Última actualización web: 25/06/2021

El valor simbólico de la palabra.

Autor/autores: Ana María Martorella
Fecha Publicación: 01/03/2013
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Filogenéticamente, las neurociencias demuestran que nos diferenciamos de otras especies animales, aún de los primates más evolucionados, por la telencefalización del cerebro, especialmente nuestro lóbulo frontal izquierdo donde se ubica la función del habla como forma de expresión verbal codificada. La palabra concreta se torna subjetiva, porque la misma palabra evoca en cada uno de nosotros sentimientos y emociones diversos. Entonces, el presente ensayo, intenta reflexionar sobre el valor de la palabra que no sólo se pronuncia y se escribe, sino que además es uno de los pilares de la primera gran obra psicoanalítica, "La interpretación de los sueños", que proporciona las vías de acceso centrales a la escritura de la ?otra escena?.

Se la estudia a partir de uno de los primeros seminarios de Lacan donde se refiere a la lectura, a la relectura de la letra de Freud en el ?Seminario sobre la carta robada?. También se analiza la transformación de la modalidad lógi ca en modalidad verbal y vulgar en el sentido común de Occidente; a la vez que la lengua representa la filiación y la judicialidad del culto a los antepasados; y que el juego infantil tiene la cualidad del lenguaje. Se puede concluir que la interpretación utiliza como recurso la palabra: la palabra escuchada y la palabra respondida; palabras que no logran desprenderse totalmente de lo subjetivo, de las emociones y de las valoraciones personales de los dos participantes intercambiables y causales de este proceso: el que enuncia y el que escucha o lee.

Palabras clave: Lenguaje, Palabra, Simbolismo

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-4896

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

EL VALOR SIMBÓLICO DE LA PALABRA

 

Autora:

Dra. Ana María Martorella

 

Abstract

 

Filogenéticamente, las neurociencias demuestran que nos diferenciamos de otras especies animales, aún de los primates más evolucionados, por la telencefalización del cerebro, especialmente nuestro lóbulo frontal izquierdo donde se ubica la función del habla como forma de expresión verbal codificada. La palabra concreta se torna subjetiva, porque la misma palabra evoca en cada uno de nosotros sentimientos y emociones diversos. Entonces, el presente ensayo, intenta reflexionar sobre el valor de la palabra que no sólo se pronuncia y se escribe, sino que además es uno de los pilares de la primera gran obra psicoanalítica, “La interpretación de los sueños”, que proporciona las vías de acceso centrales a la escritura de la “otra escena”. Se la estudia a partir de uno de los primeros seminarios de Lacan donde se refiere a la lectura, a la relectura de la letra de Freud en el “Seminario sobre la carta robada”. También se analiza la transformación de la modalidad lógica en modalidad verbal y vulgar en el sentido común de Occidente; a la vez que la lengua representa la filiación y la judicialidad del culto a los antepasados; y que el juego infantil tiene la cualidad del lenguaje. Se puede concluir que la interpretación utiliza como recurso la palabra: la palabra escuchada y la palabra respondida; palabras que no logran desprenderse totalmente de lo subjetivo, de las emociones y de las valoraciones personales de los dos participantes intercambiables y causales de este proceso: el que enuncia y el que escucha o lee.

 

 

Palabras clave: simbolismo, palabra, lenguaje.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

Filogenéticamente, las neurociencias han demostrado que nos diferenciamos de otras especies animales, aún de los primates más evolucionados, por la telencefalización de nuestro cerebro, con especial importancia de nuestro lóbulo frontal izquierdo donde se ubica la función del habla como forma de expresión verbal codificada.

En este área nerviosa pensamos todo lo que existe a partir del fonema con el que identificamos tanto lo concreto como lo abstracto, lo tangible y las emociones, lo visible y lo etérico.

Allí el pensamiento, a gran velocidad de impulsos eléctricos, comunicando neuronas a través de su cableado, procesa y transforma todo aquello que percibimos en nuestro mundo interno y externo, y lo nombra.

 

 

Así surge la PALABRA.

La palabra que nos une y nos reúne, la que acaricia, consuela, canta y enamora; como así también aquella que grita y la que declara el estallido de las guerras.

De este modo, la palabra circula desde los oídos a los lóbulos temporales, pero también lo hace desde la retina hasta nuestros occipitales que diferencian los colores del cielo, los campos y los óleos del arte, y busca desesperadamente su asociación con los aromas, los sonidos, las texturas, los sabores, la memoria.

Cada vez que pronunciamos una palabra debemos recurrir a la evocación de experiencias recientes o lejanas; memorias gratas o rechazadas; y, como en el caso de los poetas, muchas veces surgen de emociones inconscientes, de recuerdos bien almacenados que, incontrolados, se convierten en intrusos de nuestra cotidianeidad y de nuestros sueños.

Así, lo absurdo de lo onírico, relatado en palabras, comienza a cobrar significado, al asociar sus personajes y lugares, con semejanzas con aquello concientemente conocido.

Por cierto, la palabra concreta se torna subjetiva, porque la misma palabra evoca en cada uno de nosotros sentimientos y emociones diversos; el mismo personaje puede ser amado por unos y despreciado por otros; la misma situación narrada en un cuento puede despertar indiferencia o angustia, muchas veces inexplicables, según las previas experiencias de cada individuo.

Aveces, la palabra, hecha canción, persevera mientras viajamos y contemplamos el afuera, como ausentes, por una ventanilla; caminamos al ritmo acompasado de sus melodías; o nos acompaña, musicalmente o en forma de noticia huracanada de alguna calamidad traumática, desde el mundo virtual de la radio o la pantalla.

La misma lengua que se balbucea en labios de un bebé para reclamar los brazos de su madre o para saciar el hambre de sus intestinos, se va construyendo desde el monosílabo hasta las primeras conjugaciones en tercera persona con dislalias, provocando nuevas experiencias de placer o de frustración, según el tiempo de la espera de satisfacción del deseo, simbolizándose, inicialmente, en imágenes y acciones lúdicas para procesar la realidad real de lo vivido.

Esto es, en definitiva, el origen conocido de la palabra, a la que, por cotidiana, usamos y abusamos tantas veces devaluada.

Tanto nos costó, ontogénicamente, desarrollarla en forma oral!, que la llevamos de la piedra hasta la imprenta para recordarla, desde los jeroglíficos hasta los chips de los celulares que transmiten mensajes de texto abreviados.

Las palabras se reiteran en sus significados en tantos idiomas existentes desde que la humanidad discutiera fervorosamente por la Torre de Babel; hoy, las palabras parecieran unificarse en vocablos anglosajones gracias a la torre de PC.

Las palabras son señas en las manos y gestos guturales de aquellos que sólo conocen el silencio…

Las palabras representan imágenes con simbología universal, tales como la Luna y el agua, para la Madre; mientras que deja al Sol el simbolismo del Rey Padre, desde que Papá Freud descifrara este enigma con el psicoanálisis.

La palabra no sólo se pronuncia y se escribe, sino que además se escucha, se transmite, se aprende, se comprende, y se interpreta….

Al decir de Antoine Saint-Éxupery, las palabras se sacan la lengua unas a las otras…

 

 

Así, a través de la lectura de la escritura de varios autores, que se anticiparon en la reflexión de este tema, desde distintos marcos teóricos como el psicoanálisis (Freud, Lacan, Jung), y atravesando el juego infantil y la identidad, y algunas problemáticas tales como las conductas genocidas, la hipoacusia y el abuso sexual infantil, comienzo mi derrotero de palabras en este ensayo.

 

 

ANTECEDENTES ANALÍTICOS DE LA ESCRITURA Y LA LECTURA

 

 

Noé Jitrik escribe: “El hecho de que en las primeras instancias del aprendizaje, leer y escribir sean dos designaciones para un mismo acto, al parecer dos prácticas entrelazadas de manera inextricable – pues ya al trazado de los primeros signos con sentido (escritura) implica que se los comprenda (lectura) – no es garantía de que no se vaya produciendo en cada sujeto una ulterior y fatal separación entre los términos…”.

Continúa diciendo Guillermo Koop: “Junto a lo anterior, otra perspectiva, la de la marca del nombre en la emergencia de un sujeto. Hay un registro de inscripción y un plazo para anotar el nombre. Hay nombres que no pueden inscribirse, otros deben inscribirse de acuerdo con cierta fonética, etc. El nombre arrastra luego a su portador como marca de su procedencia, se presta al equívoco de diferentes lecturas, será sustituido por un apodo…Los seudónimos abren también en la literatura una instancia referida a los nombres. De este modo también la lectura y la escritura están presentes en un sujeto desde su emergencia.

“Leer y escribir se muestran como operaciones solidarias, no complementarias, y mutuamente retroactivas”.

En un trabajo de interesantes consecuencias para lo que aquí nos importa puntualizar, Margit Frenk anota que en la Antigüedad Clásica y en la Edad media la lectura era un espectáculo, puesto que era en voz alta. Los oyentes eran también espectadores del acontecimiento de la lectura. En este marco quien escribía lo hacía teniendo presente también que su escritura sería escuchada. Al mismo tiempo, abundaban los “relatores” de novelas que sin “leerlas” en un libro, las contaban de memoria. Leían de memoria, leían en su memoria. El texto también era así variable, se modificaba en las repeticiones. En algún momento esta lectura enmudece y “leer es ahora oír con los ojos: se oye pero ya no se oye”.

La primera gran obra psicoanalítica, “La interpretación de los sueños”, proporciona las vías de acceso centrales a la escritura de la “otra escena”. Precisamente, la invención del psicoanálisis tiene en los tiempos posteriores a su aparición un fuerte efecto sobre la lectura y la escritura de la literatura. Surge así un género de fuerte acento psicoanalítico como lo es la psicobiografía.

Hay entre los postfreudianos producciones de suma pertinencia sobre Shakespeare, la literatura romántica, los mitos griegos, etc. Se marca una época que se enlaza inmediatamente con otro momento en que desde Melanie Klein se proponen lecturas desde una perspectiva “simbólica”. Comienza una relación entre psicoanálisis y literatura que, evocando a Starobinski, podemos llamar “crítica relación”.

En un momento del posfreudismo aparece la enseñanza de Lacan. Uno de sus primeros seminarios referidos a la lectura, a la relectura de la letra de Freud, es el “Seminario sobre la carta robada”, sobre el cuento homónimo de Edgard Allan Poe. Se produce allí la colisión explícita de la teorización edípica con su propuesta sobre el estatuto de la letra. Seguirán “La instancia de la letra en el inconsciente o la razón desde Freud, Juventud de Gide o la letra y el deseo”, un año de seminario dedicado a la escritura de Joyce…. Se citan sólo algunos de los recorridos que llevan en su título una mención expresa a la escritura.

A partir de aquí, también la crítica comienza un viraje interrogativo acerca del estatuto escrito. Desistimos del intento de hacer una enumeración siquiera mínima de todos aquellos que promueven un movimiento que comienza a tomar en cuenta el factor escritural de modo particular. Baste la mención de nombres como Derrida, Barthes, Sollers, Blanchot, Foucault. Cada uno desde perspectivas singulares.

Al traducir un texto de Heidegger, “Logos”, Lacan pretende señalar un modo de acceso textual que tendrá notas particulares. El de Heidegger es un trabajo centrado sobre la traducción, la interpretación escritural de un texto, la lectura de una transmisión. Aparecen entonces nuevamente preguntas acerca de cómo leer, qué es leer, qué idea de letra pone en juego esa lectura…

 

 

Se ha intentado hasta aquí poner en relación términos y nombres. Se han entrelazado así mirada y letra, lectura y nombre, marca y voz. Las mutuas remisiones son innumerables.

 

 

En este espacio quedan así convocadas las historias de la escritura. Las vertientes místicas de la lectura y la letra. Los mitos de origen de la escritura muchas veces literariamente bellos. La retórica en su posible relación con lo escrito. La perseverancia literal de la filología. Los autores en sus trazas. Al fin la lectura y la escritura.

 

 

La palabra refiere a un tiempo, pero el inconsciente es acronológico.

 

 

En su prólogo a una edición castellana de las dos “Alicias” de Carroll, Borges recuerda el capítulo segundo de otra obra, “Lógica simbólica”, en la que escribió que “el universo consta de esas cosas que pueden ordenarse por clases y que una de éstas es la clase de cosas imposibles. Dio como ejemplo la clase de las cosas que pesan más de una tonelada y que un niño es capaz de levantar” en sus juegos.

Observación esencial para comprender a Carroll, desde luego; pero también para situar el núcleo decisivo de la problemática del tiempo. En el mismo prólogo, Borges recuerda algunos de los juegos temporales, siempre vecinos de la pesadilla: el que es condenado por un crimen que cometerá luego de la sentencia, el Sombrerero Loco, en cuya casa siempre son las cinco de la tarde. El tiempo invertido y el tiempo detenido, ¿no son ejemplos perfectos de la clase de las cosas imposibles?

En el “Sueño de un curioso”, Baudelaire nos da un ejemplo inquietante: “Había muerto sin sorpresa y la terrible aurora/ me envolvía. -¡Y qué! ¿no es más que esto?/ El telón se había levantado y yo aún esperaba”.

Como es sabido, Platón, en el Timeo, dijo que el tiempo era la “imagen móvil de la eternidad”. Ahora bien, si concebimos a la eternidad como inconcebible – y por lo tanto imposible - , el tiempo de la existencia, la temporalización del advenir, adviene como declinación y excedente, más y menos simultáneamente, de una eternidad vacía, simulacro y cifra de todas las imposibilidades. No llama imposible a lo que viola el principio de identidad sino a la ausencia radical, de derecho, de procedimientos para describir la construcción del cuerpo de una noción. Así lo imposible es atópico y ucrónico, y por lo mismo causa de especialización y temporalización.

Ya en la definición de Aristóteles – el tiempo es la medida de movimiento según el antes y el después -, aparecen y contrastan los dos elementos constitutivos: la medida, en sí misma inmóvil o más precisamente reversible, y lo medido, irreversible, irracional como la continuidad del movimiento, de la génesis, del decaecimiento.

El tiempo – o para ser rigurosos: la temporalidad que temporaliza la existencia -, también y decisivamente carece de referencia; mas es preciso inscribir tal carencia como corte en el flujo de la supuesta inmanencia temporal para que la verdadera irreversibilidad – el antes y el después que no pueden conmutar lugares -, manifieste su carácter último.

La expresión griega tó exaiphnes sustantiva un adverbio que significa repentina, súbitamente, de improviso. Se la traduce habitualmente por “instante”, pero, más bien, es “lo instantáneo”; expresión que retiene el origen adverbial, esencial para aprehender su sentido. El adverbio instantáneo “súbitamente” – moralmente, ¿no son las modalidades adverbiales? -, modifica al verbo y a través de él a la frase y al discurso del que forma parte. En el Parámenides (156 d-e) Platón hace del instante el corte intemporal que permite que algo ocurra – un cambio -, de la movilidad a la inmovilidad o viceversa -, en el tiempo.

Atópica naturaleza – dice -, que es un intervalo entre el movimiento y el reposo y que no está en tiempo alguno. Según la sugestiva expresión de Natorp es un diferencial, en el sentido matemático del vocablo: una diferencia infinitamente pequeña y no obstante localizable en las cantidades variables.

Naturaleza paradójica: es no-ser y sin embargo no es idéntico a la nada; - ¿cómo puede un diferencial equivaler a la eternidad? – y, al fin la paradoja que reúne a todas: según Jean Wahl “quizá ese discontinuo sea pues, el símbolo de la continuidad”.

 

 

Hay en la obra de Proust un momento privilegiado del despertar.

Comentándolo, dice George Poulet que ese instante inaugural refleja más bien, lo que ya no es antes que aquello que todavía no es. Es cierto; sin embargo, lo que ya no es, jamás fue. La búsqueda del tiempo perdido culmina en el tiempo recobrado; ambos no hacen, como es sabido, un círculo – entre lo perdido y lo recobrado hay un hiato irracional, un diferencial, algo que impide que los extremos se superpongan y se confundan entre sí. Y, cuestión muy importante, no hay que encadenar el tiempo a la nostalgia. Como bien lo captó Kierkegaard el tiempo de la reminiscencia, el tiempo de la nostalgia, es un tiempo monótono.

Lo que Proust ha perdido sin haberlo tenido jamás, no es el “paraíso de los amores infantiles”, como reza la frase banal. Otro vocablo kierkegaardiano – “reduplicación o desdoblamiento” -, nos indica o sugiere una operación decisiva: un instante que repite. El instante, un devenir dentro del devenir, un instante vacío que desidealiza. El instante idealizado y que sólo puede ser pensado – es decir sufrido, ya que no es concebido, originado -, a través de violentas antítesis. Hemos perdido una plenitud indescriptible y que ni siquiera es plena para ganar algo que está fuera de quicio. Eso es el instante: el tiempo fuera de quicio.

El tiempo del mito no posee otra estructura.

Cada pasaje que inaugura el tránsito intransitivo de la coalescencia de siempre y nunca, es preparación para lo nuevo; hallazgo que coincide con lo que Heidegger llamó die Kebre: vuelta, giro, retorno; aunque desviado, quizá, del sentido que quiso asignarle. No es vuelta a lo más íntimo de la esencia, sino retorno en y de los simulacros que impone la ausencia de ser.

Esta transformación de la modalidad lógica en modalidad verbal y vulgar – es, como se sabe, el sentido común de Occidente -, disimula que la imposibilidad reúne a la vez siempre y nunca – lo que siempre pasa está ya pasando, ha pasado, sin hacerse presencialmente presente -, y que la fórmula de la equiparación posible – “alguna vez”- , debe completarse con otro adverbio: “alguna vez repentinamente”. Aquello que surge, de repente, sobre fondo paradójico del siempre/nunca es lo que la tradición ha denominado con un término teológico: Ángel.

 

 

Bruscamente una vida puede salir de sus gozones; es allí que alguien llega a comprobar, reversiblemente, el fracaso de la reversibilidad. Un abismo mínimo e infinitamente dilatado traza el hiato entre el antes y el después.

Allí donde cesa la coherencia pensable, allí la existencia naciente obtiene su victoria sobre lo universal abstracto.

 

 

FILIACIÓN Y JURIDICIDAD DE LA LENGUA

 

 

El culto de los antepasados.

 

 

André Malreaux cuenta que Jung, el psicoanalista, formó parte de una expedición a los indios de Nuevo México. Le preguntan cuál es el animal de su clan; les contesta que Suiza no tiene clanes ni tótems. Terminada la conversación, los indios salen del cuarto por una escala que bajan como nosotros bajamos las escaleras: de espalda a la escala. Jung baja, como nosotros, de cara a la escala. Cuando llega al suelo, el jefe indio señala sin hablar el oso de Berna bordado en la camisa de su visitante: el oso es el único animal que baja de cara al tronco y a la escala.

El personaje de Malraux no sabía que sabía sobre su pertenencia al linaje totémico común de los suizos. Su realidad cotidiana, hasta el más banal de sus actos, bajar una escala, aparecía ordenada por una antecedencia discursiva. El olvido renegatorio de Jung garantizaba la eficacia no sintomática de dicha antecedencia.

 

 

Victor Tausk relata el caso de un hombre quien para casarse con su novia cristiana, siendo él judío, se convierte al cristianismo. La determinación a la conversión surgía de una supuesta convicción: su adhesión al judaísmo era puramente formal. Años después, pasaba unas vacaciones con su esposa e hijos en la casa de una familia de maestros, cuando la dueña de casa, desconociendo el origen judío de sus clientes, tuvo algunas manifestaciones agrias contra los judíos. Temeroso el hombre de verse obligado a dejar ese acogedor alojamiento en caso de que saliera a la luz su condición judía, pensó que la franqueza y la espontaneidad de sus hijos podían atentar contra su propósito de no revelar el origen judío de su familia. Quiso entonces alejarlos, enviándolos al jardín. “Vayan al jardín, Judíos (Juden) – dijo, para corregirse inmediatamente: hijos (Jugen)”. El hombre, anoticiado de su lapsus, terminó diciéndole a Tausk que él “debía aprender a no rechazar impunemente el culto de los antepasados cuando se es hijo y padre al mismo tiempo”.

 

 

El síntoma, en este caso un lapsus, dice de la inscripción conflictual de lo que hace al linaje, a aquello que nos antecede y que había en nosotros. El lapsus de este hombre debe ser considerado como un acto filiatorio, interior a la operación de dar nombre. Afilia a sus hijos nombrándolos como judíos, pero además, el lapsus lo afilia a él mismo, produce un nuevo sujeto. Hermoso ejemplo que atestigua del valor del acto que Lacan le otorgaba a los llamados actos fallidos: “Nuestros actos fallidos son actos que triunfan, nuestras palabras que tropiezan son palabras que confiesan”.

 

 

La lengua, Institución filiatoria.

 

 

En un artículo de posguerra (1959) titulado “El milagro hueco”, George Steiner enuncia una hipótesis fuerte y particularmente antipática para los alemanes embarcados en un renacimiento milagroso posterior a la devastación con que finalizó la llamada Segunda Guerra Mundial. Atendiendo a las relaciones entre el lenguaje y la inhumanidad, enuncia la muerte del idioma alemán. Señala los gérmenes de la disolución: “en vez de estilo hay retórica”; “en vez de uso común y preciso, jerga”; “extranjerismo y radicales foráneos dejan de enriquecer el flujo sanguíneo de la lengua indígena”; “el lenguaje deja de configurar el pensamiento para proceder a embrutecerlo”; etc. . Afirmando que el idioma alemán no fue inocente de los horrores del nazismo, Steiner despliega una idea que va más allá de considerar aquello que los alemanes le hicieron a la lengua alemana: ubica en el idioma alemán mismo exactamente lo que se necesitaba para articular el salvajismo nazi.

 

 

El planteo parece ser que el nazismo se apropió del núcleo duro, inhumano, de la lengua alemana, y extremando, que la barbarie nazi no hubiera podido surgir sino en lengua alemana. Interesante y discutible afirmación que tiene la virtud de acercarnos a la idea de la lengua como institución filiatoria. Hitler y Goethe, ambos hijos de la lengua alemana en sentido fuerte; cada uno de ellos apropiándose, a su manera, de la herencia dispar que la lengua porta.

 

 

Steiner destaca por otro lado la prevalencia en la lengua nazi de la terminología administrativa y científica propias del laboratorio. El eufemismo se convirtió en la figura retórica por excelencia. Sabandijas, piojos, cucarachas, pasaron a nombrar a los judíos; solución final al exterminio de millones de seres humanos. El eufemismo - del griego euphemismós aplicado al que habla bien – es considerado habitualmente una figura retórica destinada a sustituir una expresión considerada demasiado violenta, grosera o malsonante. El acento está puesto en velar, ocultar, algo que no se podría decir de manera directa, descarnada.

 

 

Distintos intelectuales han escrito sobre estas creaciones linguajeras de los nazis. Se puede considerar que la verdadera función del eufemismo no es – o no es sólo – trabajar sobre una expresión que se debe ocultar por descarnada, sino que consiste en advenir al lugar de donde fueron erradicadas las marcas jurídicas que la lengua vehiculiza, marcas que nombran de distinta manera lo subjetivo. En este sentido, el discurso científico, biologicista y administrativo practicado por el nazismo fue eufemístico.

 

 

En nuestro país - Argentina - el discurso biologicista fue llamado a escena durante la última dictadura militar. El llamado eufemísticamente proceso tomó de la biología las metáforas más adecuadas a los fines de desinstitucionalizar la subjetividad del considerado enemigo. El oponente ya no era un transgresor, digno de castigo – como lo planteaba Kant – sino un virus, un microbio enquistado en el cuerpo social, que se debía extirpar, suprimir.

 

 

Pasado el proceso, nuestra democracia transforma el discurso biologicista en discurso economicista gestionario. Ya no se tratará de extirpar por medio del bisturí de las armas, el cáncer subversivo que hace peligrar el cuerpo social, sino que será ahora el mercado el que según los parámetros de eficiencia y rendimiento dejará en el camino a los que no puedan adaptarse a los cambios indispensables propios de la globalización. Un discurso sucesor del otro.

 

 

En ambos el rechazo de las marcas institucionalizadotas de lo jurídico. Lo jurídico se vuelve sólo instrumento necesario a los fines de volver eficiente la economía: la corrupción debe extirparse fundamentalmente por razones de economía ya que implica una suba de costos que hace al modelo eficiente.

 

 

El eufemismo, entonces, motoriza la suspensión de la función filiatoria de la lengua. Son precisamente las marcas jurídicas de la lengua las que sostienen el lazo del sujeto a la Ley, produciendo el campo de la responsabilidad. Es en estos términos que, creemos, debe entenderse la afirmación de Steiner sobre la muerte del idioma alemán.

 

 

No nos parece ajeno a la práctica del psicoanálisis – sino todo lo contrario – una política de la lengua que ponga en tela de juicio los lugares donde se verifica lo que Legendre ha nombrado como “el agotamiento de las prácticas filiatorias en Occidente”. Dicho agotamiento no consiste sólo en la degradación utilitarista del discurso jurídico, discurso filiatorio por excelencia, o en la degradación del sujeto, sino, como planteábamos anteriormente, en un ataque a la lengua en su función propiamente filiatoria y subjetivante.

 

 

Thomas Mann en su carta abierta al decano de la Universidad nazificada de Bonn dijo, después que se le retirara su doctorado honorífico: “Grande es el misterio del lenguaje; la responsabilidad ante un idioma y su pureza es de cualidad simbólica y espiritual; responsabilidad que no lo es meramente en sentido estético. La responsabilidad ante el idioma es, en esencia, responsabilidad humana”.

 

 

LA PERSONIFICACIÓN Y EL EQUÍVOCO EN EL ANÁLISIS DE NIÑOS

 

 

Los niños construyen su obra en el interior del juego, y se comprueba como una verdad de hecho que la conflictiva infantil se transfiere a él. El juego tiene la cualidad del lenguaje. La personificación propia del juego, estrictamente hablando, no pertenece a él, dado que podría haberse jugado en otro contexto sin que dicha personificación apareciera. Para el personaje es necesario que el juego se efectúe, ya que resulta ser su hábitat, el lugar en el que puede vivir y crecer, tomar substancia de personaje.

El personaje tiene su historia y sus antecedentes en el período previo a la instalación del juego y se vincula en un sentido amplio con la circulación del lugar del niño respecto de la sexualidad en general: el deseo parental, la escena primaria, el decurso edípico, el momento y motivo del juego.

En sentido estricto la historia del personaje circula entre el niño y su interlocutor, ya sea como comentarios, relatos, atisbos de juegos.

El personaje es un objeto parlante.

Sabemos que sólo puede haber sujetos parlantes, sin embargo, en el interior del juego puede haber objetos de muy diversa índole e, incluso, partes de ellos que hagan las veces de sujetos parlantes.

¿Cómo considerar a este objeto parlante con características subjetivas?

En principio, como diciendo verdades, o sea, enunciaciones en vez de enunciados. O mejor aún, enunciados que, por ser proferidos en el interior del juego por un objeto, son enunciaciones hechas enunciado.

De este modo, el objeto lleva la enunciación al nivel de la palabra y produce así, una sutura ficticia del nivel de enunciación.

Se suspende cualquier pregunta por la significación puesto que el objeto dice lo que quería decir. Esta afirmación tiene todo el valor de la ambigüedad que muestra, ya que queremos mantenerla en su doble vertiente: lo que quería decir entendido como lo que significa, y lo que quería decir entendido como la posibilidad de articular los deseos en el terreno de la palabra (aquellos que no se saben).

El objeto que se presenta como personaje y habla en la ficción del juego, hace excepción a esta imposibilidad bajo un único modo: de jugando.

Jugando, el objeto parlante – el que sabe y dice lo que él quiso decir, su significación – produce una tautología en acto.

Esta operación es transferencial porque en la ficción del juego, el personaje realiza la subjetivación del objeto o la personificación del sujeto y con ello consigue la realización del deseo como significación.

La modalidad de juego a la que hacemos referencia, en la forma que ya hemos enunciado, es dicha por y desde el personaje, localizando allí el querer decir.

 

 

El emotivo descubrimiento que hace Freud con su nieto lo ilustra. El pequeño no mostraba ninguna pena cuando su madre se alejaba, eso intrigaba al abuelo. La observación le muestra que primero arrojaba los juguetes fuera de la vista con furia, acompañando el acto por la expresión ¡0rt! ¡0rt!. Esta expresión significa “lugar” en alemán, pero pronto descubre que es fort, ¡afuera, lejos!. Se convertía así el pequeño en parte activa en el alejamiento: no era él el abandonado, él arrojaba. Pero luego la observación muestra un segundo momento. El bebé tenía un carretel atado a los barrotes de la cuna. Lo arroja también exclamando ¡fort!, sin tanta furia esta vez, para recuperarlo con alegría diciendo ¡da!, “aquí”. Esta repetición, acompañada de elaboración, permitirá al niño soportar el alejamiento materno constituyendo una base para la tolerancia a la frustración que el objeto “tenido”, ya no parte del propio ser, sea independiente, sin por eso odiarlo y perderlo. Es un proceso difícil. Luego Winnicott agregará las teorizaciones sobre el objeto transicional que conjuga en sí un espacio construido entre ambos, con huellas sensoriales fundamentales (como el olor), que al quedar con el niño, acercan la presencia ausente en su representación.

Sin embargo, a pesar del dolor, es esa falta la que va motorizando la vida. Cuando falta la falta, nos dice Lacan, comienza la angustia. Constituida en objeto “a”, se volverá causa de deseo. Y el pensamiento, que comienza siendo inconsciente, no será otra cosa que la huella de la pulsión en busca de ese objeto inencontrable, que cierre toda necesidad. Su búsqueda constituirá la vida, novela o drama. Si no se crea ese hiato de la búsqueda, la inmediatez acercará la muerte de algún modo. Por eso, clínicamente, es inquietante cuando alguien expresa que no hay nada adelante que lo entusiasme, que no hay búsqueda, ¡no hay nada!.

 

 

En el caso de las palabras de los niños y niñas víctimas de abuso sexual infantil (ASI), deben ser decodificadas por quienes son capaces de entender su idioma infantil sujeto a una experiencia traumática que daña profundamente su psiquismo, su YO. La palabra del agresor en el ASI tiene el valor simbólico de culpar, de amedrentar, de someter a la víctima infantil al poder del deseo de Otro; la palabra silenciada y silenciadora desprotege.

Sólo inferencias especulativas nos permiten hablar de una niña víctima que todavía lucha por tener sus propias palabras. Pero Freud, ante el relato de las pacientes histéricas, creyó que había existido siempre en sus padecimientos infantiles un abuso sexual concreto, perpetrado por un adulto, generalmente cercano familiar. Era un suceso acaecido, concreto. Sólo en “Psicopatología de la Histeria” comienza a cuestionarse si siempre es real o son las propias fantasías que recrean un recuerdo encubridor.

En sus actividades plásticas, los niños no sólo expresan sus experiencias emocionales. Tienen momentos en los que, a su vez, suelen dedicarse horas y días enteros a la práctica de sus logros psicomotrices haciendo infinidad de puntos, círculos o simples líneas que no tienen interpretación simbólica alguna. Así como también vale destacar, en muchas otras oportunidades, no obstante estar atravesando por situaciones de gran felicidad, les da por jugar y por pintar atmósferas opresivas como un intento de analizar algo que no les ha quedado del todo claro del pasado. O por situaciones terribles y uno los ve obsesionados con las hadas y los héroes de fábulas.

Cuando los niños resilientes al ASI están sobrepasados por la tristeza, paradójicamente, pueden prohibir hablar de cosas tristes. En los peores momentos pueden preferir lo lindo de la vida. Y así, de esa manera, suelen pedir auxilio al mundo de las fantasías; un mundo donde sus deseos, con seguridad, van a ser satisfechos, donde la temporalidad no cumple las leyes de la realidad conciente. Realmente, esto es muy positivo; porque es preferible que un niño fantasee con que es posible cambiar las cosas que no están bien, a que crezca resignado a la maldad del mundo. Los niños y niñas víctimas de ASI, debido a sus juegos, pueden comprender que lo que les ha pasado no ha sido un simple sueño y que las brujas existían de verdad, aunque no usaran escobas. ¿Son los juegos simples juegos o son verdaderos símbolos de la vida? Resulta que detrás de cada juego hay una pista y quien la descubre gana un tesoro, pero casi nadie se anima a mirar más allá de sus propias narices. Constantemente, los niños trabajan para entender la parodia que de nuestras existencias hemos montado. Desde que se levantan hasta que se acuestan luchan contra la locura de este mundo, denuncian y gritan justicia, reclaman una ética que no sea contradictoria, Sus juegos y actividades se han convertido en una especie de espejo de lo más grotesco de nuestras familias, de nuestra sociedad. Pero, cuando vemos que imitan y delatan algo que nosotros odiamos, les pegamos. Y ellos lloran, gritan y patalean su impotencia frente a semejante hipocresía, pero, después de un rato, comienzan de nuevo con su arduo trabajo: intentan descifrar un idioma que no comprenden, el idioma que hablamos los adultos. Un idioma que, paradójicamente, ni siquiera nosotros mismos comprendemos del todo. Esperemos que los hijos de los niños y niñas víctimas de ASI sepan acerca del valor de la palabra y de la importancia de un golpe jamás dado, y que crean en la magia de los sentimientos y de todas las pistas que hay escondidas detrás de los juegos.

Por lo general, los adultos estamos tan ocupados que realmente no nos queda demasiado tiempo para nada; sin embargo, a los niños les bastan tan sólo un par de segundos para transmitirnos su presencia. Y, aunque en ocasiones resulte más cómodo no escucharlos, el precio que se paga, por estar distraídos, es muy alto.

 

 

LA PALABRA EN LAS MANOS DE LOS SORDOS

 

 

Muy tempranamente ingresa el niño sordo a la escuela, y allí comienza la labor de los maestros especiales que intentarán lo que para cualquiera de nosotros parecería imposible: lograr que ese niño sordo hable. Que hable en palabras, que emita sonidos que él mismo nunca jamás podrá oír. En muchos casos se logra que aprenda un lenguaje y se comunique.

El niño privado de audición está muy en desventaja con el oyente: es que el lenguaje mantiene una estrecha relación con el pensamiento, es causa de él. Para comprender esto, debemos remontarnos a los primeros momentos de la estructuración psíquica. El bebé tiene hambre y llora, grita: este grito es, en un principio, una descarga por vía motriz, (la única vía posible al comienzo), motivada por la tendencia del aparato a evitar el aumento de tensión. Pero si hay un Otro que responde al grito y le otorga significación, le corresponde con una acción específica: lo alimenta, y es así como el grito que antes era pura descarga se convierte en llamado, cobrando la función secundaria de comunicación.

A partir de estas vivencias, primeros momentos del desarrollo libidinal, van quedando en el psiquismo huellas mnémicas, marcas, inscripciones, que se irán complejizando, y es así como el aparato psíquico suspende la descarga motriz, por el proceso de pensar, que se constituye desde el representar. Las primeras huellas, que se inscriben en el sistema que Freud llama “signos de percepción”, se transcriben al sistema inconciente. En este sistema están las representaciones cosa, representaciones de las cosas del mundo, das ding; la energía se desplaza libremente, lo que llamamos proceso primario. Luego esta energía se transporta a investiduras ligadas, dando lugar a una tercera retranscripción, en el sistema Preconciente, sede de las representaciones palabra.

“Es probable que en su origen el pensamiento fuera inconciente, en la medida en que se elevó por encima del mero representar y se dirigió a las relaciones entre las impresiones de objetos, entonces adquirió nuevas cualidades perceptibles para la conciencia únicamente por la ligazón con los restos de palabra”.

Las representaciones inconcientes deberán ligarse a una representación palabra para poder acceder a la conciencia; el pensamiento conciente, es entonces, a partir de ligazones de palabra, es decir que es la palabra condición del pensamiento conciente. “El pensamiento no se expresa simplemente en palabras, sino que existe a través de ellas”. (Vygotsky, pensamiento y Lenguaje).

Los primeros años de vida son un tiempo precioso en cuanto al desarrollo lingüístico imposible de recuperar más adelante en los años posteriores. Hay un tiempo para adquirir el lenguaje: luego podrán aprenderse nuevas formas, nuevos paradigmas pero eso siempre y cuando haya existido desde el inicio un baño de lenguaje, y la posibilidad de comunicar a través de él.

Generalmente, un niño oyente de tres años puede hablar, comunicarse. Conoce relaciones causales, temporales; hace uso de la interrogación. Percibe palabras, sonidos, melodías; el lenguaje lo penetra, lo atraviesa, incluso, a pesar de él, ya que el oído es el único órgano de intercambio con el medio que no puede cerrarse a voluntad! La madre le habla, le canta, le incluye en sus diálogos, cuenta cuentos… poco a poco, algunas palabras empiezan a tener sentido para él. Ciertos sonidos comienzan a recortarse entre otros, a reconocerse y a cobrar significación. Y es así como el niño adquiere la lengua del medio en que vive, su gramática, sus reglas, su vocabulario, a medida en que las palabras se enlazan con su experiencia. Construye el concepto de las cosas del mundo de manera implícita a partir del enlace de estos significados con las representaciones palabras del lenguaje del medio en que se encuentra.

Los niños sordos, en cambio, deberán aprender la lengua: a partir de técnicas de asociación imitación -refuerzo. Repetir palabras, frases, oraciones de las que no siempre logran apropiarse, porque son impuestas y planificadas por otro, y no exactamente estrategias de conocimiento del mundo. “La sordera congénita produce efectos evidentes por su silencio, por cuanto impide la adquisición de la lengua oral, pero también produce efectos silenciosos en su evidencia como la imposibilidad de construcción de los significados que permiten una acabada representación cognitiva y afectiva del mundo y de sí mismo”. La palabra es pensamiento; la palabra nomina, da existencia, a la vez que nos permite alejarnos del mundo concreto e introducirnos en una dimensión simbólica. Un niño que puede jugar no sólo con objetos, sino con palabras, (ej. juego de roles), es porque ha podido superar el mundo concreto de los objetos y sumergirse en el mundo conceptual, de lo conocido y lo desconocido, lo presente y lo ausente.

Joseph Church escribe: “El lenguaje transforma la experiencia. A partir del lenguaje podemos iniciar al niño en un campo puramente simbólico de pasado y futuro, de lugares remotos, de relaciones ideales, de acontecimientos hipotéticos, [. . . ] Podemos manipular símbolos de un modo que no sería posible con las cosas que representan. . . podemos reordenar verbalmente situaciones que por sí solas no permitirían reordenación. . . Podemos yuxtaponer objetos y acontecimientos muy separados en el espacio y el tiempo, podemos, si queremos, darle la vuelta al universo simbólicamente”. La palabra es una retranscripción, una representación y podrá tener distintas materialidades: puede ser oral, escrita, signada. Un niño con déficit auditivo, nunca podrá oír palabras, en su materialidad de sonido, pero puede ver unas manos que dibujan en el aire. Por lo anteriormente expuesto, es imprescindible privilegiar la comunicación por sobre el medio a utilizar. La constitución psíquica, por sobre el modo de hablar. Para que pueda desarrollarse el pensamiento es condición el lenguaje; pero no necesariamente, la lengua oral. Una lengua implica un paradigma, reglas, elementos y relaciones entre ellos, un vocabulario y la función de ser código común para una comunidad. La lengua de señas cumple con estas condiciones y es la lengua natural para alguien que no puede oír. Sobre estas estructuras previas de la lengua visomotora podrá montarse el aprendizaje de la lengua oral, del código compartido por la comunidad en la cual está inserto.

 

 

Teniendo en cuenta estos procesos de desarrollo lingüístico en las personas sordas, Denmark (1994, p. 49) sugiere como mínimo las siguientes habilidades en los profesionales de la salud mental involucrados en el tratamiento de las personas sordas:

Comprender los aspectos psicológicos, lingüísticos, sociológicos y culturales de los diferentes tipos de sordera.
Comprender la problemática de niños y adultos sordos con otras discapacidades asociadas.
Conocer los trastornos de comunicación, tanto los del desarrollo como las adquisiciones.
Habilidad para comunicarse mediante la lengua de señas, dactilogía (alfabeto signado) y otros sistemas de comunicación apropiados.
Conocer dónde y cómo obtener intérpretes especializados de lengua de señas.
Conocimiento de la fenomenología de los trastornos mentales cuando ésta afecta a las personas sordas con distintos tipos de sordera.
Tener un conocimiento activo de los aspectos audiológicos de la sordera (etiología, grado de sordera y tratamientos).
Conocimiento de los servicios disponibles para personas Sordas (como Asociaciones, centros educativos, centro de salud mental).
Conocer en profundidad las necesidades de la comunidad sorda y las normas de su propia cultura, lo relacionado al tema de la sordera y los aspectos implicados en la comunidad sorda (Estrada, 2008).

 

EL PASO AL ESCRITO

 

 

Las presentaciones de libros se han convertido en una práctica habitual en nuestro medio. En ellas saludamos su aparición, les damos la bienvenida e invitamos a su lectura con un comentario sobre la que hemos comenzado a hacer.

En este caso se agrega una particularidad: cuando se invita a leer un libro que consiste en un conjunto de textos, de escritos que giran en torno a la cuestión de la escritura; de la escritura en y del psicoanálisis, es una reflexión en acto. Dice sobre la escritura poniéndola en práctica.

Esto multiplica su interés en la medida en que nos confrontamos a leer lo que sobre esta cuestión nos transmite en el plano del enunciado y en el de la enunciación. ¿Cómo se hace cargo en su estilo, en sus modos de lo que sobre la escritura discierne? ¿Con qué letra escribe lo que respecto a la emergencia de la letra postula?

Otra particularidad de este tipo de libros es su relación con la actualidad. Quizás sea pertinente distinguir de los libros de actualidad, de ocasión, de moda, otros en los que lo actual se defina por su pertinencia respecto a lo que hace síntoma y requiere interpretación.

¿Qué concepción de la letra exige el discurso psicoanalítico? ¿Qué escritura le conviene al psicoanálisis, qué presentación se acomoda a su objeto? Tomar en consideración la relación entre ellas, lleva a plantearse de qué modo se hace cargo la escritura del psicoanálisis de las consecuencias que se derivan de la conceptualización psicoanalítica de la letra.

 

 

Decir escritura del psicoanálisis, incluye diferentes prácticas que van desde el registro de los avatares de cada análisis, a la construcción del historial, hasta el ensayo psicoanalítico en sus diversas variantes; una extensa gama de modalidades de pasaje al escrito en el que su estatuto de psicoanalítico no proviene sólo del tema del que se ocupa, ni del público al que se dirige, sino también, y fundamentalmente, de su posibilidad de soportar, de ser soporte del discurso entre diferentes prácticas.

¿Cómo resulta afectada, marcada en su estilo y su lógica argumentativa una escritura que no se desentienda de lo que el psicoanálisis nos enseña?

Esto acarrea insoslayables consecuencias sobre la transmisión. Una transmisión que no lo es de un saber acumulativo y acumulado, sino de una práctica que progresa por la interpretación de los obstáculos, de las resistencias que la guían.

Interpretación que utiliza como recurso la palabra: la palabra escuchada y la palabra respondida. Palabras que no logran desprenderse totalmente de lo subjetivo, de las emociones y de las valoraciones personales de los dos participantes intercambiables y causales de este proceso: el que enuncia y el que escucha o lee.

El deseo del analista mantiene in-suturado el desgarro causal. Un desgarro que sólo puede sostenerse en su función, en correlación con la inscripción de lo imposible. Empuja el trabajo retórico del inconsciente en el que se ficcionaliza la verdad, a la vez que presentifica el límite que constituye su condición.

La letra, hendida por el tiempo, borrada, negativizada, es concebida decantando de diversos movimientos.

“Emergencia de la letra” no es historia de la escritura; tampoco es acceso al alfabetismo como aprendizaje. Entonces ¿por qué abordarla por la vía de esos pasos, de esas figuras de transformación, decantación, recorte, borradura, aislamiento?

Quizás ese énfasis pone de relieve una dimensión propia de la letra, tal como conviene considerarla desde el psicoanálisis que comporta una eficacia de la temporalidad que la sacude y la hiende, puesto que se actualiza en el diferimiento. Su actualidad es de destiempo. Como el acto, adquiere su perfección en su desvanecimiento. Se marca en el instante de su borradura. Se afirma como negatividad y autodiferencia que la ausenta de sí misma.

Es la marca del nombre impronunciable de Dios.

Esa negatividad deriva de la incidencia del vacío pulsional; la mudez del ello se articula como corte de la mirada y de la voz.

Koop hace referencia a la escena “Ladrones de miel” en las cuevas de Valencia recordando que “toda la escena está montada alrededor de un agujero en la pared. Unas líneas verticales parecen enfatizar el agujero sugiriendo un bosquejo de un árbol. Una silueta humana parece perder, hundir su brazo en el hueco. Abejas o avispas vuelan alrededor. Ese hueco negro absorbe nuestra mirada, es ombligo óptico de la escena”.

“La naturaleza y la palabra entramadas en una gestalt que comunica un mensaje”.

Contrapunto de lecturas, multiplicación de apólogos, alusiones, figuras míticas, permiten que en el campo de la representación, no fuera de él, advenga el representante de lo imposible de representar.

 

 

LA SEMÁNTICA DEL SÍMBOLO SEGÚN JUNG

 

 

A las representaciones frente a las cuales se imponía un definitivo silencio, Jung las llamó arquetipos (símbolos de lo inconsciente colectivo). Son diversos los puntos frente a los cuales este autor difiere de la teoría freudiana. En el primero de ellos, siendo consecuente con su teoría de la libido no exclusivamente sexual, Jung rechaza la reducción a una explicación exclusiva en ese ámbito, viendo en los símbolos significados que trascienden las pulsiones sexuales. Otro de los puntos es el considerar la imposibilidad de hacer un “código” de significaciones de los símbolos. A pesar de que los arquetipos son realidades simbólicas que se repiten en individuos de diferentes razas y en pueblos de diferentes orígenes, su expresión siempre está dada en el marco de una psique individual o de una cultura específica, por esto, su significado sólo puede ser hallado en la articulación con una posición consciente individual (en la terapia) o con unos hechos culturales específicos (en el análisis de un pueblo). Hacer un código de los símbolos es absurdo, porque en la gama infinita de posibles significados de todo símbolo (recordemos “el modo simbólico” de Eco), la actualización de uno o varios de esos significados sólo es posible con base en una relación específica a algo en particular (sea ésta psíquica o cultural). El último de los puntos es el hecho de que los arquetipos no derivan simplemente de unas relaciones lingüísticas arcaicas, ya que testimonian una fuerza (afectiva, significativa, simbólica) que va mucho más allá de las palabras, característica que Jung denominó como efecto “numinoso” del arquetipo. Para Jung, el arquetipo es un esquema de conducta innato que se expresa en forma de imágenes, o sea, a nivel psíquico. Si bien para Jung la madre y el padre real comienzan siendo los objetos sobre los cuales se proyectan los arquetipos de la Madre y el Padre, en el fondo éstos no son más que realidades psíquicas, así, todos llevamos dentro, gracias a los arquetipos, una madre, un padre, un hijo, un héroe, una heroína, etc. , es decir, toda una mitología en nuestra alma.

Los arquetipos son formas típicas de conducta que, cuando llegan a ser conscientes, se manifiestan como representaciones, al igual que todo lo que llega a ser contenido de conciencia” (Jung 1970, pág. 173) De esta afirmación se deducen varios puntos importantes característicos del arquetipo : Primero, el arquetipo no es más que una forma inconsciente, es decir, de alguna manera, una forma vacía : “El arquetipo es un elemento formal, en sí vacío, que no es sino una facultas praeformandi , una posibilidad dada a priori de la forma de la representación” (Ibíd. , pág. 74) Segundo, como forma innata, pertenece al ámbito de los instintos: “Podríase asimismo llamarlo intuición del instinto en sí mismo o autorretrato del instinto…” (Jung 1982, pág, 159), sería algo así como el factor psíquico del instinto (Esta relación arquetipo-instinto será profundizada en el parágrafo siguiente). Tercero, los arquetipos no son representaciones heredadas, pensar lo contrario ha sido la base de una crítica contundente que se le ha hecho a la teoría junguiana: “No afirmo con esto, en modo alguno, la herencia de las representaciones, sino solamente de la posibilidad de la representación cosa que es muy distinta” (Jung 1992, pág. 83), es decir, lo que Jung afirma es la herencia de las formas que pueden servir de base para determinadas representaciones. Cuarto, el arquetipo es una forma vacía que es “llenada”, por un lado, con la representación, y por otro, con libido (energía básica del organismo vivo): “Así, estas imágenes nos las hemos de figurar como exentas de contenido y, por ende, inconscientes. El contenido, la influencia y el estado consciente no lo alcanzan sino luego, al tropezar con hechos empíricos que, al dar en la predisposición inconsciente, le infunden vida. ” (Jung 1950, Pág. , 156). En conclusión, los arquetipos “Son en cierto sentido los sedimentos de todas las experiencias de la serie de antepasados, pero no son estas experiencias mismas” (Ibid, pág, 156)

Jung considera que existen dos formas de pensamiento. Al primero lo llama pensamiento dirigido, o lógico, o verbal; éste tiene una relación más fuerte con e

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar