Autor/autores: Paulo Daniel Acero Rodríguez
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Depresión .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Se presenta una discusion sobre los factores que rodean el afrontamiento de eventos estresantes, especificamente el duelo por la muerte, enfermedad o separacion de un ser querido.

La discusion pasa por examinar los terminos personalidad resistente, luego lo que implica la resiliencia los cuales, en consideracion del autor se quedan cortos para describir la experiencia que posibilita que personas enfrentadas a eventos altamente traumaticos, como la muerte violenta de un hijo, o un secuestro, puedan, no solo afrontarlo sino crecer en todas las àreas de su esencia humana, al integrar esa experiencia a traves de un adecuado proceso de duelo. Lo que se ha denominado Crecimiento postraumático.

Palabras clave: trauma

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3905

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Resistencia, resilencia y crecimiento postraumático. Elementos para una mirada comprensiva y constructiva de la respuesta al trauma.

Paulo Daniel Acero Rodríguez.

Psicólogo U. Nacional de Colombia.  
Master en Integración de personas con discapacidad. U. Salamanca. Coordinador Investigaciones en psicología, Universidad Manuela Beltrán. Investigador principal grupo Muerte y duelo en el Contexto Colombiano.
Director científico Fundación Vida por Amor a Ellos, Bogotá.

Se presenta una discusion sobre los factores que rodean el afrontamiento de eventos estresantes, especificamente el duelo por la muerte, enfermedad o separacion de un ser querido. La discusion pasa por examinar los terminos personalidad resistente, luego lo que implica la resiliencia los cuales, en consideracion del autor se quedan cortos para describir la experiencia que posibilita que personas enfrentadas a eventos altamente traumaticos, como la muerte violenta de un hijo, o un secuestro, puedan, no solo afrontarlo sino crecer en todas las àreas de su esencia humana, al integrar esa experiencia a traves de un adecuado proceso de duelo. Lo que se ha denominado Crecimiento postraumático.

Uno de los cuestionamientos que surge, luego de examinar el impacto en la vida psicológica de los seres humanos, ocasionado por situaciones traumáticas, es ¿qué es lo que incide en el hecho de que, frente a determinadas situaciones adversas, algunas personas respondan de manera patológica, disociativa o constructiva y resiliente? 

Al realizar un análisis sobre lo que resulta fundamental en la manera como los seres humanos responden a hechos traumáticos, es inevitable orientar la mirada hacia tres conceptos que, desde diversas áreas de la psicología, se han planteado intentando proporcionar una explicación del fenómeno del afrontamiento de hechos dolorosos que rompen la estabilidad emocional de quienes los vivencian, estos conceptos son los de resistencia, resiliencia y crecimiento postraumático.


Las miradas psicológicas al trauma

Cuando se efectúa una revisión de las investigaciones sobre el trauma y la manera como las personas reaccionan a este, lo que se deduce es que las personas suelen ser más fuertes de lo que algunas posturas en psicología habían venido considerando. En otras palabras, podría decirse que algunas teorías psicológicas han tendido a subestimar la capacidad natural de quienes se enfrentan a experiencias traumáticas no solo para resistir, adaptarse, sino para rehacerse luego de eventos adversos.  

En la misma línea del nacimiento de la psicología, especialmente la de orientación psicoanalítica, el acercamiento a la psicología del trauma se ha focalizado de manera abrumadora sobre los efectos negativos del suceso en la persona que lo experimenta. Las respuestas de tipo patológico fueron consideradas, durante mucho tiempo, como la forma normal que tenían las personas para responder ante sucesos traumáticos y, como lo plantea García Averasturi (2005), citando a Bonanno (2004): “. . . inclusive, se ha estigmatizado a aquellas personas que no mostraban estas reacciones, asumiendo que dichos individuos sufrían de raras y disfuncionales patologías. Sin embargo, la realidad demuestra que, si bien algunas personas que experimentan situaciones traumáticas llegan a desarrollar trastornos, en la mayoría de los casos esto no es así, y algunas incluso son capaces de aprender y beneficiarse de tales experiencias”.

El resultado de haber centrado la mirada en los potenciales efectos patológicos de la vivencia traumática, llevo a que, progresivamente, no solo se presentara una concepción incorrecta de la psicología (el objetivo de su intervención se centraba en individuos con perturbaciones mentales), sino a que se desarrollara una especie de cultura de la victimología que sesgó la investigación y la teoría psicológica y que influyó de manera profunda para que, con un respaldo psicológico, se creara una visión pesimista de la naturaleza humana. (Gillham y Seligman, 1999; Seligman y Csikszentmihalyi, 2000, citados por García, 2005).

Como lo señala García (2005), este sesgo en la mirada hacia los individuos enfrentados a situaciones dolorosas y traumáticas, trajo como consecuencia que se considerara como una verdad indiscutible que el trauma siempre conlleva grave daño y que, en consecuencia, se pensara que todo evento adverso traía como resultado natural un trauma (Gillham y Seligman, 1999).  

La misma García Averasturi (2005) resalta los hallazgos de Wortman y Silver (1989), los cuales, en un estudio que recopila datos empíricos, encontraron que “. . . la mayoría de la gente que sufre una pérdida irreparable no se deprime” y que “. . . las reacciones intensas de duelo y sufrimiento no son inevitables y su ausencia no significa necesariamente que exista o vaya a existir un trastorno”. La concepción del ser humano como capaz de transformar las experiencias adversas en aprendizaje, ha sido un tema central en siglos, empezando con la propia Biblia y el relato del sufrimiento de Job, y siguiendo con innumerables relatos en la literatura y mas recientemente en la filosofía, aunque, por muchos años fue ignorada por la psicología clínica. En la actualidad, existe una cada vez más sólida base empírica que demuestra que esto es posible. En la psicología, esta concepción aparece en los postulados de la psicología existencial trabajada por autores como Maslow, Rogers y Frankl.


El concepto de Hardiness o personalidad Resistente

Este concepto fue reportado, por primera vez en la literatura científica a finales de los años 70, por Kobasa y Maddi quienes lo utilizaron al examinar la idea de protección frente a los estresores, al observar el hecho de que algunas personas sometidas, a altos niveles de estrés, no desarrollaban ningún tipo de trastorno y parecían tener unas características de personalidad que las protegían de enfermarse. En este sentido, los autores llamaron la atención para que se dejara de ver al ser humano como sujeto pasivo frente a las cosas que le acontecen en su entorno (Kobasa, 1979a). De manera concreta, Kobasa (1979b) señaló que las personas resistentes tienen un gran sentido del compromiso, una fuerte sensación de control sobre los acontecimientos y están más abiertos a los cambios en la vida, a la vez que tienden a interpretar las experiencias estresantes y dolorosas como una parte más de la existencia, por otro lado, las personas no resistentes, mostrarían carencias en el sentido del compromiso, un locus de control externo y una tendencia a considerar el cambio como negativo y no deseado.

El soporte conceptual de este enfoque sobre la personalidad resistente, se puede encontrar en las investigaciones relacionadas con la teoría del locus de control planteada por Mischel en 1968 y, como lo propone Pérez - Sales (2006), la Hardiness vendría definida por tres conceptos existenciales a saber: Compromiso (concebido como una tendencia de los individuos a implicarse en todas las actividades de la vida, sintiendo que lo que se hace es parte de lo que se es), Control (que implicaría una convicción de que lo que se hace influye directamente en los acontecimientos) y, Reto (ver las circunstancias de la vida como, especialmente las adversas, no como amenazantes sino como incentivadotas del crecimiento personal). Antonovsky (1987), desarrollo un concepto emparentado con el de hardiness, que se conoce como “sentido de coherencia” que hace alusión a la sensación de estar vinculado con lo que se hace, es decir, los resultados de lo que se hace serían una extensión de lo que uno es lo que daría al ser humano un sentido de continuidad y relación vital con el mundo.


Sobre el concepto de Resiliencia

El concepto de resiliencia empezó a surgir, casi de manera paralela en el mundo anglosajón, a partir de los trabajos de Michael Rutter en Inglaterra y Emmy Werner en los Estados Unidos, desde donde se fue extendiendo a Europa y Luego a América Latina, espacio en el que empezó a desarrollarse, preferencialmente, en el ámbito comunitario. El trabajo histórico de referencia que propició el establecimiento de la resiliencia como tema de investigación fue un estudio longitudinal realizado por Werner a lo largo de 30 años con una cohorte de 698 niños nacidos en Hawai en condiciones muy desfavorables, con base en el cual, se encontró que, transcurridos los 30 años, el 80% de estos niños a quienes se les había hecho seguimiento, había evolucionado positivamente, convirtiéndose en adultos competentes y bien integrados (Werner y Smith, 1982; 1992). Manciaux (2001), ha señalado como, este estudio, aunque fue realizado en un marco ajeno a la resiliencia, ha jugado un papel relevante en el surgimiento del concepto.

A nivel académico se puede hablar de tres corrientes en resiliencia (Manciaux, 2001): una con influencia norteamericana fundamentalmente conductista y enfocada en lo individual, una segunda corriente de influencia europea con perspectiva ética y fundamentada en el paradigma psicoanalítico y, la tercera, de influencia latinoamericana, con orientación comunitaria y enfoque social. Adicionalmente, se puede señalar que la resiliencia ha migrado del énfasis inicial en la infancia, haciendo parte de la psicología del desarrollo, hacia no solo otras etapas del ciclo vital, sino también hacia su inclusión en problemas específicos que concentran actualmente el interés como son la violencia, el campo psicosocial y las discapacidades.

Algunos autores como Tomkiewicz (2004), han planteado que el concepto de resiliencia nació dominado por el concepto inverso, el de la vulnerabilidad. De igual manera, ha señalado que en la historia del concepto, hay otros dos términos que empezaron a hacer su aparición para explicar la manera como los seres humanos le hacen frente a las situaciones adversas: uno de origen norteamericano conocido como to cope with o coping que ha sido traducido como afrontamiento y alude a asumir, encajar el golpe y no derrumbarse frente a un hecho traumático. El otro término, de origen francés, es Invulnérabilité, acuñado por Koupernik y Anthony, (al interior de la psiquiatría) hace más de 40 años y que se refiere a no sufrir daño alguno luego de ser golpeado por un evento traumatico. Sin embargo, en palabras de Tomkiewicz (2004 pág. 35), “. . . la invulnerabilidad, al igual que el coping with, solo significa resistencia, y por tanto una respuesta inmediata. La resiliencia, por el contrario, implica un efecto duradero, un proyecto de vida; es dinámica, mientas que la invulnerabilidad permanece estática”.  

Por su parte, el propio Michael Rutter (1993) precisa que la resiliencia puede variar, tanto en función del evento violento o traumático como en función del ciclo evolutivo de la persona, es decir, desde este punto de vista, pudiera darse que, por ejemplo, un niño que reacciono de manera resiliente al afrontar la pérdida de sus padres, podría quizá derrumbarse si fuera objeto de un abuso sexual o, en ilustración de Rutter, un niño resiliente podrá ir al colegio y soportar la conmoción del curso preparatorio, pero se vendrá abajo cuando vaya al servicio militar; otro, por el contrario, que detesto el colegio, puede encontrar su salvación en el ejercito.

Adicionalmente, algo enormemente valioso que ha emanado de los estudios sobre resiliencia es el hecho, señalado por García Averasturi (2005) que, frente a la creencia tradicional fuertemente establecida de que una infancia infeliz determina necesariamente el desarrollo posterior del niño hacia formas patológicas del comportamiento y la personalidad, los estudios con niños resilientes han demostrado que son suposiciones sin fundamento científico y que un niño herido no está necesariamente condenado a ser un adulto fracasado.  

De otra parte, otro elemento clave que se desprende de los estudios es que la resiliencia no tiene carácter absoluto ni se adquiere de una vez para siempre, sino que es una capacidad que emerge producto de un proceso dinámico y evolutivo que varía según las circunstancias, la naturaleza del trauma, el contexto y la etapa de la vida de las personas y que puede manifestarse de muy diferentes maneras y de acuerdo a la cultura propia de los individuos.  

Desde el punto de vista de las ciencias sociales, la resiliencia corresponde a “la capacidad universal, que permite a una persona, grupo o comunidad, minimizar o sobreponerse a los efectos nocivos de la adversidad, la resiliencia puede transformar o fortalecer la vida de las personas”. (Kotliarenco, 1997) 

Por lo tanto, básicamente sería una capacidad esencialmente humana y universal que involucra al ser humano por completo; es decir su espiritualidad, sus sentimientos, sus experiencias y cogniciones, siendo determinante en el desarrollo de las personas y pudiendo ser promovida desde etapas tempranas.  

Por su parte, Feldman la asume retomándola desde la metalúrgica e ingeniería civil y la concibe como la capacidad de algunos materiales para recobrar su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora. Esta psicóloga considera que la resiliencia es un atributo que permite a quien la posee, obtener mayores potencialidades y experiencias enriquecedoras en el proceso de afrontar las condiciones que le impone una situación estresante.

Boris Cyrulnik uno de los principales expertos en resiliencia del mundo, apodado "el psiquiatra de la esperanza" entre los franceses, durante una entrevista concedida a la Revista Artes y Letras de Chile, y publicada por Morel y Morel (junio 22 de 2003), se refirió a la resiliencia, definiéndola como la capacidad que desarrollan algunos seres humanos de sobreponerse a los traumatismos psicológicos y las heridas emocionales más graves, como el duelo, violación, tortura, deportación, o la guerra, tanto como a las violencias psíquicas y morales a las cuales están expuestos millones de seres humanos en el mundo de hoy.  


Cyrulnik es claro y enfático al concluir que ". . . no hay herida que no sea recuperable. Al final de la vida, uno de cada dos adultos habrá vivido un traumatismo, una violencia que lo habrá empujado al borde de la muerte. Pero aunque haya sido abandonado, martirizado, inválido o víctima del genocidio, el ser humano es capaz de tejer, desde los primeros días de su vida, su resiliencia, que lo ayudará a superar los shocks inhumanos. La resiliencia es el hecho de arrancar placer, a pesar de todo, de volverse incluso hermoso".  

Al describir la resiliencia en un grupo de chicos creciendo en entornos altamente violentos, Maryse Vaillant (2004) manifiesta que”. . . los que sobreviven, son los que pueden dar sentido a su tragedia, los que pueden organizar con ella un relato y encontrar a quien contárselo, los que pueden participar en una aventura social, los que pueden proyectarse en un espacio de creatividad. La resiliencia, la capacidad de sobrevivir a lo peor, se apuntala en interacciones complejas entre quine trata de sobrevivir su entorno; nace de la posibilidad de establecer un vinculo, aunque sea imaginario, con los demás, con uno mismo”.  

La psicología acuño términos como “desesperanza aprendida” para explicar la condición de las personas que podrían acostumbrarse al fracaso y a la perdida, durante mucho tiempo se miró al ser humano como un elemento pasivo sujeto a los avatares de sus impulsos internos incontrolables y presa de los condicionamientos externos. Los sucesos que había vivido, especialmente en su infancia se tomaban como elementos sobre los cuales no se tenía ningún control. Esta visión pasiva del ser humano ha tardado mucho tiempo en rebatirse y ahora hemos podido pasar de considerar la psicología como el estudio de la enfermedad y el trauma para reconocer que es también la consideración de las fortalezas y potencialidades.

García Averasturi (2003), lo aborda de la siguiente manera: “las principales teorías psicológicas han cambiado para promocionar una nueva ciencia de fortaleza y resiliencia. Los individuos, aún los niños son como tomadores de decisión con elecciones, preferencias y la posibilidad de hacerse con dominio y control, eficaces o, en las circunstancias malignas impotentes y desesperanzados”. Esta ciencia y práctica prevendrá muchos trastornos de los trastornos fundamentales. También tendrá dos efectos secundarios. Dado todo lo que estamos aprendiendo sobre los efectos de la conducta y el bienestar psicológico sobre el cuerpo, hará que nuestros pacientes sean más sanos físicamente. También reorientara a la psicología en sus dos vertientes relegadas: hacer mas fuertes y productivos a las personas normales y hacer real el elevado potencial humano. ”

Adicionalmente, la misma autora hace referencia a la importancia de las emociones positivas en la salud manifestando que “La doctora Frederickson desarrolla en sus investigaciones la hipótesis de que las estrategias de intervención que cultivan las emociones positivas son particularmente adecuadas para prevenir y tratar los problemas enraizados en las emociones negativas tales como la ansiedad, la depresión, la agresión y los problemas de salud relacionados con el estrés. Ella considera que las emociones negativas estrechan el repertorio momentáneo del individuo de pensamiento acción, mientras las emociones positivas las amplían”.  

Todo lo anterior nos hace pensar en la importancia de enfocar los esfuerzos terapéuticos en la fuerza y potencialidad de reconstrucción del ser humano y sirven como un elemento que todas las personas que sufren deben tener en cuenta puesto que significa un cambio en la propia manera de concebirse pues es una invitación a mirarse desde la posibilidad y no desde la carencia.

Fijémonos entonces, que lo que diversos estudios psicológicos tienden a mostrar con no poco acierto, es que las personas que han estado sometidas a grandes cantidades de estrés por una adversidad son mucho más fuertes de lo que se ha venido considerando y que lo que ha sucedido es que se ha subestimado la capacidad natural de los supervivientes de experiencias traumáticas de resistir y rehacerse. Lo anterior, nos lleva a pensar que ser resiliente tiene que ver, entre otras cosas, con que la persona exhiba madurez en el más amplio sentido de la palabra, es recuperar lo que se conoce como la leyenda de la mitología griega que narra la aventura del Ave Fénix, que resurgió de sus propias cenizas.  

Para cerrar este punto, es importante, con la ayuda de Bonanno (2004), diferenciar el concepto de resiliencia del concepto de recuperación ya que los dos implican elementos de reacción particularmente distintos pues el concepto de recuperación implica que, una vez ocurrido el evento traumático, la persona presenta un retorno gradual hacia lo que podría denominarse una normalidad funcional, mientras que, en sentido complejo, la resiliencia implica, muy en la concepción desprendida de la física, la habilidad de mantener un equilibrio estable durante todo el proceso posterior al evento traumático.

El concepto de Crecimiento postraumático o construcción de sentido en la adversidad 

Algunos de los avances teóricos sobre el concepto de resiliencia, se pueden relacionar con el concepto de crecimiento postraumático, al entender la resiliencia como la capacidad no sólo de salir indemne de una experiencia adversa sino de aprender de ella y mejorar.  

El concepto de crecimiento postraumático, de acuerdo a lo propuesto por Calhoun y Tedeschi (1999), hace referencia al cambio positivo que un individuo experimenta como resultado del proceso de lucha que emprende a partir de la vivencia de un suceso traumático. Vera Poseck, Carbelo y Vecina (2006) han precisado que “. . . para la corriente americana, este concepto, aunque está estrechamente relacionado con otros como hardiness o resiliencia no es sinónimo de ellos, ya que, al hablar de crecimiento postraumático no sólo se hace referencia a que el individuo enfrentado a una situación traumática consigue sobrevivir y resistir sin sufrir trastorno alguno, sino que además la experiencia opera en él un cambio positivo que le lleva a una situación mejor respecto a aquella en la que se encontraba antes de ocurrir el suceso (Calhoun y Tedeschi, 2001). Desde la perspectiva francesa, sin embargo, sí serían equiparables crecimiento postraumático y resiliencia”.

En un análisis mas profundo sobre los términos relacionados, puede decirse que las teorías que defienden la posibilidad de un crecimiento o aprendizaje postraumático permiten considerar que, de que de alguna manera, la adversidad puede, en no pocas ocasiones, no solo traer efectos traumáticos a las personas, sino que ella misma, puede provocar que en las personas emerjan procesos cognitivos de adaptación trayendo como resultado no sólo que se modifiquen las visiones de uno mismo, de los demás y del mundo, sino que, incluso, se produzca la convicción de que uno es mejor de lo que era antes del suceso. En ese sentido, Calhoun y Tedeschi precisan que el crecimiento postraumático tiene un lugar mas prominente desde la cognición que desde la emoción (Calhoun y Tedeschi, 2001).  

Calhoun y Tedeschi (2001), han propuesto que el crecimiento postraumático que pueden experimentar las personas luego de afrontar un evento adverso, puede dividirse en tres categorías a saber: cambios en uno mismo, cambios en las relaciones interpersonales y cambios en la espiritualidad y en la filosofía de vida.

Sobre los cambios en uno mismo, los autores apuntan que, después de afrontar un evento adverso, en muchas de las personas manifiestan experimentar un notable aumento de confianza en las propias capacidades para afrontar cualquier adversidad que pueda sobrevenir en el futuro.  

Vera Poseck y cols (2006) manifiestan al respecto que “. . . este tipo de cambio puede encontrarse en aquellas personas que, por sus circunstancias, se han visto sometidas a roles muy estrictos u opresivos en el pasado y que a raíz de la lucha que han emprendido contra la experiencia traumática han conseguido oportunidades únicas de redireccionar su vida”.  

En lo que tiene que ver con los cambios en las relaciones interpersonales, Calhoun y Tedeschi reportan, con base en sus investigaciones, que muchas personas han encontrado un marcado fortalecimiento de sus redes sociales a partir de la vivencia de una experiencia traumática y, de manera particular, en el caso de algunas familias y parejas que han vivido situaciones, resaltan que ellas concluyen sentirse más unidas ahora que antes del suceso.  

Nuevamente, al respecto, Vera Poseck y cols (2006) refieren que “. . . en un estudio realizado con un grupo de madres cuyos hijos recién nacidos sufrían serios trastornos médicos, se mostró que un 20% de estas mujeres decía sentirse más cerca de sus familiares que antes y que su relación se había fortalecido (Affleck, Tennen y Gershman, 1985). Por otro lado, el haber hecho frente a una experiencia traumática despierta en las personas sentimientos de compasión y empatía hacia el sufrimiento de otras personas y promueve conductas de ayuda”.

A continuación, sobre la tercera categoría propuesta por Calhoun y Tedeschi (1999), sobre los Cambios en la espiritualidad y en la filosofía de vida, los autores manifiestan que las experiencias traumáticas tienden producir una transformación radical en lo que tiene que ver con las ideas y concepciones relacionadas con la parte moral, la espiritualidad y los valores. De manera particular, la experiencia propia, en el trabajo con padres cuyos hijos han muerto o con personas que han vivido el secuestro o han sufrido amputaciones por la explosión de minas antipersonal en Colombia, nos ha permitido ver que, a pesar que esta es una de las áreas en que las personas mas se ven confrontadas, es en la que mas se reportan cambios con el tiempo, pues las personas suelen reconsiderar su escala inicial de valores y aprenden a ver la vida en un sentido mas trascendente.

Vera Poseck y cols (2006) afirman algo que parece trascendental sobre el crecimiento postraumatico y es que, independiente de lo que se ha mencionado, “Las personas que experimentan crecimiento postraumático también suelen experimentar emociones negativas y estrés (Park, 1998). En muchos casos, sin la presencia de las emociones negativas el crecimiento postraumático no se produce (Calhoun y Tedeschi, 1999). La experiencia de crecimiento no elimina el dolor ni el sufrimiento, de hecho suelen coexistir (Park, 1998, Calhoun y Tedeschi, 2000). En este sentido, es importante resaltar que el crecimiento postraumático debe ser entendido siempre como un constructo multidimensional, es decir, el individuo puede experimentar cambios positivos en determinados dominios de su vida y no experimentarlos o experimentar cambios negativos en otros dominios”. (Calhoun, Cann, Tedeschi y McMillan, 1998, citados por Vera Poseck y cols, 2006).

Al igual que se mencionaba en torno a la resiliencia, sobre la experiencia del crecimiento postraumático también se debe recalcar que, esta no es una experiencia que pueda llamarse universal y que no todas las personas que pasan por una experiencia traumática señalan haber obtenido beneficios y crecimiento personal a partir de su vivencia.  


Referencias

Acero, P. D. (En prensa). Del duelo a la esperanza. Bogotá: Editorial San Pablo.  

Affleck, G. y Tennen, H. Construing benefits from adversity: Adaptational significance and dispositional underpinning. Journal of Personality, 1996; 64, 899-922.

Almedon, A. M. Resilience, hardiness, sense of coherente, and posttraumatic growth: all paths leading to “Light at the end of the túnel”? Journal of loss and trauma, 2005; 10: 253 – 265.

Antonovsky, A. , citado por Almedom M. Astier. Resilience, Hardiness, Sense of Coherente, and Posttraumatic Growth: All paths leading to “Light at the end of the tunnel”. Journal of Loss and trauma, 1987; Vol. 10, 2005.

Blanco, A. y Díaz, D. Bienestar social y trauma psicosocial: una visión alternativa al trastorno de estrés postraumático. Clínica y Salud, 2004; 15 (3), 227-252.

Bonanno, G. A. Loss, trauma and human resilience: Have we underestimated the human capacity to thrive after extremely aversive events? American Psychologist, 2004; 59, 20-28.

Bertrán, G. ; Noemí, P, y Romero, S. Resiliencia: ¿enemigo o aliado para el desarrollo humano? . Santiago de Chile: CIDE 1998, documentos, Nº 9.

Calhoun, L. G. y Tedeschi, R. G. Facilitating Posttraumatic Growth: A Clinician’s Guide. Mahwah, N. J. : Lawrence Erlbaum Associates Publishers. 1999.

Calhoun, L. G; Tedeschi, R. G. Posttraumatic growth: The positive lesson of loss. En Neimeyer, R. A. Meaning construction and the experience of loss, Washington, D. C. APA. 2001

Cyrulnik, B. Los patitos feos. La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida. Madrid: Gedisa. 2002.

Cyrulnik, B. La construcción de la resiliencia en el transcurso de las relaciones precoces. En El realismo de la esperanza. Barcelona: Gedisa. 2004.

Davidson, J. R. Surviving disaster: what comes after trauma? British Journal of Psychiatry, 2002; 181, 366-368

Folkman, S. y Moskovitz, J. T. Positive affect and the other side of coping. American Psychologist, 2000; 55, 647-654

Frankl, V. El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder. 1987.

Frankl, V. La voluntad de sentido. Barcelona: Herder. 1988.

García A. L. La psicología positiva: del modelo de la reparación al modelo del fortalecimiento. Hojas informativas de l@s psicolog@s de Las Palmas, 2003: 56 Época II, Mayo 2003.

García A. L. psicología positiva, resiliencia, robustez y crecimiento. Hojas informativas de l@s psicolog@s de Las Palmas, 2005; 76 – 77, Mayo – junio, pág. 35 – 39.

Janoff-Bulman, R. Shattered Assumptions. New York: The Free Press. 1992.

Kobasa, S. C. Personality and resistance to illness. American Journal of Community Psychology, 1979b; 7:413-423.  

Kotliarenco, Mº A. ; Cáceres, I. ; Fontecilla, M. Estado del arte de la Resiliencia. Santiago de Chile: O. P. S. 1997.

Manciaux, M. , Vanistendael, S. , Lecomte, J. y Cyrulnik, B. (2001). La resiliencia: estado de la cuestión. En M.  

Manciaux (Ed. ), La resiliencia: resistir y rehacerse. Madrid: Gedisa, 2003.

Manciaux, M. Conclusiones y perspectivas. En El realismo de la esperanza. Barcelona: Gedisa. 2004.  

Melillo, A. , Suárez, E. B. , Rodríguez, D. Resiliencia y Subjetividad. Buenos Aires: Paidós. 2006.

Morel, M. C. , Morel, M. M. ¿De qué esta hecha la felicidad? En Artes y Letras 22 de junio de 2003

Pérez-Sales, P. y Vázquez, C. Emociones positivas, trauma y resistencia. ansiedad y estrés, 2003; 9(2-3), 235-254.

Pérez – Sales, P. trauma, culpa y duelo. Bilbao: Desclée de Brouwer, S. A. 2006.  

Seligman, M. E. P. y Csikszentmihalyi, M. Positive Psychology: An Introduction. American Psychologist, 2000; 55, 5-14.

Stroebe, W. y Stroebe, M. S. Bereavement and health. Cambridge, UK: Cambridge Universitiy Press. 1987.

Tedeschi, RG. y Calhoun, LG. Posttraumatic growth: A new focus in psycho traumatology. Psy-talk, Newsletter of the British Psychological Society Student Members Group, April 2000.

Tomkiewicz, S. El buen uso de la resiliencia: cuando la resiliencia sustituye a la fatalidad. En M. Manciaux (Ed. ), La resiliencia: resistir y rehacerse. Madrid: Gedisa. 2003.

Tomkiewicz, S. El surgimiento de concepto. En El realismo de la esperanza. Madrid: Gedisa. 2004.

Vaillant, M. Reciclaje de la violencia y capacidad de resiliencia: la hipótesis transicional en la reparación. En El realismo de la esperanza. Madrid: Gedisa. 2004.

Vanistendael, S. La resiliencia en lo cotidiano. En M. Manciaux (Ed. ), La resiliencia: resistir y rehacerse. Madrid: Gedisa 2003. .

Vera Poseck, B. , Carbelo B. B. , B y Vecina J. , M. L. La experiencia traumática desde la psicología positiva: resiliencia y crecimiento postraumático Papeles del psicólogo, 2006. Vol. 27(1), pp. 40-49.  

Wortman, C. B. , Silver, RC. The Myths of Coping With Loss. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 1989; 57, 349-357.

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar