PUBLICIDAD
Última actualización web: 06/07/2022

El concepto de "carácter" en psicoanálisis. Sobre una patología sin síntomas.

Autor/autores: Carlos Rodríguez Sutil
Fecha Publicación: 01/03/2005
Área temática: Tratamientos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Nuestra intención en este artículo es destacar que la patología del carácter ocupa un lugar peculiar dentro de la psicopatología, psicoanalítica y general, por tratarse de una patología sin síntomas. Entre los motivos actuales de consulta predominan los estados de ánimo disfórico y diferentes formas de ansiedad, pero cada vez se consulta más por problemas vitales, dificultades de adaptación, de pareja, tensiones y temores en los que se descubre una implicación total de la persona, de su manera peculiar de ser y estar en el mundo, es decir, de su personalidad o carácter.

El trastorno de carácter o de personalidad, es colocado de costumbre entre las neurosis y las psicosis, como ocurre también con las perversiones y con las llamadas, en sentido lato, "estructuras límite". Es difícil, por tanto, imaginar un concepto de mayor importancia cotidiana en nuestro trabajo. Sin embargo, son escasas, a nuestro entender, las referencias en la literatura psicoanalítica. Comenzamos con una clarificación de conceptos relacionados (carácter, temperamento, personalidad, síntoma) para después analizar las explicaciones etiológicas que se han elaborado desde el psicoanálisis sobre la constitución y evolución del carácter. Terminamos con un breve resumen sobre las indicaciones de cara a la psicoterapia.

Palabras clave: psicoanálisis

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2825

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

El concepto de "carácter" en psicoanálisis. Sobre una patología sin síntomas.

Carlos Rodríguez Sutil.

Federación Española de Asociaciones de Psicoterapautas. Madrid

 

Resumen

Nuestra intención en este artículo es destacar que la patología del carácter ocupa un lugar peculiar dentro de la psicopatología, psicoanalítica y general, por tratarse de una patología sin síntomas. Entre los motivos actuales de consulta predominan los estados de ánimo disfórico y diferentes formas de ansiedad, pero cada vez se consulta más por problemas vitales, dificultades de adaptación, de pareja, tensiones y temores en los que se descubre una implicación total de la persona, de su manera peculiar de ser y estar en el mundo, es decir, de su personalidad o carácter. El trastorno de carácter o de personalidad, es colocado de costumbre entre las neurosis y las psicosis, como ocurre también con las perversiones y con las llamadas, en sentido lato, "estructuras límite". Es difícil, por tanto, imaginar un concepto de mayor importancia cotidiana en nuestro trabajo. Sin embargo, son escasas, a nuestro entender, las referencias en la literatura psicoanalítica. Comenzamos con una clarificación de conceptos relacionados (carácter, temperamento, personalidad, síntoma) para después analizar las explicaciones etiológicas que se han elaborado desde el psicoanálisis sobre la constitución y evolución del carácter. Terminamos con un breve resumen sobre las indicaciones de cara a la psicoterapia.



Introducción

Es ya tópico el comentario, en diferentes foros profesionales, de que la mayoría de los pacientes que acuden hoy en día a consulta reportan muy pocos síntomas y sí se quejan, en cambio, de problemas de relación. Atrás quedaron las neurosis floridas de la Viena, a finales del XIX, o del París de Charcot y Janet que Freud visitó poco antes de cumplir la treintena. Aquellas histerias con multitud de síntomas de conversión, capaces de reproducir los ataques epileptoides con todo lujo de detalles. Pero hasta las manifestaciones más francas de la neurosis obsesiva se puede decir que están en recesión.

Entre los síntomas aislados, motivo de consulta, predominan los estados de ánimo disfórico – tristeza, ira –y diferentes formas de ansiedad. Pero cada vez más se acude por problemas vitales, dificultades de adaptación, de pareja, tensiones y temores en los que se descubre una implicación total de la persona, de su manera peculiar de ser y estar en el mundo, es decir, de su personalidad o carácter. Es difícil, por tanto, imaginar un concepto de mayor importancia cotidiana en nuestro trabajo. Sin embargo, son escasas, a nuestro entender, las referencias en la literatura psicoanalítica al carácter y su teoría, con la excepción sobresaliente de Otto Kernberg (1)(2)(3)(4)(5) en los últimos decenios.

El trastorno de carácter o de personalidad, es ubicado de costumbre entre las neurosis y las psicosis, circunstancia que comparte con las perversiones y con las llamadas, en sentido lato, “estructuras límite”. Sin embargo, no hay que incurrir en el error de creer que “la personalidad” sea un diagnóstico más, como sugiere el sistema del DSM, que puede atribuirse o no y que, incluso, puede abarcar más de una de las categorías establecidas, siempre que se cumplan los criterios. Frente a eso debemos objetar que todos tenemos una personalidad, más o menos normal o patológica, y sólo una, aunque no encaje de manera estricta en ninguno de los prototipos establecidos. Como ya sugirió Winnicott (6) es dudoso que exista algún análisis que no sea “análisis de carácter”. También advierte que los trastornos de carácter no constituyen una unidad nosológica, es decir, son muy variados, y añade poco después: “Ante un trastorno del carácter, me encuentro examinando a una persona total. En esta expresión está implícito algún grado de integración, que es en sí mismo un signo de salud psiquiátrica” (pág. 267).

Nos encontramos en este terreno con importantes ambigüedades conceptuales que dificultan una adecuada definición. En principio, los términos descriptivos que se aplican a “carácter” están, en gran medida, tomados del lenguaje popular, y el concepto además se solapa con otros: temperamento, personalidad, síntoma, estado de ánimo. Nuestra intención en este artículo es destacar que la patología del carácter ocupa un lugar peculiar dentro de la psicopatología, psicoanalítica y general, por cuanto es una patología en ausencia de síntomas y cuestiona la esencia del sujeto y de su estar en el mundo. En los sistemas del DSM-III, DSM-III-R y DSM-IV (7)(8)(9) se ha recogido parcialmente esta realidad en el eje II, donde, como era de esperar, se producen las fiabilidades diagnósticas más bajas entre los psiquiatras (10); a diferencia del eje I, donde se incluyen los síndromes, con su agrupaciones de síntomas como materia clínica más fácilmente objetivable.


Este hecho para nosotros es evidencia que el modelo médico clásico (síntomas-síndromes, etiología orgánica, curso, etc. ) no es eficaz en la explicación de la personalidad, al menos no de forma plena si no se lo complementa con un enfoque, llamémosle “hermenéutico” o, cuando menos, “bio-psico-social”. A no ser que se le de la vuelta al argumento para proclamar, como hace recientemente J. J. López-Ibor (11) que cuanto mejor se comprende un trastorno de la personalidad, más se sabe de su substrato biológico y más probable es que se traslade al eje I, es decir, se lo clasifique como un trastorno “real”. En ese sentido pone los ejemplos de la personalidad epiléptica, la depresiva la ciclotímica e, incluso, la esquizotímica. Más adelante toma la venerable definición de “psicopatía” de Kurt Schneider (12): “Personalidades psicopáticas son aquellas personalidades que sufren por su anormalidad o hacen sufrir, bajo ella, a la sociedad” (pág. 32), y comenta que el criterio del sufrimiento infligido a los demás, que caracteriza a algunas personalidades psicopáticas, no es aceptable en medicina, y le sorprende que haya sido tan poco criticada. La clave del error, dice, reside en que Schneider excluye el sustrato biológico en su definición de la personalidad, y le acusa de mantener una postura “reduccionista”(¡). Desde luego no quiere decir “reduccionismo” biológico, pues: sólo se puede entender el carácter mórbido de los trastornos de la personalidad estudiando los cambios del sustrato biológico. A esto se podría objetar que para entender la personalidad, normal y patológica, primero hay que definirla en sus propios términos, que no son los biológicos, sino los del comportamiento significativo en el contexto pragmático interpersonal.


Intento de clarificación terminológica

Un fragmento de conducta concreto puede ser expresión de una gran variedad de rasgos de carácter. Una persona que en apariencia está diciendo o haciendo lo correcto, puede estar siendo prudente, hipócrita, adaptable, sensible a los sentimientos de los demás, temerosa de ofender a la gente, cortés, camaleónica, engañosa, etc. (13)

Ciertamente, un rasgo de carácter no es algo directamente observable, sino inferido, con la subjetividad propia que conlleva esa acción. De hecho, lo único que observamos en el individuo son pautas de conducta repetitivas, estilos, modos de respuesta habituales. El carácter o la personalidad no es una entidad platónica aislada, sino que emana de una corporalidad (y de una identidad de género) determinada, y de unas conductas en un contexto humano.

Pensamos que el origen de todos nuestros procesos psicológicos, es decir, relacionales, está inseparablemente unido a la vivencia de nuestro propio cuerpo. En otras palabras, la mente es corporal. Sin embargo, en nuestra práctica cotidiana tendemos a la compartimentación de esa realidad. Afirmamos primero que una persona “posee” temperamento y que “posee” personalidad y pretendemos, después, ver cómo se relacionan ambas “partes”, cuando en verdad lo que estamos haciendo es mirar desde dos perspectivas, dos métodos de estudio diferentes (biológico y psicológico) para explicar el “mismo” sustrato, esto es, el comportamiento.
Gordon Allport (14)(15), autor clásico de la “personología” norteamericana, consideraba que la personalidad y el temperamento se diferencian en que los factores biológicos desempeñan una función relativamente mayor en el temperamento, mientras que los determinantes sociales son más importantes en la personalidad. Esta ausencia de límites nítidos entre “personalidad” y “temperamento” nos hace insistir en que en realidad el utilizar uno u otro concepto depende más de la perspectiva del investigador, más centrado en los determinantes biológicos o en los aspectos comportamentales. Se da una consistencia relativa del comportamiento humano, que se muestra en pautas complejas de comportamiento interpersonal, es decir, en un estilo peculiar de relacionarse con los demás. Estas pautas comportamentales se vuelven más evidentes cuando nos encontramos - como es habitual en la práctica clínica - ante un estilo rígido, es decir, poco variado y, por tanto, patológico.

¿Temperamento, carácter, personalidad? No son tres conceptos que se hallen nunca claramente delimitados pues, en gran medida, son sinónimos. La palabra “temperamento” se utiliza, como decimos, para indicar la base biológica del comportamiento, se relaciona con el funcionamiento fisiológico, con mecanismos del sistema nervioso (central o periférico) y la literatura actual insiste en que estos aspectos vienen condicionados principalmente por factores genéticos. Aunque Kernberg (5) muestra su desacuerdo con un genetismo excesivo, recoge el vocablo y le da la siguiente definición:

Umbrales innatos de activación de los afectos positivos, placenteros, reforzadores y de los negativos, dolorosos y agresivos que considero el puente más importante entre los determinantes biológicos y psicológicos de la personalidad. (pp. 109-110)


La imagen de puente nos sugiere que el camino es tanto de ida como de vuelta, y así como la predisposición biológica puede influir en, pongamos por caso, la mayor secreción de noradrenalina, el aprendizaje temprano y las relaciones interpersonales actuales modulan dicha secreción y, sobre todo, condicionan que la activación se exprese, por ejemplo, en una agresividad directa y descarnada o indirecta y tamizada por mecanismos de defensa de alto nivel.

Los otros dos conceptos principales, carácter y personalidad, presentan un solapamiento mayor si cabe. La psicopatología clásica alemana, a la que hay que recurrir como punto de partida en casi cualquier debate sobre nosología, hablaba preferentemente del carácter (Charakter), término usado por Kretschmer y Sheldon en la descripción de sus biotipologías. Jaspers, como muchos otros, lo aplicaba de manera intercambiable con "personalidad" (Persönlichkeit). En los comienzos del siglo XX, no obstante, el uso de "carácter" fue cediendo progresivamente por al de "personalidad", aunque con un significado más amplio, que incluye los fenómenos de conciencia (16). Luego el término de “psicopatía”, usado en los textos alemanes – por ejemplo, por Schneider (12) – y españoles de psicopatología hasta hace unos decenios, tenía originalmente un campo de aplicación muy amplio, superponible al de los actuales “trastornos de la personalidad”. Esto fue así hasta que la literatura anglosajona restringió el uso de “psicopatía” a los comportamientos de tipo antisocial.

Es proverbial la escasez de definiciones estrictas en los textos psicoanalíticos. Encontramos empero la siguiente definición de "carácter" en la obra de Otto Fenichel (17):

El carácter, en cuanto representa la manera habitual de hacer armonizar las tareas impuestas por las exigencias instintivas con las que impone el mundo externo, constituye necesariamente la función de aquella parte de la personalidad, persistente, organizadora e integradora, que es el yo. Este ha sido definido, en efecto, como la parte del organismo que se encarga de la comunicación entre las exigencias instintivas y el mundo externo. (pág. 522)

Fenichel diferencia aquellos rasgos que impregnan toda la personalidad frente a aquellos otros que sólo surgen en ciertas situaciones. Asimismo diferencia aquellos rasgos que suponen evitación (actitudes fóbicas) u oposición (formación reactiva) hacia la pulsión original. Pero, si bien desde la perspectiva de la segunda tópica freudiana, el yo, como instancia, es el candidato favorito para asumir el ser la sede del carácter y sus neurosis, no podemos prescindir de los elementos morales (superyoicos) en la formación de los rasgos, ni tampoco a los factores del ello, seguramente relacionados con lo temperamental. Los rasgos de carácter suponen una amalgama que incluye, en diferentes proporciones, derivados de las pulsiones, defensas, identificaciones y elementos del superyo (13). Por otra parte, la naturaleza repetitiva de las pautas comportamentales nos traen a la memoria la compulsión a la repetición y el parentesco evidente de las neurosis de carácter con las llamadas “neurosis de destino” (18). En éstas la repetición afecta a un ciclo aislable de acontecimientos en el ambiente cercano a la persona. Se trata de un deseo inconsciente que vuelve al sujeto desde el exterior, mientras que, en la neurosis de carácter, lo que subyace es la repetición compulsiva de los mismos mecanismos de defensa y pautas de actuación.

Apuntemos que la neurosis de destino supone una elaboración verbal del deseo, mientras que en la de carácter intervienen estructuras más primitivas; fuera de eso no nos parece hallar una diferencia esencial entre una y otra: los cambios en el ambiente son provocados, inconscientemente, por el propio sujeto, sutilmente causados por sus mecanismos defensivos y pautas de actuación.


Apuntábamos antes que el carácter es un concepto que abarca a la persona en su conjunto, para Wilhelm Reich (19) el carácter es el conjunto de modos de reacción específicos de esta o aquella personalidad, que se expresa en la forma característica de caminar, la expresión facial, la postura, el modo de hablar, consecuencia de las prohibiciones, inhibiciones pulsionales e identificaciones de diferentes tipos. El término de “neurosis de carácter” fue introducido inicialmente por Reich para referirse a aquellos casos en los que los conflictos defensivos no dan lugar a la aparición de síntomas, sino a una estructura patológica de la personalidad. De hecho, el carácter es un aspecto del funcionamiento individual que no implica ni salud ni patología, propuesta reichiana con la que estamos totalmente de acuerdo. Por otra parte, entendemos por rasgo de carácter cierta actitud estereotipada; aquellos sujetos a los que atribuimos caracteres neuróticos muestran esta actitud estereotipada en el ritmo total de su vida en los momentos más decisivos (20). Quizá el adjetivo “estereotipado” tenga una connotación patológica que se supera si pensamos en el “estilo” peculiar de cada persona, pues, todos tenemos un carácter.

Lo que define el estilo del sujeto, esas estructuras permanentes o, mejor, semipermanentes, son estructuras de comportamiento (pautas de comportamiento) cuyo nivel privilegiado de lectura se halla en la relación interpersonal. Llamemos a eso “personalidad”, “carácter” o “temperamento”. Ponemos el acento en la faceta observable de estos comportamientos, y nos remitimos a los escritos sobre filosofía de la psicología del último Wittgenstein (21), para sugerir que no se trata de que los términos mentales sean traducibles a términos conductuales, sino que o son términos conductuales o no son nada (22)(23). Los rasgos de la personalidad, en nuestra opinión, son inferidos del comportamiento pero no para atribuirlos a una instancia interna al individuo, sino que son nuestra manera de tipificar, de entender, el comportamiento de dicho individuo – para ser más exactos, el “significado” de dicho comportamiento – en el contexto histórico de la persona y de su grupo de referencia. Una persona es una forma peculiar de estar en el mundo.
Sin embargo, no nos debemos quedar en el individuo único. Para lograr la comprensión de su actuación recurrimos a las regularidades previas, suyas y del grupo humano. Las pautas de comportamiento se pueden asociar, a su vez, en un segundo nivel de semejanza, para lo cual recurrimos a las tres posiciones del desarrollo que hemos descrito en otro lugar: esquizoide, confusional y depresiva, y los prototipos que en ellas se agrupan (23)2.
Por lo demás, no comprendemos la equivalencia, a veces sugerida, entre rasgo de carácter y síntoma, por cuanto los síntomas son egodistónicos – es algo que la persona padece - mientras que los rasgos de carácter son egosintónicos. Quizá por eso es posible también afirmar que los rasgos de carácter son observables por los otros pero difícilmente accesibles a la introspección. Un individuo racionalizará un rasgo de carácter mientras que se quejará de un síntoma. Los rasgos suponen actos complejos, pautas o tendencias de comportamiento, sólo en parte automatizados. El miedo, por ejemplo, a parte de ser un afecto puede ser un síntoma – cuando es inapropiado -. La conducta evitativa, en cambio, es un rasgo, que se contrapone al enfrentamiento.

Ferenczi (24) fue uno de los primeros en apreciar la existencia de casos en los que predominan los rasgos anormales de carácter frente a los síntomas neuróticos, y que por lo general carecen de “conciencia de su enfermedad”. Aporta una intuición interesante: en estos casos nos encontramos con cierto modo de “psicosis privadas”, soportadas por un yo narcisista, que se resiste al cambio. Repetimos que el carácter, a diferencia del síntoma y sus agrupaciones, es un aspecto del funcionamiento individual que no implica ni salud ni patología. Volveremos sobre este asunto al referirnos a las perversiones.


Una explicación psicoanalítica de la patología del carácter

El aparato psíquico diseñado por el creador del psicoanálisis, en especial la segunda tópica descrita en las Lecciones Introductorias (25) y en El Yo y el ello (26), adopta formas diferentes en cada tipo de neurosis y posee, por tanto, una naturaleza diferente en cada sujeto.

Freud proporciona asimismo, en sus casos clínicos, finas descripciones de estilos y pautas comportamentales (histérico, obsesivo, fóbico, paranoico), e igualmente debemos destacar sus trabajos sobre formas de carácter particulares (27)(28). Son las etapas del desarrollo psicosexual propuestas por Abraham y Freud las que sirven para situar la patología de carácter de las dos principales neurosis. De la histeria se afirma, habitualmente, su fijación y regresión a fases orales pero también al erotismo y exhibicionismo fálico. En cuanto a la neurosis obsesiva, Freud (29) llegó a elaborar una descripción clínica con tres rasgos de carácter dinámicamente relacionados (los obsesivos son ordenados, económicos y tenaces). Encontró el origen de estos rasgos en las vicisitudes particulares de la pulsión anal y realizó ciertas suposiciones sobre los factores constitucionales y las experiencias tempranas que posiblemente estaban implicadas, y termina con una sugerente explicación etiológica: los rasgos permanentes del carácter son continuaciones invariadas de las pulsiones, sublimaciones de las mismas o reacciones contra ellas. Desgraciadamente, esta indagación psicoanalítica no ha podido hacerse extensiva, con la misma elegancia, en otras estructuras de carácter.

Sin entrar en la discusión sobre la exactitud de estas apreciaciones, quedémonos con el dato de que la estructuración del carácter se atribuye a una fase anterior a la constitución del Edipo3. Vamos ahora a hacer una breve historia de la separación, dentro del psicoanálisis, de dos niveles o modos básicos de funcionamiento mental.

Melanie Klein propuso una explicación de la patología del carácter (30). Su experiencia clínica le sugiere que los deterioros de carácter surgen, sobre todo, en aquellos sujetos que no han podido establecer con seguridad su primer objeto y son incapaces de mantener gratitud hacia él. La no consecución de este establecimiento del objeto se comprende como una incapacidad para alcanzar la posición depresiva, pues el trastorno del carácter supone el retorno a mecanismos de defensa primitivos, como la escisión, propios de la posición esquizoparanoide o de la depresiva. Las posiciones a las que aludimos son unas estructuras psíquicas internas que, una vez formadas, siguen funcionando en cualquier estadio subsecuente y son más básicas que el complejo de Edipo de la doctrina clásica. Conviene advertir, no obstante, Klein habla de desarrollo temprano, y no preedípico, porque para ella el complejo de Edipo comienza al final del primer año (31), a mitad del primer año (32) y a los tres meses (33). En esas fases el padre y la madre no están discriminados; habla de la pareja combinada en el cuerpo de la madre, que contiene el pene del padre.

Pone dos ejemplos de cambios de carácter: “el deseo vehemente de poder y prestigio o la necesidad de pacificar a los perseguidores a cualquier costo” (pág. 28)(30). En primer lugar, estas dos modificaciones del carácter nos recuerdan aspectos de nuestra descripción de las personalidades de la posición esquizoide y confusional, también parece coherente con la diferenciación de Kernberg entre estructuras límite de la personalidad de nivel bajo y de nivel alto. Recordemos, en segundo lugar, que la posición depresiva supone el paso de lo imaginario a lo simbólico (34), esto quiere decir que la patología del carácter, en un sentido estricto, significa no haber asumido plenamente la elaboración simbólica de la realidad4. La organización de la personalidad, previa a la estructuración edípica, se caracteriza por la utilización de mecanismos más primitivos que la represión, como son:

escisión, renegación y desplazamiento primitivo. proyección, introyección e identificación proyectiva, pueden aparecer atenuadas, son más propias de la psicosis, mientras que la represión primitiva, junto con la afirmación (Bejahung) son los mecanismos que dan paso a la posición depresiva.


Sin embargo, parece que se puede alcanzar la posición depresiva sin por ello entrar en la organización edípica, lo que justificaría la estructuración de carácter en la personalidad histérica (o histriónica) y la obsesiva – a las que en nuestra opinión hay que añadir la personalidad sumisa y la fóbica. La reparación es una estrategia defensiva propia de la posición depresiva. La conclusión provisional que extraemos de todo esto es que se puede alcanzar la posición depresiva manteniendo fijaciones importantes en la posición esquizoide, como son la avidez en el histérico, la destructividad en el obsesivo, siendo las estructuras fálicas, en el primero, y la retentividad anal5, en el segundo, modos neuróticos de defensa frente a esas fijaciones.

Michel Balint (35), discípulo de Ferenczi como también lo fue Melanie Klein, introduce su muy interesante teoría sobre la falta básica para comprender las patologías preedípicas. Esta falta se origina en una discrepancia, en las primeras fases del desarrollo, entre las necesidades biopsicológicas del individuo y los cuidados, atención y afecto, que se le brindaron. La discrepancia provoca un estado de deficiencia cuyos efectos sólo parecen reparables en parte6. Los dos procesos se nos presentan de forma simultánea en el aquí y ahora, así es como hay que entender el ámbito edípico y el ámbito de la falta básica. El primero sería el del lenguaje convencional, donde las mismas palabras significan lo mismo para terapeuta y paciente, mientras que en el de la falta básica se produce lo que Ferenczi (36) llamó “confusión de lenguas entre los adultos y el niño”. Esa confusión procede de que uno de los miembros del diálogo interpreta el juego como ternura, el otro como pasión. Cuando esto ocurre en la terapia, más a menudo de lo que se pueda creer, el paciente se identifica con el analista, igual que el niño se identifica con su seductor, introyectando los sentimientos de culpa de éste. El niño sabe muy bien cómo interpretar al adulto, no así a la inversa. Como consecuencia el niño queda dividido, piensa que es inocente y culpable al mismo tiempo; se destruye su confianza en sus sentidos y en las personas.

 

El pensamiento de Winnicott parece en ocasiones un eco de ideas apuntadas ya por Ferenczi, autor al que no suele citar, como luego no se le cita a él. Por ejemplo, cuando desarrolla la idea de que el trastorno depende de la etapa evolutiva en la que se produjo la falla. Así, las formaciones sintomáticas que afectan al yo proceden del complejo de Edipo y suponen la existencia de un conflicto inconsciente. Mientras que en las formaciones sintomáticas psicóticas, que ocultan el yo con mecanismos de defensa primitivos, como la escisión, el conflicto reside en la estructura del yo. El lugar intermedio de los trastornos de carácter parece estar indicado en el concepto winnicottiano de trastorno fronterizo (37): “Con el término “caso fronterizo” me refiero a aquel en el cual en núcleo de la perturbación del paciente es psicótico, pero este posee una suficiente organización psiconeurótica, siempre capaz de presentar alteraciones psiconeuróticas o psicosomáticas cuando la ansiedad psicótica central amenaza con irrumpir de forma grosera. ”

En la escuela Inglesa (Klein y discípulos, Fairbairn, Winnicott) se concibe la neurosis como modo de defensa ante amenazas más primitivas, de tipo oral (psicóticas), que amenazan la integración del yo. Pero la estructura del psiquismo también se forma mediante fragmentación, o escisión (Spaltung), mecanismo al que Freud se refería en uno de sus artículos liminares (38). Ronald Fairbairn postula (39), en un trabajo publicado en 1944 (Las Estructuras Endopsíquicas Consideradas en Términos de Relaciones de Objeto), que el aparato psíquico debe estar constituido por los objetos introyectados, interiorizados o internalizados. Ahora bien, ¿qué es lo que se internaliza? Según el comentario de Kernberg (40) es un elemento del self, un elemento del objeto y la relación afectiva y propositiva que se da entre ellos. Podemos asegurar, por tanto, que no es la mera acción de meter imágenes dentro de un saco. La idea que nos sugiere, más bien, es la de la interiorización de esquemas de acción. Toda estructura endopsíquica es un fragmento del self, una entidad propositiva con su propia energía y no una mera representación (41).

El yo se fragmenta, y unas partes se oponen a otras. El yo y el superyo reprimidos son estructuras, pues que se reprime son estructuras, no impulsos. La constitución de la estructura endopsíquica básica tiene lugar antes del Edipo. Lo que aporta el Edipo, en realidad, es la última capa en la estructuración del psiquismo: “En el primer nivel el cuadro se encuentra dominado por la situación edípica misma. En el nivel siguiente está dominado por la ambivalencia hacia el padre heterosexual y en el nivel más profundo está dominado por la ambivalencia hacia la madre” (pág. 126) (39). En un trabajo anterior (42) había declarado que el Edipo es un fenómeno más sociológico que psicológico – reflejando, en opinión de Guntrip (43), la influencia del antropólogo Malinowski y de los culturalistas (Fromm, Horney, etc. ) -. La mayor trascendencia de este fenómeno reside en que divide el objeto ambivalente en dos, siendo uno el objeto aceptado, identificado con uno de los padres, y el otro el objeto rechazado, identificado con el otro padre.


Presenciamos un cambio de concepción, desde la explicación freudiana del trastorno, entendido predominantemente como un conflicto entre las tres instancias, o intersistémica, de tipo edípico; a una explicación que, en algunos casos, apunta a la fragilidad de alguna de las instancias, es decir, intrasistémica, de tipo preedípico. En los últimos tiempos esto se ha podido encarnar en la diferenciación de dos tipos de patología, o dos tipos de patogénesis diferenciadas, las patologías del conflicto y las del déficit, según Killingmo (44)(45). Las necesidades implicadas en el proceso patológico no son exclusivamente pulsionales, sino que también existen necesidades evolutivas, entre las que Killingmo puede citar la necesidad de fusión simbiótica (46) y la necesidad de afirmación del sentimiento básico de sí mismo (47). En consecuencia, el concepto de conflicto debe ser completado con el de déficit, pues el psicoanálisis clásico no puede dar cuenta de todas las formas patológicas que se encuentran en la práctica clínica. Esto dará lugar, como veremos, a dos estrategias terapéuticas diferentes, aunque ambas estarán mezcladas en el mismo proceso de cura, pues ningún paciente padece exclusivamente por uno de los dos mecanismos patológicos enunciados.


Sobre las organizaciones límite y las perversiones

En la literatura clínica norteamericana se considera que la patología límite es un síndrome clínico bien diferenciado – la personalidad límite - que se caracteriza por la impulsividad, relaciones intensas pero inestables, enfado intenso e inadecuado, trastorno de la identidad, inestabilidad afectiva, esfuerzos frenéticos para evitar el abandono, amenazas de suicidio, automutilaciones y sentimientos crónicos de vacío o aburrimiento (9)(48)(49). Desde el psicoanálisis siempre ha habido una notable oposición a trazar distinciones precisas partiendo de conceptos o categorías que son primariamente descriptivas.

Kernberg (3)(4)(5), no obstante, se coloca en una posición intermedia entre la puramente fenomenológica y la psicoanalítica más clásica. Para él lo límite es un nivel de funcionamiento psíquico, que se caracteriza por la debilidad del yo, la aparición de un pensamiento propio del proceso primario, la difusión de la identidad y unas formas defensivas específicas. Esta organización mental puede aparecer en una amplia variedad de trastornos de la personalidad y otros diagnósticos.

Kernberg realiza una sugerente clasificación de los modos en que se estructura la personalidad que consta de tres niveles. Diferencia organizaciones neuróticas de organizaciones límite, dividiendo las segundas, a su vez, en más severas y menos severas, o de nivel bajo y nivel alto. La organización límite de la personalidad se caracteriza, como en la psicosis, por la difusión de la identidad y la misma predominancia de operaciones defensivas primitivas centradas en la escisión (splitting, Spaltung), pero se distingue por la presencia de buena prueba de realidad, que refleja la diferenciación entre el yo y las representaciones de objeto, característica de la fase separación-individuación. Kernberg Incluye ahí los trastornos: límite, esquizoide, esquizotípico, paranoide, hipomaníaco, la hipocondriasis, el trastorno narcisista (incluyendo el síndrome narcisista maligno), y el trastorno antisocial de la personalidad. Según este autor (5) los trastornos esquizoide y límite pueden ser descritos como las formas más simples de trastornos de la personalidad, que reflejan una fijación en el nivel separación-individuación, con la expresión más pura de las características generales de la organización límite de la personalidad. El trastorno límite presenta una dinámica similar al esquizoide pero con la expresión de su patología en las interacciones impulsivas en el campo interpersonal, frente a la expresión en la vida de fantasía y la inhibición social del segundo.

Mientras que un aspecto motivacional central en los trastornos severos de la personalidad, dice Kernberg (4), es el desarrollo de agresión desordenada y la psicopatología relacionada con el odio, la patología predominante de los trastornos de personalidad menos severos (la “organización neurótica de la personalidad”), es la patología de la libido o de la sexualidad. Este campo incluye en particular la personalidad histérica, obsesivo-compulsiva y depresivo-masoquista, aunque es más evidente en el trastorno histérico de la personalidad. Freud ya opinaba en 1920 (18) que la perversión puede tener que ver más con impulsos agresivos que libidinosos7. Y Melanie Klein (32) destacaba la importancia de la ansiedad y de la culpa vinculadas a los impulsos agresivos en relación con la perversión.


Como ya sabemos, en la nosología freudiana las perversiones ocupan un lugar intermedio entre neurosis y psicosis, marcando ese espacio que las elaboraciones psicoanalíticas de actualidad llenarán con nociones de muy diverso nombre pero en las que percibimos un cierto hilo conector. Es el grupo de las psicopatías, trastornos del carácter o de la personalidad, pero también, las personalidades “narcisistas y límites”, como denominación difusa. Para los argumentos que nos ocupan, el interés viene centrado no en las conductas perversas que, en forma aislada, pueden aparecer en tipos diagnósticos muy diferentes, sino en la estructura perversa, en la que predomina la evitación de la angustia de castración y la ausencia de culpa.

La perturbación morbosa de la sexualidad supone una inhibición en el desarrollo del individuo. La regresión es el mecanismo subyacente, pues la sexualidad perversa es, en última instancia, una sexualidad infantil. Pero la sexualidad infantil, tal como Freud (50) concibe las fases del desarrollo psicosexual en ese momento – 1905 - , debe estar dominada por el autoerotismo. Muchas perversiones, en cambio, tienen un objeto sexual definido, como ocurre con la homosexualidad, el bestialismo y el fetichismo.

Las elaboraciones teóricas de los años veinte son las que terminan de perfilar los elementos constituyentes de la perversión y suponen el acercamiento freudiano al carácter perverso, de gran interés para nuestra comprensión de la patología de la personalidad. Especialmente en el artículo sobre El fetichismo (51), de 1927, donde comienza mostrando su asombro por el hecho de que estos “pacientes” no sólo no sientan incomodidad alguna por su peculiaridad sino que, bien al contrario, se sientan extremadamente satisfechos y no deseen renunciar a ella.

Recuperemos ahora una expresión que usa Freud, en 1905 (50), “la neurosis es el inverso de la perversión”, en la medida en que el neurótico a menudo se tortura por la representación de un acto reprobable del que el perverso, en cambio, es capaz de disfrutar sin ningún remordimiento.

La perversión se instaura en ausencia de la represión (Verdrängung), que se observa así como el mecanismo distintivo de las neurosis. En cambio, el mecanismo central para la comprensión de la perversión, y del fetichismo, en concreto, es el de la renegación (Verleugnung). Tras la fuerte impresión ante la falta de pene en la mujer, el niño verleugnet (reniega o desmiente) el hecho y cree que ha debido ver un pene (52). En otros trabajos de la misma época usa el sustantivo Verleugnung con referencia a la angustia de castración8.

En el hombre, el fetiche del pie femenino significa la negación de la castración: “. . . el pie sustituye al pene femenino que el niño echa extrañamente de menos en la mujer” (51). Para que se produzca de forma simultánea una percepción de la realidad y una renegación de la misma (el niño “ve” la castración pero la niega) tiene que producirse otro fenómeno importante, que es el de la escisión (Spaltung). En lenguaje lacaniano se diría que el perverso reniega – o, mejor, desmiente - de la Ley del Padre, que impone el acceso al orden simbólico, sancionando la diferencia de los sexos, y la sustituye por la ley de su propio deseo. Según Lacan (54) el fetichista ha pasado por la castración pero la desmiente. Sabe de la castración pero hace presente la imago del pene femenino, es decir, imagina lo que no existe.


Se ha argumentado, no obstante (55), que el acto perverso tiene la estructura de un síntoma, especial porque es egosintónico y placentero pero síntoma al fin, con lo que se borrarían los límites entre perversión y neurosis. Sin embargo, de esta forma se pierde un elemento medular en la comprensión de la estructura perversa, así como en la estructura del carácter – patológica o no – y es que su comprensión requiere un nivel de acceso peculiar, no centrado en el padecimiento (síntoma) sino en el comportamiento, en la interacción. Por una parte, como venimos afirmando desde tiempo atrás (56), la personalidad es lo que queda cuando eliminamos los síntomas. Por otra, es de subrayar que si existe un síntoma en el perverso este es la propia conducta. La forma de aproximación terapéutica, por consiguiente, no puede ser idéntica en una y en otra estructura.


Una consideración evolutiva de la organización límite

Para la siguiente exposición vamos a seguir inicialmente las líneas argumentativas de Peter Fonagy (57)(58)(59) y su teoría de la “mentalización”, con algunos añadidos a partir de otros autores. Esta teoría nos ha resultado clarificadora a la hora de entender la formación del carácter y también para asimilar otras construcciones teóricas.

Una de las capacidades que define la mente humana es la de tener en cuenta los estados mentales tanto propios como de los demás a la hora de comprender y predecir la conducta. A esto se lo ha llamado “una teoría de la mente” (60). Se refiere al conjunto de ideas intuitivas respecto al funcionamiento mental y a la naturaleza de la experiencia, la memoria, las creencias, atribuciones, intenciones, emociones y deseos que todos poseemos. El comprender y el anticipar correctamente las expectativas e ideas de los demás es mucho más importante que el apreciar las circunstancias físicas y los aspectos mecánicos de la interacción humana.

Durante el tercer año de la vida del niño se produce un cambio cualitativo en su capacidad de comprensión de los hechos psicológicos, cuando comienza a apreciar de forma más completa, en sí mismo y en los otros, los estados mentales antes enumerados.

En un experimento de Perner, Leekam y Wimmer (61) se enseñaba a niños un tubo de ‘Smarties’ y se les preguntaba qué era lo que creían que contenía. Todos decían ‘Smarties’, como era de esperar. Entonces se quitaba la cubierta y el niño podía ver que dentro, en realidad, había un lápiz. Cuando se les preguntaba a niños de menos de 3 años y medio qué es lo que diría el compañero que estaba fuera, contestaban “un lápiz”. A partir de los 4 años las predicciones eran exactas, adivinando la creencia errónea del otro y su comportamiento correspondiente.

Algunos psicólogos evolutivos consideran que la teoría de la mente tiene sus orígenes en niños normales al final del primer año de vida. La capacidad para atribuir una creencia a otra persona (metarrepresentaciones o representaciones de segundo orden) se adquiere entre los tres y medio y los cuatro años. Anteriormente el niño cree que el secreto que se le confía es de dominio público. Finalmente, la capacidad para concebir lo que otra persona piensa, a su vez, de una tercera, probablemente no se adquiere hasta los 6 años.

El logro de la representación de hechos mentales, ya sean conscientes o inconscientes, se ha relacionado normalmente en la literatura psicoanalítica con la capacidad de simbolización. Pero el término “simbolización” está sobrecargado; Fonagy prefiere utilizar el término “mentalización”. Antes de que se puedan concebir los estados mentales, la representación mental del objeto será, por definición, parcial, ligada a las situaciones específicas por la necesidad de limitar toda explicación a la causalidad física, y probablemente también será confusa y distorsionada puesto que carece del vital atributo del funcionamiento mental. La atribución de capacidad mental al otro, dice Fonagy, debe desarrollarse a través de la proyección del propio estado o de la representación interna que se tiene del otro. Sin embargo, nosotros postulamos que esta atribución de un estado mental al otro es paralela y simultánea a la “autoatribución” de estados mentales, pues, en definitiva, nuestros conceptos mentales nos vienen del exterior (22)(23)(62).


En cualquier caso, la adquisición de esta habilidad no es algo meramente genético o madurativo, sino que requiere un grado de consistencia y de seguridad en las relaciones objetales primarias y un funcionamiento de los padres suficientemente bueno, que permita el proceso de internalización. Fonagy, como muchos otros autores, parece seguir aquí la inspiración de Winnicott (37) con su noción de la madre suficientemente buena.

El abuso de los padres debilita la teoría de la mente en el hijo. Para el hijo deja de ser algo seguro el pensar sobre los deseos, porque supone observar los deseos del progenitor de hacerle daño. Así se inhibe la representación secundaria de los hechos mentales, lo que reporta importantes beneficios para el individuo, pues le permite rodear un dolor mental intolerable. El individuo busca confortarse en una fusión regresiva con el objeto, con un ‘progenitor rescatador’, en la fantasía. El abandono de la representación secundaria es, por tanto, una medida defensiva, aunque extrema.

Muchos autores han advertido que las anormalidades en el uso del lenguaje representan una característica central del funcionamiento límite. En particular la dificultad para comunicar experiencia emocional o diferencias sutiles entre sensaciones internas. Kernberg (4) comenta, por ejemplo, que cuanto más profunda es la patología, más predomina la conducta no verbal, como se ejemplifica en el mecanismo de la identificación proyectiva.

A menudo se observa la ausencia de preocupación por el objeto, llegando a manifestarse como una destacada crueldad. Podría deberse a una disposición para la destructividad, pero parece igualmente justificado ver ahí, cuando menos en parte, una indicación de que el funcionamiento límite carece de una teoría bien establecida sobre el dolor en la mente del objeto.

Un funcionamiento pobre de las representaciones mentales puede interferir con la constancia del objeto, la capacidad para mantener su imagen en ausencia del mismo. La imagen se mantiene en el nivel inmediato, dependiente del contexto, de la representación primaria. No nos debe sorprender, por tanto, que se manifieste poca capacidad de duelo por los objetos ausentes o perdidos.

Robbins (63) sugiere que los escenarios que estos niños, a diferencia de otros, ponen en acción una y otra vez, no proceden de esfuerzos corrientes por adaptarse al entorno actual y a sus necesidades sino que son la repetición de patrones afectivo-somático-motóricos infantiles, codificados en un nivel neurobiológicos pero nunca representados mentalmente. Nos parece que esa es una buena caracterización para los rasgos de carácter, aunque es necesario ampliar el mecanismo para cubrir también la formación de los rasgos de carácter “normales”, más adaptativos y con una menor rigidez.

 

Masud Khan9 (64) situó las perversiones en el terreno de los fenómenos transicionales. Winnicott (65) había definido los objetos y los fenómenos transicionales como la zona intermedia de experiencia, desde la absoluta dependencia de la madre hasta la relativa independencia, que se produce entre los cuatro y los doce meses de edad10. La madre ha cuidado al niño con corrección pero de forma distante e impersonal, produciendo un daño que el niño intenta reparar. La “pulsión reparadora” se dirige hacia el self como objeto interno, no simplemente idealizado sino “idolizado”, convertido en objeto de culto, narcisista. La otra persona nunca es realmente “otra persona” para el perverso, sino un objeto transicional utilizado para recrear el vínculo con la madre:

… el objeto tiene en el fondo, para el perverso, el valor de un “objeto transicional”. Debido a su disposición para obedecer, el objeto se presta a ser inventado, manipulado, usado y sometido a abusos, destruido y descartado, tratado con ternura e idealizado, identificado simbióticamente y des-animado, todo a la vez. Lo que no puede hacer por el perverso es curarlo de sus desviaciones de la integración del yo que se manifiestan en el curso de su desarrollo, y que provienen de fallas en la provisión y los cuidados maternos. (64)(pág. 25)

La sexualidad no desencadena la acción de forma endógena sino que se la emplea para establecer esquemas y necesidades relacionales previas. La madre es al mismo tiem

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar