Última actualización web: 24/06/2019

Trastorno del Desarrollo Intelectual, anteriormente llamado Retraso Mental: Abordaje y actualización.

Seguir

Autor/autores: IVAN DAVID LOZADA MARTINEZ
Fecha Publicación: 23/05/2019
Área temática: Psiquiatría general , Psicología general , Salud mental , Trastornos infantiles y de la adolescencia , Tratamientos .

Universidad de Cartagena

RESUMEN

En los años 90, concretamente en 1992 se puso en vigor la 10ma revisión de la clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10). En el Capítulo V (Trastornos Mentales y del Comportamiento) se produjeron importantes cambios con respecto a las ediciones anteriores, resultado de un extenso trabajo iniciado en los años 60 por el programa de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado a mejorar el diagnóstico y la clasificación de los trastornos mentales (Solé, 2002). Sin embargo, en el DSM-5, en el 2013, se sustituye el término de ‘retraso mental’ que aparece en el DSM-IV y DSM-IV-TR, por el de trastorno del Desarrollo Intelectual (Pérez, 2013). El objetivo de este artículo es, recopilar información bibliográfica, y señalar aspectos de la literatura de la salud mental, que se deben manejar en situaciones con personas que presentan dichas condiciones, en la que podamos utilizar términos y criterios actualizados.

Palabras clave: Trastorno del Desarrollo Intelectual, Retraso Mental, Coeficiente intelectual, Discapacidad


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-9694

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Artículo de revisión

Trastorno del Desarrollo Intelectual, anteriormente llamado Retraso Mental: Abordaje y actualización
Iván Lozada-Martínez Ivan
María Bolaño-Romero
Departamento Clínico, Facultad de Medicina, Universidad de Cartagena, Cartagena, Colombia.

Resumen
En los años 90, concretamente en 1992 se puso en vigor la 10ma revisión de la Clasificación
Internacional de Enfermedades (CIE 10). En el Capítulo V (Trastornos Mentales y del
Comportamiento) se produjeron importantes cambios con respecto a las ediciones anteriores,
resultado de un extenso trabajo iniciado en los años 60 por el programa de Salud Mental de la
Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado a mejorar el diagnóstico y la clasificación de
los trastornos mentales (Solé, 2002). Sin embargo, en el DSM-5, en el 2013, se sustituye el término
de `retraso mental' que aparece en el DSM-IV y DSM-IV-TR, por el de trastorno del Desarrollo
Intelectual (Pérez, 2013). El objetivo de este artículo es, recopilar información bibliográfica, y
señalar aspectos de la literatura de la salud mental, que se deben manejar en situaciones con
personas que presentan dichas condiciones, en la que podamos utilizar términos y criterios
actualizados.

Palabras clave: trastorno del Desarrollo Intelectual, retraso mental, Coeficiente intelectual,
discapacidad.


Abstract
In the years 90, specifically in 1992 the 10th revision of the International Classification of Diseases
(ICD 10) was put into effect. In Chapter V (Mental and Behavioral Disorders) significant changes
occurred with respect to previous editions, the result of extensive work initiated in the years 60
by the Mental Health program of the World Health Organization (WHO) intended to improve the
diagnosis and classification of mental disorders (Solé, 2002). However, in the DSM-5, in 2013, it
replaces the term of ' mental retardation ' that appears in the DSM-IV and DSM-IV-TR, by the
Intellectual Development Disorder (Pérez, 2013). The objective of this article is to collect
bibliographic information, and to point out aspects of the mental health literature, which should
be handled in situations with people who present these conditions, in which we can use updated
terms and criteria.

Keywords: Intellectual Development Disorder, Mental Retardation, intellectual coefficient,
Disability.

Introducción
El trastorno del desarrollo intelectual, se define como un desarrollo mental incompleto o
detenido (previamente a haber alcanzado la madurez, <18 años) caracterizado por: 1) Déficit en
el funcionamiento intelectual: lenguaje, aprendizaje, razonamiento, resolución de problemas,
con un cociente intelectual menor de 2 desviaciones estándar por debajo de la media o CI <70);
2) Déficit en dos o más conductas adaptativas (actividades de la vida diaria, cuidarse, adquisición
de normas sociales necesarias para vivir interactuar, trabajar y tener un papel en la sociedad)
(Iglesias, 2017).

El cambio de terminología se debía haber hecho hace ya mucho tiempo y por la misma razón por
la que el término `retraso mental' sustituyó a los términos de `morón', `imbécil' e `idiota' con los
que se denominaban al retrasado mental leve, retrasado mental moderado y al retrasado mental
severo respectivamente, hasta bien entrado el siglo XX: porque el término `retraso mental' puede
resultar ofensivo (Pérez, 2013).

Definición
El trastorno de desarrollo intelectual (TDI), hace parte del grupo de Trastornos del Desarrollo
Neurológico (TDN), los cuales se caracterizan, porque tienen su origen en el periodo del desarrollo
y son déficits que producen limitaciones en áreas específicas o limitaciones globales (Martinez,
2014).
Ahora bien, Verdugo y Schalock (2010), parten de cinco premisas para definir operativamente el
trastorno del desarrollo intelectual, estas son:
1. Las limitaciones en el funcionamiento presente se deben considerar en el contexto de
ambientes comunitarios típicos de los iguales en edad y cultura.
2. Una evaluación válida tiene en cuenta la diversidad cultural y lingüística así como las diferencias
en comunicación y en aspectos sensoriales, motores y conductuales.
3. En una persona, las limitaciones coexisten habitualmente con capacidades.
4. Un propósito importante de la descripción de limitaciones es el desarrollo de un perfil de
necesidades de apoyo.
5. Si se mantienen apoyos personalizados apropiados durante un largo periodo, el
funcionamiento en la vida de la persona con TDI generalmente mejorará (Verdugo, 2010).
Teniendo entonces al trastorno del desarrollo intelectual definido, según sus características, así,
el trastorno del desarrollo intelectual se caracteriza por limitaciones significativas tanto en
funcionamiento intelectual como en conducta adaptativa tal y como se ha manifestado en
habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas. Esta discapacidad aparece antes de los
18 años (Pérez, 2015).

Epidemiologia
Se estima que 130 millones de personas tendrán TDI en algún momento de su vida en el mundo.
La frecuencia de TDI se estima a partir de censos poblacionales en países de ingresos altos. Los
datos disponibles en países con ingresos medios y bajos son limitados a causa de clasificaciones
erróneas (misclassification) y subregistro. Las estimaciones de la prevalencia de TDI en países de
ingresos altos muestran amplia variación (1% - 10%) dependiendo de las definiciones, los métodos
utilizados para estimarla y la población. Al usar definiciones más estrictas, como la de la
clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) para estudiar la población general de todas
las edades, las prevalencias de los estudios realizados sobre América Latina y el Caribe son
menores (Lazcano, 2013).
A pesar que el TDI es frecuente en el mundo, con un alto impacto en el funcionamiento individual
y una prevalencia aproximada de 1­4%, en Latinoamérica la prevalencia puede ser cuatro veces
mayor, por su asociación a factores como la desnutrición, las complicaciones obstétricas y
perinatales, la prematurez, la intoxicación por plomo, las infecciones del Sistema nervioso Central
(SNC) y la pobreza; que han sido superados en países desarrollados (Márquez, 2011).
El impacto del TDI en el Caribe, se puede explicar además, porque los niños, adolescentes y
mujeres en zonas rurales, son los más afectados por la pobreza, a su vez, condicionante para el
TDI. Aunque cada vez se identifican más causas genéticas del TDI leve, a esta condición se le
reconoce como de origen sociocultural o familiar. TDI y pobreza, constituyen una relación
bidireccional, ya que una desproporcionada mayoría de personas con TDI sociocultural, son
pobres, descienden de padres con un Coeficiente Intelectual bajo o se ubican en las minorías o
grupos marginales. Las personas con TDI experimentan condiciones de vida muy difíciles,
atribuibles también a una discriminación sistemática y a la ausencia de protección jurídica
(Márquez, 2012).
Para poder evaluar los indicadores como los años de vida ajustados en función de la discapacidad
(AVAD) es indispensable conocer la prevalencia exacta del TDI. El TDI no está incluido en la Carga
Global de Enfermedades del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), de ahí
que médicamente se advierte una ausencia de visibilidad (WHO, 2004) .


Etiopatogenia
La etiología del TDI, incluye tanto enfermedades genéticas, que van desde anomalías
cromosómicas a alteraciones de un solo gen; con un amplísimo rango de enfermedades de origen
ambiental como carencias nutricionales (por ejemplo, déficit de iodina, o intoxicación por plomo),
traumas en el momento del parto, infecciones intrauterinas (por ejemplo, rubéola), o una
deprivación social grave en la infancia. Por otro lado, las causas no genéticas varían
significativamente de un país a otro, dependiendo de factores socio-políticos, económicos y
culturales (Novell, 2012).

I. Factores biológicos implicados en la etiopatogenia del TDI
Factores prenatales
Los factores de riesgo prenatales, hacen referencia a que, durante el embarazo, pueden
presentarse situaciones anómalas que de no controlarse generan afectación en el SNC y la
conducta (Rada, 2017).

tabla 1. Factores Prenatales causantes del TDI y enfermedades asociadas al factor.


PATOLOGIA ASOCIADAS
síndrome de Down
síndrome de Patau
síndrome de Edwards

Cromosomopatía
síndrome de Cri du chat
síndrome del cromosoma X frágil
síndrome de Klinefelter
Esclerosis Tuberosa
Neurofibromatosis
síndrome de Marfan
Malformación Congénita

Acondroplasia
Distrofia Miotonica
Atresia del conducto de Silvio
Craneosinostosis
Cretinismo

trastorno Endocrino

Hipotiroidismo
Pseudohipoparatiroidismo
Fenilcetonuria
Citrulinuria

trastorno Metabólico
Aciduria argininosucciníca
Hiperamonemia

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Homocistinuria
Hipoglicemia idiopática
Leucoencefalopatia progresiva
enfermedad de Gaucher
Sífilis
Rubeola
Infecciones Prenatales
Toxoplasmosis
Hepatitis
Radiaciones
Intoxicación Prenatal

Fármacos (Talidomida)
Alcohol
Malnutrición
Diabetes materna
Hipoglicemia Materna

Factores Maternos
Hemorragias Vaginales
Placenta previa
trauma intrauterino

Tomado y modificado de Javier de las Heras, Etiopatogenia del retraso mental, Revistas Científicas Complutenses,
España, 2010, por Lozada-Bolaño, 2019.


FACTOR

PATOLOGIA ASOCIADAS

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Asistencia médica prenatales escasos o inadecuados
Malnutrición
Prematuridad

Intoxicación por psicoactivos
Infecciones
Traumatismo
Malformaciones congénitas
Infecciones
Intoxicación por psicoactivos

Distrofia Uterina

Malnutrición
Edad inadecuada para gestación
Parto Múltiple
Alteración vascular placentaria
Presentación anormal del parto

Traumatismo Obstétrico

Parto Prolongado
Utilización de Fórceps o Ventosa
Traumatismo obstétrico

Anoxia e Hipoxia

Alteraciones cardiovasculares
depresión respiratoria consecuente al uso de analgésicos o
anestésicos durante el parto
Incompatibilidad de grupos sanguíneos entre el niño y la madre
Sepsis Neonatal

Hiperbilirrubinemia

Fármacos (Sulfamidas)
Deficiencias

de

deshidrogenasa

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

enzimas

como

la

glucosa-6-fosfato

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Factores perinatales
Los factores de riesgo perinatales, son aquellos presentes en el momento del parto, el cual es
otro espacio de tiempo determinante para el futuro de la salud neurológica y psicológica del ser
que nace, dadas sus difíciles condiciones naturales. En este periodo llamado perinatal, el cuerpo
del infante es sometido a extremo estrés, y se ponen a prueba todas sus capacidades adaptativas,
frente a la abrupta interrupción del soporte de vida en oxigenación y nutrición que le brinda el
cuerpo de la madre y el estrecho corredor de salida al mundo exterior, paso por el cual, la
integridad física de la cabeza fetal es amenazada por la superposición de sus huesos al salir, y la
oxigenación general se pone en riesgo por efecto de las contracciones en partos prolongados y
otras complicaciones obstétricas (Rada, 2017).

tabla 2. Factores Perinatales causantes del TDI y enfermedades asociadas al factor.
Factores postnatales
Durante la fase sensitivomotora, el pensamiento del lactante está ligado a las sensaciones
inmediatas y a la capacidad para manipular objetos. El concepto de «en» (dentro de) está
representado en el acto de un niño que pone un bloque en una copa. Con la llegada del lenguaje,
la naturaleza del pensamiento cambia de forma espectacular; los símbolos sustituyen cada vez
más a los objetos y las acciones. De esta forma, los niños están continuamente reorganizando de
forma activa los procesos cognitivos. Estos y otros procesos, ocurren desde la etapa de la
lactancia, hasta la adolescencia, aproximadamente hasta los 18 años.
Tomado y modificado de Javier de las Heras, Etiopatogenia del retraso mental, Revistas Científicas Complutenses,
España, 2010, por Lozada-Bolaño, 2019.

Cualquier evento que irrumpa el desarrollo normal de las actividades durante esta etapa

cronológica, permitirá el deterioro del CI del individuo (Kliegman, 2016).

tabla 3. Factores Postnatales causantes del TDI y enfermedades asociadas al factor.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

FACTOR

PATOLOGIA ASOCIADAS
meningitis Viral

Infecciones
Meningoencefalitis Viral
Intoxicación por plomo
Intoxicaciones
Exposición a radiación ionizante
Traumatismo craneoencefálico
síndrome de West
Enfermedades Necrológicas
síndrome de Lennox
parálisis Cerebral
Trastornos

hipotiroidismo Postnatal

endocrinometabolicos

Malnutrición Infantil

Tomado y modificado de Javier de las Heras, Etiopatogenia del retraso mental, Revistas Científicas Complutenses,
España, 2010, por Lozada-Bolaño, 2019.

II. Factores socio-culturales implicados en la etiopatogenia del TDI
Los sujetos con TDI están sometidos a diferentes tipos de estrés ambiental, quizás incluso más
que las personas sin TDI. En los sujetos sin comunicación verbal que conviven en grupos, donde
se les demanda conformidad y sumisión, las explosiones conductuales pueden ser sólo una
Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

manera de comunicar sus sentimientos o de asumir algún control. Incluso a personas con TDI leve,
totalmente capacitadas, con frecuencia no se les permite decidir sobre sus propias vidas. (Novell,
2012).

tabla 4. Factores socio-culturales causantes del TDI y características del factor.
FACTOR

Factores hereditarios (biológicos

CARACTERISTICA
Relacionado con un nivel socioeconómico bajo, hace
que el TDI se mantenga dentro de ciertas familias

y psicopatológicos)

durante generaciones.

Malnutrición
Vivienda Inadecuada

Ya sea durante el embarazo, parto, postparto y primera
infancia o debido a falta de atención y vigilancia del niño,

Falta de cuidados médicos e higiénicos

favorece el TDI.

Intoxicación
Frecuente en familias pertenecientes a ambientales
Escolarización irregular e inestable

marginales, en los que, se suele añadir la alternancia de
educadores y cuidadores dentro de la familia, lo cual
disminuye la eficacia de su función.

Depravación cultural
Falta de incentivos intelectuales
Depravación afectiva

Juegan

también

un

papel

importante

en

la

etiopatogenia de algunas formas de TDI, además que se
presentan por la incapacidad de los adultos para buscar
ayuda oportuna y eficaz por desconocimiento de los

Negligencia

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Falta de disciplina

recursos sociales disponibles o desconfianza hacia los
mismos.

Dificultades económicas graves
Tomado y modificado de Javier de las Heras, Etiopatogenia del retraso mental, Revistas Científicas Complutenses,
España, 2010, por Lozada-Bolaño, 2019.

III. Factores Psicológicos implicados en la etiopatogenia del TDI
Este grupo incluye aquellos factores que contribuyen, por un lado, a la baja autoimagen del
individuo y, por otro, a limitar el repertorio de funciones mentales de la persona. La mayoría de
los sujetos con TDI, especialmente en el rango de límite y ligero (80% de los casos totales de TDI),
son conscientes de su deficiencia, de sus defectos y del rechazo del medio hacia ellos. Sin
embargo, debido a sus propias deficiencias en el pensamiento conceptual y en la capacidad de
comunicación, entre otras, pueden tener problemas a la hora de desarrollar estrategias de
afrontamiento (Novell, 2012).

tabla 5. Factores psicológicos causantes del TDI y características de los factores.
FACTOR

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

CARACTERISTICA

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Déficit intelectual y de memoria

Alteración del juicio y falta de iniciativa
Baja autoestima
Problemas de aprendizaje
Baja tolerancia al estrés y frustraciones
A partir de estos, pueden desarrollarse problemas
Mecanismos de defensa inadecuados

conductuales y mentales. Las conductas inapropiadas
pueden provocar rechazo social y estigmatización que,

Falta de habilidades para solución de
problemas
Dificultades económicas graves

a su vez, puede relacionarse con depresión. La
adaptación social puede estar además entorpecida por
factores de personalidad tales como la intolerancia
frente a los cambios. Las dificultades de comunicación

Dificultades en desarrollo de relaciones

suelen ser un factor crucial en el control de los impulsos

sociales

y en la inadaptación social.

Dificultades en desarrollo de habilidades de
supervivencia
Falta de disciplina
secundario de la patología, los déficits y la discapacidad
Secuelas Psicológicas

subyacente: imagen corporal, espasticidad, limitación
de la movilidad, déficits sensoriales visuales y
auditivos, problemas de comunicación y del lenguaje.

La Asociación Mundial de psiquiatría, nos dice que disponer de información sobre qué
condiciones han propiciado la discapacidad intelectual es muy importante por diversas razones:

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23



La necesidad de los padres, cuidadores e individuos de entender por qué se ha producido

el trastorno.


El derecho básico del individuo y de la familia a conocer.


El alivio de la incertidumbre con respecto a la causa de la discapacidad.


El alivio de la culpa de que la familia y factores sociales hayan sido la causa de la condición,

o del trastorno del desarrollo o de la perturbación de la conducta.

La facilitación de la resolución del duelo.

El enfoque hacia el futuro.



La programación de estrategias dirigidas a las capacidades y a las necesidades individuales.

El potencial para la identificación y pertenencia a un grupo de apoyo.

La ampliación a la familia entera del consejo genético apropiado.

Los riesgos para otros miembros de la familia de la condición recurrente en su

descendencia.

El posible tratamiento de condiciones específicas.


La identificación y prevención de complicaciones (AMP, 2002).

Clasificación
La importancia de los sistemas de clasificación radica en parte en qué favorecen al progreso en
diferentes ámbitos en los que las personas con discapacidad viven: educación, empleo, servicios
de salud mental y otros. Uno de los inconvenientes tradicionalmente señalados con respecto al
empleo de sistemas de clasificación ha sido el conocido problema del "etiquetaje" y su posible
incidencia sobre la autoestima de la persona con discapacidad (Navas, 2008).
Si reducimos el empleo de las categorías diagnósticas a aquellos contextos en los que sea
estrictamente necesario y colocamos en un primer plano a la persona para posteriormente

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

abordar los problemas que pudieran derivarse de su discapacidad, son muchos los beneficios que
podemos obtener del empleo de los sistemas de clasificación:
a)Planificar la intervención, así como determinar la idoneidad de los servicios.

b)Facilitar la comunicación entre los profesionales de la sanidad y los servicios.

c)Identificar variables que han de ser evaluadas de cara a la intervención.

d)Favorecer un conocimiento mayor de la discapacidad, sobre todo en los casos en los que

ésta no es fácilmente reconocible por rasgos físicos.
e)Comprensión del ritmo de progreso de la discapacidad para poder formular así

expectativas y metas realistas y apropiadas.
f)El conocimiento de la categoría diagnóstica puede ayudar a los padres a buscar de un

modo más eficaz recursos, grupos de apoyo, ayudas de carácter económico o contacto con
organizaciones.

g) Favorece un diagnóstico precoz que permite estimular el desarrollo cognitivo y el mejor

proceso de aceptación de los padres y respuesta de éstos al desarrollo del niño.

h)Favorecen el desarrollo teórico (Vig, 2005).

El TDI requiere una especificación en función de la gravedad, que, en este caso, se hace en función
del funcionamiento adaptativo y no en función del CI, como se hacía en el DSM IV. Cambio que
argumentan en base a que es el funcionamiento adaptativo el que determina el nivel de apoyos
requeridos, además de que las medidas de CI, son menos validas en los valores más bajos de CI
(Ladrón, 2013).
Ahora bien, los TDI, se clasifica en 3 trastornos condicionales, los cuales son:

a) discapacidad Intelectual; del cual, el DSM-V establece los siguientes tipos: Leve,

Moderado, Grave y Profundo.

tabla 6. discapacidad Intelectual Leve y características de sus dominios.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

LEVE
DOMINIO CONCEPTUAL

DOMINIO SOCIAL

DOMINIO PRACTICO

En niños en edad escolar y
adultos hay dificultades en

En el de desarrollo típico de sus habilidades académicas que compañeros de edad, el implican individuo es inmaduro en las aprendizaje la lectura, escritura, aritmética, el comparación interacciones con sociales.  el

El tiempo o el dinero, con lenguaje, la comunicación y apoyo a la conversación son más expectativas concretas o inmaduras de lo relacionadas con la edad.  esperado para la edad.

En el Puede haber dificultades en

pensamiento abstracto, la regular las emociones y el función comportamiento pueden cumplir

las los

llegar

adultos,

ejecutiva

de

una

(planificación, formulación

manera adecuada a la edad

de

y

que son percibidas por sus

de

compañeros en situaciones

prioridades y flexibilidad

sociales. El juicio social es

cognitiva), y la memoria a

inmaduro para su edad y la

corto plazo, así como el uso

persona está en riesgo de ser

funcional de las habilidades

manipulado

académicas,

personas.

estrategias

establecimiento

están

por

otras

Con la edad, el individuo
puede

funcionar

adecuadamente
cuidado

en

personal.

su
Las

personas necesitan un poco
de ayuda con las tareas
cotidianas

complejas

en

comparación con sus pares.
En la edad adulta, necesitan
apoyo al hacer compras, en
el

transporte,

la

organización de la casa y el
cuidado

de

niños,

preparación de alimentos
nutritivos,

y

la

administración del dinero,
además, necesitan apoyo
para tomar decisiones sobre
salud y decisiones judiciales.

deteriorados.

Tomado y modificado de Ramón Novell Alsina, Pere Rueda Quitllet, Luis Salvador Carulla, Salud mental y
alteraciones de la conducta en las personas con discapacidad intelectual: Guía práctica para técnicos y cuidadores,
Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con discapacidad Intelectual, por LozadaPsiquiatria. com
Bolaño, 2019. ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

tabla 7. discapacidad Intelectual Moderada y características de sus dominios.
MODERADA
DOMINIO CONCEPTUAL

DOMINIO SOCIAL

DOMINIO PRACTICO

Las habilidades conceptuales

Hay marcadas diferencias

Estas

del

son

con respecto a sus pares en

llegar, en la adultez, a

notablemente inferiores a las

el comportamiento social y

atender sus necesidades

de sus compañeros. En los

comunicativo. El lenguaje

personales

niños

el

hablado es mucho menos

habilidades de autoayuda

lenguaje y las habilidades

complejo que el de sus

(comer, vestirse, . . . ) y a

pre-académicas

compañeros.

participar

individuo

preescolares,

se

desarrollan lentamente. En

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Establece

relaciones afectuosas con la

personas

que

en

pueden

implican

todas

las

tareas de la casa, aunque se

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

niños de edad escolar, el

familia, puede llegar a tener

necesita un largo periodo de

progreso

amistades exitosas a lo

docencia y apoyo continuo

largo

para que el individuo sea

en

escritura,

lectura,

matemáticas

y

del

tiempo

y

comprensión del tiempo y

románticas en la edad

independiente

del

adulta. Sin embargo, los

áreas.

individuos

desempeñar trabajos que

dinero

lentamente

se

produce

y

está

no

pueden

Pueden

en

estas

llegar

a

notablemente limitado en

percibir o interpretar con

requieren

habilidades

comparación con el de sus

precisión las claves sociales.

elementales conceptuales y

compañeros. En la adultez,

El juicio social y la toma de

de comunicación. Pueden

las habilidades académicas

decisiones están limitadas

desarrollar

están en un nivel elemental y

por lo que necesitan apoyo.

habilidades de ocio. Se

ciertas

para utilizarlas en la vida

presentan

conductas

personal o en el trabajo las

inadaptadas en una minoría

personas necesitan apoyo.

significativa.

tabla 8. discapacidad Intelectual Grave y características de sus dominios.
GRAVE
DOMINIO CONCEPTUAL

DOMINIO SOCIAL

Las habilidades conceptuales

El

son

gramática

limitadas.

personas,

Estas

generalmente,

vocabulario

DOMINIO PRACTICO
y

la
muy

El individuo requiere apoyo

limitados. El habla puede

en todas las actividades de

son

la vida diaria (comidas,

tienenypoca
comprensión
consistir
en Rueda
palabras
Tomado
modificado
de Ramóndel
Novell
Alsina, Pere
Quitllet, oLuis Salvador Carulla, Salud mental y
alteraciones de la conducta en las personas con discapacidad intelectual: Guía vestirse,
práctica para técnicos y cuidadores,
lenguaje Española
escrito de oOrganizaciones
de frases
centradas
el aquí
y discapacidad Intelectual, por LozadaConfederación
en favor
de las en
Personas
con
Bolaño, 2019.
conceptos en los que se usan

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

ahora,

dentro

de

los

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

números, cantidad, tiempo

acontecimientos

bañarse y eliminación). El

y/o

necesitan

cotidianos, las relaciones

individuo

para

la

con los miembros de la

supervisión

problemas

familia y otros familiares

momento. En una minoría

son una fuente de placer y

significativa

ayuda.

conductas

dinero

amplios

y

apoyos

resolución

de

durante toda la vida.

requiere
en

se

todo

dan

inadaptadas

incluyendo la autolesión.

Tomado y modificado de Ramón Novell Alsina, Pere Rueda Quitllet, Luis Salvador Carulla, Salud mental y
alteraciones de la conducta en las personas con discapacidad intelectual: Guía práctica para técnicos y cuidadores,
Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con discapacidad Intelectual, por LozadaBolaño, 2019.

tabla 9. discapacidad Intelectual Profunda y características de sus dominios.
PROFUNDA
DOMINIO CONCEPTUAL

DOMINIO SOCIAL

DOMINIO PRACTICO

las

El individuo tiene muy

El individuo depende de

conceptuales

limitada la comprensión de

otras personas para todos

involucran al mundo físico,

la comunicación simbólica

los aspectos del cuidado

más

Generalmente
habilidades

que

a

procesos

mediante el habla o gestos.

físico diario, la salud y la

simbólicos.

El

individuo

Puede

seguridad, aunque pueden

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

comprender

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

b)

puede usar objetos para el

instrucciones

autocuidado, el trabajo y el

sencillos.

ocio. Puede adquirir ciertas

expresa sus propios deseos

actividades. Los individuos

habilidades

visoespaciales,

y emociones largamente a

sin

tales como emparejamiento

través de la comunicación

graves pueden asistir a

y clasificaciones basadas en

no verbal, no simbólica. El

algunas de las tareas diarias,

características físicas.

individuo

como

El

o

gestos
individuo

puede

ser capaces de participar en
algunas

de

estas

deficiencias

poner

la

físicas

mesa.

relacionarse con miembros

Acciones

de la familia, cuidadores y

objetos pueden ser la base

otros

de

familiares

su

sencillas

participación

con

en

reconocidos, e iniciar y

algunas

actividades

responder a interacciones

vocacionales

con

sociales a través de claves.

niveles de apoyo.

altos

Retraso Global del Desarrollo: se define como el retraso en 2 o más de las áreas del

desarrollo, dentro de las que se encuentran: motor fino y grueso; lenguaje y habla; funciones
cognitivas; desarrollo personal social y actividades de la vida diaria. En términos generales es
debido a una afección del Sistema nervioso Central. Este retraso en las habilidades debe de ser
deTomado
2 desviaciones
estándares
comparación
las Quitllet,
habilidades
esperadas
paraSalud
su edad.
y modificado
de Ramón en
Novell
Alsina, Perecon
Rueda
Luis Salvador
Carulla,
mentalEste
y
alteraciones de la conducta en las personas con discapacidad intelectual: Guía práctica para técnicos y cuidadores,

término
se aplica
para de
niños
menores de
5 años
2013).
Confederación
Española
Organizaciones
en favor
de (HIMFG,
las Personas
con discapacidad Intelectual, por LozadaBolaño, 2019.

c)

discapacidad Intelectual No Especificada: Se establece cuando existe clara presunción del

TDI, pero la inteligencia del sujeto no puede ser evaluada (Ladrón, 2013).

Criterios diagnósticos
Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

discapacidad Intelectual: incluye 3 criterios básicos:
1.

Déficit en el funcionamiento intelectual: tal como en razonamiento, solución de

problemas, planificación, pensamiento abstracto, toma de decisiones, aprendizaje académico y
aprendizajes a través de la propia experiencia, confirmado por evaluaciones clínicas y a través de
test de inteligencia estandarizados, aplicados individualmente.
2.

Déficit en el funcionamiento adaptativo: resultan en la no consecución de los estándares

sociales y culturales, para la independencia personal y la responsabilidad social. Sin el
consiguiente apoyo, los déficits adaptativos limitan el funcionamiento de una o más actividades
de la vida diaria, tales como la comunicación, la participación social, y la vida independiente.
3.

Inicio del déficit: tanto en la porción intelectual, como en la adaptativa, la aparición debe

darse durante el periodo de desarrollo (APA, 2013).
Retraso Global del Desarrollo: Como se mencionó anteriormente, este diagnóstico está
reservado para individuos de menos de 5 años, cuando el nivel de gravedad clínica no puede ser
evaluado fiablemente durante la infancia. Esta categoría es diagnosticada cuando un individuo
fracasa en alanzar los hitos del desarrollo esperados en múltiples áreas del funcionamiento
intelectual, y se aplica a los individuos, cuando son incapaces de someterse a una evaluación
sistemática del funcionamiento intelectual (APA, 2013).
discapacidad Intelectual No Especificada: Este diagnóstico está reservado para los individuos de
más de 5 años, cuando el grado de TDI, es difícil o imposible de evaluar por un déficit sensorial o
físico, como ceguera o debilidad prelingual; discapacidad locomotora, o presencia de problemas
de conductas graves. Esta categoría debería ser usada solo en circunstancias excepcionales y
requiere de reevaluación periódica (APA, 2013).
Para poder realizar el abordaje diagnóstico, se efectúan los test, que dependiendo del contexto
clínico y del objetivo de la evaluación, pueden ser:
·

Evaluación del estado general: Grado de desarrollo (Guía Portage ­ escala de Desarrollo

de McCarthy), Problemas genéticos (Examen genético), Problemas Neurológicos (Entrevista ­

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Examen por Neuroimagen ­ Batería Neuropsicológica), Nivel de interacción Social (Entrevista con
Padres) (Bellido, 2012).
·

Evaluación de la inteligencia: WISC-R (Niños), WAIS IV (Adultos), Matrices Progresivas de

Raven, D-48 y D-70 (Domino), K-BIT (Amador, 2013; Bellido, 2012).

Manejo integral
El manejo integral del TDI abarca intervenciones médicas, psicológicas, educativas y sociales, que
permitan una detección temprana, intervención oportuna y disponibilidad de recursos para
disminuir en lo posible, el deterioro del paciente (Márquez, 2011).
En los países desarrollados, aproximarse a individuos con TDI desde lugares educativos y
comunitarios, mejoro drásticamente la aplicación terapéutica. En cambio, en los países de
ingresos medios y bajos, se reconoce que la información sobre los TDI, incidencia y prevalencia
de pacientes con estos trastornos, es escasa y fragmentada, lo que dificulta su manejo (Márquez,
2012). La falla en la promoción de la salud y prevención de la enfermedad durante la gestación, y
crecimiento y desarrollo de pediátricos en países no desarrollados, permite que no se pueda
controlar los casos que no son diagnosticados, ni tratados, por lo que no acceden a servicios de
salud de calidad o a tiempo.

tabla 10. tipo de intervención y foco en el TDI.
TIPO

FOCO
De información: Ofrece información al

Psicoeducacion

paciente y familia, sobre padecimiento,
tratamiento y pronóstico.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

De educación: Información a la familia sobre
el manejo de la comorbilidad y manejo de las
características propias del paciente.
Consejo familiar: Manejo de la aceptación del
diagnóstico, cambio de visión sobre el logro
académico, por el logro adaptativo.
Terapia

de

modificación

conductual:

Disminución de conductas inapropiadas:
autoagresión, agresión a otros, impulsividad.
terapia de apoyo: Apoyo en el manejo de
Psicoterapia

depresión o ansiedad en adolescentes con
mayor capacidad verbal.
terapia psicodinámica: Mejora autoestima,
expresión

emocional,

independencia

personal.
Terapia

cognitivo-conductual:

Manejo

coadyuvante en el tratamiento de depresión.
terapia de relajación: reducción de ansiedad.
Historia clínica y familiar.
Medico

Examen

físico:

crecimiento,

desarrollo,

dismorfias, patrón evolutivo del TDI.
Estudios metabólicos

Farmacológica

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

El manejo se enfoca hacia el manejo de
episodios sintomatológicos como:

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

Hiperactividad

y

déficit

de

atención:

metilfenidato 0. 60 mg/Kg.
Agresividad

e

irritabilidad,

se

utilizan

estabilizadores del ánimo: valproato de sodio

Tomado y modificado de Maria Helena Márquez Caraveo, Martha Sanabria Salcedo, Juan Antonio Díaz Pichardo,
Lucia Arciniega Buenrostro, Elisa Aguirre
Verónica Pérez Barrón, Isaura Díaz Mayer, Ana Teresa Díaz
10García,
a 15 mg/Kg/día.
Calvo, Guía Clínica, retraso mental, hospital Psiquiátrico Infantil "Dr. Juan N. Navarro", por Lozada-Bolaño,
2019.

ansiedad y depresión con agresividad, se
controla con antipsicóticos: risperidona 0. 8

Conclusion

mg/Kg/día.

El TDI es un

Sensorio-motriz:

salud

integral

del

desarrollo sensoriomotor, emocional y social,

ignorado
el

manejo

por medio del establecimiento de vínculos,

área
Integración

juegos, comunicación.

Múltiple

terapia de comunicación y de lenguaje:

tema

de

pública
tanto desde

Mejora en las estrategias de comunicación y
manejo del lenguaje expresivo, receptivo y
escrito.
Inclusión comunitaria.
aptitud vocacional y capacitación laboral.
Social
Grupos de autoayuda.
Defensoría y Protección jurídica.
epidemiológica, como del área investigativa, por lo cual se necesitan estudios que nos permitan
observar el verdadero panorama mundial sobre estos trastornos, especialmente, que permitan
confirmar la eficacia de los indicadores que poseemos en la literatura, para el manejo de estas
condiciones. La detección temprana, diagnóstico preciso y disponibilidad de recursos, permiten
una intervención oportuna e integral, que disminuyen la discapacidad y permiten adaptabilidad
del paciente, a sus actividades diarias. Afortunadamente, poseemos diversas estrategias de
Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

intervención, que nos permiten abordar el problema desde múltiples puntos, para poder mejorar
la calidad de vida de los pacientes y preservar el bienestar social en la comunidad que
interaccionan con los mismos.

Bibliografía
1. Amador, J. escala de inteligencia de Weschler para adultos ­ IV (WAIS-IV). (2013). Departamento
de personalidad, Evaluación y tratamiento Psicológicos. Facultad de psicología. Universidad de
Barcelona. España.
2. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders
(DSM­5).
3. Asociación Mundial de psiquiatría. (2002). Mental Health in Mental Retardation: The ABC for
mental healt, primary care and other professionals. Sección de retraso mental Centro de Salud
Mental en discapacidades de aprendizaje. York Clinic, UK.
4. Bellido, A. (2012). Instrumentos para evaluación de retraso mental. Trastornos del Desarrollo y
Logopedia. Universidad de Murcia.
5. De las Heras, J. (2010). Etiopatogenia del retraso mental. Revistas Científicas Complutenses.
España.
6. hospital Infantil de México Federico Gómez. (2013). Retraso Global del Desarrollo. Manual de
Procedimientos de Servicios. Guías Clínicas.
7. Iglesias, C. (2017). retraso mental (Discapacidad Intelectual / trastorno del desarrollo
Intelectual). Departamento de psiquiatría. Universidad de Oviedo, España.
8. Kliegman, N. , Saint, S. (2016). Tratado de Pediatria. 20° edicion. Volumen 1. Elsevier.
9. Ladron, A. , Álvarez, M. , Sanz, L. , Antequera, J. , Muñoz, J. , Almendro, M. (2013). DSM-V Novedades
y Criterios Diagnósticos. Centro Documentación de Estudios y Oposiciones. Madrid, España.
10. Lazcano, P. , Katz, G. , Allen, B. , Magaña L. , Rangel, G. , Minoletti, A. , Wahlberg, E. , Vásquez, A. ,
Salvador, L. (2013). Trastornos del desarrollo intelectual en América Latina: un marco para
Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

establecer las prioridades políticas de investigación y atención, Revista Panamericana de Salud
Pública, Scielo.
11. Márquez, M. , Zanabria, M. , Díaz, J. , Arciniega, L. , Aguirre, E. , Pérez, V. , Díaz, I. , Díaz, A. (2012).
Guía Clínica, retraso mental. hospital Psiquiátrico Infantil "Dr. Juan N. Navarro".
12. Márquez, M. , Zanabria, M. , Pérez, V. , Aguirre E. , Arciniega, L. , Saúl, C. (2011). epidemiología y
manejo integral de la discapacidad intelectual. Salud Ment. Vol. 34. Num 5. México.
13. Martínez, B. , Rico D. (2014). Los trastornos del neurodesarrollo en el DSM-5. Jornadas AVAP
marzo. Universidad de Valencia.
14. Navas, P. , Verdugo, M. , Gómez, L. (2008). diagnóstico y clasificación en discapacidad intelectual.
Intervención Psicosocial. Vol. 17. Num 2. Págs. 143-152. ISSN: 1132-0559.
15. Novell, R. , Rueda, P. , Salvador, Luis. (2012). Salud mental y alteraciones de la conducta en las
personas con discapacidad intelectual: Guía práctica para técnicos y cuidadores. Confederación
Española de Organizaciones en favor de las Personas con discapacidad Intelectual. España.
16. Pérez, A. (2013). trastorno del Desarrollo Intelectual. Departamento de psicología Evolutiva y
Didáctica. Universidad de Alicante.
17. Pérez, A. (2015). Trastornos del Desarrollo y Dificultades del aprendizaje.
18. Rada, R. , Arroyo, K. . , Hoyos, L. , Ramírez, A. (2017). Factores prenatales y perinatales asociados al
coeficiente intelectual en niños y niñas de tres a seis años, del barrio Uribe Uribe, que asisten a
hogares infantiles en la ciudad de Sincelejo (Sucre). Revista Búsqueda. Vol. 4 Núm. 19:191-207.
19. Schalock, R. , Verdugo M. (2010). Últimos avances en el enfoque y concepción de las personas con
discapacidad intelectual. Revista Española sobre discapacidad Intelectual. Vol. 41 (4). Núm. 236.
Pág. 7 - 21.
20. Solé, M. (2002). La clasificación internacional de los trastornos mentales y del comportamiento.
Revista Cubana de psicología. Vol. 19. No. 3. Universidad de la Habana, Cuba.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Psiquiatria. com. 2019 VOL 23

21. Vig, S. , (2005). Classification versus labeling. J. W. Jacobson, R. M. Foxx y J. A. Mullik (Eds. ),
Controversial Therapies for Developmental Disabilities. Fad, Fashion, and Science in Professional
Practice. Lawrence Earlbaum Associates. Londres.
22. World Health Organization. (2004). The global burden of disease.

Psiquiatria. com ­ ISSN: 1137-3148

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana